un estudio ahonda en el problema

El plástico inunda nuestros océanos: todas las tortugas están contaminadas

Más de cien tortugas encontradas en dos océanos y un mar diferentes y pertenecientes a siete especies distintas sufren el mismo problema: hay microplásticos en sus estómagos

Foto: Esta fotografía de una tortuga envuelta en plástico en las Islas Canarias fue la ganadora del World Press Photo
Esta fotografía de una tortuga envuelta en plástico en las Islas Canarias fue la ganadora del World Press Photo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, ha publicado un estudio en la revista científica Global Change Biology que no hace más que ahondar en la preocupación por la contaminación de los océanos por el plástico. Todas las tortugas que fueron examinadas presentaban microplásticos en el interior de su cuerpo: 102 de 102.

En el estudio, en el que participaron los Laboratorios de la Marina británica en Plymouth y los de la organización Greenpeace, se recogieron más de cien ejemplares de tortugas en diversos puntos del planeta: el océano Atlántico, el Pacífico y el mar Mediterráneo. Además, quisieron testar los descubrimientos en diferentes especies y entre los 102 ejemplares estudiados hay hasta siete diferentes.

Por eso los resultados son tan alarmantes: todos los animales estudiados tenían microplásticos en su interior, hasta 800 partículas sintéticas distintas, aunque los investigadores creen que las cifras pueden ser hasta 20 veces mayores ya que sólo se estudió una parte de los estómagos.

Brendan Godley, profesor de Ciencias de la Conservación en la Universidad de Exeter asegura a la CNN que el hecho de que haya partículas y fibras en todos los ejemplares estudiados "subraya la gravedad de la situación en los océanos y nuestra necesidad de proceder con una acción firme y decisiva sobre el mal uso de los plásticos".

Un problema global

Que todos los ejemplares encontrados tengan restos de microplásticos es un hecho sin precedentes hasta el momento. Así lo asegura el científico de Greenpeace David Santillo: “El hecho de que cada tortuga investigada en este estudio en tres océanos diferentes contenga microplásticos en sus entrañas revela otra dimensión, previamente oculta, del problema de la contaminación de los plásticos”.

Una de las posibles amenazas ocultas del plástico es “la propagación de otras toxinas químicas a través de la cadena alimentaria”

Las 102 tortugas analizadas fueron encontradas muertas bien varadas en las playas o después de engancharse en las redes de barcos de pesca. De todas ellas, las que más plásticos almacenaban en sus estómagos eran las que se localizaron en el Mediterráneo, aunque la directora del estudio, Emily Duncan, asegure que el estudio no permite hacer distinciones geográficas con criterios científicos.

Según Duncan, hay que investigar más para determinar otros efectos de los microplásticos en estos animales marinos ya que “posiblemente puedan transportar bacterias o virus, o pueden afectar a la tortuga a nivel celular o subcelular”. Su equipo sigue investigando y avisa de que una de las posibles amenazas ocultas del plástico es “la propagación de otras toxinas químicas a través de la cadena alimentaria”.

Lo más importante ahora sería entender de dónde proceden esos microplásticos para poner fin a la situación. Dilyana Mihaylova, gerente la ONG Fauna & Flora International, asegura a la CNN que, para ella, los hallazgos en la investigación “no son una sorpresa. La contaminación con microplásticos está muy extendida en el océano y cuando los animales comen estos plásticos, los químicos que se liberan pueden causar un daño grave”. Por eso, “saber de dónde proviene el plástico es fundamental para detener su llegada a los océanos".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios