De momento no es 'el halcón milenario'

No te flipes, Musk: tu Tesla Roadster no aguantará "ni un año" en el espacio

Aunque desde SpaceX se dijo que podría estar orbitando durante 1.000 millones de años, todo apunta a que el Tesla y su 'Starman' no durarán más de un año ahí fuera

Foto: Tesla Roadster, viajando por el espacio.
Tesla Roadster, viajando por el espacio.

Este martes, Cabo Cañaveral, por no decir medio mundo, se acostó pensando en la proeza que el gigantesco Falcon Heavy había conseguido esa misma noche. Es verdad que sus desarrolladores no habían conseguido devolver los tres núcleos de la nave sanos y salvos como estaba previsto (solo rescataron dos de ellos), pero el resto de su plan había salido a la perfección. Incluso lo de poner en órbita el Tesla Roadster conducido por 'Starman' había funcionado a la perfección, y hubo quien lo tachó como el anuncio más caro de la historia de la publicidad con miles de años de duración, aunque eso sí tenía algo de trampa.

Según publica la revista especializada 'Live Science', el flamante deportivo que ahora orbita alrededor de nuestro planeta no solo no aguantará los 1.000 millones de años que aseguraba el propio Elon Musk, sino que desaparecerá antes de que podamos darnos cuenta. El químico de la Universidad de Indiana William Carroll ha explicado a esta revista que, según sus cálculos, en el mejor de los casos en unos 365 días el coche será algo totalmente diferente a lo que vimos ayer, y en el peor desaparecerá completamente en ese mismo periodo de tiempo. ¿Los motivos? Principalmente la radiación, la presión y los otros objetos que vuelan por el espacio exterior. "A esos compuestos orgánicos, en ese entorno... No les daría un año", explicaba el científico al medio estadounidense.

El coche de Musk, aunque como comenta Carroll haya sido preparado para poder viajar al espacio y mantener su aspecto a la perfección durante un tiempo determinado, no deja de ser un producto fabricado en la Tierra y para la Tierra. Es decir, está hecho de unos materiales y unos compuestos que no están preparados para aguantar las inclemencias que esperan lejos de nuestro mundo. Sus neumáticos o los depósitos de ciertos líquidos podrían acabar explotando, y eso no es lo peor.

El factor más determinante será la radiación. Solo piensa en cómo se van oxidando los coches en nuestro planeta con la luz solar y ahora añádele a esa imagen el punto de que esos rayos de luz llegarán al Roadster sin la capa de protección que nos ofrece nuestra atmósfera. "Todos los compuestos orgánicos del coche estarán sujetos a la degradación por los diversos tipos de radiación que se encontrará ahí fuera", explica el experto.

Vale, eso acabaría con la pintura, el cuero de los asientos, la tapicería y hasta con los plásticos, pero ¿podría aguantar alguna parte del chasis? Según Carroll, no es imposible que una parte de su estructura resista durante unos cuantos años, pero para eso debería esquivar todos los asteroides y pequeñas rocas que vuelan por el espacio y que se cruzarán en su camino.

Finalmente, podría quedar una masa de hierros con los materiales inorgánicos del vehículo que seguiría moviéndose durante miles de años, aunque cualquier parecido con un flamante deportivo volando entre las estrellas sería pura coincidencia. Hasta la publicidad más puntera y rompedora tiene fecha de caducidad.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios