LA ESTRATEGIA CONTRA EL COVID-19

Recetas de Corea del Sur (y de Suecia) que España podría aplicar contra el coronavirus

Martin Varsavsky, uno de los impulsores de coronamadrid.com, analiza la situación a la que se enfrenta el país y aboga por modular el encierro, el traqueo a través de 'apps' y pide test masivos

Foto: Una ciudadana extranjera se somete a un test antes de entrar en Corea del Sur. (EFE)
Una ciudadana extranjera se somete a un test antes de entrar en Corea del Sur. (EFE)

"Esto ha sido cosa de países autoritarios como China, pero también de democracias como Taiwán o Japón. Hay algo de los países asiáticos que deberíamos estudiar e imitar en esta crisis". Esto lo dice Martin Varsavsky, fundador, entre otras compañías, de Jazztel, Ya.com, Eolia o Fon, cuando se le pregunta por el uso de la tecnología, concretamente las aplicaciones, como ayuda para 'domesticar' el coronavirus y frenar la pandemia.

Este reconocido emprendedor e inversor, que ha dado el salto desde los 'routers' a la reproducción asistida con su empresa Prelude Fertility, fue contactado por Isabel Díaz Ayuso para explorar esta vía y acabó 'enrolado' en el proyecto que desembocó en coronamadrid.com, la web de autodiagnóstico lanzada en la Comunidad de Madrid para desatascar los teléfonos de emergencias. "Los surcoreanos son los auténticos genios en la lucha contra el Covid-19", ha afirmado en una videoconferencia con periodistas. "Han aplanado la curva, han salvado vidas y su economía sigue funcionando".

Varsavsky, aunque cree que es absolutamente necesario, es crítico con cómo el Gobierno ha articulado el confinamiento de la población. Por una parte, cree que uno de los mayores problemas de gestión ha sido pasar de 'cero a cien' y permitir, cuando había indicios, que se "permitiese seguir haciendo una vida tan normal", refiriéndose al normal funcionamiento del transporte público, partidos de fútbol, manifestaciones del 8-M, mitin de Vox en Vistalegre...

Sostiene que ahora se ha convertido en un optimista y cree que "las cosas van a ir mejor de lo que la gente piensa". Este sentimiento llega semanas después, como él mismo cuenta, de que fuese tildado de "alarmista" por afirmar el 27 de enero que el coronavirus iba a ser peor que "el cambio climático".

Martin Varsavsky. (Reuters)
Martin Varsavsky. (Reuters)


Los más vulnerables, expuestos

Este empresario opina que se están dando varias disfunciones en este encierro. Recurre a las estadísticas hechas públicas por Sanidad de cómo afecta el Covid-19 a los segmentos de la población y pone el acento en que la tasa de letalidad empieza a escalar de forma significativa en la franja de los 50 a los 60 años y que el 90% de los fallecidos tienen más edad. "Estamos en un sistema en el que las principales víctimas siguen expuestas. Siguen saliendo a la compra, a por tabaco, a pasear al perro...", sostiene.

Foto: EFE
Foto: EFE

Sin embargo, señala que el grupo menos afectados, los niños y adolescentes, llevan 20 días "sin salir", recluidos "sin aire fresco" y que España es prácticamente el único país que mantiene esta situación, después de que Italia haya aprobado excepciones en este sentido. "No hablo de que bajen a jugar al parque. Hablo de que puedan salir con uno de los padres un tiempo de casa, alrededor de la misma manzana. Se podría hacer por horas o por apellidos para respetar la distancia social", insiste.

El particular encierro sueco

En su opinión, también habría margen para flexibilizar el encierro y permitir que, individualmente, se saliese a hacer algo de deporte cada día. Aunque no lo comparte al "cien por cien", pone sobre la mesa el caso de Suecia, donde siguen las clases y el confinamiento se ha centrado en la tercera edad. El país nórdico, con 5.500 positivos y cerca de 300 muertos, es el único de Europa que no ha abrazado el 'quédate en casa' y ha centrado sus medidas, por el momento, en los mayores.

Es duro decirlo por la cultura que hay en España, pero para salvar la economía hay que aislar a los más ancianos

"Es duro decirlo por la cultura que hay en España pero para salvar la economía hay que aislar a los más ancianos", defiende Varsavsky. Eso incluye llevarles "la comida" y "los medicamentos hasta casa". Defiende que, a través de servicios de 'delivery', se podría montar una logística que llevase comida completa a un precio de tres euros el menú y articular todos estos pedidos a través de una 'app'. Una 'app' que, según su visión, debería parecerse a la que han utilizado en China o Corea del Sur. Un semáforo que clasificase por categorías a la población hasta que se controlase la enfermedad y haya tratamientos efectivos.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

En el verde las personas sin riesgo o aquellas que ya hayan superado la enfermedad y estén inmunizadas, amarillo los que no la han pasado y rojo los más mayores así como los que tengan síntomas o estén contagiados. También es partidario —insiste durante todo el encuentro de que se trata de un análisis personal con base en su experiencia— de que estas eventuales plataformas realicen análisis diarios de temperatura así como 'geofacing', es decir, traqueo vía 'Bluetooth' y GPS a los usuarios.

Saber cómo se mueve la gente

Todo ello en el marco de la emergencia, con Sanidad como único gestor de los datos y ciñéndose a la duración de ese estado de alerta, ya que "la privacidad" es un valor muy importante a cuidar. "Hay que saber si alguien con síntomas se mueve, cómo se mueve y con quién está en contacto", remata. En Corea del Sur, por ejemplo, se envía un mensaje al móvil cuando has estado en contacto con alguien con síntomas. Actualmente, la ubicación se utiliza —y se utilizará en la 'app' que lanzará el Gobierno basándose en el desarrollo para Madrid— para concretar que el usuario se encuentra en la región que dice encontrarse.

También pone en valor lo que se ha conseguido con coronamadrid.com o la app que la Generalitat de Cataluña puso también en circulación. "El primer objetivo era descongestionar las líneas de emergencias y se está logrando", ha explicado. Aunque se trata de un test de autodiagnóstico, la 'app', que realiza las mismas preguntas que los operadores, ofrece una serie de consejos, directrices e información que con el 112 y equivalentes saturados "era imposible". "Así se ha conseguido también evitar que la gente fuese a urgencias directamente, que también podía ser un foco de contagio".

Es partidario de utilizar la geolocalización y usar una 'app' al estilo de Corea del Sur, China y Japón

Hay una duda que se plantea. Al tratarse de una aplicación de móvil y una instalación voluntaria, esto puede crear ciertos sesgos, especialmente entre los más mayores, el grupo más golpeado por el coronavirus, al ser un público menos familiarizado con la tecnología. Varsavsky cuenta que, aunque cree que el porcentaje de población mayor que se maneja con soltura con un 'Smartphone' ha crecido muchísimo, no se puede perder de vista ese aspecto y hay que crear interfaces sencillas y manejables.

Millones de test y mascarillas

Foto: EFE
Foto: EFE

Pero por mucho que se desarrolle una aplicación bajo la receta asiática, no basta. Se tiene que combinar con otras cosas. Lo primero, subraya, test masivos. "Y no solo de PCR", remata en referencia a los exámenes de anticuerpos, que se realizan más rápidamente. "Calculo que necesitaríamos al menos 100 millones de pruebas, dos por español aproximadamente. Y 500 millones de mascarillas", afirma.

Dice que el uso de esta protección va a ser esencial en el escenario 'posconfinamiento', no solo por contagiarse sino por evitar nuevos contagios. Cree que con una estrategia de mascarillas e identificando más rápidamente a la población contagiada se puede activar la economía más rápidamente. "Si no nos reprogramamos, podemos perder esta guerra", remata.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios