WIFI A BORDO

He instalado en mi coche el router Movistar Car: estos son los 3€ mejor gastados del mes

La operadora quiere hacer negocio hasta cuando conduces. Probamos el aparato para tener 3GB de datos y mucho más en tus viajes por carretera

Foto: Movistar Car. (Mikel Cid)
Movistar Car. (Mikel Cid)
Autor
Tiempo de lectura10 min

Desde hace unos cuantos meses tengo un agujero de megas en mi tarifa. Ocurre solamente cuando viajo en coche con mi hija de dos años. Es incapaz de viajar sin sus vídeos de YouTube favoritos, por lo que mis opciones principales (además de descargar vídeos por vías no oficiales) son o contratar YouTube Premium o hacerme con más datos o una línea adicional para las vacaciones. Por eso, y porque ahora mismo es gratis, me decidí a probar Movistar Car, un dispositivo conectado de Movistar que entre otras cosas te hace una red Wi-Fi para el coche, incluyendo 3GB mensuales.

Esta 'teleco' ya se ha metido con sus conexiones hasta la cocina de casa y ahora quiere también entrar en tu coche. No es el primer operador que lanza un producto para esto: Orange lanzó en 2015 su Car-WiFi, pero su apuesta va algo más allá de un simple router Wi-Fi para el coche.

Además de su peculiar formato, va conectado al puerto de diagnóstico, por lo que no ocupa una toma de mechero como si ocurre con la de la firma francesa. Además, la aplicación de este servicio también permite conocer la ubicación del vehículo, recopila estadísticas de uso del coche, avisaría al 112 en caso de detectar un choque y, por supuesto, muestra ofertas a sus usuarios.

En busca del puerto OBD

Para conseguir el Movistar Car no me quedó otra que pasar por la web del operador y esperar a su recepción por mensajería (Zeleris) en dos o tres días laborables. No estaría de más que también se pudiese conseguir directamente en tiendas Movistar. Es importante mencionar que ahora mismo el alta y los tres primeros meses son gratis y sin permanencia, siendo la cuota habitual de tres mensuales y la cuota de alta de 20 euros.

Bien, llegado a casa el paquete, me encuentro con una pequeña caja con un contenido muy escueto: el propio dispositivo y un pequeño manual. Tampoco hace falta más. Siempre he sido de ignorar instrucciones, aunque os engañaría si no dijese que más de una vez tengo que acabar recurriendo a ellas. Es por eso que la aventura ha comenzado directamente con encontrar el puerto de diagnóstico u OBD de mi coche, al que se tiene que conectar Movistar Car.

Foto: Mikel Cid.
Foto: Mikel Cid.

Yo, nulo en esto de los coches más allá de conducirlos y toquetear al máximo sus pantallas táctiles, lo primero que hice fue lo que hace cualquier persona promedio: buscar en YouTube un vídeo, en este caso para localizar dónde está el puerto OBD en mi Peugeot 3008 del año pasado. El inconveniente es que toda la información que encontraba hacía referencia al modelo de 3008 que se fabricaba hasta 2016, que tiene el puerto bajo la misma tapa (debajo del volante) pero pegado a la puerta, mientras que el modelo actual lo tiene al lado contrario.

Una vez encontrado el puerto conectarlo es una tontería, aunque me encontré con un inconveniente: la tapa que cubre esa zona no cierra porque el dispositivo sale demasiado. Mientras me llega el alargador, que Movistar proporciona gratis pidiéndolo por la misma app, la tapa irá sin cerrar del todo, aunque apenas se aprecia desde fuera del coche por su ubicación.

Un Wi-Fi que funciona como debe

Antes de seguir con la conexión del dispositivo en sí decidí detenerme un momento y seguir las ligeras instrucciones que hay en el contorno de la caja donde viene: instalar la aplicación Movistar Car. Y sorpresa, los primeros pasos, además de solicitar datos básicos (nombre, apellidos, email, contraseña, modelo y matrícula del coche), también ayudan a localizar el OBD del coche. Eso sí, en mi caso no lo situaba correctamente, sino en el mismo lugar que los vídeos que había visto en YouTube.

Salvado ese escollo, sincronizar la app con el Movistar Car fue tan sencillo como escanear con la misma el código QR del dispositivo. Sincronizado con la app y conectado al coche, con varias luces cambiando ya de color, la aplicación solicita conducir al menos durante cinco minutos para que la red Wi-Fi empiece a funcionar. Y más o menos ése es el tiempo que tardó en decirme la app que ya estaba todo listo.

Foto: Mikel Cid.
Foto: Mikel Cid.

A partir de ese momento en cualquier dispositivo dentro del alcance es posible encontrar la red Wi-Fi que genera Movistar Car, bajo el nombre MovistarCar seguido de varias cifras. La contraseña se puede ver en la aplicación y cambiarla es sencillo e instantáneo. La red estará encendida siempre que el motor esté arrancado, y se mantiene durante unos escasos minutos tras su apagado, para evitar cortar la conexión en un start-stop en un semáforo o casos similares.

Es hora de probar el Wi-Fi y lo cierto es que funciona como debe, hace la función encomendada. De hecho, en diversos test de velocidad para comprobar la velocidad que ofrece y se ha movido, en buena cobertura 4G, entre los 20 y 40 Mbps de descarga y latencias inferiores a los 100 ms. Comparados con los resultados que da el mismo móvil (un iPhone XS), en el mismo lugar y a la misma red de Movistar, las velocidades y la latencia son similares.

Más allá del servicio como router

Y hasta ahora he explorado y contado la función principal, y por la que me he hecho con un Movistar Car, la de crear una red Wi-Fi itinerante. Pero como mencionaba líneas arriba, la elección del tipo de conector que usa este dispositivo no es una casualidad, ya que añade funciones adicionales.

El hecho de que el Movistar Car esté conectado al puerto OBD, el que usan en los talleres para hacer diagnósticos de los vehículos, permite conocer si hay cualquier avería o aviso en el coche, que se reflejaría en la aplicación. Otra opción que habilita el OBD es tener en la app un registro de todos los viajes realizados por el coche con todo tipo de datos: punto de partida y llegada, recorrido completo, kilómetros, duración y velocidad media. Es algo que ya ofrecen muchas apps de marcas de coches, pero puede ser útil para coches no compatibles con ellas.

Foto: Mikel Cid.
Foto: Mikel Cid.

Hay otras funciones que pueden resultar más útiles, como conocer la ubicación del coche, sobre todo en caso de robo o para recordar dónde hemos aparcado, o el aviso automático a emergencias. Esta función es la misma que incorporan algunos vehículos, los nuevos de manera obligatoria en Europa, que se pone en contacto directo con el 112 en caso de detectar un choque, transmitiendo la ubicación del accidente.

De todo lo que puede recopilar Movistar Car se pueden configurar notificaciones en la aplicación: si el coche ha recibido un impacto, si está siendo remolcado, si ha arrancado o se ha apagado, de fallos… Incluso avisos personalizables de si el coche excede un límite de velocidad que nosotros definamos, si entra en un lugar o zona concreta o si está siendo usado en una hora concreta.

Otro punto interesante que no me gustaría dejar sin mencionar es que la app tiene la opción “Comparte tu coche”. Esta función permite que hasta cuatro personas se puedan instalar la app y acceder a los datos y avisos del coche.

El otro negocio de Movistar

Lo que yo no conocía antes de contratar Movistar Car es que además del servicio como conexión o las funciones que he descrito anteriormente, la aplicación cuenta con su propio apartado de ofertas. El otro negocio de Movistar.

Ahora mismo puedo acceder a descuentos en Vía-T, en gastos de gestión de parquímetro, en recursos de multas o en revisiones del coche. Las ofertas van más allá de un simple listado, ya que esta sección también tiene un “Cerca de mí” que muestra negocios locales (talleres principalmente) que ofrecen ventajas a los dueños de un Movistar Car.

Resultados del test de velocidad. Foto: Mikel Cid.
Resultados del test de velocidad. Foto: Mikel Cid.

Opcionalmente, se le puede desvelar a Movistar cuándo tenemos que pasar la ITV del coche o con qué aseguradora tenemos contratado el seguro, sus coberturas y su fecha de vencimiento. No indica nada más la app al pedir, no obligatoriamente, estos datos, pero parece claro que serían utilizados para mandarnos ofertas personalizadas. Un negocio adicional en toda regla, aunque como he mencionado ofrecer estos datos a Movistar es siempre opcional.

Un plus a cambio de poco

Tras probar durante varios días Movistar Car ya puedo sacar conclusiones. El cometido principal para el que lo he contratado lo cumple sin problemas, que no es otro más que contar con conectividad extra mientras hago viajes largos. Adiós a preocuparme por la batería del móvil u ocupar el cargador o el mechero del coche con otro dispositivo extra.

El punto negro aquí es que de momento Movistar Car solo ofrece 3 GB por tres euros sin posibilidades de ampliación ni nada. Si los datos se consumen en su totalidad antes de cada ciclo de 28 días (como las tarjetas prepago) el dispositivo dejará de ofrecer conectividad hasta llegar a otro ciclo. Por lo que he podido ver en comentarios de la App Store, Movistar ya está trabajando en ofrecer más opciones, pero de momento hay que conformarse con lo que hay, aunque el precio es muy bueno, mejor que cualquier tarifa similar. Otro punto a mejorar en el aspecto datos es que el consumo se muestra en un círculo que se va llenando, acompañado de un contador de cuántos días quedan para cambiar de ciclo, pero no se detalla cuántos megas se llevan gastados.

Foto: Mikel Cid.
Foto: Mikel Cid.

Y más allá de la razón por la que tengo Movistar Car, el plus de seguridad que ofrece me parece interesante. Mi coche tiene integrado el sistema de aviso automático de accidente, pero la posibilidad de conocer si el coche se mueve sin estar yo en él es de lo mejor que ofrece el servicio, porque incluso puede avisar de si está siendo remolcado (porque se mueve sin estar encendido el motor). Hay algo que ahora mismo no puedo valorar, y es configurar las alertas de uso por velocidad, horario o zona, pero que puede ser muy útil para quien comparte coche entre varias personas.

Lo que quizás me dé algo de miedo es permitir que una aplicación de un operador pueda recopilar todos los datos de uso de mi vehículo particular. Llamadme escéptico y me da igual que sea Movistar o cualquier otro operador, pero es una puerta a que me conozcan “demasiado”, aunque prometan no hacer uso de esos datos.

Dicho todo esto, 3 GB por tres euros es una combinación que ningún operador ofrece y que puede venir muy bien para los largos viajes veraniegos o para aquellos que usan constantemente su coche. La única complicación puede ser encontrar el puerto OBD, pero una vez localizado el uso de Movistar Car es sencillo y además aporta ese extra de seguridad. Y de todas maneras, como no tiene permanencia se puede probar gratis y si no te convence o ya no lo vas a necesitar, lo devuelves y listo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios