Vocento, Unidad Editorial y el PP se quedan solos en su lucha contra Google News España
  1. Tecnología
¿Adiós al polémico 'canon AEDE'?

Vocento, Unidad Editorial y el PP se quedan solos en su lucha contra Google News España

En las próximas semanas, se sabrá si Google News regresa a España. Dos grupos de medios, con el apoyo del PP, se han quedado solos en su lucha para evitar la vuelta del servicio

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

"Estamos todos suplicando que se publique el borrador. Y a cada día que pasa hay más ruido y desinformación". Así describe una fuente del sector la situación de tensión que se vive ahora mismo respecto al posible regreso de Google News a España siete años después de su abrupto cierre. Esta fuente, como casi todas las consultadas, pide mantener el anonimato para no torcer las delicadas negociaciones entre Google, medios de comunicación y el Ministerio de Cultura, una prueba del nivel de inquietud con el que se aguarda a conocer la postura del Gobierno. Esta se sabrá cuando se publique el ansiado borrador de la Ley de Propiedad Intelectual que debe transponer la directiva europea de 'copyright'. En juego está acabar para siempre con el polémico 'canon AEDE' y dar luz verde a Google News, o mantener el modelo actual que favorece a las entidades de gestión.

La nueva directiva europea de 'copyright', aprobada en marzo de 2019, abrió la puerta a que los medios de comunicación pudieran exigir una retribución a plataformas tecnológicas como Google y Facebook por los enlaces que publican a sus contenidos. Sobre el papel, es algo bueno para todos. Google y Facebook muestran artículos de calidad a sus usuarios, y los medios reciben a cambio tráfico y dinero adicional. Desde la aprobación de la directiva, Google no se lo ha pensado: se ha lanzado a cerrar acuerdos con los principales medios en distintos países.

Foto: EFE.

El más reciente ha sido en Francia, tras meses de negociación y de litigios. Allí Google ha establecido acuerdos de licencia de contenidos a nivel individual con cada medio para retribuirles por los enlaces. Y está siguiendo la misma receta en Alemania o Reino Unido. Sin embargo, en España, pese a que Google ya ha cerrado preacuerdos con más de una decena de medios, tal y como adelantó El Confidencial, la negociación está siendo mucho más espinosa de lo esperado.

El artículo 32.2 de la Ley de Propiedad Intelectual otorga a un solo organismo, la entidad de gestión Cedro (Centro Español de Derechos Reprográficos), el poder de recaudar de forma "irrenunciable" los pagos de las tecnológicas. Es decir, quieran o no los medios de comunicación, Cedro siempre va a cobrar el polémico 'canon AEDE' (llevándose, además, un 15% de comisión en el camino). Ese fue el motivo que llevó a Google a cerrar News en el 2014 en nuestro país y que mantiene ahora mismo a las empresas de medios y partidos políticos divididos sobre cómo solucionar el entuerto. El buscador es claro: o se deroga el 32.2 y se le permite negociar de forma individual acuerdos con medios, igual que ha ocurrido en Francia, sin intermediación de un organismo único, o Google News seguirá sin ver la luz en nuestro país.

placeholder El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)
El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)

Esta pelea ha generado al menos tres bandos enfrentados. Por un lado, están los medios que apuestan por dejar las cosas tal y como están, con Cedro ejerciendo de recaudador único y oficial, pese a haber ingresado poco más de 50.000 euros en los últimos seis años. El Grupo Vocento, Unidad Editorial son los dos únicos grandes grupos dentro de la Asociación de Medios de Información (AMI, la antigua AEDE) que siguen defendiendo esta postura. Un segundo bando, que une a nativos digitales, cabeceras tradicionales medianas y regionales (desde Grupo Henneo a Grupo Joly), apuesta por todo lo contrario: transponer de forma literal la directiva europea y derogar así el 32.2. Eso supondría vía libre para el regreso de Google News y que el buscador negocie, caso a caso, la retribución por los contenidos enlazados. En el tercer vagón están los pragmáticos o 'no beligerantes', según a quién se pregunte: grandes grupos como Prisa o Godó que aún no han decidido qué frente apoyar y esperan el desarrollo de los acontecimientos o que en privado apoyan el mantenimiento del 'status quo' pero en público no se pronuncian por si Google gana la batalla y tienen que pactar con él.

"Como aún no hay borrador sobre la mesa, hay una indefinición tremenda y se están colando todo tipo de bulos", señala otra fuente del sector consultada que forma parte de las negociaciones con Cultura. "Se está confundiendo de forma interesada la tasa Google con los pagos a los medios, o que Google pasaría a ser el dueño de los contenidos. Eso es totalmente falso". El acuerdo cerrado en Francia, de hecho, demuestra que lo que se firma en realidad es un contrato de licencia a tres años: el dueño del contenido, de los artículos, sigue siendo el medio de comunicación, pero Google compra una licencia para mostrarlos en News Showcase, la nueva versión del viejo News.

A grupos como Vocento, sin embargo, no les parece suficiente: se niegan a recibir un pago "de una sola vez". Exigen pagos recurrentes e irrenunciables. "Google quiere ser la central de distribución de contenido periodístico", argumentan. En realidad, los acuerdos firmados por Google indican que este quiere que su buscador no se llene de basura y, a cambio, dirigir tráfico (y algo de dinero) a los medios. Lo saben bien, por ejemplo, los medios alemanes que en el 2014, tras varias semanas fuera de News, decidieron volver a indexarse al experimentar desplomes insostenibles de tráfico.

placeholder La batalla de Google y Facebook con Australia se mira de reojo desde Europa. (Reuters)
La batalla de Google y Facebook con Australia se mira de reojo desde Europa. (Reuters)

El ruido y el 'lobby' llega también por parte de los grupos parlamentarios, que presionan al Gobierno para que publique ya su borrador y lo haga en una dirección concreta. El caso más peculiar lo ha protagonizado el PP, que presentó una proposición no de ley (PNL) con el fin de "mover el debate", explica a El Confidencial María Soledad Cruz-Guzmán, portavoz del PP en la Comisión de Cultura en el Congreso. "Defendemos los derechos de propiedad intelectual de los autores y la gestión colectiva. Presentamos esta PNL por la opacidad del Gobierno con este tema, a día de hoy aún no sabemos cuál es su postura", señala Cruz-Guzmán. La PNL, sin embargo, se aplazó días después y está por ver que se vaya a presentar de nuevo.

La actual Ley de Propiedad Intelectual se aprobó en el 2014, fue impulsada por el PP y aprobada durante el Gobierno de Mariano Rajoy. El PP, oficialmente, no ha cambiado su postura: sigue defendiendo mantener el 'canon AEDE' y la existencia de un organismo como Cedro que lo centralice todo. Sin embargo, otras fuentes conocedoras de la estrategia del partido señalan que existe una alta división interna sobre el asunto.

"La PNL se presentó demasiado pronto, aún no se conocía el borrador. Fue precipitada y forzada por la presión de algunos grupos editoriales. Además, en el propio PP hay diferentes opiniones sobre qué postura apoyar", señalan. Otras fuentes consultadas dentro del Grupo Popular confirman el choque. "Hay un debate interno, es cierto". Es, curiosamente, el mismo que sufre el Gobierno en sus propias tripas: Presidencia y buena parte del Ministerio de Cultura están a favor de la derogación del 32.2 y dar luz verde al regreso de Google News, pero altos funcionarios de Cultura apoyan mantener el sistema de gestión colectiva que cerraría las puertas a los acuerdos entre las tecnológicas y los medios.

placeholder El CEO de Google, Sundar Pichai. (Reuters)
El CEO de Google, Sundar Pichai. (Reuters)

Todo esto sucede mientras al otro lado del mundo, en Australia, Google y Facebook mantienen una guerra abierta con el Gobierno por algo muy parecido a lo que ocurre en España. Allí, una nueva ley a punto de aprobarse, obliga a que un organismo independiente tercie entre las tecnológicas y los medios de comunicación en caso de que estos no lleguen a un acuerdo. Google y Facebook se han opuesto frontalmente. El primero amenazó con irse del país y el segundo vetó temporalmente compartir artículos en la red social. La tensión escaló tanto que a Facebook no le ha quedado más remedio que 'hacerse un Google': este miércoles anunció que destinaría 1.000 millones de dólares a pagar a medios en todo el mundo por mostrar su contenido en la red social. Exactamente la misma cantidad que anunció Sundar Pichai, el jefe de Google, el pasado octubre. Es la estrategia de las dos grandes plataformas: o 1.000 millones a repartir en tres años entre todos, o nada.

Está por ver si en España el Ministerio de Cultura seguirá la ruta francesa y dejará a Google y a los medios negociar libremente, o continuará la hegemonía de Cedro y el 'canon AEDE', que ni vive ni deja vivir, ni recauda ni permite el regreso de Google News. Consultados por este diario, fuentes de Cultura aseguran que "siguen reuniéndose con todas las partes, medios, plataformas y asociaciones, sin postura fijada". Que siga el ruido y el 'lobby'.

Google Propiedad intelectual Derechos de autor
El redactor recomienda