La fallida jugada maestra de García-Pelayo, el Robin Hood de los casinos
  1. Tecnología
DECENAS DE MILLONES EN JUEGO

La fallida jugada maestra de García-Pelayo, el Robin Hood de los casinos

Mind Capital, una empresa de inversiones en criptomonedas, podía convertirse según García-Pelayo en el nuevo Facebook. Pero un año y medio después de su creación, está a punto de colapsar

placeholder Foto: Gonzalo García-Pelayo, patriarca del clan familiar, posa en su domicilio de Madrid en 2013. (E. Villarino)
Gonzalo García-Pelayo, patriarca del clan familiar, posa en su domicilio de Madrid en 2013. (E. Villarino)

En el apartado de preguntas más frecuentes de la web de Mind Capital, que se define como “la primera plataforma 'cripto-fiat' del mundo”, la sexta cuestión es: “¿No será otra estafa?”. La respuesta que dan, por supuesto, es que no. Su principal justificación es que Gonzalo García-Pelayo, CEO y fundador, es un hombre de éxito que ganó millones de pesetas en los casinos. “García-Pelayo no solo ha dedicado su vida al desarrollo de sistemas ganadores, sino que también ha demostrado que es capaz de obtener ventajas económicas donde nadie antes había ganado dinero”, afirman en su web.

En el vídeo promocional, subido a YouTube el 12 de octubre de 2019, el propio García-Pelayo asegura que Mind Capital podría llegar a ser “como Facebook”. “¿Problema grave que podamos tener?”, se pregunta. “A mí solo se me ha ocurrido el de la guerra mundial”.

Un año y ocho meses después, ni China ni Estados Unidos han apretado el botón nuclear, pero Mind Capital se enfrenta a sus horas más bajas. Tiene “decenas de millones de dólares” bloqueados en ‘exchanges’ de criptomonedas según la empresa —que dice tener decenas de miles de usuarios registrados—, mientras cientos de usuarios se quejan por el congelamiento de los pagos, pese a que en un principio prometían beneficios mensuales de hasta el 17%. Pero esto podría ser solo el principio de la particular batalla por la supervivencia de Mind Capital y su excéntrico dueño.

¿Decenas de millones de dólares congelados?

Desde finales de 2020, Mind Capital ha puesto dificultades a sus usuarios para retirar sus fondos alegando que los ‘exchanges’ de criptomonedas —donde se realizan los intercambios por dinero 'fiat'— han bloqueado su dinero. Ellos argumentan que, para recuperarlo, los ‘exchanges’ exigen procesos de verificación (KYC, por las siglas en inglés de 'know your costumer') que muchos usuarios no están cumplimentando de forma debida.

Sin embargo, usuarios críticos que piden recuperar su inversión en bitcoins —y no en dólares— apuntan que es una excusa para ganar tiempo. No se les ha dado ninguna prueba de que ese dinero realmente esté bloqueado, algo que ha hecho que muchos de ellos se estén organizando para querellarse contra una empresa que podría haber ganado decenas de millones de dólares en apenas un año y medio.

"Yo tan solo quiero que me pruebe dónde está el dinero, porque todo es muy opaco”, explica el abogado Ricardo Ibáñez, del despacho Iurisvox, que representa a más de 150 afectados y ha mandado ya tres burofaxes a Mind Capital. Ibáñez ha pedido reunirse con García-Pelayo para tratar de llegar a un acuerdo, pero él lo ha rechazado. El abogado declara que, si no tiene una respuesta antes de la semana que viene, presentará la querella. “Mis clientes quieren saber dónde está su dinero, tan solo reclaman lo que Mind Capital les prometió: el dinero que invirtieron y los beneficios”.

placeholder

Gonzalo García-Pelayo tiene otra versión. En conversación telefónica con El Confidencial, el CEO de Mind Capital aseguró que están devolviendo todas las inversiones iniciales de los usuarios en dólares. “Lo hemos devuelto a todo el mundo que ha acreditado su identidad, algunas peticiones no han rellenado bien el KYC y no podemos dar el dinero”. Además, reiteró que se reunirá con Ibáñez cuando le muestre la "identificación" completa de sus usuarios —en el burofax, algunos nombres salían sin apellidos—.

Durante la llamada de este periódico, el empresario de 72 años, que también es director de cine, primero afirmó que habían "emprendido" una serie de demandas a los ‘exchanges’ por retener su dinero. Sin embargo, cuando se le preguntó si podía enseñar alguna prueba, dijo que todavía estaban organizando las querellas y que cuando las presentaran, en las próximas semanas, mandaría los documentos a El Confidencial.

En cuanto a la posibles futuras querellas contra Mind Capital, García-Pelayo reiteró que solo tenía constancia de una, la que estaría preparando Iurisvox. "Hay gente a la que le hemos devuelto un 200% de su inversión y, aun así, pide una cantidad extra", protestó. García-Pelayo asegura que recibió un burofax reclamando en total “un trillón de bitcoins” —actualmente solo hay 19 millones—. Preguntado sobre este hecho, Ibáñez reconoció que tuvo que ser una errata, porque las cifras que pedían sus clientes oscilaban entre “los 100.000 o 200.000 euros”.

Foto: Miguel Rodríguez-Acosta y David Villegas, los principales protagonistas de Ganancias Deportivas. (Ilustración: Irene de Pablo)
El criptopelotazo español que tiene una ciudad argentina al borde de la guerra civil
Carlos Barragán Guillermo Cid Cristian Pérez Barceló. San Rafael

Pero volvamos a Mind Capital. García-Pelayo siempre ha vendido que la magia de su empresa era un 'bot' que había diseñado él que hacía “arbitraje en paralelo” para ganar dinero. Es decir, encontraba diferencias significativas en los precios de los distintos mercados de criptomonedas y vendía y compraba. ¿Resultado? Alrededor del 0,5 y el 1,5% de beneficios diarios. El Confidencial solicitó algún tipo de auditoría para demostrar sus operaciones, pero García-Pelayo se ciñó a los vídeos de Zoom publicados en YouTube.

"No hemos necesitado que nadie nos audite, lo hemos estado demostrando paso a paso", se justificó. Cuando fue preguntado sobre si a lo que se refería es que había sido capaz de encontrar él solo una forma de aprovecharse de los mercados de todo el planeta, García-Pelayo respondió: “Bueno, no sé si sabes que yo gané a la ruleta con un truco que no sabía nadie en el mundo. Esto es algo muy parecido”.

El hombre que desbancó a los casinos

30 de abril de 2012. Hoy han venido a divertirse a 'El hormiguero' Gonzalo García-Pelayo y los actores Miguel Ángel Silvestre y Vicente Romero. Vienen a promocionar 'The Pelayos', una película basada en el golpe que dieron los Pelayo y sus amigos a principios de los noventa, cuando encontraron un fallo de las ruletas en los casinos de todo el mundo y ganaron 250 millones de pesetas. “Son los 'Ocean’s Eleven' de la vida real”, dice Silvestre.

Cuando Pablo Motos le pregunta cómo lo hicieron, García-Pelayo, el líder del grupo, habla de las leyes de las probabilidades, de la importancia de la intersección entre la filosofía y las matemáticas y los límites de la suerte. Motos guarda silencio y le responde: “A mí ahora me dices que vienes de otro planeta y me lo creo”.

García-Pelayo, como le gusta decir a él, ha sido muchas cosas. Productor de cine, música y TV, uno de los padres del rock andaluz, creador del sello Gong, cofundador de Canal Sur, padrino de los Morancos. Saltó a la fama con el pelotazo de 1993, cuando descubrieron un error en las ruletas que hacía que algunos números salieran más que otros —al darse cuenta del error, los casinos cambiaron sus ruletas—. Desde entonces, en los últimos 30 años, García-Pelayo ha ido vendiendo distintas fórmulas para ganar dinero al blackjack, al Texas Hold'em, a la quiniela, a la Primitiva, a las carreras de caballos. Y siempre recordando su éxito con la ruleta.

Pero es probable que nunca haya movido —y ganado— tanto dinero como con Mind Capital. Ha llegado el momento de explicar cuál ha sido la jugada maestra de García-Pelayo y por qué, esta vez, puede fracasar.

La (fallida) jugada maestra

“García-Pelayo es un genio, lo ha medido todo al milímetro”, cuenta V. J., un joven español que metió 5.000 euros en octubre de 2020, empezó a desconfiar y se puso a estudiar qué había hecho Mind Capital con su dinero. Cada cuatro años, cuenta V. J. por teléfono, hay oleadas de subidas del precio del bictoin por un sistema de recompensas a los mineros de esta criptomoneda llamados 'halving'. “Todo el mundo que estaba dentro sabía que en 2021 iba a subir el bitcoin, y eso es clave para entender los ciclos de Mind Capital y por qué ha ido poniendo excusas en los últimos meses”, continúa.

Mind Capital, una empresa con sede fiscal en Estonia y cuyo vicepresidente es Óscar García-Pelayo, hijo de Gonzalo, empezó su andadura con problemas. Tres meses después de que su CEO asegurara que su ambición era emular a Facebook, en enero de 2020 la Comisión Nacional del Mercado de Valores incluía a Mind Capital en una lista de chiringuitos financieros porque no estaba autorizada para ofrecer servicios de inversión.

Sin embargo, Mind Capital fue creciendo como la espuma durante la pandemia. Lo reconoce el propio García-Pelayo durante la entrevista con este diario. “Tenemos registrados en China, Nigeria o la India, Mind Capital ha llegado a ser una ‘loved brand”. A través de una página web sofisticada, Mind Capital vendía la idea de que si los Pelayo fueron capaces de ganar a los casinos encontrando un error en su sistema, ¿por qué no iban a encontrar un error en el Wild Wild West del mercado de las criptodivisas?

Foto: Gonzalo García-Pelayo, patriarca del clan familiar, posa en su domicilio de Madrid (E. Villarino)

“El gancho siempre ha sido García-Pelayo, que vendía que tenían una fórmula matemática para ganar dinero”, explican desde Lucas Asociados, un despacho de abogados que ha recibido decenas de peticiones para tramitar su caso y mantiene un enlace en su web aconsejando a gente que quiera emprender acciones legales. Javier, otro de los afectados, coincide: “La presencia de Gonzalo García-Pelayo es lo que me dio confianza, porque yo le conocía y pensaba: este tipo tan famoso no creo que se meta en líos”.

Si a una página web profesional y a una cara conocida les unes un beneficio mensual del 17% —una rentabilidad cercana al 200% anual—, la oferta es muy golosa. Por si fuera poco, Mind Capital mezcla el mercado de las criptomonedas con el sistema de MLM para atraer a nuevos socios (por cada nuevo registro que consigas, te llevas un porcentaje). Esto llevó al secretario de la comisión de valores de Texas, Travis J. Ilves, a decir que Mind Capital era un “esquema piramidal” de 10 niveles, algo que García-Pelayo niega rotundamente.

Decenas de miles de usuarios que aportan cientos, miles o, incluso, decenas de miles de euros. Una subida del bitcoin del 1.000% en un año. Pero falta lo más importante para el criptopelotazo: crear tu propia moneda.

Crear los mcCoins.

Te cambio mcCoins por bitcoins

“La clave es que el dinero no lo metes en dólares, sino en bitcoins, pero ellos en la plataforma los cambian a mcCoins, una moneda que se inventa García-Pelayo y que se traduce en un dólar al cambio”, explica V. J. Pongamos un ejemplo. Si en marzo de 2020 ingresaste a Mind Capital con un bitcoin (cuyo valor de mercado por entonces llegó a hundirse a los 5.000 dólares), te ponía que tenías 5.000 mcCoins. Y si la empresa te devuelve en marzo de 2021 tu inversión inicial de 5.000 dólares, piensas que, al menos, no has perdido nada.

Sin embargo, has perdido muchísimo.

Porque en marzo de 2020 tú metiste un bitcoin y, en marzo de 2021, cuando la criptomoneda rozó los 60.000 dólares de cotización, te están dando menos de un 0,1 de bitcoins. “Aunque te hayan dado un 17% de beneficios mensuales, a ellos les da igual, porque desde que empezó la pandemia el bitcoin ha llegado a valer 10 veces más de su valor. Yo calculo que ellos como mínimo han ganado decenas de millones de dólares”, resume V. J.

Preguntado por esta versión durante la tarde del miércoles, un día después de la entrevista telefónica, García-Pelayo se limitó a escribir por WhatsApp: "No hay caso, claramente no hay caso".

Seis afectados consultados por este periódico dicen que fue a partir de enero cuando empezaron a sospechar de Mind Capital. Ni les devolvían el dinero que tenían en la plataforma ni tampoco les contestaban a los correos. Sin embargo, apuntan que el caso Arbistar fue clave. En abril de este año, la Audiencia Nacional abrió una investigación a esta empresa y aseguró que la cifra de víctimas de esta supuesta estafa con criptodivisas —y un esquema ponzi— podría llegar a 32.000 y superar los 100 millones de euros. El propio García-Pelayo, que está preparando un nuevo negocio de 'criptos' en Kazajistán, toma distancia con Arbistar porque, a diferencia de esa empresa, “en la nuestra nadie va a perder dinero”.

Ni siquiera en eso los usuarios están de acuerdo. Quieren de vuelta sus bitcoins.

"Está más que comprobado por qué pagan cuando el bitcoin sube de valor y dejan de pagar cuando baja, por la sencilla razón de que la recompensa en euros es menor al cambio, y les queda mayor beneficio", destaca V. J., quien insiste en que la jugada maestra de García-Pelayo y sus compañeros ha sido quedarse con la revalorización del bitcoin.

“Se han apropiado de nuestro capital, han incumplido las condiciones y los términos que establecían”, afirma Pere, otro de los afectados, que presentó una denuncia en una comisaría de Cataluña hace unos meses. Pese a recibir su inversión inicial en dólares, pretende luchar por sus beneficios y su valor en bitcoins. Este 15 de junio, explica en conversación con El Confidencial, declarará en un juzgado.

Ya he entendido que si hacerse rico fuera tan fácil, todos seríamos ricos

Pere, que empezó con casi 6.000 euros de inversión inicial, entró porque se lo recomendó un familiar banquero. Dice que ya ha aprendido la lección: “Yo nunca más voy a invertir en bitcoins ni en otras que no comprenda, ahora tengo mi dinero en fondos de inversión y, aunque gane menos, lo tengo más seguro. Ya he entendido que si hacerse rico fuera tan fácil, todos seríamos ricos”.

Otro de los afectados que ya han presentado una denuncia en comisaría es Xavier. Él entró en 2020 por un amigo de confianza, que venía de otro amigo que había ganado “40.000 dólares en tres meses”. Reconoce que firmó el documento que le puso la empresa “por miedo" a perder los 7.000 dólares iniciales. De hecho, después de su visita a la comisaría, un amigo policía le llamó y le preguntó cómo se le ocurría meter dinero ahí: “Si ves algo de dinero, date con un canto en los dientes”, le dijo. Pero ahora él, como V. J., pretende llegar hasta el final.

“Todo el que sea un poquito espabilado y vicioso, como yo, va a pedir que le devuelvan el número de bitcoins que metió”, explica V. J. “Me da absolutamente igual que ellos lo convirtieran en mcCoins o en mcBurguerKing, porque no tiene ninguna validez legal. Yo quiero mi dinero".

Bitcoin
El redactor recomienda