EEUU demanda a Facebook por monopolio y le exige deshacerse de WhatsApp e Instagram
  1. Tecnología
PRIMERO GOOGLE, AHORA LA RED SOCIAL

EEUU demanda a Facebook por monopolio y le exige deshacerse de WhatsApp e Instagram

La FTC presenta una demanda en la que habla abiertamente de trocear la compañía e imponer autorización previa para futuras compras o fusiones de los de Menlo Park

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

No todos los caminos llevan a Facebook. Pero sí los más grandes. El gigante de Menlo Park está a punto de rozar los 3.000 millones de usuarios en su red social. A eso hay que sumar los 1.600 millones con los que cuenta WhatsApp y los 1.300 que maneja FB Messenger. De las cuatro mayores plataformas sociales del mundo, solo YouTube (más de 2.000 millones de usuarios) no pertenece al imperio de Mark Zuckerberg. A todo esto hay que sumar otros 1.000 millones de usuarios que se cuentan en Instagram. Una madeja digital que ahora pretende desenredar la Administración estadounidense, que llevará la compañía californiana ante la Justicia de aquel país con el fin de trocearla y evitar un monopolio.

Foto: Imagen: El Confidencial.
EEUU, contra los monopolios de Silicon Valley: el pulso que va a cambiarlo todo
Michael Mcloughlin Infografía: Laura Martín Gráficos: Marta Ley

Es la segunda vez en esta recta final de 2020 que Washington toma medidas de este calado contra uno de los GAFA, acrónimo por el que se conoce a la citada red social, Amazon, Google y Apple. Los cuatro han sido objeto en los últimos años de una investigación del Congreso por presunto abuso de poder, algo que llevó el pasado verano a los cuatro mandamases de estas multinacionales a una comparecencia histórica en el Capitolio. Tras la publicación de un informe demoledor el pasado mes de octubre, el Gobierno decidió demandar a Google.

Ahora, la Comisión Federal de Comercio de EEUU (conocida por las siglas FTC) ha presentado una demanda conjunta con los fiscales de 46 de los 50 estados del país contra Facebook. El escrito apunta claramente a dos hechos que recurrentemente han sido puestos en cuestión, como son las compras de WhatsApp e Instagram en 2014 y 2012, respectivamente. Con estos movimientos, Facebook consiguió fagocitar a dos posibles rivales en el mercado de las redes sociales, aumentar su dominio en el mismo, con lo que eso conlleva en el jugoso mercado publicitario que manejan estas plataformas. "Este tipo de conducta daña la competencia, deja a los consumidores casi sin opciones para sus redes sociales y priva a los anunciantes de los beneficios de la competencia", asegura la FTC en un comunicado.

Trocear y 'devolver' Instagram y WhatsApp

El escrito habla abiertamente de trocear Facebook y solicita al tribunal que obligue a la compañía a realizar desinversiones de activos o una reorganización de su estructura. Esto supondría tener que vender WhatsApp, Instagram o ambas. Pero eso no sería lo único que preocupa a los demandantes, que también buscan establecer un sistema de control previo para cualquier tipo de fusión o adquisición futura. Es decir, si Mark Zuckerberg quiere comprar una nueva red social, necesitaría el visto bueno de las autoridades.

Facebook no ha tardado en responder a este movimiento, quejándose de que en el pasado "esas operaciones fueron aprobadas". "Ahora, el Gobierno busca una segunda oportunidad sin importar el impacto que un precedente como este tendría para el conjunto de las empresas o para la elección que la gente hace de nuestros productos cada día", ha afirmado la compañía.

Mark Zuckerberg. (Reuters)
Mark Zuckerberg. (Reuters)

Los demandantes señalan las razones por las que se llevaron a cabo estas compras, que alcanzaron cifras astronómicas. En 2012, desembolsó 1.000 millones por la popular red social de fotografía, mucho mejor posicionada en el mercado de los teléfonos móviles, que se encontraba en plena ebullición. Dos años más tarde, hizo lo propio con WhatsApp, por la que pagó 22 veces más que por Instagram.

La demanda recoge que FB compró Instagram y WhatsApp para quitarse posibles rivales

La lógica detrás de este movimiento era quitarse un claro competidor de en medio, ya que la 'app' tenía muchas papeletas para convertirse en una alternativa a la gran F como plataforma social, donde estar en contacto con amigos, familiares y conocidos, pudiendo compartir fotos y vídeos. También, de paso, se posicionaba en el mercado de la mensajería instantánea, adquiriendo una plataforma que ya tenía 600 millones de usuarios activos.

¿Por qué es un problema que FB sea tan grande?

El problema derivado del tamaño que han alcanzado esta compañía o cualquiera de los gigantes arriba mencionados es que tienen un músculo que ahoga, según esta postura, el mercado, impidiendo que aparezcan nuevos competidores en escena. Y si lo hacen, que puedan quedar rápidamente neutralizados, ya que tienen el suficiente fondo financiero como para absorberlos gracias a operaciones millonarias. Si no dan su brazo a torcer, pueden limitarse a imitar las funcionalidades, como hizo Facebook con Snapchat. Si la decisión se limita a trocearlas, por tanto, no se impide que en un futuro puedan hacer estos mismos movimientos de concentración.

Tradicionalmente, los caballos de batalla de Facebook han sido asuntos como la desinformación o el uso que hacía de los datos personales de los usuarios. Ha tenido que dar cuenta de ellos en varias ocasiones, especialmente tras el escándalo de Cambridge Analytica, motivo por el que fue sancionado en 2019 con 5.000 millones por este asunto. El debate habitual en torno a estas sanciones es si realmente resultan efectivas de cara a conseguir que se modifiquen hábitos y conductas con una valoración estimada de más de 800.000 millones y unos ingresos de más de 70.000 millones en 2019, de los que más de 18.000 fueron beneficios. Este año, esas ganancias las había conseguido ya en septiembre, y es más que probable que nos encontremos una cifra muy superior en el balance anual. Por eso, hay una corriente que aboga por el troceo como solución a estas alturas.

El informe que salió de la investigación bipartita del Congreso de EEUU entremezclaba todos estos aspectos con el de abuso de poder. Las conclusiones recogían que la ausencia de competidores reales para la compañía se había traducido en una caída de la calidad, con un aumento de los bulos y las 'fake news' en la plataforma, así como unas "peores políticas de privacidad".

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Zuckerberg, en diversas intervenciones, suele desmentir la idea de que no hay una alternativa. Habla de Twitter, Pinterest y especialmente de TikTok, que utiliza como ejemplo recurrente de que no son la única opción.

La realidad es que Facebook se encuentra en una curiosa situación. Su principal preocupación debe ser que sus servicios (Facebook, Instagram, WhatsApp, Messenger...) no se canibalicen entre sí, más que el miedo a que los usuarios se vayan a una tercera plataforma. La investigación señala, basándose en correos electrónicos y entrevistas con exempleados, que la compañía fue despejando el camino tirando de chequera. "Las adquisiciones en serie reflejan el interés en comprar empresas que tenían el potencial de convertirse en rivales antes de que pudieran madurar y convertirse en una amenaza", recogía el documento publicado por el Congreso en aquel momento.

Facebook Mark Zuckerberg
El redactor recomienda