al menos 10 de ellos

Un misterio menos en Stonehenge: los restos enterrados allí podrían venir de Gales

Un grupo de investigadores de la Universidad Libre de Bruselas ha esclarecido que con mucha probabilidad las personas enterradas en el monumento no vivieron allí toda su vida

Foto: Stonehenge, durante el último solsticio de verano. (Reuters)
Stonehenge, durante el último solsticio de verano. (Reuters)

Casi un siglo después de que los investigadores descubriesen los restos de 58 personas enterrados junto a las 80 piedras que forman el milenario monumento de Stonehenge, en Reino Unido, la ciencia ha logrado descubrir, al menos en parte, cuál es la procedencia de estos cuerpos que aparecieron quemados.

Tras analizar los huesos de 25 personas que se descubrieron en las excavaciones científicas que se llevaron a cabo en el lugar desde 1919 a 1926, el equipo de investigación de la Universidad Libre de Bruselas, liderado por el químico Christophe Snoek, ha descubierto que al menos 10 de estas 25 personas habitaron con mucha probabilidad, al menos durante los últimos 10 años de sus vidas, en el oeste de Gales, un lugar que coincide con el sitio de procedencia de las piedras que forman el monumento.

El resto de los individuos analizados podría proceder de zonas más cercanas a Stonehenge, haberse trasladado hasta allí tras pasar por varios sitios distintos o haber abandonado las zonas cercanas a Gales.

En el estudio, publicado por la revista ‘Scientific Reports’, el equipo de investigadores concluye que al menos el 40% de los enterrados en Stonehenge no pasó la última década de su vida exclusivamente en ese lugar ni tampoco en ningún sitio cercano a las tierras bajas del sur de Inglaterra.

Todo indica que al menos un 40% de los enterrados allí no pasó su última década de vida en el lugar


Así, las nuevas revelaciones científicas abren dos posibilidades: que estas personas viajaran con las piedras los más de 225 kilómetros que separan al monumento prehistórico más famoso del mundo del lugar de origen de sus piedras, o que sus restos fuesen trasladados hasta allí después de haber muerto y haber sido quemados para proceder a su entierro.

Esta segunda opción es para los investigadores la más probable si se habla de los restos calificados como 'no locales', es decir, aquellos 10 que han esclarecido que con una probabilidad muy alta proceden de la nación galesa.

Además, las pesquisas han desvelado que solo cuatro de las muestras analizadas contienen cianamida, lo que invita a pensar que la incineración de los cuerpos se produjo en hogueras pequeñas o en un espacio perfectamente ventilado.

La clave ha sido el estroncio

En su investigación, el equipo de científicos de Bruselas, que no podía analizar los restos valiéndose del esmalte dental debido a que estos habían sido quemados antes de ser enterrados, ha analizado la presencia de estroncio en los huesos, un metal muy utilizado en la industria pirotécnica y en la producción de imanes de ferrita que, igual que el calcio, se filtra hasta los huesos si se consume.

Así, mediante la medición de la cantidad de estroncio que se ha encontrado en cada resto, proveniente de la ingesta de plantas que a su vez lo absorben de la tierra, los científicos han podido determinar cuál habría sido el hábitat de los misteriosos cuerpos enterrados en el monumento megalítico más famoso del mundo, cuya utilidad real todavía no se ha conseguido esclarecer.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios