No es la UE, es Epic y Fortnite: la pelea de gallos donde Apple se juega una de sus grandes joyas
  1. Tecnología
EL PROTAGONISTA NO ES CASUAL

No es la UE, es Epic y Fortnite: la pelea de gallos donde Apple se juega una de sus grandes joyas

El juicio entre estos dos gigantes puede cambiar o bendecir, no solo ya la comisión que cobra la App Store, sino algunas normas de la industria de las aplicaciones en todo el mundo

placeholder Foto: Apple y Epic, el pulso tecnológico del año. Fotos: Reuters.
Apple y Epic, el pulso tecnológico del año. Fotos: Reuters.

La patata más caliente que ahora mismo tiene entre manos Apple no se está cocinando en Bruselas, donde cabe recordar hace diez días se anunció que la UE investigará a la compañía por haber incurrido en lo que consideran prácticas monopolísticas y abuso de sus privilegios en los iPhone y los iPad para zancadillear a Spotify en la lucha por el 'streaming' musical. El centro de gravedad del debate se ha desplazado a miles de kilómetros de allí, concretamente a la ciudad de Oklahoma, capital del estado homónimo. Allí un tribunal tiene que decidir el curso que sigue uno de los culebrones más intensos y mediáticos que se han producido en la última década en el gremio tecnológico: el pulso entre los de Cupertino y Epic. Quizá este nombre no te diga mucho, pero es probable que tú o tus hijos hayáis hecho uso de uno de sus productos más populares: Fortnite.

Foto: Foto: EC.

En ese punto de la geografía estadounidense comenzó el pasado lunes el juicio entre ambas compañías. Una pelea de gallos que enfrenta al fabricante de tecnología más rentable del mundo con uno de las empresas más potentes del mundo de los videojuegos, una de las industrias más lucrativas a nivel mundial. Epic, una compañía que forma parte del conglomerado que forma la firma china Tencent, ocupa el asiento de demandante. Apple se sienta en el banquillo de los demandados.

El motivo del pleito no es otro que la expulsión de Fornite el pasado verano de la tienda de apps de los iPhone y los iPads. Los padres de la criatura decidieron habilitar una pasarela de pago propia dentro de la aplicación que tienen para iOS. Algo que, según las normas de la App Store, es una roja flagrante. Sin discusión alguna. Esa falta también ocurrió en la Play Store, pero Google ha quedado en segundo plano en este conflicto.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Para abonar las compras, los desarrolladores solo pueden hacer uso del medio de pago que ofrece la manzana. En la gran mayoría de casos, el 30% del coste de la descarga o la suscripción (a partir del segundo año cae al 15%) van a parar a la cuenta corriente de Apple. Así lleva siendo, con ligeros retoques, desde hace años, cuando la manzana decidió imponer este sistema para aquellos que quisiesen distribuir sus creaciones a los miembros de su parroquia.

Son varias cosas las que están en juego y discusión en este pleito. Lo primero de todo es si el 30 'per cent' es una comisión justa o es un 'impuestazo' exagerado. Todo dependerá del lugar desde el que observes el conflicto. Apple defiende que ha conseguido unos estándares de calidad y seguridad únicos y que por ello no es un pago desorbitado. Epic, Spotify y otros de los que se han declarado en rebeldía defienden que la App Store es poco más que una jaula dorada donde el gigante gobernando Tim Cook es el amo y señor del calabozo.

Este caso puede impactar a muchos más. Si el juez decide poner la pesa en el platillo de Fortnite e inclinar la balanza hacia ese lado, sentaría un precedente que podría generar cambios de calado. El primero, podría obligar a Apple a cambiar las normas del juego de uno de sus negocios más rentables y del que viven miles de desarrolladores en todo el mundo. Solo hace falta echar un ojo a los últimos resultados de la compañía. En su segundo trimestre fiscal, periodo que empieza en enero y acaba en marzo, Apple ingresó 90.000 millones. De esa cuantía, 23.600 millones han sido ganancias limpias.

App Store, espina dorsal de 'Servicios'

Es decir, en esos meses, cada semana ganaba lo mismo que Telefónica en un año. El iPhone generó unas ventas de 47.600 millones de euros. En segundo lugar, Servicios, una división que generó un movimiento de 17.000 millones en ese tiempo. Aunque dentro de este cajón de sastre se incluyen lo que se genera con Apple Pay, Music, iCloud, Apple TV+ o los seguros de protección de productos, la espina dorsal es la App Store. Un revés judicial podría ser la primera ficha de un efecto dominó que acabase haciendo caer el modelo de negocio del 30% por venta. Y esto podría pasar por una mayor publicidad o cobrar mayores tasas por tener la licencia de desarrollador.

Foto: Tim Cook, durante el último Apple Event, celebrado la pasada semana. (Reuters)

Pero este caso también abriría la puerta a tener que reformular muchos modelos de 'marketplace' en otros sectores. Se suele decir que la Play Store de Google es diferente, porque aunque no es lo recomendable, hay otras vías para instalar apps en Android siempre bajo la responsabilidad del usuario. Pero en otra actividades ocurre, con matices, como iOS. El mundo de las consolas es un buen ejemplo. Ahora se está intentando caminar hacia un modelo digital. Y en ese escenario las tiendas de Nintendo o PlayStation son las principales vías de descarga.

Los intereses de Epic

No es de extrañar que haya sido Epic el que haya llegado a este punto. En primer lugar, Fortnite es un juego muy rentable. Tanto como para llegar a generar en 2018 3.000 millones de dólares de beneficios. El juego es gratis, pero para desbloquear accesorios, 'skins' y otros complementos hay que pasar por caja. Es lo mismo que ocurre con Clash Royale, otro de los títulos más conocidos del universo 'smartphone'. No pagas entrada, pero si quieres gemas, monedas o cofres sorpresa toca apoquinar. Y ya sea 0,99 o 6 euros, prácticamente un tercio de eso se lo lleva Apple.

placeholder Foto: Reuters
Foto: Reuters

Pero que Fortnite sea un negocio aún más rentable no es el único motivo que está empujando a sus propietarios a esta guerra. Esta compañía también tiene otros negocios, como puede ser su propia tienda de juegos, donde por cierto, cobra una comisión del 12%.

El problema es que la manzana no permite instalar otras tiendas de 'apps', por lo que les priva de un jugoso mercado. En ese contexto hay que ver los resultados que han cosechado Epic con su tienda. En 2020, perdieron 273 millones de dólares, después de realizar una gran inversión de más de 400 millones para tener títulos exclusivos. Si cuadran las cuentas, la compañía, en un buen escenario, podría reducir ese agujero de número rojos hasta solo tener un diámetro de 139 millones en 2021. Por tanto, la compañía no busca solo que Apple le cobre menos, sino que le permita también explotar otras vías de ingresos.

¿Cómo pretende Epic imponer su relato al de Apple? La manzana dijo que la campaña es un ataque "a la filosofía de iOS" y que eran plenamente conscientes de las consecuencias de sus actos. Las formas de Epic no han ayudado a no convertir esto en un espectáculo morboso. Cuando fue expulsado de la App Store, la compañía respondió con una parodia del anuncio de 1984 que Apple publicó en pleno pulso con IBM. En este caso, el malo parecía la manzana y Fortnite el agraviado. El inicio de la primera sesión fue tan o más distópico todavía. Un error del tribunal permitió que durante bastantes minutos cualquiera de lo que estaba siguiendo el juicio por internet pudiese gritar cosas como 'Free Fornite'.

Lo que persigue es tumbar esa imagen de jardín del edén que tiene la App Store, socavando el prestigio que vende la compañía sobre su tienda. En los diferentes interrogatorios, los abogados de los demandantes se han venido refiriendo a esa plataforma como algo "mediocre". Hablaron del sistema de cobro como una "broma", criticaron cosas como la política de devoluciones y atacaron algunos aspectos con los que Apple suele sacar pecho. Por un lado, criticaron el proceso de revisión con el que la compañía dice asegurar que se cumplan estándares de seguridad. Los letrados de Epic dijeron que era "arbitrario e impredecible". Además, dijeron que la tienda estaba plagada de "apps de baja calidad". Para apoyar esto han filtrado correos como los de Phil Schiller, en el que se le ve pidiendo explicaciones porque se había colado en el número 1 un clon de 'Temple Run', un juego muy popular. "¿No hay nadie revisando estas apps? ¿No hay nadie preocupándose por la App Store?"; se puede leer en el documento.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Otros emails que se han puesto sobre la mesa tanto en el juicio como en la fase preparatoria son mensajes de Steve Jobs en los que dice que habría que limitar la capacidad de la app de Google para que tuviese que utilizar los contactos de iOS para evitar que la gente deje de utilizarlos y se vaya a otra opción. Esto está en línea con una conversación, también filtrada, entre varios altos ejecutivos de Apple en los que se discute sobre la posibilidad de llevar iMessage a Android.

Finalmente esto queda descartado porque alguno de ellos lo ve como una posible vía de escape por el que algunos usuarios se compren otros teléfonos. Esto ha sido utilizado por los demandantes para tratar de proyectar la idea de que la manzana lleva dificultando la competencia desde tiempo atrás

También se han visto otras pruebas como mails de Schiller que preguntaba, hace ya una década, si no convendría rebajar la comisión. Algunas de las evidencias que ha presentado Epic han sido impugnadas, entre ellas un informe que aseguraba que la compañía tenía un margen operativo de más del 70% en la App Store. Algo que la Apple asegura que es incorrecto.

Parece que el proceso y la decisión se alargará en el tiempo. Apple también ha preparado un fuerte argumentario para desmontar el relato de Epic. El primero de ellos es que Epic intentó conseguir prebendas por parte de la compañía y reducir esa tasa que tiene que abonar, como lograron en su día Netflix o Amazon Prime. Al no conseguirlo respondieron activando su plataforma de pago, lo que era contrario a las normas.

Según la manzana, eran "conscientes" de que sus actos incurrían en conductas no admitidas. Otros datos aportados en el transcurso del proceso señalan que tan solo el 7% de los ingresos desde 2018 a 2020 de Fortnite provenían de la App Store. Esto les serviría para refutar la idea de que suponen un monopolio. Además han vuelto a poner sobre la mesa que el 30% esa una tasa habitual y que los 'royalties' de publicadores en las décadas previas a la aparición de la App Store llegaban a suponer el 70%. Por último insistieron en lo seguro del entorno que han creado al afirmar que solo el 1,72% de casos de 'malware' registrados se han producido en aplicaciones de su tienda.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Apple
El redactor recomienda