He probado los AirPods 3 de Apple y ahora comprar los AirPods Pro tiene menos sentido
  1. Tecnología
LOS HEMOS PROBADO TODOS

He probado los AirPods 3 de Apple y ahora comprar los AirPods Pro tiene menos sentido

Los nuevos auriculares de la manzana ofrecen una relación calidad-precio bastante interesante, superando al mejor modelo en ciertos aspectos. La segunda generación es ahora el modelo asequible

Foto: Los AirPods gen. 2, los AirPods gen. 3 y los AirPods Pro. Diseño: EC.
Los AirPods gen. 2, los AirPods gen. 3 y los AirPods Pro. Diseño: EC.

Es probablemente, después del iPhone, el producto de Apple que más rápidamente se ha popularizado. Hablamos de los AirPods. Es otro de esos casos en los que la manzana no llegó el primero pero rápidamente se puso oficiosamente al frente de un mercado en el que no paran de ver surgir clones e imitadores que intentan rascar algo gracias a ellos.

Al principio todo era tan sencillo como decidir si se querían o no se querían. Solo había un modelo de AirPods, que se renovó en dos ocasiones. Entonces aparecieron los AirPods Pro. La decisión se complicaba un poco, pero no mucho. Si uno tenía un presupuesto más largo y quería un sonido más caviar y funcionalidades premium, entre otras, como la cancelación de ruido se iba al modelo de más quilates.

El que no tenía tanta guita o se conformaba con menos, se quedaba con el modelo más mundano, que aún así costaba 179 o 229, si se compraba con estuche con carga inalámbrica o no. Cada uno tenía su público y el tándem, a tenor de lo visto curso tras curso, funcionaba. Pero esa fórmula se ha quedado desfasada con la irrupción de los AirPods 3, presentados junto a los nuevos MacBooks Pro, que hemos estado probando una semana larga para dar fe de sus avances.

Ha cambiado todo porque, por primera vez, Apple tiene tres modelos en sus lineales. A diferencia de lo que ocurrió la anterior ocasión que los renovó, los AirPods de tercera generación no han mandado a la cuneta a los AirPods de segunda generación. Este modelo, más antiguo, sin embargo, ha ganado atractivo porque su precio se ha reducido sensiblemente.

Esta es una melodia que nos suena. Una estrategia de Cupertino que ya vimos con los iPhones y también con sus relojes inteligentes, donde tenemos el Apple Watch Series 7, el Apple Watch SE y, en último lugar, el Apple Watch Series 3, a modo de coche escoba para recoger a los que anda con el bolsillo más apretado. Aquí tres cuartas partes de lo mismo. Los auriculares inalámbricos de la manzana, excluyendo los AirPods Max que juegan en otra liga completamente diferente, ahora parten desde 149 euros y tienen su techo en los 279 euros. Si no tienes claro si merece la pena dejarse los cuartos o no, hemos probado todos los modelos y los hemos comparado para ayudarte en la decisión.

AirPods 3: ¿cómo son?

Sobre el papel, los AirPods 3 pueden verse en las mismas que ocurre en muchas familias numerosas, donde los hermanos medianos corren el riesgo de quedar un poco en tierra de nadie y pasar desapercibidos, eclipsados por el liderazgo de los hermanos mayores y la atención que suele acaparar y recibir los pequeños. Pero nada más lejos de la realidad.

Han dejado atrás el diseño clásico de bastones alargados de la primera generación. Aunque se han aproximado al chasis del modelo Pro, presentan algunas diferencias tanto en los auriculares como en el estuche de carga.

Foto: Vista del iPhone 13 y el iPhone 13 Mini. (Foto: EC)

El principal cambio frente al modelo superior es que no tenemos almohadillas para fijar en el interior de la oreja. Esto es más importante de lo que parece, ya que me he encontrado gente a lo largo de estos años que no les gusta la idea de un auricular que entre por completo en el pabellón auditivo. No es mi caso, pero lo dicho, existe cierta sensibilidad hacia este asunto. Sobre el agarre diría que se sienten lo suficientemente firmes en la oreja como para correr con ellos puestos o hacer deporte de intensidad media-alta sin preocuparse demasiado. La forma me parece más cómoda que la de los AirPods primigenios. En este caso repite la fórmula del IPX4 de los Pro. En resumen, es resistente a salpicaduras y sudor.

El estuche también cambia. Se coloca a caballo entre las cajas de los AirPods 2 y los AirPods Pro. Es un cambio más simbólico que significativo. Te siguen entrando en el bolsillo de tus vaqueros 'ultra slim fit'. También seguimos teniendo conector Lightning. Tiene lógica que el destino de este puerto este anclado al del destino del diseño de los iPhone, porque es probable que la gente los acabe utilizando el mismo cable para cargar uno y otro.

Si eres de los que ha caído en el reclamo del Magsafe (el cargador magnético que se estrenó con el iPhone 12) tienes que saber que puedes utilizar este sistema para cargar los AirPods 3. Mención también a la integración que ha hecho Apple de los AirPods en la aplicación 'Buscar' de iOS, permitiéndonos localizarlos cuando están en la caja, encontrar un solo auricular o emitiendo un aviso cuando nos alejamos de ellos.

En el campo del sonido (no voy a entrar en demasiados vericuetos técnicos sobre la modificación del amplificador acústico y otras piezas) nos encontramos con unos auriculares que vienen con la misma función de ecualización automática que encontramos en los Pro y también en los Max. Supuestamente tienen un micrófono orientado hacia el interior que ejerce de canario en la mina. Según la manzana, adapta la reproducción a cada momento y.a lo que se esté escuchando. Para el común de los mortales, es una cuestión de fe ya que es difícil saber si realmente logra eso o saber cuando lo está haciendo.

placeholder Los AirPods de tercera generación. Foto: M. Mcloughlin
Los AirPods de tercera generación. Foto: M. Mcloughlin

Lo que sí se puede decir es que los AirPods de tercera generación suenan bastante mejor que sus predecesores. Me atrevería a decir que poniéndolos a competir de tú a tú con los AirPods Pro, sin activar cancelación de ruido ni el modo transparencia, se aproximan mucho en capacidades y fidelidad. No es un sonido exactamente igual, pero las diferencias para muchos no serán significativas. He probado estos auriculares con muchas canciones, películas, juegos y podcast. Y estoy realmente convencido de que la diferencia no es tan grande como se podía presuponer.

La mayor pérdida es el 'noise cancelling'. Si estás acostumbrado a esta función, te encontrarás huérfano. Pero, a excepción de que se te hayan pérdido, si estás pensando en comprarte los AirPods de tercera generación lo más probable es que no tengas unos Pro (relativamente nuevos) sino que vengas de un modelo más antiguo o de otra marca.

Es cierto que el aislamiento pasivo no es comparable al que ofrecen las almohadillas. En ciertos entornos notarás que se dejan notar más de la cuenta las fuentes de sonido externas, como ocurre con todos los auriculares que no tienen ANC. Sin embargo, también creo que cabe destacar que Apple ha conseguido optimizar los componentes y el diseño lo suficiente como para que no resulte algo frustrante y molesto. Como ejemplo un botón: han colocado unas mallas en la parte exterior para reducir las interferencias del ruido cuando hace viento y quieres hablar con los AirPods. La fijación extra también ayuda. Si no es suficiente, siempre te queda subir el volumen.

La baza que han traído estos AirPods de tercera generación es el audio espacial. Se trata de una función que lleva el sonido estéreo a un nuevo nivel, colocando la fuente del sonido exactamente donde corresponde. Si giras la cabeza, lo detectará y respetará el espacio de cada emisor. Particularmente lo he notado más a la hora de ver alguna serie en el iPad Mini con Apple TV + o Amazon Prime gracias a Dolby Atmos. Es curioso y más inmersivo, pero todavía creo que le queda camino para ser la norma general.

placeholder Los AirPods de tercera generación. Foto: M. Mcloughlin
Los AirPods de tercera generación. Foto: M. Mcloughlin

En lo que se refiere al audio, tanto Amazon Music como Apple Music han apostado fuerte por esto e incluyen este sonido inmersivo, en el que Spotify todavía no ha dado el salto. En algunos temas es bastante evidente y agradable ('Weaver of Dreams' es un buen ejemplo, recomendación del tuitero @josejacas, pero podéis encontrar multitud de listas en Apple Music), en otras no se logra paladear del todo los beneficios de que estén mezcladas y preparadas para esta tecnología.

Por último, una breve valoración sobre su papel como manos libres. Nuevamente, Apple ha conseguido un gran desempeño en este punto. Los AirPods siempre se han caracterizado por eso. Incluso en esta tercera generación, gracias a la inclusión de algunos códecs nuevos hacen que incluso se te escuche de forma más clara a la hora de utilizar videollamadas. Me aventuraría a decir que mejor, incluso, que en los Pro. Pero lo dicho, han mejorado lo que ya era muy bueno. Es pasar de 8,5 a un 9, si hay que ponerle nota.

Si en el aspecto del audio queda un paso por detrás de los Pro por el asunto de la cancelación de ruido, donde sí que sacan pecho estos AirPods 3 es en la autonomía. La manzana asegura que son 5 horas de conversación y 6 de música (5,5 si utilizas el audio espacial constantemente) lo que te ofrecen el depósito de los auriculares. Si sumamos el bidón de gasolina del estuche, tendremos 30 horas de audio y 20 como manos.

Los AirPods 3 tienen la mejor autonomía y mejoran un manos libres que ya era muy bueno

Es difícil cuantificar si la manzana cumple su promesa al milímetro porque el uso que se hace de estos aparatos es mixto en la práctica totalidad de los casos. Solo puedo decir que he notado diferencia con los Pro. No mucha, pero lo suficiente como para ser reseñable. Con una carga al 100% he conseguido pasar prácticamente una semana sin necesidad de acercarlo al enchufe y dándoles bastante uso. Al igual que los Pro, con un pequeño chute de 5 minutitos, menos de lo que tardas en prepararte un café por la mañana, tienes energía suficiente para una hora. En un cuarto de hora he llenado el 25%. Esta es la carta de presentación de la tercera iteración de los AirPods. El reto, con la aparición de los Pro, era mayúsculo. Tocaba o rebajar mucho este modelo o dotarlo de un puñado de razones que sostengan el precio de 199 euros ( en algunos sitios ya se puede encontrar por 195). Creo que, dentro del universo Apple donde los precios siempre están por encima de la media de sus competidores, han conseguido un equilibrio bastante interesante.

AirPods 3 vs AirPods Pro: ¿qué pierdes? ¿qué ganas?

El principal rival de los AirPods 3 no son los AirPods más asequibles, son los AirPods Pro. Más aún teniendo en cuenta que al llevar más tiempo en el mercado, es más fácil que sean objeto de algún descuento por parte del distribuidor de turno. Porque la principal barrera para alguien que esté dudando entre un modelo u otro va a ser con toda probabilidad, los 80 euros de diferencia en la factura.

Hablamos de un modelo que cuesta prácticamente 280 euros y esa es una inversión mayúscula para un accesorio. Obviamente al usuario de Apple que se deja sin pestañear 1.800 euros en el iPhone 13 Pro Max de 1TB porque le da la gana y no anda con estrecheces presupuestarias le va a dar igual. Pero el que anda dudando si comprarse el iPhone 13 o hacer un esfuerzo e irse al modelo Pro más básico, probablemente 80 euros le importen mucho. ¿Qué se gana? Algunas de las principales diferencias se han enumerado en el anterior bloque. El principal cambio es la cancelación de ruido activa. Para muchos es una tecnología 'bendita' que les permiten abstraerse en el transporte público o en el trabajo cuando no pueden concentrarse por los sonidos y las voces que le rodean.

placeholder El iPhone 11 Pro, junto a los AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
El iPhone 11 Pro, junto a los AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

Para lograrlo, también influye el diseño de almohadillas. Y aquí hay dos tipos de personas como exponíamos anteriormente: los que les molesta y los que no. Los que los utilizan para correr o para hacer ejercicio intenso, van a agradecer ese agarre extra.

Aquí encontramos un modo adicional: el modo transparencia. Un modo que permite amplificar los sonidos de alrededor mientras escuchamos música. Un buen ejemplo de uso puede ser cuando vamos corriendo por zonas donde hay tráfico o si en la oficina queremos escuchar nuestra música pero también estar atento por si alguien reclama nuestra atención. También he de comentar que en ambos modos, cancelación de ruido y transparencia, el juego que tienen que hacer los micrófonos hacen que el sonido no sea tan natural como cuando se prescinde de ellos. Sin embargo, creo que los beneficios, especialmente en el caso del ANC, superan con creces a las pegas.

Los AirPods Pro comparten mucho con sus nuevos hermanos. Tienen el mismo procesador, en condiciones normales ofrecen un rendimiento acústico bastante similar, tienen los mismos controles táctiles avanzados (además de los que sirven para cambiar entre modos), tiene la posibilidad de invocar a Siri sin manos y rinden de forma muy parecida en lo que se refiere a su uso como manos libres.

También destacar que ambos tienen carga inalámbrica, compatibilidad con el Magsafe y resistencia IPX4, algo que va ayudar a su durabilidad y envejecimiento, especialmente si estás pensado usarlos cuando te pongas a sudar. Cabe mencionar que la esperanza de vida media de un complemento con los AirPods está entre dos y tres años, cuatro a lo sumo si eres muy cuidadoso.

placeholder AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

En donde se llevan un pequeño los AirPods Pro es en la autonomía. Da igual que el estuche sea ligeramente más grande. Eso no es sinónimo, ni mucho menos, de más autonomía. En este caso tenemos unas cinco horas cada vez que carguemos los auriculares. Si utilizamos los modos transparencia o cancelación de ruido, la cifra cae hasta las 4 horas y media, incluso algo menos. Eso cuando hablamos de música. Contabilizando el estuche, tenemos unas 24, quizás 25 horas, de autonomía total. Este es un dato importante, especialmente, para aquellos que son los que utilizan constantemente los AirPods en su día a día para llamadas, música durante sus horas de trabajo, entrenamientos, etc.

80 euros de diferencia es una cantidad importante cuando nos movemos en estas cifras. Los AirPods Pro tienen una ventaja competitiva clara: la cancelación de ruido. De nuevo hay usuarios que lo encuentran una inversión súper acertada y otros que no tanto. Personalmente la he aprovechado en ciertos momentos puntuales en la oficina, pero en estos días con los AirPods 3 también me he dado cuenta que puedo vivir perfectamente sin ella. Y teniendo esto en cuenta, creo que los últimos auriculares de Apple ofrecen una relación calidad-precio más atractiva que la de los Pro. Otra cosa es que te encuentres una oferta que reduzca la diferencia a 20 o 30 euros o incluso gangas puntuales que lo dejen al mismo precio. Ese es otro cantar.

Habrá usuarios a los que no les importe pagar 80 euros en algo como la cancelación de ruido

Airpods 3 vs AirPods 2, la opción 'low cost'

El tercero en discordia son los AirPods 2 o de segunda generación. Un dispositivo que presenta unas especificaciones más modestas que las que hemos visto hasta este punto en esta prueba. Sin embargo, su atractivo ha subido gracias a un recorte de precio que ha hecho que su precio oficial pase a ser de 149 euros. Incluso en Amazon y otras plataformas puedes encontrarlos todavía más baratos. Ocupa el lugar que ocupa el iPhone SE en el catálogo de móviles de la compañía: una opción mucho más asequible para aquellos que quieren vivir la experiencia de los AirPods sin tener que dejarse un dineral.

De la misma forma que el SE muestra el diseño del iPhone 8, los AirPods de segunda generación tienen el mismo cuerpo que los de primera generación, un modelo descontinuado. Es un diseño efectivo pero anticuado, al que hay que hacerle dos reproches. Por una parte es mucho más llamativo que el de sus sucesores. Por otra, quizás más importante, tienen la forma que peor se agarra a la oreja.

placeholder AirPods 2. (M. Mcloughlin)
AirPods 2. (M. Mcloughlin)

Esto no quiere decir que si haces deporte con ellos se te vayan a caer constantemente. Pero es probable que lo notes más suelto y estés llevándote la mano cada dos por tres, como un tic nervioso, para fijarlo. Además no cuenta con certificación contra sudor y líquidos. Puedes utilizarlo para correr y sudar con ellos puestos y van a seguir funcionando. Pero si ese es el uso que le vas a dar con cierta recurrencia, te convendría buscar unos con mayor nivel de protección.

En lo que respecta al sonido, tenemos un sonido bastante normal. Resuelve la papeleta pero sin ningún tipo de estridencia ni de profundidad. Como manos libres es una herramienta fiable y el proceso de integración y emparejamiento rápido con el iPhone está engrasadísimo. Obviamente no tenemos ni cancelación de ruido, ni el mencionado ecualizador ni audio espacial. Esta es la opción para aquellos que han utilizado toda la vida los EarPods, los auriculares con cable de la marca, y están pensando en dar el salto a unos AirPods gastando lo menos posible.

Los AirPods 2 vienen sin carga inalámbrica. El estuche compatible hay que comprarlo aparte por 89 euros (precio oficial en la web). Un sinsentido para alguien que esté dudando entre la segunda y la tercera generación. Si estamos hablando de ahorrar el máximo posible, creo que muchos podrán prescindir de esta especificación para ahorrar unos euros. En lo que se refiere a la autonomía, este modelo es también el más modesto en lo que se refiere a la batería. Estamos hablando de unas cifras oficiales de 3 horas de conversación o 5 de reproducción de música. Sumando, la caja 24 de música o 18 de conversación. Creo que a la hora de la verdad se quedan un poquito por detrás. No es un retroceso enorme, pero sí que es un buen mordisco si lo comparamos con los modelos más avanzados. De todas formas, da para pasar varios días sin tocar el cargador.

placeholder Airpods 2. (M. Mcloughlin)
Airpods 2. (M. Mcloughlin)

Otras de las cosas que se pierden es la capacidad de invocar a Siri con la voz o la posibilidad de tener controles avanzados. Puedes configurar un comando en cada auricular para cuando toques para cosas como parar la música o rechazar una llamada. En el caso del Pro o los AirPods 3 podemos jugar con dos o tres toques para realizar diferentes acciones. Renuncias lógicas para un dispositivo pensado para aquellos que quieren tener unos auriculares de la manzana pero no están dispuestos a tenerlos a cualquier precio.

El redactor recomienda