TAMBIÉN AUDIOLIBROS

¿Pagar lo mismo por los 'podcasts' que por Netflix? Amazon y Spotify se la juegan

La llegada de plataformas como Audible o Podimo suponen un cambio para una industria en la que los usuarios están acostumbrados a no pagar. Analizamos la apuesta de Amazon y sus dificultades

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Mientras estas líneas cobran forma, Hermione Granger está explicando a Ron Weasley cómo arrebatar con su varita el mazo al enorme 'troll' que agita a Harry Potter en uno de los baños de Hogwarts. En realidad, es la voz de Leonor Watling la que nos traslada a esta escena de la 'Piedra Filosofal', primera entrega de las aventuras del mago más seguido por los 'millennials' de medio mundo. Podía haber sido también la de Miguel Bernadeu, actor de 'Élite', la que estuviese relatando uno de los capítulos de la 'precuela' de 'Los Juegos del Hambre'.

También podía estar sonando el último capítulo de 'El móvil de Mendes', una historia narrada por Olga Viza sobre la obra y milagros del representante deportivo más conocido de este siglo. ¿Qué tienen en común todas ellas? Que son parte del catálogo de Audible. Se trata de una enorme biblioteca de audiolibros y podcast. Un negocio, en el que también ha metido un pie Spotify, que llega con la intención de convertirse en un Netflix del entretenimiento acústico. En todos los sentidos, porque pretende que pagues lo mismo por oír las cosas que por verlas.

Esta no es una más de esas comparaciones en las que se utiliza al rey del 'streaming' para explicar algo con calzador. Se parecen mucho, salvo por el detalle del objeto de la barra libre. En Netflix uno se pone las botas con las series y el cien. En Audible, con libros y podcast. Lo único que hay que hacer es apoquinar la entrada al 'buffet', que en este caso es una cuota mensual de diez. ¿Qué da Amazon por ese precio? Tendremos acceso a una biblioteca de más de 90.000 audiolibros y podcast, de los que 6.700 están en castellano.

Una semana con Audible

La plataforma, desde el punto de vista tecnológico, no tiene ningún misterio, que ya estamos en 2020. Está disponible tanto para dispositivos que funcionen con iOS, con iPadOS o Android. También cuenta con versión web para aquellos que lo utilizan desde el navegador. Y no se olvida de sistemas como el de los altavoces de Sonos, que tienen su particular forma de funcionar. La app está dividida en las siguientes partes: inicio, tu biblioteca, la sección 'Descubrir' y la sección para configurar el perfil.

En el reproductor hay solo dos detalles que destacar: un modo coche, que te pondrá una interfaz más sencilla de manejar con elementos más grandes; y el control de velocidad. Parece un detalle nimio, pero he de decir que lo he necesitado más de lo que pensaba. Especialmente en el caso de algunos audiolibros donde la narración era especialmente lenta y he tenido que subirla hasta 1,2-1,3 para que fuese un ritmo más ligero sin distorsionar especialmente la voz.

Es de cajón que te permite descargar archivos. Te los va clasificando en función de título, género, si son podcast o incluso te permite crear tus propias colecciones. Eso sí, a la hora de guardar los audiolibros en la memoria del dispositivo ten una cosa en cuenta: no son canciones, duran mucho más y pesan bastante más. Por ejemplo, 'Patria' de Fernando Aramburu es un archivo de 620 megas y más de 21 horas de audio.

Foto promocional con algunos rostros de Audible. (Audible)
Foto promocional con algunos rostros de Audible. (Audible)

Lo que importa es el contenido. Para su debut, han preparado 6.700 de estos contenidos están hechos en castellano y en español neutro. También incluyen títulos en euskera, catalán y gallego. Su biblioteca se compone de 470.000 títulos.

Si pagas esos 9,90 euros al mes tienes acceso al 90% del catálogo, quedando un diez por ciento para contenidos 'premium'. A diferencia de lo que hizo con Prime Video no está incluido en la cuota anual de Amazon, por algún lado tenían que cortar. La única ventaja que tienes por pagar religiosamente esta cuota es que en vez de un mes gratuito, tienes todo un trimestre para convencerte de sí le vas a sacar partido o no.

El mayor grueso de lo que da la plataforma son audiolibros. Los podcasts suponen un pequeño volumen del catálogo por ahora. En ambos géneros, han hecho una importante apuesta por el contenido en exclusiva con 'Audible Originals'. El objetivo no es otro que diferenciar su oferta de la de otros competidores, dar un acicate para que entre en esta biblioteca y no en la de la acera de enfrente. Bajo este paraguas nos encontramos algunas de las apuestas que mencionábamos al principio de este artículo así como otras como 'El Guardián Invisible', de Dolores Redondo o 'Alicia en el país de las maravillas', narrado por la actriz Michelle Jenner. Una cosa hay que destacar: cualquiera de las cosas que he escuchado estos días contaba con un sonido excelente.

Lo que más chirría es que intenten convertir 'La que se avecina' en una audioserie

En la parte de los podcast han tirado de algunos nombres de estos que suenan a muchos para hacer ruido en el lanzamiento. Ana Pastor, Rubén Amón, Alaska, Mario Vaquerizo, Emilio Aragón... Un menú variado en el que encuentras desde programas puramente informativos con frecuencia diaria, otros en formato reportaje en el que la historia se trocea en varios capítulos y otros de análisis semanal. Vamos, lo que viene siendo un podcast. Tambien tienen sitio para la ficción con lo que han bautizado como 'audioserie'. ¿En qué se diferencia de un audiolibro? En el audiolibro tenemos a un narrador que lee absolutamente todo mientras que la 'audioserie' vendría a ser una novela radiofónica de las de antaño, pero hormonada y bien sonorizada. En nuestro país tenemos magníficos ejemplos. 'Guerra 3' es una de ellos. En este caso Amazon ha hecho una apuesta tirando de 'hits' de la parrilla nacional. 'La que se avecina' o 'Vis a vis'. Y se hace, en ambos casos, marciano. Muy marciano.

No es el primero que trae a España un negocio empaquetado así. Se le adelantó por poco Podimo, una plataforma danesa nacida en 2019. Este servicio apuesta por los 'podcast' exclusivos (cuenta entre otros con Iker Jiménez), maneja un total de 120 que solo puedes encontrar en su plataforma y los audiolibros tienen menos protagonismo. Eso sí, el precio es de 3,99 euros.

A por audiolibros...

Ni audiolibros ni podcast son una invención nueva, aunque vivan ahora, especialmente los segundos, una nueva juventud. Una vez la industria ha solventando la papeleta del 'streaming musical' toca expandirse con nuevos géneros. Es como las series, películas y documentales. Diferentes géneros de un mismo producto.

La cuestión es que, a pesar de existir desde hace tiempo, nadie ha conseguido dar en la tecla del negocio. El de los audiolibros es un terreno yermo en el solo ha conseguido crecer algún que otro brote. Solo hace falta ver las cuentas. Según la Federación de Gremios de Editores (FGEE) en 2018, último curso del que se dispone de cifras oficiales, apenas supuso un 0,1% de la facturación y un 2,2% de la producción. Los ingresos que generan están lejos incluso de otra eterna promesa: la de los libros electrónicos, que suponen el 5%.

Aunque editoriales como Planeta o Penguin Random House han activado respectivas divisiones para la materia, hasta el momento el que más ha sacado la cabeza en este negocio en España ha sido Storytell, un servicio de suscripción que cuenta con 5.500 títulos en español. El pasado diciembre contaban con un millón de suscriptores en una veintena de 20 países y, según sus datos, el 80% de la población "ya están familiarizados con el formato" y el 46% por ciento lo ha utilizado.

Algo que no casa con las cifras de la FGEE. Estos informes de parte hay que tomarlos con mucha precaución porque suelen ser campañas de marketing, en la que no sabemos ni la muestra ni el tipo de personas a las que han preguntado. Tienen poco valor. La realidad es que da la sensación que el sector está en una especie de ceguera estadística a la hora de definir el tamaño real del mercado al que pueden acceder a día de hoy.

"Para audiolibros un modelo de suscripción creo que posiblemente tenga más sentido. Venimos de una realidad que en cuanto comprabas uno o dos audiolibros te ponía en ese rango de diez euros", dice Ángel Jiménez de Luis, fundador de Cuonda Podcast, uno de las mayores redes en español. "No sabemos cómo de amplio es el mercado. En EEUU tiende a ser amplio por los grandes trayectos en coche pero en Europa suelen ser menores", remata.

Foto: Efe.
Foto: Efe.

...y podcast

Los podcast en España han sido tradicionalmente un puñado de islotes inconexos que no daban para formar un archipielago visible. Con la aparición de plataformas como iVoox o Souncloud, donde se empezó a formar comunidad y dar difusión a lo que se creaba, mayoritariamente por aficionados que no tenían ninguna ambición de ganarse la vida con ello o como complemento a otro negocio. Con el paso del tiempo aparecieron, entre otros, agregadores y plataforma en español como Cuonda p Podium Podcast. Llegó también la aplicación de Apple, la de Google y otras independientes como Overcast. Incluso Spotify abrió las puertas a este formato. Aunque su oferta aún sea limitada, Audible y Podimo supone un planteamiento radicalmente opuesto a lo que estaba acostumbrada esta industria en España: pedir una suscripción frente al todo gratis.

No son muchos los que a día de hoy consiguen vivir de esto y las honrosas excepciones lo hacen bien por los anuncios, patrocinios e incluso hay quien recurre micromecenazgos en Patreon. "Pero en absoluto vivimos como los 'youtubers'. Nada de mansiones en Andorra", bromea Álex Barredo, uno de los profesionales que se ganan la vida con estas producciones y la persona detrás de Mixx.io, un podcast que acumula 75.000 descargas diarias.

"Venimos de una situación en la que lo que había en España era un océano de programas 'amateur', de producción gratuíta y en el que el 99% se distribuía sin beneficios y solo unos pocos vivían de la publicidad", añade. Una señal de esto es que lo que ha dominado las descargas tradicionalmente no era otra cosa que la "radio reempaquetada", porque no suponía un desembolso extra. "Sigue sucediendo, aunque va cambiando poco a poco gracias a que esa gente 'amateur' se ha ido profesionalizando. Te conectas a la app de iOS y la SER, Esradio, la COPE o RAC1 son las cosas más escuchadas".

Audible y Podimo son un cambio significativo en un público acostumbrado al 'todo gratis' en España

"El problema que tenemos ahora es que hay enormes oportunidades para crear buenos podcasts y no necesariamente recursos para hacerlo", continua este experto, que subraya que en lugares como Estados Unidos se ha alcanzado un alto nivel de profesionalización que aún no existe en nuestro país. "Para lograrlo se necesitan recursos o un sistema de monetización o patrocinio que aún está verde en comparación". En su opinión, la aparición de estos actores que llegan con presupuesto e inversión es acelerar "la creación de proyectos de audio" que de otra manera no seria posible, apostando por producciones propias o comprando exclusividades.

Modelo YouTube vs modelo Netflix

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El reto de Podimo y de Audible es el de convencer al español de a pie que pague esa cuota por un contenido por el que otras plataformas no le cobran. "Aquí entran en juego los contenidos exclusivos", prosigue Barredo. Eso sí, advierte de un efecto secundario de esta estrategia: la pirateria. Es algo que ya se ha visto en el caso de Netflix, HBO o Prime Video. "Es un fenónemo que no hemos vivido nunca".

Aunque Spotify tiene mucho contenido que terceros suben a su directorio también ha apostado por producción propia y con hacerse con los derechos de títulos como 'XRey', que trata la abdicación del rey Juan Carlos I: o 'Patria', un podcast que revisita la serie de HBO. "Hay que entender que el podcast y el audiolibro son competencia directa del 'streaming' de música. Por eso tiene todo el sentido que Spotify se meta aquí. Si le van a quitar horas de escucha a las canciones, por lo menos que se queden en la plataforma", analiza Barredo. "Son modelos de ganar dinero de forma diferente. Spotify sería más un negocio como el de YouTube, al que puedes acceder a coste cero y monetizas por la publicidad con otros incentivos para la suscripción. Y Podimo y Audible son más lo que sería Netflix o HBO con el contenido como gran reclamo".

"Yo creo que el interés va a ser menor que el que generan las series. 10 euros está bien por un servicio como Audible pero igual puede resultar menos atractivo que pagarlos con Netflix", explica. Asegura que "es un producto más de nicho que, sin embargo, es más barato de producir". Eso supone que no hay que alcanzar un número de usuarios tan alto para rentabilizar el negocio.

Audible aparece en un contexto en el que muchos ven una especie de 'fatiga de la suscripción', que ha empujado, por ejemplo, a empresas como Apple a ofrecer One, que no es otra cosa que un paquete que aglorema servicios como Music, Arcade, Apple Tv +. "Al final depende de cada uno. Si eres un oyente intensivo de audiolibros y podcast, 10 euros al mes supone un coste muy bajo por hora de contenido. Si lo vas a escuchar 3 veces, pues no".

"En cuanto a podcasts, Audible parte como Spotify, con un catálogo pequeño. Pero si va creciendo y se mantiene con algunos podcast recurrentes puede ser una propuesta interesante", añade Jiménez de Luis sobre este particular pulso, en el que Apple todavía no se ha mojado, ya que mantiene un perfil neutro con una plataforma gratuíta de distribución. Preguntado por si el sector se irá a un ecosistema de pago como el 'streaming' de las series, no lo ve tan claro: "Si se desarrollan un poco mejor los modelos de suscripción independientes o el mercado de la publicidad, yo creo que a la larga la distribución abierta tradicional de los podcasts resultará más atractiva".

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios