con datos de la misión gaia

Tres científicos encuentran en la Vía Láctea estrellas que pueden proceder de otra galaxia

Un grupo de investigadores de la Universidad de Leiden (Holanda) han encontrado varias estrellas de hipervelocidad que se dirigen hacia el centro de nuestra galaxia y no hacia fuera

Foto: Trayectoria de las estrellas de hipervelocidad en la Vía Láctea. (ESA/Marchetti ET)
Trayectoria de las estrellas de hipervelocidad en la Vía Láctea. (ESA/Marchetti ET)

Los datos recabados por la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), a través de su misión Gaia, dedicada a buscar estrellas de hipervelocidad que escapan de la Vía Láctea, han dado sus frutos. Básandose en su última publicación, en la que se recopilaba información sobre más de un millón de estrellas, un grupo de tres astrónomos de la Universidad de Leiden (Holanda) han encontrado por primera vez una serie de estrellas que, no siguiendo la norma, viajan hacia el interior de la Vía Láctea en vez de hacia fuera. ¿La explicación para esto? Que podrían proceder de otra galaxia y encontrarse en la nuestra de paso. Es decir, atravesándola.

Analizando los datos recabados por el programa Gaia, los tres astrónomos han localizado un alto número de estrellas de hipervelocidad. "De los siete millones de estrellas sobre los que Gaia aplicó mediciones de velocidad completas, encontramos 20 que podían viajar lo suficientemente rápido como para finalmente salir de la Vía Láctea", explica Elena María Rosi, una de las investigadoras, que además sostiene que este número es muy alto respecto de sus previsiones, que se basan en encontrar un astro con estas características entre los siete millones estudiados al detalle.

Los astrónomos han encontrado 20 estrellas que viajan lo suficientemente rápido como para acabar saliendo de la Vía Láctea

Rosi explica que durante su investigación se dieron cuenta de que la mayoría de estrellas de hipervelocidad que habían encontrado en la segunda tanda de datos proporcionados por Gaia no viajaba hacia el exterior de la galaxia, como el grupo que habían encontrado en su anterior investigación, sino que en este caso se dieron cuenta de que se dirigían hacia el centro de la Vía Láctea. "Podrían ser estrellas de otra galaxia que se desplazan por la Vía Láctea", apunta Tommaso Marchetti, otro de los investigadores que han participado en el estudio.

Galaxia Gran Nube de Magallanes. (ESA)
Galaxia Gran Nube de Magallanes. (ESA)

En su publicación, la ESA indica que estos astros podrían provenir de la galaxia enana Gan Nube de Magallanes, localizada a 163.000 años luz de la Vía Láctea, e incluso mantiene abierta la hipótesis de que pudiesen provenir de alguna galaxia todavía más lejana.

Las estrellas más rápidas

"Las estrellas pueden acelerarse hasta altas velocidades cuando interactúan con un agujero negro", indica la investigadora, que explica que la presencia de estos cuerpos en la Vía Láctea podría indicar la existencia de agujeros negros en galaxias cercanas.

Sin embargo, la circulación de estas estrellas por nuestra galaxia también podría haberse propiciado si estas hubiesen formado en algún momento parte de un sistema binario que se hubiese lanzado hasta la Vía Láctea cuando su estrella compañera hubiese explotado como una supernova. "De cualquier manera, estudiarlas podría decirnos más sobre los procesos que se dan en las galaxias cercanas", defiende la investigadora.

También podrían ser nativas

Aunque la primera hipótesis del grupo de investigación apunta hacia otras galaxias, las estrellas de hipervelocidad que se encuentran dirigiéndose hacia el centro de la Vía Láctea podrían ser nativas. En este caso, se trataría de estrellas que se dirigirían hacia la zona central de la galaxia propulsadas por la interacción con alguna de las galaxias enanas que cayeron hacia la Vía Láctea durante su formación.

"Una estrella del halo de la Vía Láctea probablemente sea muy antigua y esté formada mayoritariamente por hidrógeno, mientras que las estrellas de otras galaxias podrían contener una gran cantidad de elementos pesados", explica el astrónomo Tommaso Marchetti. Sin embargo, la respuesta definitiva solo podría encontrarse si se estudian estos astros cuando se encuentren más cerca y se pueda captar información adicional, como su año de creación o la composición de los mismos.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios