La especulación 'cripto' releva a las apuestas y ya empapela el transporte público de Madrid
  1. Tecnología
Patrocina incluso al Cádiz CF

La especulación 'cripto' releva a las apuestas y ya empapela el transporte público de Madrid

Floki Inu, una criptomoneda sucesora de la conocida dogecoin, ha conseguido llenar de anuncios todo Madrid y Barcelona en su campaña más "agresiva" en toda Europa

Foto: Foto de uno de los autobuses empapelados por Floki Inu. (Foto: Guillermo Cid)
Foto de uno de los autobuses empapelados por Floki Inu. (Foto: Guillermo Cid)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El anuncio siempre es el mismo, incluso lo encontramos de forma muy similar en distintos países. Un shiba inu vestido con la camiseta de fútbol del país en el que está (en nuestro caso España) y una banderita a juego aparece dibujado con un fondo amarillo y negro. Y junto al alegre y sonriente perro, un pequeño y directo 'claim': "Floki es el perro número uno en el mundo cripto". El anuncio termina con una dirección web: 'theflokiinu.com'. Un mensaje sin mucho misterio que podría pasar desapercibido para el gran público si no estuviera presente hasta en los buses de la EMT de Madrid, los cines de la céntrica plaza de Callao o el tranvía de Barcelona. ¿Y qué promociona? Pues uno de los productos más polémicos y arriesgados del mundo de las criptomonedas, aunque no hace ninguna mención al respecto: una de las llamadas 'memecoin'.

Desde finales del mes de octubre y durante todo el mes de noviembre, la comunidad tras esta moneda (no hay una empresa que respalde o responda por Floki Inu, solo usuarios en su mayoría anónimos que desarrollan y sostienen el proyecto) ha puesto en marcha una agresiva campaña de marketing a nivel global que también ha desembarcado, y como un lugar clave de su estrategia (el más importante de Europa para su "movimiento", según indican), en nuestro país. Han colado sus mensajes en, según datos de la comunidad que intenta 'pumpear' la moneda (dispararla en precio), 81 vallas publicitarias, pero es que también están presentes en hasta 35 autobuses del transporte público, y un tranvía. Todo, eso sí, concentrado en las ciudades de Madrid y Barcelona con el objetivo de que se conozca su invento y se vaya 'a la Luna'.

Foto: Matt Damon, en un anuncio de Crypto.com. (Crypto.com)

La noticia, y los datos, los dio la propia comunidad a través de un hilo en su cuenta de Twitter en el que dejaban claro sus intenciones. "En la que será una de nuestras campañas de 'marketing' más agresivas hasta el momento, y simbólica de nuestra intención de dominar completamente Europa, Floki bloqueará España durante el mes de noviembre".

¿Por qué nuestro país? "España es ampliamente considerado como el país 'cripto' más popular de Europa, actualmente alberga alrededor de 1.200 empresas criptográficas y ocupa el puesto número 4 en la lista de países con la mayor cantidad de cajeros automáticos de bitcoin en el mundo", añadían en el hilo. Lejos de ser algo improvisado, incluso daban detalles del alcance "135 millones de impactos" y justificaban las cifras con eventos como los partidos de competiciones como la Champions que se jugarían en este tiempo en la capital. "Esta campaña también está estratégicamente programada para beneficiarse de los partidos clave de la Liga de Campeones que se llevarán a cabo en España en noviembre (con la participación de Barcelona, Atlético de Madrid, AC Milán, etc.)".

A todo esto hay que añadirle un último giro de guion y es que la criptomoneda será patrocinadora oficial del Cádiz CF (también del Nápoles italiano). "Es un patrocinio sin más. Alguien que quiere hacerse publicidad, no lleva asociada ninguna acción con ellos", señalan desde el club amarillo, que no mencionan ningún tipo de cambio respecto a esta compañía tras lo ocurrido en Reino Unido. Por lo visto, este fin de semana, el símbolo de Floki irá pegado en una de las mangas de la camiseta del equipo andaluz.

Lo cierto es que la campaña global es similar a la que están poniendo en marcha otros nombres del mismo sector como el 'exchange' 'Crypto.com', en pleno mercado alcista de las 'cripto', pero con una diferencia clara: detrás de Floki, por ahora, no hay nada. Ni una empresa ni un producto, solo funciona con mera especulación. Ya ha puesto contra las cuerdas al transporte público en Londres, entre otros, llegando a iniciarse una investigación por parte de los reguladores por unos anuncios similares a los que han llenado España por si estos pudieran ir contra las leyes de publicidad del país anglosajón.

En nuestro país, y ante las preguntas de El Confidencial, desde Tram de Barcelona han asegurado que van a revisar las políticas de publicidad de este tipo de productos de inversión, mientras que de la EMT de Madrid se limita a decir que ellos tienen "cedida, por contrato y en régimen de exclusividad, la explotación publicitaria de sus autobuses a Exterion Media, empresa especializada del sector". La paradoja es que esta empresa ya era la dueña del contrato cuando en 2019 el ayuntamiento capitalino decidió retirar una campaña sobre casas de apuestas que generó mucho revuelo en redes sociales pese a que Exterion la había aprobado. Este medio se ha puesto en contacto con la firma gestora de la publicidad, pero no ha recibido respuesta al cierre de este artículo.

¿De dónde sale todo esto?

Ante el movimiento de Floki, que ha colocado anuncios en sitios tan dispares como un camión en Miami, una estación de tren en Suecia o los cines de Callao, la gran pregunta es, ¿de dónde sale todo esto y cómo tienen dinero para este tipo de iniciativas? Como ya se ha comentado, no hay una empresa detrás que responda por esta moneda, ni ningún laboratorio o asociación oficial que este detrás del mantenimiento del proyecto descentralizado, sino que todo se mueve entre anónimos, redes sociales, Telegram y muchos 'memes'.

Esta moneda es heredera del famoso 'dogecoin' que ya se ha convertido en una de las 'criptos' más conocidas y cotizadas del mundo, pero en los últimos meses sus iniciativas hermanas se han disparado ante las locas rentabilidades que podían ofrecer siguiendo la fiebre cripto y todo el movimiento de las acciones meme como GME. Está el caso de Shiba Inu, que se llegó a disparar un 176% en 90 días (quizá la segunda más conocida), pero también de Safemoon o incluso Loser Coin. Floki nace como una escisión de shiba Inu e intenta colarse justo como la tercera referente al perro de Elon Musk (un shiba inu llamado Floki).

Básicamente, todos estos inventos nacen como una broma (de ahí lo de 'memecoin') y funcionan como objetos de colección aunque en casos como floki sí se habla de desarrollos que den utilidad (un videojuego NFT y un marketplace) para justificar o aupar el movimiento. Hasta que eso ocurra, Floki funciona como el resto. Colocados como una moneda más en una blockchain, su precio depende del valor que la gente le quiera dar, porque no tienen ningún producto detrás ni ofrecen nada diferencial o utilidad. Se basan en tres conceptos: la comunidad, las risas y, sobre todo, el marketing. La idea es que cuanto más famosas se haga la moneda y más simpatías genere, más gente querrá comprarla. Al haber más compradores y ser un bien con escasez real (hay un número limitado de 'tokens'), el precio subirá y el que ha comprado bajo podrá vender con subidas increíbles.

Claro, para que esto funcione los últimos en entrar en la rueda deben pagar los beneficios de los que entraron antes, con el riesgo altísimo de no poder volver a levantar ese precio. Para conseguirlo, el propio comprador debe implicarse en la promoción y atraer a más gente interesada en la moneda.

Además de inmiscuir al comprador en la promoción, para ayudar en la viralización, proyectos como Floki Inu apuestan por diferentes estrategias. En este caso una principal es que el 3% de toda transacción con floki (antes era el 4%) va directo a un fondo que sirve para financiar su publicidad. Un impuesto revolucionario que a día de hoy, con solo unos meses de vida, les da grandes beneficios. Crear una de estas monedas apenas cuesta dinero y tiempo, pero la empresa cuenta con dos 'wallets' donde guarda todo el dinero de la tasa y tienen en estos momentos cerca de 3 millones de dólares en ethereum y bnb (la moneda de Binance). Un dinero que gastan en la publicidad habitual, pero también apuestan por otros caminos.

Por ejemplo, Floki se ha unido a 'Million Gardens Movement', un movimiento impulsado por el hermano de Elon Musk, Kimbal Musk, para intentar fomentar la alimentación saludable en todo el mundo. Manifiestan estar dispuestos a donar parte del dinero recaudado por su moneda a esta iniciativa demostrando que hay algo más que especulación.

De momento, sus diferentes ideas están teniendo cierto éxito. La moneda se disparó un 223% después del desembarco de los anuncios de Floki en Londres y ese porcentaje llegó al 342% después de un tuit de Elon Musk que hizo un guiño a la moneda unos días después. A día de hoy cuenta con más de 49.000 'wallets' con algo de floki almacenado, según datos de Coinmarketcap (un número muy similar al número de seguidores en su Telegram oficial), y la moneda vive un momento de caída continua tras su gran subidón. Ssi alguien compró en el momento en el que Floki anunció su campaña en España, 13 de octubre, ahora mismo habría doblado su inversión, mientras que si lo hizo el pasado 4 de noviembre, ya con la campaña en marcha, ahora mismo estaría perdiendo la mitad de lo invertido).

De lo que no se sabe nada es de las personas tras todo esto. En Inglaterra, medios como 'Financial Times' no han conseguido dar con una compañía que estuviera tras las campañas de publicidad, de momento, y lo mismo ocurre en nuestro país. Fuentes de Tram, por ejemplo, aseguran a este medio que la campaña vino de una central de medios "como tantas otras", que hacen de intermediarias entre cliente final y enclave publicitario. Y tampoco dan más información desde, por ejemplo, los expositores de los cines de Callao, que solo mencionan las bondades del proyecto como un videojuego NFT o un 'marketplace' de NFT que no han pasado del esbozo teórico.

Desde El Confidencial nos hemos puesto en contacto con los gestores de la iniciativa y hemos recibido un mensaje del supuesto equipo de marketing de la criptomoneda, pero este no respondió ante las preguntas de este medio.

El control sigue en papeleos

Sobre la legalidad de toda esta campaña, lo cierto es que a día de hoy, al menos en España, este tipo de anuncios son totalmente legales o más bien están en una especie de limbo. Muchas de las instituciones, como la EMT o el Tram no tienen procedimientos establecidos en relación con este tipo de productos (aunque en el caso de Tram prometen tenerlo tras lo ocurrido con Floki Inu), al contrario de lo que ocurre con otros como las casas de apuestas, que tras la presión social se limitaron en los últimos años al máximo. Tanto las criptomonedas como otras plataformas de inversión también polémicas como son las aplicaciones de 'trading' siguen sin una legislación clara en lo relativo a la publicidad pese a los mensajes lanzados por los reguladores avisando de los riesgos de las mismas.

En el caso 'cripto', eso sí, la normativa nacional está más cerca, después de que a principios de año, en el mes de marzo, el Ministerio de Asuntos Económicos concediera el poder a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de encargarse de este asunto. El movimiento llegó después de que Madrid apareciese empapelado de anuncios del 'exchange' nacional Bit2Me invitando a la inversión en bitcoin. Desde ese momento, el regulador ha estado preparando una circular que ya está en la recta final, según la propia institución, y entrará en vigor, todo apunta, a principios de 2022. Eso sí, en esta circular no se señalan los diferentes proyectos o las características de los mismos, sino que es una legislación de mínimos que además da el poder al regulador de intervenir las campañas e incluso multar a las empresas.

Desde la CNMV explican a El Confidencial que la circular está a espera de informe del Consejo de Estado como último paso previo a su aprobación y publicación en el BOE. La entrada en vigor de la norma se dará 3 meses después de dicha publicación. "Hasta que no se apruebe no tenemos competencias para actuar", señalan.

Por último, pese a que no tienen poder aún para intervenir campañas, sí piden que los impulsores de estos proyectos sean claros con los riesgos. "Hemos señalado repetidamente los riesgos de inversión en criptodivisas para los inversores y aunque aún no esté en vigor la circular, apelamos a la responsabilidad de los anunciantes para que informen de esos riesgos adecuadamente".

A falta de que se completen estos procesos y se puedan establecer más controles internos, ya se pueden contar solo en Facebook más de 1.900 anuncios relacionados con 'crypto' en España (solo crypto.com tiene 640). Y los anuncios de Floki, sin ningún tipo de aviso sobre el riesgo de la inversión en 'memecoins', seguirán en autobuses, vallas y tranvía hasta finales de noviembre para conseguir ese objetivo de 135 millones de impactos.

El anuncio siempre es el mismo, incluso lo encontramos de forma muy similar en distintos países. Un shiba inu vestido con la camiseta de fútbol del país en el que está (en nuestro caso España) y una banderita a juego aparece dibujado con un fondo amarillo y negro. Y junto al alegre y sonriente perro, un pequeño y directo 'claim': "Floki es el perro número uno en el mundo cripto". El anuncio termina con una dirección web: 'theflokiinu.com'. Un mensaje sin mucho misterio que podría pasar desapercibido para el gran público si no estuviera presente hasta en los buses de la EMT de Madrid, los cines de la céntrica plaza de Callao o el tranvía de Barcelona. ¿Y qué promociona? Pues uno de los productos más polémicos y arriesgados del mundo de las criptomonedas, aunque no hace ninguna mención al respecto: una de las llamadas 'memecoin'.

Barcelona Madrid Cataluña
El redactor recomienda