Es noticia
Menú
10 días con el mejor móvil de Samsung en años: aquí hay algo que todo el mundo debería copiar
  1. Tecnología
NOTE PARECE, GALAXY ES

10 días con el mejor móvil de Samsung en años: aquí hay algo que todo el mundo debería copiar

El Galaxy S22 Ultra es un móvil estratosférico, pero no es perfecto. Por una parte, salda una deuda histórica con la fotografía y, por otra, da una lección a todos los fabricantes Android. Pero el enemigo está en casa

Foto: Vista del Samsung S22 Ultra y S22 Plus. (EC Diseño)
Vista del Samsung S22 Ultra y S22 Plus. (EC Diseño)

Note parece, Galaxy es. Casi dos semanas después del 'Unpacked' de Samsung, el nombre con el que bautizan los saraos para presentar sus inventos, ya habrán oído que hay un teléfono, el S22 Galaxy Ultra, que de Galaxy tiene el nombre y poco más, porque parecer parece más un Note que otra cosa.

Foto: Foto: Google.

La factoría asiática enterró hace un par de veranos, para extrañeza de muchos, esta familia de dispositivos que se caracterizaba principalmente por ofrecer un lápiz digital, el S-Pen. Ahora, con nuevo nombre, el concepto vuelve a la vida junto al Galaxy S22 Plus y el Galaxy S22, dos de los modelos del universo Android que curso tras curso suscitan más atención y que siempre son candidatos a colgarse el título oficioso de mejor móvil del año.

Lo que quizá (solo quizá) no hayan oído tanto es que este modelo es el mejor Samsung que hemos visto en años, en muchos años. Es al menos el convencimiento que tengo después de estar probando el terminal en cuestión, el S22 Galaxy Ultra, y uno de sus hermanos pequeños, el S22 Galaxy Plus.

placeholder Samsung Galaxy S 22 Ultra, un Note de tapadillo. (M. McLoughlin)
Samsung Galaxy S 22 Ultra, un Note de tapadillo. (M. McLoughlin)

Aunque esto de tener tres Galaxy, algo con lo que ya habían experimentando sin terminar de redondear la jugada, pueda parecer un golpe de timón, en realidad es un cambio más estético que otra cosa. Más de formas que de fondo. ¿Por qué? Porque las diferencias entre el modelo pata negra y los otros, aunque sean también unos 'jamonos' de calidad, podrían ser suficientes en cosas como el diseño, el precio o algunas especificaciones como para tratarlos de forma separada, como ocurría hasta ahora. Como se hacía cuando los Note vivían. Más allá de estos debates, lo que a ustedes les interesará es saber qué es lo que hace que este Samsung sea mejor que los anteriores y sobre todo si merece dejarse los cuartos en el de más quilates, quedarse con uno más modesto o con el que ahora mismo tiene en sus manos.

Obviamente, si es de lo que piensan que cobrar más de 1.000 euros por un móvil es un atraco a mano armada, este no es un teléfono para usted. Gracias por llegar y leer hasta este punto. Sin embargo, si es usted de los que no les importa gastarse un buen dinero en tener un dispositivo que dure varios años o porque le gusta y le apetece darse un caprichito, podemos seguir hablando.

Buena esperanza de vida

Una de las grandes mejoras del Galaxy S22 Ultra es la calidad fotográfica, pero hay un detalle más importante en esta renovación: cuatro años de actualizaciones de Android y uno más, cinco en total, de actualizaciones de seguridad. Algo inédito hasta ahora. Este Samsung Galaxy S22 Ultra viene con Android 12 y podrá tener Android 13,14, 15 y 16. No es tanto como iOS (actualmente iOS 15 es compatible con el iPhone 6S, lanzado hace seis años y medio) pero es un primer paso que hay que aplaudir y, lo más importante, sienta un precedente entre los fabricantes que utilizan este sistema operativo.

La clave aquí será cómo articule One UI para que no se convierta en algo que acabe lastrando la experiencia con el paso del tiempo. Si cumplen esta promesa y las actualizaciones vienen afinadas, este móvil tiene bastantes papeletas para aguantar muy bien el paso del tiempo. En el plano del 'hardware', junto a los iPhone, los Note tenían, probablemente, la mejor capacidad de envejecer del mercado. A mi alrededor hay personas que aguantan con la octava generación de esos míticos teléfonos.

Con esta política, Samsung lanza un mensaje a todo el mundo al colocarse como la marca de Android que más veces actualizará sus terminales. Incluso más que la propia Google y sus Pixel 6, que solo llegan a tres. Deberían darle una pensada los de Mountain View a esto.

placeholder Vista del S22 Plus y el S22 Ultra. (M. McLoughlin)
Vista del S22 Plus y el S22 Ultra. (M. McLoughlin)

En estos teléfonos, tenemos One UI 4.1 corriendo sobre Android limpia. Es cierto que los coreanos han conseguido que no sea una capa tan pesada como antaño, pero se aleja bastante de lo que es una experiencia con Android limpia o bastante minimalista. Tiene unas líneas y estilo muy marcado, que tiene sus detractores y sus partidarios. Eso no creo que vaya a cambiar en este caso. Si te gustaba, creo que le gustará más. Si no te entusiasmaba, no creo que lo haga.

En la obsesión por personalizar la experiencia y diferenciarse de los demás, nos encontramos que hay algunas apps que aparecen por repetido, pudiendo escoger entre las propias de Android y las de Samsung. Por lo demás pocas novedades. Una buena integración con el entorno Windows y DeX, que nos permite utilizar el móvil como un PC con entorno de ventanas, son cosas que volvemos a ver aquí.

El móvil estrella de Samsung es un derroche en cámaras —cuatro objetivos, entre ellos, dos telefotos—, en pantalla, viene con el S-Pen y tampoco escatima en potencia. Pero cuesta 1.259 euros en su versión básica. El mayor enemigo de este modelo no es un Oppo o un iPhone. El mayor enemigo del Galaxy S22 Ultra está en casa. Es el Galaxy S22 Plus, un teléfono que parte al filo de los 1.000 euros en su modelo de entrada y tiene muchos argumentos para satisfacer una gran mayoría de los posibles compradores de estos terminales.

Una barrera, la de pagar cuatro cifras por un 'smartphone', que hasta hace pocos años era una frontera casi inexpugnable y ahora casi todo el mundo se lo pasa por el arco del triunfo. Por cierto, no meto en las alternativas del Ultra al S22 estándar porque creo que este terminal apunta a otro tipo de cliente, que busca un formato más contenido.

placeholder ¿Qué Note? Pesado, que yo soy un Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)
¿Qué Note? Pesado, que yo soy un Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)

Tanto el modelo Ultra, con sus 6,8 pulgadas (y 227 gramos de peso); y el modelo Plus, con sus 6,6 pulgadas, son unos teléfonos 'big size'. Las diferencias en el fuselaje son perceptibles a simple vista. El modelo superior apuesta por un diseño simétrico con cantos planos arriba y abajo y con bordes, en ambas caras, ligeramente curvos. Parece que lo de las pantallas curvas, un bonito pero inútil huevo de Fabergé, ha quedado reservado para los móviles de más enjundia, como sinónimo de lujo. El modelo Plus tiene un panel plano y bordes metálicos, que particularmente me recuerda a la silueta del iPhone.

Particularmente, tengo la sensación de que el Plus sienta mejor en mano, mientras el Ultra se siente más tocho, con unas medidas que te demandan bastante a menudo el uso de ambas manos. Pero para muchos tener ese pantallón merecerá la pena.

La parte trasera también es diferente. El más caro no tiene módulo de cámara, sino que se integran las lentes directamente en el cuerpo. Una solución que visualmente queda muy bien. La nota destacada en el apartado del diseño es para los acabados mate. Dan ganas de llevarlos sin funda. Además, como cuentan con Gorila Glass Victus, la última edición del cristal templado más extendido del mercado. A esto hay que sumar la protección IP68. Impecable en este aspecto.

Las pantallas vuelven a rendir a un nivel muy bueno en ambos casos, pero no son iguales ni mucho menos. Aquí hay uno de los grandes argumentos que justifican el precio. El Ultra monta una Dynamic Amoled con resolución QHD+. El Plus maneja una resolución de Full HD+ con ese mismo tipo de pantalla. El Full HD + siempre me ha parecido suficiente ese valor, pero es lógico que un terminal de ultra alta gama ofrezca una resolución mayor, que se disfruta mucho al jugar o ver películas o series. No tengo una pega en términos de brillo y calibración del color en ningún caso. A pesar de que las AMOLED tienden a saturar un poco los colores, no me ha parecido que tuviese una configuración desagradable, aunque siempre puedes ajustarla al gusto si no te convence.

Además de la resolución, la otra gran diferencia es que el modelo prémium utiliza un panel LPTO que le permite variar de una tasa de refresco que va desde el 1Hz hasta 120Hz, en lugar de 10 a 120Hz. Poder bajar a estos límites es un pequeño empujón a una batería, que como veremos más adelante de la prueba, no anda tampoco sobradísima.

placeholder La cámara del Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)
La cámara del Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)

Un año más, tenemos la posibilidad de usar un reconocimiento facial (simple, nada que ver con el Face ID de Apple) y un sensor ultrasónico de huellas que funciona sin pegas, incluso con el dedo mojado.

Como ya hemos adelantado, el modelo Ultra cuenta con el S-Pen. Ya era compatible en el caso del S21 Ultra, pero ahora lo integra en el cuerpo y viene incluido en la caja. Siendo sincero, creo que a estas alturas de la película el que vaya a aprovechar este lápiz óptico ya lo sabe. Particularmente, yo lo he intentado integrar en mis rutinas. Me sirve para tomar alguna nota (la sensación de aproximación a la escritura real sigue avanzando) y hacer algún recorte de pantalla, pero no exprimo este complemento al máximo. Es más, creo que no mucha gente es capaz de dominar y usar en su día a día todo lo que permite el S-Pen. Antes de entrar en el apartado del rendimiento, un breve apunte sobre el sonido. Los altavoces estéreo, compatibles con Dolby Atmos, ofrecen un sonido a la altura de lo esperado.

Caballos de raza (un año más)

El caballo que mueve estos teléfonos es un Exynos 2200, de fabricación propia. Ofrece un rendimiento similar al Qualcomm Snapdragon 888 con el que se distribuyen estos móviles en otros mercados. Están ambos por debajo de los Bionic de Apple, el líder en lo que a microchips se refiere. Lo importante es estos procesadores 'made in Korea' tienen músculo para mover casi todo lo que le pidan a un terminal de alta gama. Muchas veces, nos liamos muchísimo escribiendo sobre potencia bruta, obviando que los terminales a partir de cierto precio van a poder gestionar casi cualquier cosa que le pidamos el común de los mortales.

Muchas veces es algo similar a ponerse a discutir sobre si es mejor para ir por una autopista con 120 kilómetros por hora de límite un coche que corra a un máximo de 200 o 220. Aquí no hay más que una mejora mínima. No se puede vender el rendimiento como una novedad. Pero no era donde más margen para avanzar tenían. Sigue siendo una bestia.

placeholder Vista del Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)
Vista del Galaxy S22 Ultra. (M. McLoughlin)

Merece más la pena detenerse en la RAM. No en los pormenores técnicos, sino en el caudal que conviene más. En el Plus tienes que conformarte con 8GB sí o sí. No es en absoluto un mal valor, todo lo contrario. Sin embargo, en el Ultra puedes escoger hasta 12. Mi recomendación, si el presupuesto se lo permite, es que apueste por el máximo en este apartado, ya que le permitirá envejecer mejor con el paso de los años. El almacenamiento interno, no ampliable en ningún caso, varía dependiendo la versión que se escoja.

¿Rinden bien? Lo dicho: no serán los caballos más punteros del mercado, pero son extraordinarias bestias para tirar del carro. Yo he podido utilizar varias apps en paralelo, Stadia, varias pestañas de Chrome, trabajar fotos y algún video y el modelo Ultra no se ha visto fatigado prácticamente en ningún momento. Lo único que igual le ha costado digerir, de forma puntual, ha sido editar clips grabados en 4K o editar directamente imágenes en RAW. En momentos contados con los dedos de una mano se ha calentado levemente. Pero nada preocupante, todo dentro de lo lógico.

placeholder Vista del sensor de huellas del S22. (M. McLoughlin)
Vista del sensor de huellas del S22. (M. McLoughlin)

Al S22 Plus sí que le he visto un poco peor de piernas y da la sensación que en ciertas acciones, como cambiar los modos de cámara o lanzar determinas funciones podría ser algo más veloz. Dicho esto, ofrece un rendimiento muy bueno que, probablemente, sirva a nueve de cada diez personas.

Una de las cosas que más me interesan ver es cómo Samsung saca provecho a la gráfica que ha incluido en el Ultra, firmada por AMD, y al trazado de rayos (una tecnología que dio mucho que hablar con el lanzamiento de la octava generación de consolas) para atraer a los aficionados de los videojuegos más exigentes y cómo acaban respondiendo a sus expectativas este 'hardware'.

placeholder Vista del perfil del Galaxy S22 Plus. (M. McLoughlin)
Vista del perfil del Galaxy S22 Plus. (M. McLoughlin)

Quedan dos puntos importantes que reseñar. La autonomía y la cámara. En los dos hay sustancia que comentar. En una positivamente y en otra no tanto. La autonomía es una de las cosas que saben a poco en el Ultra. El terminal llega a los 5.000 mAh de capacidad. Con un uso relativamente intenso da para pasar el día y ya. Si le apretamos mucho es probable que a las 17 o 18 de la tarde necesitemos darle un chute. Si no le metemos mucha zapatilla, podemos llegar con un 30% de batería al final del día. Esto se traduce en torno a siete horas y cuarto, en el mejor de los casos, de uso de pantalla.

Con el Samsung Galaxy S22 Plus tenemos menor capacidad, por un motivo de dimensiones. Se queda con 4.500 mAh. Sin embargo, cosas y renuncias como las de quedarse en Full HD+ ayudan a que la diferencia, a la hora de la verdad, no sea tan grande. En un día bueno, sin apretarle mucho, puede quedarse a las puertas de las seis horas largas, sin acercarse a las siete, de autonomía.

No es espectacular en ninguno de los dos casos, y es algo que hay que reprochar a terminales de estos niveles. En el caso del Ultra, incluso deja un poco frío. Pero lo compensan con una carga rápida que escala hasta los 45W. El problema es que Samsung ha decidido copiar una de las peores decisiones que ha tomado la empresa a la que intenta igualar, Apple: prescindir de meter el cargador en la caja. Así que, si quieres poder recargar tu teléfono en una hora aproximadamente, en el caso del Ultra, y en hora y pico, en el caso del Plus, toca pasar por caja, utilizar uno compatible que tengas en casa o hacer como toda la vida y cargarlo durante la noche porque no te sale del cuerno dejarte un euro más en esto. Sobre las cargas, la inalámbrica asciende hasta los 15W y también tenemos carga inversa.

placeholder Vista del Samsung Galaxy S22 Plus y Ultra. (M. McLoughlin)
Vista del Samsung Galaxy S22 Plus y Ultra. (M. McLoughlin)

Si la batería es la amarga cucharadita de ricino, la cámara es ese apartado que deja un agradable sabor de boca. No es que fuese un desastre ni muchos, pero había varios puntos en ediciones anteriores que le alejaban de ser la mejor del año o la más deseada. Con estos presupuestos nos solemos encontrar cámaras muy capaces, pero aquí no se exigen que sean resolutivas, sino que además se luzcan en los resultados. Esta parte del móvil es la que tradicionalmente se ha utilizado, junto con el tamaño y calidad de pantalla y cosas como la RAM, para marcar diferencia de un modelo estándar de uno Pro o Plus y de un modelo Plus a un modelo Ultra. Este caso no es una excepción. No solo se diferencian en el número de sensores sino en las capacidades de los mismos.

Si el modelo más caro cuenta con un sensor de 108 megapíxeles como ingrediente principal, su hermano pequeño cuenta con una pieza de 50. A esto hay que sumar un gran angular de 12 megapíxeles (que comparten ambos modelos). La carta se completa en el Ultra con dos telefotos (x3 y x10) así como un módulo de enfoque láser. En el modelo Plus tenemos un telefoto que permite tres aumentos ópticos. Las capacidades de video en ambos casos alcanzan la posibilidad de grabar en 8K a 24fps o 4K 60/30fps. En la parte delantera también hay diferencias: los selfis del Ultra se toman con una pieza de 40 megapíxeles frente a los 10 megapíxeles de sus hermanos pequeños.

Creo que el Ultra, con el avance timorato que ha supuesto el P50 Pro en el apartado de fotografía, se ha colocado, a la espera de que Oppo desvele sus cartas, como la cámara más capaz del mundo Android por varios motivos. De nuevo que sea la más capaz no significa que sea perfecta. A plena luz del día, tiene un exquisito manejo de los parámetros, recuperan mucha información de zonas sub o sobreexpuestas; y gestionan los blancos y el balance estupendamente.

Los tres aumentos y los 10 aumentos ópticos que le dan sus telefotos ofrecen una versatilidad y consiguen, cuando tienen al menos cierto nivel de luz, resultados muy buenos. Los aumentos ópticos se convierten en cien aumentos digitales. Exprimirlo al máximo sirve más bien de poco, porque tendrás un perfecto cuadro al óleo. Te puede servir, a lo sumo, para dártelas de 'voyeur' aficionado o adivinar lo que pone en un cartel lejano. El gran angular también rinde a grandísimo nivel, pero no supone un enorme salto frente a la anterior generación. Sin embargo, me sigo encontrando que en algunas ocasiones tiende a saturar los cielos, con una tonalidad que no me termina de convencer.

Disparo X1, X3, X10 y X100. (M. McLoughlin)

Donde sí se nota un excelente avance es en el modo retrato. Particularmente me sigue gustando más el procesado que hace el Pixel 6 Pro (el rey de la categoría, en mi humilde opinión), pero hace una estupenda gestión del recorte, la profundidad y la iluminación. Un 'sí' rotundo a Samsung en este sentido.

En el modo nocturno tenemos unos resultados notables, pero en absoluto son sorprendentes. Rescata, gracias al modo noche, información en zonas muy oscurecidas, pero en algunas situaciones se queda corta si se comparan con otros móviles como los últimos iPhone. Es más, muchas veces el sensor principal recupera tantos detalles sin activarlo, que descartas utilizarlos. Sobre los telefotos: el x3 te servirá cuando caiga el sol, el x10 olvídate. Ni aunque utilices el modo noche.

M

En el caso del Samsung Galaxy S22 +, la mayor pérdida es el telefoto de x10, una auténtica delicia para los aficionados a la fotografía móvil. Aunque el sensor principal sea de menos prestaciones, creo que es un buen sensor que da mucho juego en múltiples situaciones. Este terminal ofrece una combinación solvente, a pesar de las diferencias con el tope de gama, beneficiándose de las mejores en cosas como el modo retrato.

placeholder

Por último, un breve apunte a las cámaras de selfi. El superior gestiona muy bien la definición en los retratos, permitiendo tomar fotos con un plano más cerrado o más grande. También da fotos muy coloridas. Sin embargo, hay veces que cuando tiene una iluminación difícil o intensa, tiende sobrexponer la toma. Con poca luz te verás obligado a utilizar el flash si no quieres una foto de dudosa utilidad. En el caso de la cámara del Plus, tenemos una combinación muy versátil.

Y hasta aquí la prueba de estos modelos, que aspiran, con bastantes papeletas, a convertirse en el mejor Android del año. Sin embargo, la competencia es feroz. Oppo está a punto de desvelar su punta de lanza. OnePlus asoma con fuerza a la espera de que el OP 10 Pro aparezca en Europa.

placeholder El Galaxy S22 Ultra y el S22 Plus. (M. McLoughlin)
El Galaxy S22 Ultra y el S22 Plus. (M. McLoughlin)

Google ha traído el Pixel 6 Pro, que, aunque está por detrás en prestaciones, su precio de 849 euros (649 en el caso del Pixel 6) puede ser un polo de atracción para algunos usuarios de este sistema operativo. Obviamente si tienes un teléfono de la pasada generación, ni se te ocurra dar el salto a esta. No merece la pena. Recomendaría a los que tengan un S10 + o cualquiera de los S20 que tampoco lo hicieran, que todavía le queda tiempo de servicio. Si estás dudando entre uno u otro, particularmente creo que el S22 + puede satisfacer las necesidades de una gran mayoría de personas. Si se está preguntando si el Ultra realmente vale doscientos y pico euros más que el Plus, la respuesta es sí. Si vale casi, en su versión de entrada, 1.300 euros, ustedes y su cartera dirán.

S22 Ultra en Amazon (1259€) S22 Plus en Amazon (1049€)

_____________________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta 'review' siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

Note parece, Galaxy es. Casi dos semanas después del 'Unpacked' de Samsung, el nombre con el que bautizan los saraos para presentar sus inventos, ya habrán oído que hay un teléfono, el S22 Galaxy Ultra, que de Galaxy tiene el nombre y poco más, porque parecer parece más un Note que otra cosa.

El redactor recomienda