François Fontan, pionero que salvó la vida de muchos bebés nacidos con malformaciones. Noticias de Ciencia
OBITUARIO

François Fontan, pionero que salvó la vida de muchos bebés nacidos con malformaciones

Aunque el nacimiento de la cirugía del corazón en la segunda mitad del siglo XX en Estados Unidos marcó un antes y un después en el

Foto: El cirujano francés, en una foto de archivo.
El cirujano francés, en una foto de archivo.

Aunque el nacimiento de la cirugía del corazón en la segunda mitad del siglo XX en Estados Unidos marcó un antes y un después en el tratamiento de una patología hasta entonces incurable, en su desarrollo posterior, algunos cirujanos europeos pasaron a formar parte de un elegido grupo que con sus aportaciones fueron ampliando las indicaciones y haciendo posible que pacientes nacidos con malformaciones incompatibles con la vida pudiesen ser operados con éxito.

Hace unos días supe de la muerte del doctor François Fontan (1929-2018), cardiocirujano francés con grandes amigos en España y paradigma de quien es capaz de reunir en una sola persona virtudes tan admirables como la imaginación, la capacidad de trabajo y la empatía.

Diseñó y puso a punto una técnica tan original que difícilmente podría habérsele ocurrido a otro, con la que demostraba que la vida es posible sin ventrículo derecho.

La técnica de Fontan demostraba que la vida es posible sin ventrículo derecho

Miles de niños, hasta entonces inoperables, se han beneficiado de la que pasó a llamarse operación de Fontan así como de sus modificaciones siempre basadas en el mismo principio.

Los que como yo tuvimos la suerte de disfrutar de sus enseñanzas, de su personalidad tan alejada de la arrogancia frecuentemente atribuida a nuestros vecinos del norte y de su capacidad de liderazgo que le permitió, en un país tan centralizado como el suyo, crear en Burdeos el Servicio de Cirugía Cardiaca con mas actividad de toda Francia, lamentamos la perdida de un maestro y un amigo tan poco frecuente.

Deseo imaginármelo, donde Dios nos quiera una vez que nos vamos de esta Tierra, rodeado de pequeños "niños azules" preguntándole porqué no inventó su técnica un poco antes.

Me gustaría que estas líneas pudiesen contribuir a que nuestra sociedad tan adoradora de héroes huecos empiece a conocer y admirar a los que dedican su vida a prolongar y mejorar la de los demás.

Norberto González de Vega es cirujano cardiovascular

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios