Es noticia
Menú
España se gasta casi 1.200 M en modernizar el helicóptero que otros países rechazan
  1. Tecnología
HAN TENIDO UNA VIDA ÚTIL DE APENAS 15 AÑOS

España se gasta casi 1.200 M en modernizar el helicóptero que otros países rechazan

El Consejo de Ministros ha aprobado una partida económica para llevar a cabo esta tarea, mientras que otros países han buscado alternativas, donde destacan los Apache norteamericanos

Foto: Tigre HAD del Ejército de Tierra. (Juanjo Fernández)
Tigre HAD del Ejército de Tierra. (Juanjo Fernández)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 21 de diciembre una importante partida económica dirigida a material de defensa. En concreto, casi 1.200 millones que se destinarán a modernizar la flota de helicópteros de ataque Tigre, que el Ejército de Tierra mantiene como una de sus prioridades junto a la modernización de los helicópteros Chinook. Sin embargo, si bien los grandes transportes nunca han sido cuestionados, no ocurre lo mismo con el Tigre, un modelo del que se quieren desprender otros países.

El Tigre siempre, casi desde sus orígenes, fue polémico. Se intentó diseñar un helicóptero de ataque europeo que cubriera unas necesidades reales de sus ejércitos y que, a la vez, fuera una contrapartida al Apache norteamericano. La realidad ha sido que, pese a los esfuerzos de los socios lanzadores —Alemania, Francia y España—, toda su historia se ha visto jalonada de posiciones encontradas sobre su capacidad y valía, pero también tiene sus puntos fuertes y ha supuesto un importante acicate tecnológico para los países mencionados. Otro asunto diferente es establecer a qué precio.

Foto:  El blindado VEC (a la izquierda) y el Centauro (derecha). (Foto: Juanjo Fernández)

La cuestión es que, entre unas cosas y otras, Airbus Helicopter tiene una situación difícil con sus modelos militares, algo que viene de lejos y que, con toda probabilidad, es herencia del consorcio Eurocopter, ahora integrado en esta compañía. Mientras que la parte civil triunfa y se consolidan pedidos por medio mundo, la parte militar encadena problema tras problema. Y esto no es solo cosa del Tigre.

En sus orígenes hubo de todo, desde problemas técnicos a políticos, presiones de diversa índole y discusiones. Por ejemplo, en España el Ejército de Tierra prefería, en una primera decisión, el modelo norteamericano Apache antes que el europeo. Y era normal, pues la versión existente entonces y elegida por Francia, la HAP (Helicoptère d'Appui et Protection / Helicóptero de Apoyo y Protección) no cumplía con los requerimientos establecidos, sobre todo en lo tocante a su planta motriz. Esta era de potencia insuficiente y hacía que, en condiciones de calor, el helicóptero no pudiera volar con su carga completa. El Ejército se cerró en banda en este punto y el Tigre parecía condenado.

placeholder El helicóptero español Tigre HAD. (Juanjo Fernández)
El helicóptero español Tigre HAD. (Juanjo Fernández)

A partir de ahí, el compromiso de Eurocopter para desarrollar una nueva versión acorde a los requerimientos españoles, sumado a las presiones políticas (que las hubo), económicas e industriales (que no fueron menores), consiguieron inclinar la balanza hacia el lado europeo. Entonces, el Ejército se tuvo que dar por satisfecho, dadas sus opciones: de los 36 helicópteros que se pidieron, se prometieron 24 más seis opcionales. Se trataba de un modelo nuevo, tecnológicamente más avanzado que el Apache y con participación industrial, lo que significaría transferencia tecnológica. Luego, como ya sabemos, las cosas fueron un poco diferentes.

Las cifras de la discordia

El helicóptero de ataque ha salido muy caro, y ese es uno de los problemas crónicos de la industria militar europea. Por supuesto, aquellos seis helicópteros opcionales quedaron en nada y, tras las sucesivas revisiones de costes, se acabaron pagando cerca de 1.580 millones de euros por 24 ejemplares, a más de 65 millones la unidad.

Además, estaba la particularidad de que los seis primeros eran de la versión HAP original francesa (la que el Ejército no quería), pues se llegó al acuerdo de que esas unidades no serían del modelo definitivo —a la postre el HAD (Helicóptero de Apoyo y Destrucción)— para no comprometer las entregas. Lo previsto era que, una vez recibidos todos ejemplares, los HAP se modernizarían al estándar HAD.

Foto: El primer Tigre HAP recibido por el BHELA I volando en las inmediaciones de Almagro el 19 de abril de 2007 (Foto: Juanjo Fernández)

Ahora ya se sabe que los seis HAP no se van a modernizar. Sin embargo, se ha lanzado el programa de modernización de la flota restante, 18 ejemplares de la versión HAD (que ya habían tenido algunas mejoras), para llegar a lo que se denomina Tigre Mk III, una evolución que permita que el modelo se mantenga con capacidad operativa más allá del 2035, hasta una fecha que podría rebasar el año 2050.

La modernización de esos 18 HAD al futuro Mk III le va a salir a España por 1.185 millones de euros —65 por cada ejemplar—, por lo que es el mismo precio que se pagó por la flota original. Establecer si esto es mucho, poco o si es razonable, requiere analizarlo con más detenimiento. De entrada, modernizar una flota de helicópteros —o aviones o lo que sea— no es malo y, de hecho, es bastante habitual. Dentro del mismo Ejército de Tierra y de sus Fuerzas Aeromóviles (FAMET), se está haciendo un proceso similar con el CH-47 Chinook, al llevar toda la flota al estándar Foxtrot. Esto nadie lo cuestiona y cada helicóptero modernizado (nuevo en la práctica) sale por unos 58 millones de euros, cuando ese modelo de fábrica está en el mercado por 70.

placeholder Helicópteros Tigre del ejército francés. (Armée Terre)
Helicópteros Tigre del ejército francés. (Armée Terre)

Además, al hablar de modernizaciones profundas, hay que considerar otros factores. Los CH-47 llevan volando en España desde 1973, cuando llegaron los tres primeros, mientras que los dos últimos lo hicieron en 1987. Esto significa que los ejemplares más 'nuevos' llevan casi 34 años volando y los más antiguos casi medio siglo. Aunque es cierto que se les han hecho varias mejoras a lo largo de su vida, tras ese dilatado historial, una modernización profunda que les devuelva a estado de 'nuevo', merece la pena. Son aeronaves más que amortizadas.

El caso del Tigre es muy diferente. Si hacemos este mismo ejercicio, nos topamos de bruces con el otro problema endémico de la industria europea: unos (a menudo) inadmisibles plazos de entrega. En el programa Tigre para España, el contrato se firmó en 2003 y los tres primeros ejemplares del HAP llegaron en 2007, mientras que el último HAD lo hace en enero de 2020. Es decir, se dispuso de la flota completa tras esperar casi 17 años desde la firma del contrato y pasaron 13 entre la llegada del primero y el último.

Foto: CH-47F holandés en Mali (MinDef.NL)

Ahora se van a dar de baja los seis primeros HAP, que no se modernizan, tras un período de servicio de tan solo 10 u 11 años, y se acomete la modernización de toda la flota restante, los HAD, cuyos ejemplares (en teoría) se entregarán entre 2030 y 2034. Es decir, se modernizan en profundidad tras una vida media de solo 14 años.

El problema de los socios y usuarios

El programa Tigre fue llevado a cabo entre Alemania, Francia y España y, aunque se intentó vender al exterior, tan solo fue adquirido por Australia, que pidió 22 ejemplares de una versión que se denominó ARH (Armed Recoinnaissance Helicopter / Helicóptero de Reconocimiento Armado). Mientras que Francia cuenta con 67 helicópteros HAD (tras modernizar sus antiguos HAP) y España con 18, se lanzan hacia el Mk III, pero Australia es seguro que no lo hará y está por ver qué hará Alemania.

Australia, en su día, quiso un helicóptero de reconocimiento más ligero que lo que representan otros modelos, como el Apache, pero se equivocó con el ARH. El problema es que esa variante es casi la misma versión francesa original (la HAP) con motores mejorados y con algunas particularidades a la hora de integrar armamento, pues Australia eligió como misil el Hellfire.

placeholder Tigre en versión ARH en servicio con el Ejército australiano. (Australian Army)
Tigre en versión ARH en servicio con el Ejército australiano. (Australian Army)

El ejército australiano podía haber elegido la versión HAD, pero entonces no existía y hubiera significado una espera de unos seis u ocho años. Ahora, con el AUKUS de por medio, más las desavenencias surgidas con Airbus Helicopter (también por sus NH-90), los problemas técnicos y los cambios en el panorama estratégico, se da por seguro que tomará la solución drástica de deshacerse de todos sus Tigre y adquirir el norteamericano Apache.

El caso de Alemania es muy diferente. Cuando se lanza el programa Tigre, Francia y España optaron por una versión polivalente (la HAP), cuyo rasgo más característico es su cañón de 30 milímetros en el morro. Esta arma confiere una gran versatilidad al helicóptero, además de que era lo que se estaba montando en todos los modelos equivalentes a nivel mundial.

Sin embargo, Alemania elige una versión especializada en lucha contracarro, sin cañón en el morro y con mástil de sensores sobre el rotor. Parecía algo pensado con mentalidad de Guerra Fría, aunque también es verdad que los alemanes no querían ni oír hablar del cañón francés GIAT que montaban los HAP y, de hecho, se barajó instalar un arma de Rheinmetall del mismo calibre.

placeholder Eurocopter EC-665 Tigre en versión UHT. (Gunnar Ries)
Eurocopter EC-665 Tigre en versión UHT. (Gunnar Ries)

Esta versión alemana o UHT (UnterstützungsHubschrauber Tiger / Helicóptero Tigre de Apoyo) ha puesto de manifiesto sus dos grandes problemas: el de su planta motriz (la misma que el HAP), que limita su carga ofensiva, y su ineficacia en los escenarios que vinieron después, todos de guerra asimétrica, donde ese tipo de helicóptero carecía de sentido. Por ello, Alemania se debate ahora entre modernizar sus Tigre, que significaría de facto ir a un modelo nuevo y a un coste unitario superior, o seguir los pasos de Australia y por ello ya se habla abiertamente de la 'alternativa Apache'. La decisión, a finales de 2022.

¿Se acierta con el Mk III?

Buena pregunta y difícil respuesta. Por un lado, el coste de la modernización es elevado, casi el precio de un helicóptero nuevo. Como referencia tenemos las ofertas de venta del Apache para Australia o Marruecos, en los que cada AH-64D sale por unos 118 millones de dólares (104 en euros), pero hay que tener en cuenta que en el coste de la modernización del Tigre (unos 65 millones de euros por unidad) solo se contempla el helicóptero como plataforma, mientras que en las ofertas del Apache se incluyen recambios, asistencia, adiestramiento e importantes paquetes de armamento. No es lo mismo.

Si Alemania da la espalda al modelo europeo, el golpe para Airbus sería durísimo, pero España casi que no tiene más remedio que mantener y modernizar el Tigre. Seguir la vía australiana y tirar a la basura una flota de helicópteros a mitad de su vida útil parece una locura muy difícil de justificar ahora. Luego está el tema de las compensaciones industriales, donde vuelve a salir la factoría de Albacete. En la planta manchega se realizará el ensamblaje final de todos los helicópteros, pero no la fabricación, que es lo que de verdad deja 'know-how' y valor añadido.

placeholder El primer Tigre HAP recibido por el BHELA I volando en las inmediaciones de Almagro el 19 de abril de 2007. (Juanjo Fernández)
El primer Tigre HAP recibido por el BHELA I volando en las inmediaciones de Almagro el 19 de abril de 2007. (Juanjo Fernández)

Sin embargo, la decisión de no modernizar los seis ejemplares HAP es más difícil de entender. Francia lo está haciendo con sus 36 ejemplares, algo que consideran prioritario. Aunque no se han facilitado datos del coste de esa modernización (siempre son muy opacos en estas cuestiones), una estimación basada en el conjunto de mejoras a implementar (y que son muchas) nos podría situar en unos 20 millones de euros por unidad.

De ser correcta esa estimación, mantener los seis helicópteros HAP modernizándolos al HAD con el programa francés, supondría añadir en una primera fase 120 millones de euros. Luego se podrían dejar así (no sería lo ideal) o someterles al proceso Mk III los últimos, algo que añadiría otros 360 millones a la factura. En cualquier caso, es importante mantener el paquete inicial de 24 (cifra ya ajustada), en lugar de ese recorte de seis unidades a mitad de vida útil y con una difícil justificación.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado 21 de diciembre una importante partida económica dirigida a material de defensa. En concreto, casi 1.200 millones que se destinarán a modernizar la flota de helicópteros de ataque Tigre, que el Ejército de Tierra mantiene como una de sus prioridades junto a la modernización de los helicópteros Chinook. Sin embargo, si bien los grandes transportes nunca han sido cuestionados, no ocurre lo mismo con el Tigre, un modelo del que se quieren desprender otros países.

Tecnología militar Apache Australia Albacete
El redactor recomienda