ENTREVISTA AL 'SERIAL ENTREPRENEUR'

Martín Varsavsky salta de los 'routers' a los embriones: "Es la próxima gran revolución"

Tras levantar empresas como Jazztel o ya.com, el emprendedor hispanoargentino deja atrás el mundo 'teleco' para centrarse en su nueva obsesión empresarial: los servicios de fertilidad

Foto: Varsavsky con Ben, su séptimo hijo. (Cedida)
Varsavsky con Ben, su séptimo hijo. (Cedida)
Adelantado en

El emprendedor compulsivo Martín Varsavsky (Buenos Aires, 1960) se ha apartado de las telecomunicaciones pero nunca de la tecnología. Después de levantar en España un reguero de empresas, como Jazztel o Ya.com, sin las que hoy el panorama de las telecomunicaciones en nuestro país sería inconcebible, el argentino —desde hace años nacionalizado español— puso la mirada en un sector totalmente diferente, el de la fertilidad.

Hoy sus principales obsesiones son dos. Su empresa, Prelude Fertility, convertida ya en la primera cadena de centros de fertilidad en Estados Unidos y donde ofrecen servicios integrales (desde test genéticos a fertilización in vitro) para ayudar a las parejas a tener hijos. La segunda, Overture Life, está tratando de perfeccionar un robot que produzca embriones viables. Los ingredientes —esperma masculino y óvulos femeninos— son siempre los mismos, pero en lugar de hacer el proceso a mano, como ocurre actualmente en la FIV, este sería totalmente tecnificado.

Esa promesa tecnológica se ensaya en Alcobendas, justo debajo de la oficina donde nos encontramos para la entrevista.

PREGUNTA: En la industria de la fertilidad, de la que usted forma ya parte, se están teniendo ahora mismo conversaciones como que el sexo y la reproducción van a ir totalmente por separado en el futuro: el sexo para disfrutar, pero no para tener hijos porque será más eficiente acudir a una empresa.

RESPUESTA: Eso ya está ocurriendo ahora, de hecho eso es Prelude. Mi hijo Ben, que tiene dos años, nació de esperma congelado y ovocitos congelados. Él es mi séptimo hijo y yo tengo ya una cierta edad. Los hombres contribuimos a problemas serios de nuestros futuros hijos cuando los tenemos a partir de los cuarenta. Todo el mundo dice 'las mujeres se hacen infértiles', pero aunque los hombres seguimos siendo fértiles contribuimos mucho más a enfermedades mentales severas, autismo, esquizofrenia, trastorno obsesivo compulsivo… entonces es bueno congelar esperma además de conservar ovocitos.

P: También se está hablando de la creación de gametos artificiales, lo cual parece de auténtica ciencia-ficción pero en teoría no está tan lejano.

R: Lo que usted dice es algo diferente, la gametogénesis. Es hacer gametos de cualquier célula. Por ejemplo en Japón han logrado con ratones hacer que dos ratones femeninos tuvieran ratones, porque han logrado, digamos, sacar esperma de un ratón femenino. No es tan difícil y se podrían llegar a hacer gametos. Es mucho más fácil hacer esperma que hacer ovocitos, porque solo contribuye información genética mientras que los huevos contribuyen mitocondrias y un montón de cosas más. Es más fácil pensar que dos lesbianas podrían tener un hijo que dos varones homosexuales. Eso puede llegar a ser factible.

El séptimo hijo de Varsavsky nació por FIV. (Cedida)
El séptimo hijo de Varsavsky nació por FIV. (Cedida)

La otra cosa que se está empezando a hacer es que hoy en día ya se pueden evitar enfermedades monogénicas como la fibrosis quística, las anemias, la talasemia, la enfermedad de Huntington… seleccionando embriones, eso se puede hacer desde hace diez años. El próximo paso que se va a empezar a hacer es el de las enfermedades multigénicas y también el de los bebés de diseño. Yo personalmente no estoy a favor de los bebés de diseño, pero sí estoy a favor de evitar enfermedades que matarían a tu niño cuando tiene cinco años, así que sí, es un mundo fascinante que a veces se mete en territorios peligrosos pero en general no, en general ayuda a que la gente tenga hijos sanos cuando estén listos, que es un poco el eslogan de nuestra empresa.

P: Usted había invertido ya en empresas como 23andMe —respaldada por Google y que realiza test genéticos a partir de una muestra de saliva. ¿Cómo se salta del mundo de internet y las telecomunicaciones a esto?

R: Yo estudié tres años de Medicina antes de irme a hacer temas de negocios y MBA, a mí me encanta la medicina e hice una empresa cuando tenía veintipico con César Milstein, que ya falleció pero fue el premio Nobel que descubrió los anticuerpos monoclonales, y además yo estudié un año de Inmunología. Después me cambié y me dediqué a las telecomunicaciones, en parte porque estaba frustrado un poco con el tiempo que llevaba todo en la medicina. Desde que tenías una idea hasta que desarrollabas el medicamento pasaban diez años.

El emprendedor, en la época en que era CEO de Gramofon
El emprendedor, en la época en que era CEO de Gramofon

Pero después cuando volví no me dediqué al desarrollo de medicamentos sino a la clínica y ahora al desarrollo de equipos médicos que no requiere diez años, ahora el ciclo es como mucho de cuatro. Me apasiona la medicina en general y además creo que la revolución de los últimos 20 años giraba en torno al silicio y la de los próximos 20 girará en torno a las moléculas de carbono, las vivas, y la integración de la computación en estas moléculas.

P: Tras muchos años en un segundo plano, la industria de la reproducción asistida ha entrado hace poco en una nueva fase donde el 'private equity' ha entrado a meter dinero.

R: En mi caso, Prelude está financiado por 'private equity' y Overture por 'venture capital' o capital riesgo. Es importante señalar las diferencias. El 'private equity' lo que hace es comprar empresas pequeñas y hacerlas más grandes. En mi caso escogí a Lee Equity, que son mis inversores en Prelude. Los VC jamás habrían financiado Prelude sino algo como Overture, que es una idea que se va a transformar en una empresa. Los otros te financian comprar clínicas, clínicas, clínicas... hasta que armás una gran cadena de clínicas.

Efectivamente en el mundo de la fertilidad, donde antes no había 'private equity', ahora sí lo hay. Pero todavía hay relativamente poco en el sentido de que en Estados Unidos la mayoría de clínicas todavía son independientes y pertenecen a sus doctores. Es algo totalmente diferente a lo que ocurre en Europa. Aquí el 'private equity' tiene mucho más: en Inglaterra las dos principales cadenas, Care y The Fertility Partnership, son 'private equity', la más grande de Alemania, VivaNeo, también… curiosamente, en España, la más grande, IVI, es de los doctores.

En EEUU tenemos planes de financiación porque los tratamientos de fertilidad son muy caros, el doble que en España

El 'private equity' se unió conmigo porque hay muchas sinergias que se consiguen cuando uno junta un montón de clínicas. Hoy en día cada una compra sus equipos, sus medicamentos… todo se compra de a poco, entonces cuando uno hace una central de compras u organiza una marca como hemos hecho con Prelude… y después estamos lanzando planes de financiación, porque los tratamientos de fertilidad en EEUU son muy caros, cuestan el doble que en España. Tiene muchas ventajas tener una empresa de 'private equity' y nosotros las estamos aprovechando.

P: Pero en este sector en concreto es difícil hacer una marca global. Hay que operar distinto en cada país porque hay muchas sensibilidades específicas en cuanto a temas de privacidad, legales, de imagen...

R: IVI ha tratado de hacer eso cuando se fusionó con RMA en New Jersey, y opera en EEUU y en España. Nosotros operamos solo allí por eso que dice usted, mejor ser especialistas en un gran mercado que tratar de ir por todo el mundo. Pero hay otro español —que es lo curioso de todo esto, que hay muchos españoles y yo, aunque soy un argentino soy ciudadano español y pago mis impuestos aquí— que es Eduardo González. González, que es vecino mío en La Moraleja, dirige un grupo que se llama NMC que compró la clínica Eugene en Barcelona, compró Boston IVF en EEUU, clínicas en Brasil y muchos otros sitios. Él sí que trató de hacer una cosa más global con las clínicas.

Si tú piensas cuáles son los grupos más grandes de fertilidad del mundo, están todos dirigidos por españoles. NMC, IVI y nuestro grupo son los más grandes, y curiosamente los tres dirigidos desde España.

P: ¿Conoce algún otro caso en el que España tenga tanto peso en alguna industria?

R: España es fuerte en infraestructuras, empresas tipo Ferrovial o Acciona, pero es curioso porque en esta industria donde voy me encuentro un español. Que son mis rivales también porque Eduardo y yo estamos peleando por las mismas clínicas, somos competidores.

Para entender por qué ocurre esto, para darle una idea, España tiene 46 millones de habitantes y unos 100.000 ciclos de fertilidad, mientras que Estados Unidos tiene 330 millones y tiene unos 200.000 ciclos. España es como California y hace los ciclos de la mitad de Estados Unidos, por eso es un líder global en el mundo de la fertilidad.

P: Me llaman la atención todos los aspectos sociales que hay alrededor de la fertilidad. Usted ha mencionado alguna vez el caso de Facebook o Google ofreciendo la congelación de óvulos a sus empleadas. Cuando esa es la única medida, genera antipatía porque se interpreta que lo único que quiere la empresa es no perder capacidad de producción. Por otro lado, hay quien pide más pedagogía: que por mucho que la tecnología lo facilite, retrasar la maternidad acarrea otros problemas.

R: Creo que hay una gran confusión aquí. La gente cree que las mujeres están retrasando la maternidad por el trabajo. Pero se han hecho estudios que muestran que el trabajo es un tema, pero hay otro tema muy importante que es la falta de una pareja apropiada. Es decir, ahora se extendió la juventud. Los 'baby boomers' a los 25 se casaban y ahora, en España, el promedio del primer hijo es como de 33 años, ¡el promedio! Hay muchísimos que los tienen todavía más tarde y están llegando a ese límite de 35, que no es un límite concreto porque hay mujeres de 40 que tratan de tener el primer hijo y pueden, aunque el 80% fallan. Siempre está el caso de las que pueden que confunde el panorama.

Y también está el caso de la ovodonación, que hay un 'boom' y cualquiera de 45 que quiere tener un hijo puede hacerlo con ovodonación. Pero en general no lo cuenta, por tanto trasciende 'fulanita está teniendo hijos a los 45, de qué me voy a preocupar', entonces se crea esta confusión. Por cierto, España es líder mundial en ovodonación, que también explica por qué al país le va tan bien en esto.

Varsavsky, de nuevo con su hijo Ben (Cedida)
Varsavsky, de nuevo con su hijo Ben (Cedida)

Me parece bien que las empresas ayuden a sus empleadas a posponer la maternidad porque como digo, en muchos casos no es por el trabajo, es porque no encontraron la pareja apropiada o no quieren tener hijos antes, porque les gusta la independencia de no tener hijos o no tener pareja. Ahora, lo que está mal es una empresa que solo ofrece ayuda para posponer la maternidad y no ayuda para la conciliación familiar o por ejemplo guarderías donde dejar a tus niños… en empresas de Silicon Valley como Google o Amazon, que ofrecen guarderías y 'egg freezing' el mensaje está claro: si quieres tener hijos te los cuidamos y si no, los tienes más tarde.

P: ¿Pero no puede ocurrir que la tecnología, que nos permite tener hijos cada vez más tarde, oculte a veces otro problema, que es no poder permitirse tener un hijo antes de los 30?

R: Nosotros ofrecemos congelación de óvulos aquí en España y la primera empleada que nos los solicitó ya tenía un hijo. Lo hizo para tener el segundo más tarde, y eso es una cosa que la gente a veces no piensa. La congelación no siempre es para tener el primero, sino el segundo.

Hay otra cosa en el mundo de la fertilidad que se llama 'infertilidad secundaria' donde España es el país líder. Hay una increíble cantidad de parejas que solo tienen un hijo, porque llegan al primero pero no logran tener el segundo, y a veces esta infertilidad es más devastadora que la primaria: ya tienen un hijo, saben lo que es y quieren tener otro. Entonces hacer preservación de la fertilidad para el segundo o tercer hijo es una buena estrategia.

P: Tenía aquí apuntado preguntarle por este hilo que hizo en Twitter. ¿Por qué los españoles necesitaremos tanto que venga alguien de fuera a decirnos las cosas buenas que hacemos?

R: El hilo ese es el más exitoso que yo haya tenido en Twitter, tuvo más de cuatro millones de personas que lo vieron, básicamente lo que decía es: mira San Francisco y mira Madrid, tú crees que San Francisco lo tiene todo y Madrid no tiene nada, pero San Francisco tiene un montón de problemas que Madrid solucionó: la sanidad costaba carísima, que estaba lleno de 'homeless'...

Yo voy a Silicon Valley y me hablan de ese hilo de Twitter sobre España

Lo interesante de ese hilo es que es imposible que en España, donde solo el 14% de la población mira Twitter, es decir unos seis millones, cuatro millones de ellos lleguen a ver mi hilo. La realidad es que la mitad de esos cuatro millones lo vieron en Estados Unidos, se hizo viral en los dos países, yo voy a Silicon Valley y me hablan de ese hilo. Pero ¿por qué se hizo viral ese hilo? Porque era en inglés y porque estaba dirigido a los norteamericanos, no a los españoles. Al final yo digo que EEUU es el mejor país para resolver los problemas más difíciles de la humanidad, que nadie más puede resolver, y es muy mediocre para resolver los problemas cotidianos que todos los demás países desarrollados pudieron resolver, inclusive España. Aquí se han resuelto muchos problemas importantes, como darle sanidad a todo el mundo o una educación universitaria casi gratuita para quien la quiera.

P: ¿Lo del español como mal emprendedor es un mito? Al menos, lo parece hablando de todos estos españoles que lideran las empresas de reproducción asistida.

Es verdad que en España falta espíritu emprendedor comparado con Silicon Valley, pero también es verdad que comparado con el año 95 cuando yo llegué, hay mucho más espíritu y muchos más emprendedores. Queda recorrido por hacer, pero yo sigo apostando por España, levantando dinero en EEUU porque aquí hacer eso para un robot que hace embriones es muy difícil.

Hace 10 años España superaba a Israel en PIB per cápita: hoy ellos tienen 41.000 dólares anuales frente a 32.000 de España

Aquí nadie te financia ideas locas, pero se han hecho algunas nuevas empresas en España. Yo aquí hice Jazztel, hice Ya.com, hice Eolia, hice Fon y otros están haciendo Glovo, Cabify, Privalia… pero por ejemplo yo acabo de llegar de Israel, que es como Cataluña y tiene más 'start-ups' exitosas que España, Francia y Alemania juntas.

P: En Israel es que viven para crear y vender 'start-ups'. Es poner un pie allí y alguien te cuenta que hicieron tal 'start-up' y la vendieron a Intel o Google.

R: Lo interesante es que uno dice, todo esto de las 'start-ups' ¿para qué sirve, para que tres se hagan ricos o para ayudar a todo el país? Lo que demostró Israel es que sirve para las dos cosas. Algunos se hacen ricos, sí, pero ayuda a todo el país. Hace diez años España iba muy por delante de Israel en PIB per cápita y hoy en día tienen unos 41.000 dólares anuales mientras España está en 32.000 dólares. Van muy por delante y casi toda la ganancia viene de empresas de tecnología y del enorme empleo de calidad que generan, porque en España el coste medio por empleado de una empresa de tecnología es como de 50.000 euros, y el sueldo medio es muchísimo más alto, quizá el doble, que el de las empresas típicas españolas como las del turismo.

Ese empleo de calidad es lo que logró Israel para levantar la media del país, y para hacer eso nosotros necesitamos más empresas de tecnología.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios