Es noticia
Menú
Gorillas, el gigante de las entregas rápidas, se va de España y despide a cientos de empleados
  1. Tecnología
Despide a 320 empleados en su sede

Gorillas, el gigante de las entregas rápidas, se va de España y despide a cientos de empleados

Las empresas de entrega ultrarrápida se habían convertido en una máquina de quemar dinero. Getir y Gorillas competían por este mercado en España. Esta última ahora tira la toalla

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Gorillas no ha aguantado más. La compañía alemana, una de las tres grandes plataformas de entregas ultrarrápidas que operan en España (las otras dos son la turca Getir y la estadounidense GoPuff), acaba de anunciar el despido del 50% de su plantilla en su sede en Berlín, unos 320 empleados, y la retirada en cuatro mercados, entre ellos España. Los otros tres países en los que cesa sus operaciones son Italia, Dinamarca y Bélgica. Gorillas y Getir se habían convertido en una máquina de quemar dinero desde su lanzamiento en España. La apuesta por el llamado 'quick commerce' había sido a lo grande, y la primera en pagarlo ahora es Gorillas.

Foto: Bicicletas de la turca Getir en una ciudad europea. (Reuters/Piroschka van de Wouw)

La noticia, adelantada primero por la revista alemana especializada 'Manager Magazin', ha sido ahora confirmada por la compañía en un comunicado. Gorillas asegura que ahora se centrará en alcanzar la rentabilidad en sus cinco mercados clave, de donde vienen más del 90% de sus ingresos: Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda y EEUU. Sobre España, Italia, Dinamarca y Bélgica, aseguran que "están analizando todas las estrategias posibles", aunque la realidad es que la empresa dejará de invertir en estos mercados para retirarse paulatinamente. Portavoces de la empresa niegan que el movimiento suponga una retirada de la marca en España, pero no han ofrecido ningún detalle sobre la estrategia que preparan para nuestro país. Con el adiós de Gorillas, el mercado de las entregas ultrarrápidas (en 10 minutos o menos) se queda ocupado por Getir y GoPuff a un lado, y por Glovo al otro, que había comenzado a meterse en este terreno con su división de 'Q-commerce' y sus 'SuperGlovo', pero sin resultados claros hasta el momento.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La apuesta de estas compañías de entregas ultrarrápidas era arriesgada: invertir cientos de millones para expandirse rápido y gastar otro tanto en promociones para intentar atrapar y fidelizar a los clientes. Pero ¿había demanda de verdad para este tipo de entregas contra reloj? Esa era la gran duda. Los propios directivos de estas compañías tenían sus dudas desde el inicio. "En los primeros minutos, cuando un avión despega, consume mucha gasolina", afirmó en su momento Nazim Salur, fundador de Getir. Es decir, la proclama es: quemar combustible (capital) hasta alcanzar velocidad de crucero y confiar en que el dinero se les acabe a los demás.

Un informe de la consultora Bain & Company avisaba el año pasado que, "con el modelo actual de entrega exprés, para alcanzar la rentabilidad positiva sería necesario multiplicar por cuatro el volumen" y duplicar el tamaño medio de la cesta de compra. Además, dichas previsiones apuntaban que "estas dos circunstancias se dieran a la vez". Nada de eso ha ocurrido.

Gorillas había sido una de las primeras en lanzarse al mercado de las entregas exprés en Europa. Llegó a crecer hasta 10.000 empleados, incluyendo 'riders', contratados directamente o a través de subcontratas. Había levantado 1.300 millones de dólares de financiación en tiempo récord de grandes nombres como Tencent, DST Global o la actual dueña de Glovo, Delivery Hero. Ahora, la ralentización del consumo por la situación económica y las pérdidas constantes han forzado a la firma a dar un volantazo: despidos y cierres para sobrevivir. Lo peor es que todo apunta a que no será el último movimiento de este tipo que veamos en este sector.

Gorillas no ha aguantado más. La compañía alemana, una de las tres grandes plataformas de entregas ultrarrápidas que operan en España (las otras dos son la turca Getir y la estadounidense GoPuff), acaba de anunciar el despido del 50% de su plantilla en su sede en Berlín, unos 320 empleados, y la retirada en cuatro mercados, entre ellos España. Los otros tres países en los que cesa sus operaciones son Italia, Dinamarca y Bélgica. Gorillas y Getir se habían convertido en una máquina de quemar dinero desde su lanzamiento en España. La apuesta por el llamado 'quick commerce' había sido a lo grande, y la primera en pagarlo ahora es Gorillas.

Delivery
El redactor recomienda