Probamos el mejor móvil de Samsung en años: ¿suficiente para aparcar por fin tu iPhone?
  1. Tecnología
SIN CARGADOR NI AURICULARES

Probamos el mejor móvil de Samsung en años: ¿suficiente para aparcar por fin tu iPhone?

El Galaxy S21 Ultra es el peso pesado de los coreanos y uno de los mejores móviles Android que puedes encontrar a día de hoy. ¿Qué es lo que ofrece para que te dejes 1.200€ en él y no en un iPhone?

placeholder Foto: Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: EC.
Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: EC.

Es absurdo recomendar a alguien comprar el iPhone 12 cuando tiene entre sus manos el iPhone 11. La única razón, si se le puede llamar así, sería poder disfrutar del 5G. Algo que, además de estar en pañales, poco va a cambiar nuestro día a día por el momento. No tiene sentido gastarse cientos o mil y pico euros en un terminal pata negra y pretender cambiarlo al de uno, dos o tres veranos. Con ese presupuesto debería darte varios años de servicio. Otra cosa muy diferente es que lo cambiemos por moda, capricho o como tengamos a bien definir ese 'picorcito' que muchos sufren el bolsillo cuando se le mete entre ceja y ceja el último dispositivo que se ha cruzado en su camino.

Foto: Foto: El Confidencial.

Con los Samsung Galaxy S21 que vamos a analizar en este texto pasa exactamente lo mismo. Si tienes un Galaxy S20, en cualquiera de sus variantes, no vas a encontrar en esta prueba razones de calado para dar el salto. Con el S10, lanzado en 2019, algún motivo más hay, pero tampoco muchos. Es una iteración contenida, marcada por los ritmos del mercado que obliga a renovar los móviles 'pepino' cada 12 meses. Un punto y seguido y no un punto y aparte. No hay revolución porque repiten muchos de los elementos de la formula del pasado año. Uno de los mayores cambios, además de los obligados como pueden ser el procesador, se han producido en el exterior del terminal.

Mismo perro con distinto collar

Es el mismo perro con pedigrí que ya vimos el año pasado, que ahora llega con distinto collar y que ha tenido a bien aprenderse algún truquito más. En Teknautas hemos probado durante una semana el Galaxy S21 Ultra, el modelo más 'top' de la nueva gama. La conclusión es que vuelve a ser uno de los mejores móviles Android que puedes comprar a día de hoy. Esto es algo que se da por descontado, dado el dineral que hay que pagar por desembolsar uno de ellos.

Esta sensación de eterna continuidad no es exclusiva de Samsung. Los fabricantes de móviles 'premium', al menos los de Android, se han convertido en una cabeza de carrera que pedalea casi al mismo ritmo. Una masa compacta y cada vez más uniforme donde las cosas que diferencian a un corredor de otro son aspectos como la estética o pequeños detalles técnicos. Cada vez tienen más complicado el sorprender. Ninguno se queda descolgado, salvo pinchazo mayúsculo como el ocurrido con Huawei, a quien el veto de Trump zarandeo tirándolo de la bicicleta cuando amenazaba con convertirse en el mayor vendedor mundial de móviles.

El radiografía es común a todos. Para empezar hay que tener en cuenta que la gran mayoría de terminales móviles que se venden en el mundo son móviles de gama media o gama baja. Por tanto, este trozo del pastel no es el más extenso. Además, la competencia de marcas chinas hace que muchos decidan no invertir ese dineral en un móvil. Una vez se han bajado del carro los que no van a dejar 800 o mil euros en un móvil, hay un problema añadido: ese es territorio donde Apple se mueve especialmente bien. Hay una diferencia insalvable: el software. Fuera de eso todo es discutible, pero la comparativa de iOS con Android es desigual. ¿Qué hacen marcas como Samsung? Dar de todo. Lo que necesitas y lo que no en tu día a día para intentar convencerte. Tiene hasta un punto exagerado, de exceso, como los 16GB de RAM. Se puede vivir con menos, con bastante menos, pero se busca también obnuliar al posible comprador con cifras de escándalo. ¿Es todo esto suficiente?

Bienvenidos a '¿Me lo compro?'

Bienvenidos a ¿Me lo compro?, nuestros análisis a fondo de los 'gadgets' más deseados del momento. Cada semana analizaremos nuevos dispositivos y, sobre todo, los compararemos entre sí para que puedas responder al instante a esa pregunta que a veces nos quita el sueño: ¿qué móvil, TV, portátil, auriculares... me compro? Podrás preguntarnos lo que quieras sobre cada producto, la idea es ayudarte a tomar mejores decisiones y... de paso, ahorrarte tiempo y dinero. Si estás detrás de este Samsung o cualquier otro móvil, puedes mandarnos tus dudas a teknautas@elconfidencial.com y te responderemos cuando sea posible.

Cambio de look

El Galaxy S21 Ultra es tan bueno como el S20 Ultra lo era hace doce meses, antes de que el covid-19 diese al trasto con el Mobile World Congress, pistoletazo de salida del más distópico de nuestros años de vida. El chásis ha cambiado sustancialmente. En todos los modelos viene con un acabado mate, pero en el S21 normal la cubierta es de plástico. En el Ultra (y el Plus) es de cristal templado. Concretamente, Gorila Glass Victus. No me he dedicado a dejarlo caer para poner a prueba sus capacidades. Según el fabricante de este material, los equipos equipados con este revestimiento pueden aguantar caídas de hasta dos metros, frente al 1,5 metros que soportaba el Gorila Glass 6. Esto no significa que alegremente pueda estar haciendo el 'kamikaze' y soltándole mamporrazos al teléfono. Es lo mismo que la protección contra el líquido, IP68. Puedes meterlo en el agua (dulce, la salada no está recomendada), pero está pensado más para salpicones y accidentes puntuales.

placeholder Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin
Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin

Queda claro que es un terminal resistente. ¿Y bonito? Personalmente me lo parece. Especialmente el modelo negro, (en la noticia del día de la presentación hay imágenes de otros colores en tonos violetas, rosáceos o plateados) que sin duda alguna es uno de los móviles más elegantes que hay en estos momentos. Tiene un aire a caballo entre lo ejecutivo y lo industrial. El tacto es muy suave -en el modelo oscuro, las huellas quedan muy disimuladas- y se puede agarrar relativamente bien dentro de lo que se puede esperar de un móvil grande (6,7 pulgadas) y algo pesado (230 gramos).

El detalle que particularmente más me ha agradado es cómo han engarzado el módulo de la cámara, integrándolo con el marco, creando un cuerpo mucho más compacto. Es un móvil que pide a gritos no ponerle una funda, porque además es muy difícil dejar la marca de los dedos. Poco más que comentar sobre el diseño: puerto USB tipo C y altavoces estéreo (que rinden muy bien) firmado por AKG.

No, la clave no es el zoom de 100 aumentos

La cámara sigue presentado su formato de cinco piezas. En primer lugar tenemos un sensor renovado de 108 megapíxeles, apertura de f/1.8, 26mm, píxeles de 0,8 micras, así como enfoque por fases y estabilizador óptico. No es el mismo sensor que montaba su predecesor, sino que ha sido mejorado. Una de las cosas más interesantes es el 'pixel binning' que realiza el terminal. Esto viene a ser que cuando la iluminación escasea agrupa los píxeles (en grupos de nueve) para captar más luz. Sacrifica resolución a cambio de ganar claridad. Veamos el resto de piezas. Tenemos dos telefotos, en vez de uno.

El primero de ellos (10 MP, f / 2.4, 70 mm, enfoque dual pixel y estabilizador óptico) nos permite hacer tres aumentos ópticos. Cuando hablamos de aumentos ópticos son los que se hacen mediante 'hardware' y cuando hablamos de digitales, básicamente, hablamos de un recorte de la fotografía. Bien, el segundo zoom (10 MP, f / 4.9, 240 mm, estabilizador óptico y enfoque dual pixel) nos dejará utilizar diez aumentos de manera óptica.

Esto es una mejora considerable frente a la anterior generación de los Galaxy, que ofrecían 10 aumentos híbridos. Es muy interesante contar con estos elementos, porque nos da una versatilidad notable y es interesante poder jugar con estos 'zoom', especialmente si tienes cierta curiosidad fotográfica y quieres que tu móvil sea tu principal equipo. Aunque el primero de los dos ofrezca un menor alcance de forma óptica, se desempeña mejor en los escenarios con peor luz, debido a su mayor apertura.

Sus dos telefotos (3x y 10x ópticos) le convierten en la cámara más versátil a día de hoy

Samsung fue uno de los fabricantes que picó el anzuelo y decidió entrar a competir a la guerra de los aumentos. Hablan de un 'space zoom' de 100 aumentos. En el caso del vídeo es de 20. ¿Es útil? Exprimiéndolo al máximo más bien poco, aunque te puede servir para leer la etiqueta de una botella de whisky a unos cuantos metros de la barra y dejar a los colegas con la boca abierta. Con buena luz se puede aprovechar hasta los 30 aumentos antes de que la imagen se presente rota y con mucho ruído.

Una de las cosas más interesantes es una función de estabilización que han añadido en esta ocasión. Cuando superas los 20 aumentos tienes una ventana que te deja ver la vista general. Si la pulsas se estabilizará la imagen e impedirá que si tienes un pulso más bien malo no puedas aprovechar esto. La cuarta pieza es un ultra gran angular (12 MP, f/2.2 y enfoque dual pixel) que cumple su función aunque sin grandes alardes. Tiene un quinto elemento que es el mecanismo de autoenfoque láser.

placeholder Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

A la hora de grabar vídeo, el sensor principal puede grabar hasta en 8K a 24 fps (es el único momento que se me ha calentado el terminal). El resto de lentes puede grabar hasta en 4K a 60 frames. En lo que se refiere al audio, captura el sonido con un sistema estéreo. La cámara frontal es de 40 megapíxeles y graba en 4K.

Cámara muy versátil

Es una cámara muy versátil, que sin llegar a ser la mejor del mercado en ningún apartado, sí se coloca en el grupo destacado en prácticamente todos los aspectos. Sin embargo, hay cosas que pueden mejorar como el procesado de los retratos (el recorte en modos para poner fondos planos puede mejorar). Hay que reconocer que de noche el sensor principal y el telefoto de 3 aumentos se manejan muy bien y que han sido una gran sopresa. Lo de poner dos telefotos le convierte en la cámara más versátil del mercado junto al P40 Pro +. Ambos modelos están muy parejos y este pulso es probable que caiga del lado de los coreanos. En vídeo es uno de los más destacados del momento, a la altura del Mate 30 Pro pero ambos por detrás del iPhone 12 Pro Max.

ÁLBUM: así funciona la cámara del Galaxy S21 Ultra

La cámara es bastante representativa de la naturaleza de este el Galaxy S21 Ultra 5G. Quizás no obtenga la matrícula de honor, pero va a estar siempre en el sobresaliente en todas las especificaciones. Obviamente no se puede esperar otra cosa de un móvil de mil y pico euros. Aburre repetirlo pero es así.

placeholder La cámara del Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin
La cámara del Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin

Su pantalla es uno de sus puntos fuertes. Monta un panel de 6,8 pulgadas del tipo Dynamic AMOLED x 2. Detrás de este nombre se vuelve a esconder una de las mejores piezas del mercado.

Alcanza picos de hasta 1.500 nits de brillo, algo que hace que se pueda utilizar en todo tipo de situaciones de luz. La resolución, por cierto, es de 1440 x 3200 píxeles, con una densidad de unos 550 píxeles por pulgada. Tiene un filtro de luz azul mejorado y la tasa de refresco llega a un máximo de 120 hercios y a un mínimo de diez. Lo más destacable es que te deje elegir libremente y poder utilizar el móvil a máxima resolución con máxima.tasa de refresco.

En brillo, color (puedes ajustar al perfil que más te guste) o angulos de visión tengo cero pegas. En Samsung un año más vuelven a andar muy arriba. Obviamente puedes fijar los parámetros para acabar fundiéndote la batería más rápido de lo que esperas. Quejas inexistentes también para el lector de huellas bajo la pantalla. Incluso con el dedo mojado responde bastante bien y con suficiente amplitud. Por cierto, este Galaxy S21 Ultra es el primero que es compatible con el S-PEN; el lápiz óptico del Note. Eso sí, se vende por separado.

Un móvil con músculo y pulmón

El rendimiento está fuera de toda duda. Está equipado con Exynos 2100, un chip fabricado en 5 nanómetros, que cuenta con una GPU Mali 178. La memoria RAM puede ser de 12GB o de 16GB. La conectividad está más que asegurada con 5G, wifi 6, tecnología ultra wideband, BT 5.1 y NFC. El almacenamiento interno (de UFS 3.1) va desde los 128GB hasta los 512GB. La velocidad de escritura y de lectura está a un muy buen nivel. Lo mismo que la carga de 'apps' y la multitarea. Sobre el software nos volvemos a encontrar con Android (en esta caso 11) corriendo bajo la capa de personalización One UI 3.2, que mantiene el espíritu que ya hemos visto en anteriores teléfonos de la marca. Aunque es exigente (se agradecería algo más liviano) funciona correctamente. Si te gustaba lo que viste otros años, te va a seguir gustando ahora.

El lunar en esta ocasión viene por la decisión de quitar la microSD. Era uno de los rasgos diferenciales de esta marca, una de las pocas que las mantenía a estos niveles. Si haces esto, por lo menos que el almacenamiento base, en el Ultra, debería ser de 256GB. La ranura de ampliación de memoria con tarjetas es una víctima más, como lo fue el conector jack en su momento. O como lo ha sido el cargador o los auriculares, que ya no viene incluidos en la caja de compra. La tacañería de Apple en este sentido se ha extendido rápidamente. El motivo (o la excusa para muchos) es la de reducir el impacto medioambiental. La cara B de esta decisión, muy discutida cuando la manzana la tomó, es el ahorro de costos en logística (cajas más pequeñas), en accesorios y los ingresos por la venta de quien los necesite.

placeholder Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin.
Samsung Galaxy S21 Ultra. Foto: M. Mcloughlin.

En lo que se refiere a la gestión ene. Todas las veces me he quedado en una horquilla de siete u ocho horas de pantalla. Eso significa fácilmente no tener que cargarlo siendo un usuario bastante activo en dia y pico. Se nota la buena mano que han tenido en el procesador. Siempre que he renunciado a la máxima tasa de refresco y he optado por un perfil más conservador, he acabado el día por encima del 20%. Si eres de los que no haces caso al móvil para casi nada, sus 5.000 mAh te darán para mucho más. La carga por cable admite una potencia de 45W. La inalambrica funciona con hasta 15W. Y la reversible, esa que sirve para dar un chute adicional a otro dispositivo, aumenta sus prestaciones hasta los 4,5W. No es milagroso, pero en el rato que te tomas dos cervezas puedes cargar unos auriculares o el móvil de un colega que se ha quedado tostado antes de llegar.

El Galaxy S21 Ultra 5G no es un móvil barato. 1249 euros por la configuración base. Es el aspirante a competir con el iPhone 12 Pro Max. Sale a la venta la semana que viene pero si lo reservas ya, puedes llevar unos auriculares Buds Pro, un nuevo rival para los AirPods Pro, o unos Buds Live y un smart tag (el localizador que ha presentado la compañía para llaves, bolsos...) gratis. La versión Plus parte de un precio 200 euros más bajo (1049 euros). La normal desde los 849 euros. Como ocurre con Apple, una de las cosas más interesantes de esta renovación es la rebaja de la generación anterior en distribuidores como Amazon y otras plataformas y cadenas. Es verdad que aún no se han visto grandes caídas pero si no te urge, puede ser que te ahorres un buen pellizco.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Móviles Samsung Apple IPhone Galaxy