Facebook, acorralado ante una demanda histórica. ¿Jaque a WhatsApp e Instagram?
  1. Tecnología
El monopolio de las 'nuevas petroleras'

Facebook, acorralado ante una demanda histórica. ¿Jaque a WhatsApp e Instagram?

La demanda de la FTC a Facebook supone el mayor proceso judicial al que se va a enfrentar la red social. El riesgo para Zuckerberg es enorme: perder el control sobre WhatsApp e Instagram

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Este miércoles por la noche, se hacía oficial: la FTC (la Comisión Federal de Comercio, por sus siglas en inglés) y 48 estados de EEUU decidían demandar a Facebook y le exigían, entre otras cosas, deshacerse de Instagram y WhatsApp. En un movimiento histórico y con muy pocos antecedentes, aunque no por ello poco esperado y respaldado por diferentes estamentos y grupos, el regulador estadounidense acusaba a la red social de llevar a cabo prácticas monopolísticas en el mercado y de aplastar a rivales más pequeños aprovechando su posición hegemónica. Las frases de la FTC en la demanda son duras y las peticiones claras, pero ¿hasta dónde puede prosperar esta demanda y cómo puede afectar tanto a los usuarios como a la industria tecnológica?

La guerra entre las instituciones y Facebook ha quedado abierta. Mientras la FTC, en su texto, acusa a Facebook de saltarse las leyes antimonopolio, la compañía acusa a la institución de revisionismo y generar incertidumbre en el mercado ante unos hechos del todo legales y legítimos. Dos posiciones totalmente encontradas que, como apuntan los expertos, se encuentran solo en una escena más de un complejo conflicto que empezó hace años y que no tiene visos de acabar aquí, ni mucho menos. Pues en él se juega buena parte del futuro de internet.

Foto: Imagen: El Confidencial.
EEUU, contra los monopolios de Silicon Valley: el pulso que va a cambiarlo todo
Michael Mcloughlin Infografía: Laura Martín Gráficos: Marta Ley

"Es un tema que tenía que haber sucedido hace tiempo, ha habido una concentración enorme de poder, de escala en determinadas empresas. Esto se esperaba y es una buena noticia que ocurra. Al final, hay bastantes estudios que demuestran que el capitalismo americano, que siempre se presentó como abierto, liberal y con mucha competencia se ha convertido en todo lo contrario en las últimas décadas", explica en conversación con Teknautas el economista Miguel Otero. Para este experto nos enfrentamos a un momento clave de toda esta historia, pero, ¿definitivo?

Para Alberto de Torres, experto en negocios digitales e innovación, CEO de la consultora tecnológica Nektiu y profesor de la escuela ESIC, también se trata un punto importante, pero resta algo de potencia a lo ocurrido y apuesta a que queda mucha tela que cortar y no será ni rápido ni sencillo solucionar este embrollo. Por eso, toca recopilar todo lo ocurrido y ver hasta dónde y cómo puede cambiar esta pelea a la industria y a la vida de los propios usuarios. "Lo raro es cómo no han actuado antes. Eso es lo que es muy difícil de entender", apunta De Torres.

Qué ha hecho FB esta vez

Es tan larga la guerra entre los reguladores y las instituciones en general con Facebook que ya es difícil separar a la compañía de Menlo Park de los tribunales. Mark Zuckerberg, su CEO, ya ha tenido que acudir en repetidas ocasiones a testificar ante distintos organismos estadounidenses y europeos por distintos motivos, pero este puede ser uno de los casos más importantes a los que se enfrenta. Al menos en lo que se refiere al futuro y la supervivencia de su proyecto, pues básicamente le exigen que desmiembre gran parte de su imperio. Hay que remontarse hasta los años 80 para ver algo similar con lo ocurrido con AT&T.

Sobre lo que ha llevado a la FTC a exigir esto, se entrelazan diferentes historias, pero básicamente hay dos pilares claros. El primero se basa en que Facebook lleva a cabo prácticas monopolísticas abusando de su poder y ahogando a la competencia con decisiones como cerrar su API a discreción para evitar la competencia, borrar la opción de búsqueda de amigos de sitios como Vine para torpedear su crecimiento, o el uso de otros programas adquiridos como el 'software' de análisis de datos Onavo, para saber que 'apps' funcionaban entre sus usuarios y cuáles y tomar así acciones sobre ellas como ocurrió con Instagram o Snapchat. La segunda, siguiendo con esta idea, se basa en su política de adquisiciones que podría tener como objetivo principal eliminar cualquier rival.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La FTC, que no está sola en esta demanda: a la vez, fiscales estatales de hasta 48 estados de EEUU han presentado sus respectivas denuncias con unos argumentos similares, también apunta a que estas compras no solo eliminaron competencia pues también se investiga si la adquisición de una empresa por parte de Facebook empeoró el producto desde el punto de vista de los beneficios para el consumidor. En particular, con respecto a la privacidad.

Facebook ha afirmado durante mucho tiempo que sus recursos y su escala son responsables de convertir 'apps' como Instagram y WhatsApp en plataformas gigantes con miles de millones de usuarios. Pero los investigadores que apuntan a los acuerdos por comportamiento anticompetitivo están examinando cómo, por ejemplo, la compra de WhatsApp y su decisión de utilizar posteriormente los datos de sus usuarios para otras plataformas pueden haber perjudicado a los consumidores y sofocado la competencia de los rivales con mejores prácticas de privacidad.

Estados y FTC, dos frentes legales

Ahora la red social se enfrenta a dos causas judiciales muy importantes y, según apuntan expertos como Lina Khan, investigadora estadounidense especializada en leyes antimonopolio y de competencia, es la parte de los estados la más detallada, trabajada y afinada, e incluso la parte fundamental que ha empujado a la FTC a actuar. No es la primera vez que Facebook se bate con este organismo, pues en 2019 ya le impuso una multa de 5.000 millones de dólares, que muchos consideraron insuficiente, por usar mal los datos de sus usuarios, pero esto va más allá, y mucha culpa de ello la tienen los estados.

La actuación de los estados, ciertamente, es más detallada y añade puntos clave que elude la FTC como que al buscar la aprobación para la adquisición de WhatsApp, los de Zuckerberg dijeron a los reguladores (incluida la FTC) que no combinaría conjuntos de datos entre plataformas ni usaría datos de WhatsApp para publicidad. A los pocos años Facebook se saltó este compromiso y la Comisión Europea multó a FB 122 millones de dólares. El regulador estadounidense no hizo nada.

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Además, gran parte del argumentario tanto de la FTC como de los estados se basa en una serie de emails muy comprometedores para los de Silicon Valley y que muestran las prácticas de la compañía basadas en lo que algunos expertos llaman "copiar-adquirir-hundir". En estos correos revelados a la Cámara de Representantes de EEUU este verano, Zuckerberg, describió, por ejemplo, su intención de comprar Instagram como una forma de neutralizar a un competidor mientras incorporaba todas las funciones que inventó su mayor rival antes de que cualquier otro tuviera tiempo de pelear su posición.

"Después de identificar dos amenazas competitivas significativas a su posición dominante, Instagram y WhatsApp, Facebook se movió para sofocar esas amenazas comprando las empresas, reflejando la opinión del presidente ejecutivo Mark Zuckerberg, expresada en un correo electrónico de 2008, de que 'es mejor comprar que competir'", detalla la demanda.

Para De Torres todo esto es clave, y la diferencia entre lo mostrado por los estados y por la FTC es un punto a tener muy en cuenta. "Parece que durante años la FTC no quiso regular, o hizo la vista gorda, o al país le venía mejor que estos gigantes siguieran creciendo... Sea como fuere, esa falta de control fue aprovechada sin esconderse mucho por empresas como Facebook y claro eso ahora pues lo complica todo mucho. Que tenía que hacerse algo es obvio, y por eso la apuesta de los estados, pero es que han pasado muchos años desde las compras de estas compañías, y eso le da muchos argumentos a Facebook", detalla.

Zuckerberg promete batalla...

Si uno lee lo escrito por Facebook tras la llegada de las demandas ve que esta baza, la del tiempo y la de que hicieron todo sin ocultarse ni tratar de engañar a ningún regulador, es la mayor defensa de la empresa ante las acusaciones y, según de Torres, la utilizarán hasta el final. "Se viene una batalla legal dura y larga. Y es que no es lo mismo intentar desmembrar dos compañías al año o los dos años de unirse que cuando llevan ya un lustro o incluso más y está todo integrado como ocurre aquí. Facebook ya ha unido todo WhatsApp e Instagram a sus sistemas, comparten información, funcionalidades, operatividad... De estas redes se han ido hasta sus antiguos dueños por desavenencias", comenta De Torres.

Para el experto esto no significa que la defensa de Zuckerberg vaya a funcionar, pero entiende sus argumentos. Entre ellos destacan los que hablan de que se crea una gran incertidumbre en los inversores que han colocado su capital en estas compañías y ahora pueden asustarse ante un cambio producido años después de que todo se oficializara o los que hablan de que la empresa hizo todo correctamente. "Estas transacciones estaban destinadas a brindar mejores productos para las personas que las usan, y sin duda lo hicieron. Ambas adquisiciones fueron revisadas por los reguladores antimonopolio en ese momento", apunta el comunicado.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

¿Serán suficientes para parar el desmembramiento? No queda claro, aunque habrá que explorar y esperar a ver qué ocurre, pues aunque sea difícil cada vez más entidades, reguladores y grupos de todo tipo están seguros de que algo hay que hacer con los gigantes de la red. "Facebook es el primero, pero luego vienen Google, Amazon o Apple", apunta De Torres.

De momento, Facebook, para mostrar su poderío, además de sacar este comunicado, mostró su músculo hace unos días comprando una nueva compañía, Kustomer, centrada en el CRM y también desligó aún más el proyecto Libra, su esperada criptomoneda, de la matriz. Movimientos todos que muestran que esto va para largo.

… pero tiene a todo el mundo en contra

De Torres ve el motor de todo este proceso en el entorno político. Fueron los políticos los que ayudaron a que los reguladores o no mirasen con tanto detalle los movimientos del gigante o dejasen pasar ciertas prácticas y serán ellos los que aligeren o paralicen estas investigaciones. Lo malo para la Red Social es que cada vez más ciudadanos y grupos más importantes apuestan por un mayor control sobre lo que hacen. Ahora, además, el cambio en el Gobierno de EEUU puede hacer que Joe Biden apueste por apuntarse una victoria política y aligere los procesos para reducir los monopolios de internet.

La Unión Europea ya lleva tiempo también tomando cartas en el asunto, y ha recibido la demanda de Estados Unidos como un movimiento interesante y alentador, los creadores de Instagram y WhatsApp se fueron hace tiempo por desavenencias con la empresa que los compró y los defensores de la competencia en los parlamentos de EEUU también han aplaudido lo ocurrido. Los amigos se le van acabando a la compañía de Zuckerberg y, como suele ocurrir en estos casos, le van creciendo los enemigos por todas partes. "Creo que solo le quedan los fondos de inversión y algún interesado en que esto no vaya a más, pero algo tendrán que hacer".

placeholder Brian Acton y Jan Koum, cofundadores de WhatsApp. (Reuters)
Brian Acton y Jan Koum, cofundadores de WhatsApp. (Reuters)

De momento la FTC y los estados proponen que Facebook se desligue de Instagram y WhatsApp, pero van más allá. De momento también solicitan que la compañía esté obligada a obtener la aprobación regulatoria para adquisiciones futuras, retire las condiciones para acceder a sus API y datos que tengan como objetivo restringir la competencia.

¿Adiós a WA e Instagram bajo Facebook?

La demanda de la FTC abre una puerta que nunca antes se había abierto: la posibilidad de que el resultado del proceso judicial sea desfavorable a la red social y se le obligue a desinvertir en WhatsApp e Instagram. Facebook pagó por ambas un total de 20.000 millones de dólares (1.000 por Instagram en 2012 y 19.000 por WhatsApp dos años después). Hoy suponen una parte fundamental de los casi 800.000 millones que vale Facebook y, tras casi una década, sus servicios están totalmente entrelazados, un argumento que, según varios especialistas, complica que esa desinversión se vaya a producir.

"Hay especialistas en el Peterson Institute de Washington, uno de los 'think tanks' económicos más relevantes de EEUU, que creen que sí se podría producir esa ruptura. El caso es ver cómo, si sería una desinversión total, una escisión en otras unidades... La clave es intentar volver a un terreno de juego más justo para todos, eso ahora ha desaparecido", explica Otero a este diario.

El argumento de la complejidad de separar WhatsApp e Instagram de Facebook es precisamente una de las armas a las que se ha aferrado la red social para defenderse. Argumenta que la FTC no puso pegas a las compras en su momento y que ahora se ha dado cuenta de que "se equivocó y quiere enmendarlo". Legalmente, no hay nada que impida a la FTC pedir una revisión de la compra de WhatsApp e Instagram de forma retroactiva tantos años después. El problema es que no existe ningún precedente similar.

placeholder Kevin Systrom, fundador de Instagram. (Reuters)
Kevin Systrom, fundador de Instagram. (Reuters)

Solo el caso de la operadora AT&T en 1974 se acerca. El Departamento de Justicia le exigió desinvertir uno de sus negocios, pero el movimiento no ocurrió hasta 1982 y con la compañía estableciendo sus propias reglas. Algo parecido ocurrió con Microsoft en el 2000. Charlotte Slaiman, ex abogada de la FTC, explicaba a 'Fortune' que hay que separar dos cosas: por un lado, la argumentación del caso de abuso de monopolio de Facebook y, por otro, los remedios propuestos. "La FTC ha presentado un caso muy potente y puede ganarlo", señala. Otra cosa son los remedios propuestos, que pueden tardar tiempo en llegar y, de hacerlo, ser mucho más descafeinados de lo esperado.

¿Cómo afectará de verdad a la red social?

¿Nos encaminamos a un desmembramiento del imperio Facebook? De Torres no lo ve tan fácil, sino que cree que además de la batalla legal la solución puede ir por otros derroteros. ¿Cuáles? Asegura que todavía es pronto para saberlo y habrá que estudiarlo punto por punto, pero un buen ejemplo podría ser el de Microsoft. "No hay ningún caso igual a este, con tal calado e impacto a nivel global, pero lo más parecido y actual puede ser el caso de Microsoft. La compañía de Bill Gates dominaba el mercado y se fue muy duro con ella a finales de los noventa y principios de los dos mil. Poco a poco se le fue marcando y finalmente se abrió el mercado. Esa puede ser una idea, aunque obviamente ni es perfecta ni sabemos si funcionaría en este caso".

Además, también plantea una posible solución similar a la decisión tomada por Google de crear una matriz, Alphabet, de la que colgasen todas las empresas con una cierta independencia y así al menos parecer que no hablamos de monopolios, pero ya hemos visto cómo los de Mountain View no han conseguido salir del foco, ni mucho menos. Por lo que nos encontramos ante un terreno inexplorado, con una solución nada clara.

"Podrían vender las marcas, o parte de esas plataformas, como lo que pedían por ejemplo a TikTok en EEUU, pero ¿qué pasa con los datos y los algoritmos? Es harto complejo. Por no hablar de que si de verdad se separan o al menos se convierten en compañías que no compartan información ni datos alguien debería vigilarlos", añade este especialista.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Si algo está claro es que la demanda de la FTC llega en el peor momento para Facebook. El escándalo de Cambridge Analytica en 2018 supuso un fuerte golpe a su reputación del que aún no se ha recuperado. Las continuas comparecencias de Zuckerberg ante el Congreso para ser acribillado por supuesto abuso de poder y monopolio han dañado aún más su imagen. "Hay esta sensación de que los años dorados de Facebook ya están detrás de nosotros. La demanda actual, si finalmente afecta a Instagram, que es el servicio con más proyección de ingresos, les puede suponer un golpe serio", dice Otero.

La coyuntura política tampoco jugará a su favor. Falta ver hasta qué punto la administración Biden querrá perseguir esta misma agenda de acorralar a las 'big tech', pero todo apunta a que no van a aflojar. "La apuesta de los economistas que asesoran a los demócratas es clara: favorecer la competencia y aumentar la presión fiscal a las grandes empresas, sobre todo las tecnológicas. Que paguen lo que les corresponde", señala Otero. "Si 48 estados de distintos signos políticos se han puesto de acuerdo en esto, es una señal de lo que viene".

Este miércoles por la noche, se hacía oficial: la FTC (la Comisión Federal de Comercio, por sus siglas en inglés) y 48 estados de EEUU decidían demandar a Facebook y le exigían, entre otras cosas, deshacerse de Instagram y WhatsApp. En un movimiento histórico y con muy pocos antecedentes, aunque no por ello poco esperado y respaldado por diferentes estamentos y grupos, el regulador estadounidense acusaba a la red social de llevar a cabo prácticas monopolísticas en el mercado y de aplastar a rivales más pequeños aprovechando su posición hegemónica. Las frases de la FTC en la demanda son duras y las peticiones claras, pero ¿hasta dónde puede prosperar esta demanda y cómo puede afectar tanto a los usuarios como a la industria tecnológica?

Facebook
El redactor recomienda