molly J. crockett, neurocientífica en yale

Esta investigadora sabe por qué internet es el sitio donde venimos a indignarnos mucho

¿Por qué si leemos un artículo en internet nos cabreamos mucho más que si lo leemos en una revista? Porque la red nos da la posibilidad del linchamiento y la tentación es grande

Foto: Molly Crockett, en una imagen de archivo (Yale University)
Molly Crockett, en una imagen de archivo (Yale University)

Estamos tan tranquilos leyendo noticias en el teléfono móvil cuando de repente algo nos indigna muchísimo, un repentino ofuscamiento se apodera de nosotros y de repente transitamos por las redes sociales con una antorcha buscando y señalando a los malhechores. No se preocupen, la indignación moral es un sentimiento que lleva entre nosotros muchos siglos. Sin embargo, internet parece un terreno especialmente fértil para encabronarse contra algo o alguien, humillarlo y darle su merecido con ayuda de la turba. Esos odiadores... ¿somos nosotros realmente o sólo somos así cuando estamos conectados?

La indignación moral en la era digital es el principal interés académico de Molly J. Crockett, investigadora en psicología de la Universidad de Yale y autora de un reciente artículo sobre el tema en 'Nature Human Behaviour' donde sitúa a los medios de comunicación digitales como el gatillo de un arma al alcance de todo el mundo. "Pueden exacerbar la expresión de la indignación moral inflando los estímulos que la desencadenan, reduciendo alguno de sus costes y amplificando muchos de sus beneficios personales", explica la investigadora.

Uno de los principales hallazgos de sus últimos estudios fue el que se puede ver en esta gráfica. Claramente, internet es el sitio donde uno va a cabrearse.

Como explica Crockett, comportarse en la calle como lo haríamos en las redes sociales puede ser muy costoso: "avergonzar a un extraño en un callejón desierto es mucho más arriesgado que unirse a una multitud en Twitter", explica en este artículo. Principalmente, porque en el mundo real, el castigo moral lleva emparejada una pequeña posibilidad: el riesgo de que tomen represalias contra ti. Sin embargo, la posibilidad de venganza queda muy limitada en internet. "La posibilidad de una reacción negativa en contra es baja cuando sólo transmites tu desaprobación moral a gente que piensa como tú", dice Crockett.

— ¿Por qué descubrimos más actos inmorales en internet que en otros sitios, los buscamos o simplemente los encontramos, habitualmente compartidos por la gente a la que seguimos en redes sociales?

— Creo que hay una evidencia mayor que sugiere que aprendemos más sobre actos inmorales 'online' porque el contenido es más probable que sea compartido por otros y además atrae más el compromiso del usuario, también conocido como 'engagement'. Además, debido a que los algoritmos de noticias (como el que usa Facebook) promueven el contenido que genera más 'engagement', aquellos contenidos que provocan más indignación obtienen un empujón adicional. Nunca tenemos que esforzarnos demasiado para encontrar contenido indignante, porque se reparte directamente a nuestras pantallas, por nuestros amigos y por los algoritmos que nos alimentan de noticias.

— Usted menciona que expresar nuestra indignación 'online' aporta beneficios personales. ¿Esto tiene que ver con la naturaleza tribal de las redes sociales, de forma que denunciar un acto de racismo u homofobia nos hace parecer más sensible hacia estos temas o colectivos?

— Sí, creo que hay muchas evidencias de que expresar indignación moral funciona como una fuerte señal social. Expresar nuestro enfado transmite a otros miembros de tu red que formas parte del grupo y que tienes unos valores morales particulares, lo cual hace que la gente que comparte esos valores tenga una probabilidad mayor de confiar en ti.

— ¿Qué papel jugamos los medios digitales en todo esto? ¿Los titulares 'clickbait' buscan aprovecharse de esa indignación generalizada o son solamente un subproducto de ella?

— Los titulares 'clickbait' son una consecuencia natural de un ecosistema informativo que prioriza el contenido que provoca un mayor 'engagement' en redes sociales. Piense en la 'ley del más fuerte' pero con los titulares. Si es más probable hacer clic en los titulares que provocan mayor indignación, estos superarán en cifras a otros titulares menos sensacionalistas, lo cual crea un incentivo para que los periodistas escriban titulares que provoquen las emociones más fuertes que sean posibles.

— ¿Existen evidencias de divisiones sociales en la vida real que estén espoleadas por esta indignación en internet?

— La polarización social está aumentando tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, pero hace falta más investigación para descubrir el rol de los medios digitales en este proceso.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios