¡podríamos haber fichado a neymar!

Esto es lo que cuestan las revistas científicas: España se ha pulido 213 millones desde 2012

Dos grandes editoras de revistas, Elsevier y EBSCO, se llevan más de la mitad del dinero en suscripciones a revistas, un lucrativo negocio que corre riesgo a partir de 2020

Foto: Portadas de revistas científicas (EC)
Portadas de revistas científicas (EC)

Las suscripciones a revistas científicas por parte de universidades y otras instituciones españolas supone un montante millonario que, hasta ahora, incluso los propios interesados —investigadores o jefes de departamento— desconocían. Ayer publicamos que Elsevier, la mayor editora mundial de revistas científicas, había facturado en España un total de 98 millones de euros en suscripciones a sus 2.500 revistas durante los últimos cuatro ejercicios, una cantidad superior a la que pagan otros países como Finlandia (9 millones al año) o Alemania (10 millones al año hasta 2017).

Pero Elsevier, aunque es la principal, no es la única editora de revistas científicas suscribiendo acuerdos millonarios de acceso a revistas con nuestros centros de investigación. Pongamos como ejemplo al Consorcio de Servicios Universitarios de Cataluña, un organismo que compra conjuntamente libros y acceso a revistas para todas las bibliotecas universitarias, públicas y privadas, de la región.

Solamente en el ejercicio 2017, el CSUC gastó casi seis millones de euros en suscripciones a revistas científicas. De este montante, Elsevier se llevó 4,8 millones y el resto se repartió entre la American Chemical Society, la Royal Society of Chemistry, ProQuest Information & Learning, el American Institute of Physics y Springer. Hemos tomado este ejemplo porque el consorcio catalán es uno de los que está suscrito a más publicaciones.

En general, Elsevier se reparte con otra empresa, EBSCO, el liderazgo en cuanto a venta de suscripciones a revistas científicas. Donde una tiene acuerdo con una universidad, la otra no y viceversa, en virtud a un acuerdo suscrito entre ambas en 2012 para acceder a contenidos conjuntamente. Entre ambas compañías se han llevado más del 55% de los 213,44 millones de euros que las universidades, ministerios o centros de investigación llevan gastados desde hace cinco años en suscripciones.

El negocio, sin embargo, tiene sus riesgos. En Europa, cualquier estudio científico que haya sido financiado con fondos europeos (en concreto, del programa Horizonte 2020) tendrá que ser de libre acceso y gratuito dentro de dos años. Quizá influidos por ello, Elsevier se apresuró en 2017 a abandonar la fórmula de contratos año a año y suscribir, con distintas universidades españolas, acuerdos que se extendían hasta 2020.

Nota metodológica

Los datos recopilados y estructurados para esta investigación proceden exclusivamente de las adjudicaciones publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Algunas instituciones publican sus licitaciones en la Plataforma de Contratación del Estado o en sus propios espacios del perfil del contratante. Estas dos fuentes no se han tenido en cuenta para este reportaje, por lo que los lectores deben considerar las cantidades citadas como una aproximación conservadora a las cifras reales del suministro de publicaciones periódicas y bases de datos científicas.

La información estructurada de los contratos publicados en el BOE desde 2012 se puede descargar en formato abierto en el repositorio de GitHub de la Unidad de Datos de El Confidencial. Si encuentra algún error o tiene alguna duda, sugerencia o comentario, no dude en ponerse en contacto con datos@elconfidencial.com.

Ciencia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios