El canon AEDE recauda solo 50.000 € en 6 años

¿Vuelve Google News a España? El buscador negocia pagar a los medios por enlazarlos

Google ha firmado esta semana acuerdos comerciales con medios en tres países y espera poder cerrarlos pronto en España. ¿Supone esto el regreso de Google News a nuestro país?

Foto: Vista del logo de Google. (Reuters)
Vista del logo de Google. (Reuters)

"Google tendrá que decidir quién gana y quién pierde. [...] Y esto va a beneficiar principalmente a las grandes empresas". La frase la dejó escrita en diciembre de 2018 Richard Gingras, el jefe mundial de Google News. Y ha sido tan premonitoria que, año y medio después, se está cumpliendo como un rodillo. Esta semana Google ha anunciado acuerdos con medios de comunicación en Alemania, Australia y Brasil para pagarles por mostrar sus contenidos en el buscador. En Alemania solo ha firmado con Spiegel Group, editor del periódico 'Der Spiegel', la mayor revista semanal de Europa y la más importante del país. Se trata de un cambio de rumbo crucial en la eterna guerra entre los medios y la tecnológica en la que ha mediado hasta la Comisión Europea y que ahora está a punto de explotar de lleno en España.

La frase de Gingras a finales de 2018 tenía una explicación: era uno de los intentos más directos de Google de persuadir a la Comisión Europea y a los estados miembros para reconducir la directiva de copyright que se estaba fraguando en aquel momento. El artículo 17 de esa directiva obligaba a Google y otras tecnológicas a llegar a acuerdos comerciales con los medios para retribuirles por publicar su contenido en el buscador. Google se opuso ferozmente, argumentando que los pequeños y medianos editores se verían perjudicados. Se golpearía, además, la libertad de acceso a la información, según muchos juristas y plataformas como la española PDLI, en lugar de acceder libremente a contenidos indexados según su relevancia, los usuarios accederían a través de Google solo a los artículos de aquellos medios que pudieron permitirse cerrar un acuerdo comercial con el buscador.

Google perdió, la directiva de copyright se aprobó en abril de 2019 y, desde entonces, los países europeos trabajan en su trasposición a las legislaciones nacionales. En España, ese proceso de adaptación promete ser especialmente delicado. El Ministerio de Cultura había ultimado esta semana un borrador de la trasposición pero, según ha podido confirmar este diario, Moncloa lo ha frenado en el último momento. "Desde Presidencia se ha visto como algo demasiado precipitado, y creo que ha sido una buena decisión. En España hay obstáculos insalvables que hay que solventar primero, principalmente el artículo 32.2 de la actual Ley de Propiedad Intelectual", explica una fuente del sector conocedora del borrador que preparaba Cultura y que pide mantener el anonimato.

El artículo 32.2 quizás no le diga nada, pero seguro que su apodo sí: 'canon AEDE' (Asociación de Editores de Diarios Españoles). Este canon obligaba a Google, Menéame y otros "agregadores digitales" a pagar un porcentaje de sus ingresos a los medios por el mero hecho de enlazarlos y mostrar fragmentos de sus noticias. Era, en esencia, un impuesto encubierto al enlace, a la propia definición de internet. Y era irrenunciable, es decir, se recaudaría quisiera o no el medio. Google News cerró en 2014 al día siguiente de aprobarse el canon, dejando a AEDE sin nadie a quien cobrar. Hoy, seis años después, en lugar de recaudar millones al año como esperaban, ha ingresado apenas 50.000 euros, según editores consultados. Solo Upday, el agregador digital de noticias del grupo alemán Axel Springer, aceptó pagar el canon.

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)
El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)

"Ha sido un enorme fracaso. Nadie ha pagado nada, ni Menéame, ni Flipboard, ni Google, ni Facebook... Es paradójico que se pusiera tanto énfasis y esfuerzo en legislar esto y luego, a la hora de la verdad, no se supo exigir su cumplimiento", explica otra fuente del sector. Cedro, el Centro Español de Derechos Reprográficos, era el organismo encargado de exigir y gestionar los cobros. Sin embargo, se trata de un organismo pequeño sin capacidad para entablar negociaciones con multinacionales tecnológicas. Además, el escándalo internacional generado por el cierre de Google News fue demasiado sonrojante para el Gobierno como para arriesgarse a otro sonado cierre.

El asunto ha generado incluso fricción esta semana entre Presidencia y el Ministerio de Cultura. El PSOE votó en contra del canon AEDE en 2014 y siempre se ha opuesto a su implantación. Sin embargo, el Ministerio de Cultura, de la mano del Subdirector de Propiedad Intelectual, Carlos Guervós, uno de los impulsores del canon hace seis años, quería seguir apostando por esta regulación. Moncloa ha optado por frenar de momento la trasposición y eso ha dado alas a Google.

Adiós Cedro, hola Google

Con la evidencia del fracaso de Cedro y el canon AEDE sobre la mesa, varios editores en España han comenzado a sopesar la nueva propuesta del buscador. ¿Para qué depender de Cedro, que se ha probado inoperante, cuando se puede negociar directamente con Google y obtener un acuerdo mejor? Ese es ahora el planteamiento de algunos medios, pero no es unánime. Ni mucho menos. "Hay una diversidad enorme de posturas. Hay tres grandes asociaciones, por un lado está la Asociación de Medios de Información (AMI), la Asociación Española de Publicaciones Periódicas (AEPP), y ARI, de revistas de información, pero cada una tiene una postura e incluso dentro de ellas hay discrepancias Hay gente muy talibán, que quiere cobrar a Google a toda costa, y otros que no piden ninguna compensación. Y luego hay medios muy grandes que no pertenecen a ninguna asociación. Está por ver si se podrá llegar a un acuerdo global o acabará siendo de forma individual", señalan fuentes del sector.

Google es firme: o se deroga el art. 32.2 o no se puede avanzar. Moncloa ha comenzado a escuchar y muchos medios a comprar el argumento

Esta división entre los editores se está acentuando justo por la nueva estrategia que promulga Google. El buscador es firme: con el artículo 32.2 vigente no puede negociar el pago de licencias a los medios españoles. O se deroga, o no se puede avanzar. Moncloa ha comenzado a escuchar y muchos medios a comprar el argumento de la tecnológica. Otros ven en la estrategia de Google un arma de doble filo. "Están jugando al divide y vencerás. Su anuncio esta semana ha sentado muy mal a muchos editores. Están impulsando acuerdos unilaterales, hay cero transparencia, no sabes si tú estás firmando un buen acuerdo o es peor que el de tu competidor. Creo que el momento en el que llega este planteamiento tampoco es casual. Se están aprovechando de la debilidad financiera de muchas cabeceras con la crisis económica generada por el covid. Lo lógico sería hablar con toda la industria e intentar establecer acuerdos globales y transparentes. Están haciendo justo lo contrario", explica un editor de medios consultado que pide el anonimato.

(Reuters)
(Reuters)

La respuesta de Google y el momento en el que llega tiene también otra lectura: o mueve ficha o se arriesga a que Facebook le coma el pastel. La red social lanzó el pasado octubre en EEUU su sección de noticias tras cerrar acuerdos multimillonarios con 'The New York Times', 'The Wall Street Journal' o 'Buzzfeed'. Según fuentes del 'Financial Times', Facebook ya está negociando con medios en Europa para repetir el movimiento a este lado del charco. Google no puede quedarse atrás en la carrera del contenido de calidad, de la lucha contra la desinformación y su anuncio esta semana va precisamente en esa línea. Varias fuentes consultadas aseguran que, paradójicamente, si Google se sale con la suya y desaparece el artículo 32.2, podríamos estar ante el regreso inminente de Google News a España.

"No me parecería nada descabellado. Creo que, visto lo que ha ocurrido estos últimos seis años, a todos en esta industria nos parecería bueno que volviera Google News", señala una fuente del sector. Si lo hace, no sería como lo conocimos hasta 2014. Google necesitaría cerrar acuerdos con los medios para, esta vez sí, remunerarlos por los contenidos y cumplir la directiva de copyright europea. La gran diferencia es que, por fin, no sería obligatorio, dependería de los acuerdos que firmara con cada uno. Ahora, en pleno lanzamiento de modelos de suscripción, Google podría acordar mostrar un número limitado de artículos al día de cada medio, solo unos párrafos y redirigir al medio para que los usuarios se suscriban. O, si la web no es de suscripción, enviarle millones de clics en lugar de gente dispuesta a pagar. El modelo, y su regulación, está aún por definir, pero Google tiene cada vez más papeletas de acabar a los mandos de la nueva normalidad en internet. Justo como ocurría en la vieja.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios