Ciencia: El enigma del bypass coronario: España apenas usa este procedimiento salvavidas. Noticias de Ciencia
en europa todos operan mucho más que aquí

El enigma del 'bypass' coronario: España apenas usa este procedimiento salvavidas

Somos los reyes del trasplante, pero estamos a la cola en cirugías coronarias que resultan más baratas e igual de efectivas en salvar vidas o, al menos, prolongarlas. ¿Por qué?

Foto: Un quirófano en la Unidad de Cuidados Intensivos.
Un quirófano en la Unidad de Cuidados Intensivos.

La sanidad española está entre las mejores del mundo y nos encanta escucharlo. La joya de la corona que nos sitúa en cabeza de todos los indicadores mundiales es, sin lugar a dudas, nuestro sistema de trasplantes. Por eso llevamos 25 años consecutivos como líderes en este aspecto.

Sin embargo, siempre que hay una luz potente hay una sombra oscura, y un estudio recientemente publicado en la 'Revista Española de Cirugía Cardiovascular' la señala: nuestro talón de Aquiles está en el 'bypass' coronario, un procedimiento con menos 'glamour' que un trasplante de corazón pero que ha salvado —o al menos alargado— muchas más vidas desde que fue perfeccionado en 1967 por el cirujano argentino René Favaloro en la Cleveland Clinic. Consiste básicamente en tomar un vaso sanguíneo de otra parte del cuerpo para 'puentear' una arteria obstruida.

A día de hoy, España está última entre los 35 países de la OCDE en este tipo de operaciones. Países tan similares al nuestro como Portugal nos doblan en número de cirugías de revascularización coronaria, el nombre técnico del 'bypass', y en Alemania o Dinamarca casi cuadruplican nuestros números. Los autores de este registro confirman a Teknautas que "la tasa de revascularización coronaria quirúrgica en nuestro país es anormalmente baja".

Es un trabajo además muy representativo porque incluye al 100% de los hospitales públicos y a un alto porcentaje de los privados.

Las diferencias entre comunidades autónomas son también significativas. Pese a que ninguna región española llega a alcanzar la media de los países de nuestro entorno (Baleares es la que más, con 193 'bypass' por cada millón de habitantes frente a los 354 de Portugal) las diferencias entre comunidades autónomas pueden llegar a cuadruplicarse. En el extremo opuesto, Castilla La-Mancha solo practica al año unos cien 'bypasses', 51 cirugías por cada millón de manchegos.

Las cifras son llamativas por dos motivos: el nuestro es un país donde "por encima de los 40 años, la mitad de los españoles tiene el colesterol elevado", dice Carlos Macaya, cardiólogo en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid y presidente de la Fundación Española de Cardiología. De hecho, las enfermedades cardiovasculares son responsables de una de cada tres muertes en España.

Además, el 'bypass' ha demostrado en diversos estudios ser más efectivo que los 'stent' (los pequeños tubitos de malla metálica que se introducen en el interior de una arteria para mantenerla abierta) en pacientes como los diabéticos. Su coste tampoco parece un problema, según datos del Centro de Control de Enfermedades estadounidense, que en 2013 calculó que el coste de esta cirugía en España, que ronda los 13.000 euros, era incluso más económico que en Argentina, y ni comparación con Estados Unidos, donde una operación similar cuesta más de 60.000 euros.

En total, en España se realizan anualmente unas 5.000 cirugías coronarias mientras que en Alemania, cuya población duplica a la nuestra, se realizan entre 35.000 y 40.000 de estas operaciones, ocho veces más. Una teoría es que en otros países, como Estados Unidos, llevar a un paciente al quirófano tiene una cierta bonificación en la sanidad privada. Pero los líderes en revascularización coronaria están en Dinamarca (84% de salud pública) y Alemania (77% de salud pública), lo que desmontaría esa tesis.

Entonces, ¿por qué en España se hacen tan pocos 'bypass' coronarios? "Es una pregunta compleja, porque podría asumirse que España hace muy pocos 'bypass' en comparación con Alemania", responde David Wood, cardiólogo y presidente de la World Heart Federation, de paso por Madrid esta semana, "pero este puede no ser el caso, porque hay un umbral para la intervención, e incluso un mismo paciente, con las mismas características, puede ser tratado de forma diferente en cada país, y hay una preocupación de que las intervenciones, por ejemplo en Alemania, sean demasiado frecuentes, hay un umbral muy bajo para intervenir a corazón abierto cuando las indicaciones no están justificadas realmente... así que podría ser que España lo esté haciendo muy bien".

Su opinión no es compartida. Otras fuentes consultadas por este periódico, tanto cardiólogos como cirujanos cardiovasculares, juzgan la tasa como llamativa por lo baja que es. "Las recomendaciones que se hacen por las sociedades médicas son las mismas para todos los países", explica una de ellas.

Una cirugía de 'bypass' coronario. (Wikimedia Commons)
Una cirugía de 'bypass' coronario. (Wikimedia Commons)

Para Tomi Centella, presidenta de la Sociedad Española de Cirugía Torácica y Cardiovascular, "las tasas de cirugía en España siempre las hemos considerado como anormalmente bajas, no solo en revascularización coronaria", dice, "aunque esa tasa llame muchísimo la atención, es solo la punta del iceberg".

"No solamente hablamos de países con un alto riesgo de cardiopatías isquémicas por no tener los beneficios de la dieta mediterránea", explica la cirujana, "es que operamos la mitad que en Francia o Portugal, menos de la mitad que Italia... no tiene mucha justificación".

En España reina el 'stent'

La principal tesis está ahora mismo en la alternativa al 'bypass'. ¿Qué se hace cuando no se quiere enviar a alguien al quirófano? Optar por una técnica menos invasiva, que en este caso es el citado 'stent', un procedimiento no quirúrgico ya que se introduce mediante un catéter por el propio cardiólogo. "Se están poniendo más que en otros países", dice Centella, "¿Eso se justifica por malos resultados quirúrgicos? Pues no, porque estamos a un nivel similar al de otros países de nuestro entorno".

Algunas cifras a las que ha tenido acceso El Confidencial: en Canadá, por cada paciente que se opera se 'estenta' a 2,7 o en Estados Unidos, a tres. En Europa, a entre seis y siete.

En España se colocan 13 'stents' por cada 'bypass'. En 2016 se implantaron en nuestro país 104.628 'stents', una cifra que se incrementa año tras año.

Ilustración de un 'stent'.
Ilustración de un 'stent'.

"Lo que ha ocurrido aquí es que, históricamente, los resultados de la cirugía no eran buenos, por lo que los cardiólogos creyeron que lo que podían hacer es lo que debían hacer", explica un jefe de servicio de cirugía cardiovascular en un hospital español, que habla con este periódico a condición de aparecer anónimamente. "Actualmente, la cirugía es buena en España, pero muchos cardiólogos siguen actuando de la misma forma: las guías no se están siguiendo".

En muchos casos, esto no tiene consecuencias ya que los pacientes reciben bien el 'stent' y mejoran en su patología, pero en otros muchos reinfartan porque lo que necesitaban realmente era entrar a quirófano, explica esta misma fuente. "Muchos cardiólogos, si creen que pueden hacerlo lo hacen y no consultan a nadie: pese a que los estudios recomiendan el 'bypass', en España se 'estentan' diabéticos a punta pala".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios