¿Rayos ultravioleta en las clases? Un colegio de Sevilla se tira a la piscina y abre el debate
  1. Tecnología
HAY AL MENOS 30 COLEGIOS INTERESADOS

¿Rayos ultravioleta en las clases? Un colegio de Sevilla se tira a la piscina y abre el debate

El Rubio ha instalado filtros ultravioleta en las aulas para desinfectar el aire continuamente y ha comprado torres de radiación. El Ministerio de Sanidad no ha validado esta práctica

Foto: ¿Rayos ultravioleta en las clases? Un colegio de Sevilla se tira a la piscina y abre el debate
¿Rayos ultravioleta en las clases? Un colegio de Sevilla se tira a la piscina y abre el debate

El colegio Carmen Borrego de El Rubio, en Sevilla, ha convertido sus aulas en algo parecido a quirófanos. Es el primer colegio de España en instalar un sistema de desinfección por radiación ultravioleta para luchar contra el covid-19, con unos estándares similares a los empleados en laboratorios de investigación y hospitales.

Consiste en una triple barrera: unos purificadores de aire con filtros que retienen los gérmenes y eliminan los que hayan podido escapar (con rayos ultravioleta y tratamiento de fotocatálisis), y que renuevan el aire del aula todo el día, y luego unas torres de radiación ultravioleta que descontaminan el mobiliario de la habitación antes y después de la llegada de los alumnos. Es decir que el aire se descontamina de gérmenes continuamente y las superficies al inicio y final de la jornada.

El Rubio, un pueblo de 3.400 habitantes en la sierra Sur de Sevilla, encabeza una experiencia pionera en los centros educativos de nuestro país. Y podría no ser la única. La empresa que ha instalado esta tecnología, E. Vila Projects, un referente en el sector con sede en Sant Fruitós de Bages (Barcelona), confirma que ha recibido cerca de 30 peticiones de información de colegios interesados en instalar sus sistemas de radiación, casi todas empresas de la escuela privada. “Las instituciones privadas están muy proactivas porque ven que ya van apareciendo casos de coronavirus”, dice José Luis Molina, responsable de la firma, “pero con los centros públicos cuesta un poco más”.

“La idea surgió hablando con un amigo ingeniero”, indica Rafael de la Fe, alcalde de El Rubio. “Le pedí que me pusiera en contacto con esa empresa. Quería ver en un laboratorio de microbiología independiente que la luz ultravioleta daba resultados en un colegio. Pedí un informe a un laboratorio en Écija y me convenció. Elimina virus y bacterias en unos porcentajes altísimos. La empresa calculó lo que íbamos a necesitar basándonos en el tamaño y distribución de las aulas. Hemos comprado tres filtros de aire para las tres clases de guardería y dos torres de luz para desinfectar las clases de primaria”.

De la Fe ha convertido su colegio público en una especie de búnker anticovid. Antes de adquirir estos sistemas de luz ultravioleta, instaló unas mamparas de metacrilato en los 250 pupitres del colegio. Un gasto de 15.000 euros que salió de la partida para la feria municipal. “Nada te va a dar un 100% de protección, pero la idea es reducir al máximo las opciones de contagio”, señala el alcalde. Prefiere no dar cifras sobre el sistema de radiación ultravioleta, pero asegura que es "menos de lo que parece".

¿Es la luz ultravioleta la mejor protección contra el covid-19 en los colegios? La respuesta no está clara. Por un lado, está comprobado desde hace 70 años que los rayos UV-C (el espectro de onda más corto y enérgico de radiación) son un potente germicida capaz de eliminar más del 99% de microorganismos de una superficie con la distancia adecuada. Es ampliamente usada para desinfectar aire, agua y superficies. Pero también es una peligrosa fuente de destrucción para los tejidos humanos, capaz de generar un melanoma o provocar ceguera con solo unos segundos de exposición. Esto, llevado a un colegio y manipulado por personal no especialista, implica riesgos que hay que valorar.

A la izquierda, la torre de radiación UVC. A la derecha, el purificador con filtro ultravioleta.
A la izquierda, la torre de radiación UVC. A la derecha, el purificador con filtro ultravioleta.

Dudas entre los científicos

“No me gusta que la gente haga excentricidades de este tipo cuando no son necesarias”, afirma Conchi Lillo, profesora del Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCyL) y buena conocedora del efecto de los rayos ultravioleta sobre la salud. “Emplear este tipo de tecnología para eliminar virus y bacterias de un colegio puede parecer una buena idea, pero en mi opinión, es un gasto innecesario. Limpiar las superficies con jabón y lejía es lo realmente útil y validado por el Ministerio de Sanidad. Desinfectar con radiación ultravioleta puede ser un complemento eficaz, por supuesto, pero no hay motivos para usar estos aparatos. Ya existe una regulación al respecto, generan un problema de seguridad y suponen un gasto enorme entre la compra y el mantenimiento profesional que necesitan”.

El ministerio de Sanidad emitió el 3 de julio unas recomendaciones sobre el uso de radiaciones UV-C para la desinfección del covid-19. “Los dispositivos de UV-C reducirían la población vírica, de una forma fácil y rápida. Sin embargo, a fecha de publicación de este informe, no se ha encontrado evidencia sobre la eficacia y seguridad de la desinfección de SARS-CoV-2 con dispositivos de radiación con ultravioleta u ozono”, señala el documento. Y subraya: “La radiación UV germicida se ha utilizado con éxito y de forma segura durante más de 70 años. Sin embargo, debe utilizarse de manera competente y con el debido cuidado en lo que respecta a la dosis y la seguridad. El uso inapropiado puede dar lugar a problemas para la salud y la seguridad humanas y producir una desactivación insuficiente de los agentes infecciosos”.

El colegio de El Rubio también se ha bunkerizado con mamparas contra el covid-19.
El colegio de El Rubio también se ha bunkerizado con mamparas contra el covid-19.

Molina, responsable de E.Vila Projects, explica que la tecnología instalada en El Rubio está diseñada para un uso seguro en centros educativos. “Lo hemos puesto muy fácil. Los equipos de filtros ultravioleta son cajas cerradas y usan un sistema ‘plug and play’, no hay que hacer más que enchufar y desconectar. Y con las torres de radiación igual. Les indicamos el tiempo que deben tenerlos encendidos en el aula para que la desinfección sea completa y cuándo deben abandonar la sala. Las torres cuentan con sensores de movimiento y se paran en cuanto detectan la presencia de una persona. El mantenimiento tanto de los filtros como de las lámparas es muy sencillo, y disponemos de servicio técnico para resolver cualquier duda”.

El alcalde de El Rubio insiste en este punto: “Formaremos a técnicos municipales y les dotaremos de EPI para manipular los aparatos. Solo los tocarán estas personas. Cuando tengan la formación comenzaremos a utilizar los aparatos”.

La clave es la distancia

“La radiación ultravioleta es una técnica interesante para eliminar virus y bacterias, pero aplicada a colegios me genera muchas dudas. Para eliminar un germen hay que aplicarle radiación directa y a la distancia adecuada. Siempre quedará una esquina o un libro no desinfectado correctamente, lo que da falsa seguridad, y en el momento en que una persona con covid-19 entra en la habitación, ese aire queda contaminado”, valora Estanislao Nistal, virólogo y profesor de la Universidad CEU San Pablo. “Si yo tuviera 10.000 euros para invertir, quizá preferiría contratar a personal que limpie superficies y abra ventanas cada vez que termine una clase y compraría test diagnósticos semanales para detectar algún brote desapercibido. Hay que maximizar el rendimiento con las medidas más prácticas”.

Lillo, a su vez, subraya la debilidad de estos sistemas si entra un infectado en el aula. “Si tose y esparce sus gotículas, ya te puedes olvidar de todo el dinero que has invertido en aparatos de radiación, en mantenimiento, en formar al personal. Es algo demasiado costoso, cuando una buena desinfección manual es igual de eficaz. Solo los filtros de aire, si son adecuados, tienen algo de sentido. Pero de nuevo el gasto no compensa el resultado”.

Lámparas de radiación ultravioleta de la empresa E.Vila Projects.
Lámparas de radiación ultravioleta de la empresa E.Vila Projects.

El responsable de E.Vila Projects asegura que un sistema como el del colegio municipal de El Rubio, y por el que ya han preguntado más colegios, no consiste solo el emitir radiación, sino que es “una respuesta integral”. “Sabemos que la transmisión de covid-19 se produce principalmente por los aerosoles. No podemos controlar que una persona infectada tosa en una clase, pero sí logramos reducir drásticamente la carga vírica de la sala y por tanto los contagios. Está comprobado que el aire caliente de la boca sube y cuando se enfría baja, que es cuando contamina al resto de personas. Usando estas tres tecnologías reducimos ese peligro. En cada aula del colegio de El Rubio, cada hora vaciamos 50 m3 de aire, eso es entre una y 1,5 veces todo el aire del aula por hora. Y a eso añadimos la radiación directa sobre el mobiliario al terminar la jornada”.

Molina rechaza cualquier acusación de fomentar el populismo sanitario, esto es, ocurrencias políticas sin base científica destinadas a contentar a la población. “Está más que probado desde hace años que la radiación ultravioleta puede eliminar las bacterias más resistentes, y por lo tanto los virus de la familia del coronavirus. Se ha testado en hospitales y en laboratorios. La radiación es un germicida utilizado en el agua desde hace 60 años”.

El alcalde de El Rubio también defiende su iniciativa con argumentos sanitarios: “Mi obligación es garantizar la salud de mis vecinos. Instalando mamparas entre pupitres y desinfectando continuamente las aulas con radiación reducimos drásticamente las opciones de contagio. Eso es lo que me importa”. El Rubio solo ha detectado cinco casos positivos por covid-19 desde el inicio de la pandemia.

Microbiología Sevilla Colegios
El redactor recomienda