CONDICIONES DE USO ANTICUADAS E INCOMPLETAS

Por qué deberías pensártelo dos veces antes de apuntarte al WhatsApp electoral del PP

El partido de Pablo Casado ha lanzado su propia herramienta al igual que ya han hecho otras formaciones en los últimos meses, pero sus términos y condiciones incumplen la normativa actual

Foto: Imagen de promoción del WhatsApp del PP
Imagen de promoción del WhatsApp del PP

El marketing político se ha convertido en un saber que no para de evolucionar y ya se sabe, o te adaptas o mueres. Hasta hace menos de dos años nadie imaginaba que un servicio como WhatsApp podría llegar a ser un arma política y hasta hace unos meses, coincidiendo con las últimas elecciones andaluzas, este servicio era un gran desconocido en el entorno propagandístico español. Pero ahora todos quieren subirse el carro, y claro, eso genera también bastantes problemas con todo lo que rodea a una herramienta tan potente como esta.

Ese es el caso del Partido Popular. A finales de marzó lanzó su propio servicio (centrado en un número que va mandándote información del partido de forma automática como un contacto más) para aprovechar toda la fuerza de la aplicación de mensajería instantánea más usada del planeta y mantener al día a todo el que quiera sumarse a esta herramienta de cara a las elecciones del 28-A. Hasta ahí todo correcto. Para unirte solo tienes que entrar en vente.pp.es desde tu móvil, aceptar los términos y condiciones, dar tu código postal (que luego usan para mandarte información segmentada) y directamente un bot te escribirá por WhatsApp como cualquier otro contacto. El problema justo está en esas condiciones que debes aceptar para usar el servicio y es que vienen en un texto general de la página del partido y por tanto incumplen las normativas de protección de datos.

Para ver estos fallos solo debes ir a la página que citábamos anteriormente y clicar en 'Ver las condiciones de uso'. Directamente la web te llevará hasta un 'post' con los 8 puntos que forman su política de privacidad y en los que, en teoría, se explica todo lo que van a hacer con tu información. El problema es que esos puntos aluden a la web general del partido por lo que es un texto genérico que en ningún momento especifica nada sobre el nuevo servicio ni detalla aspectos que la ya más que conocida RGPD te obliga a explicar a conciencia. No se habla del tratamiento de los datos o la información personal que va a recabar.

Eso mismo explican los abogados especialistas en tecnología y protección de datos Jorge Morell y Samuel Parra en conversación con Teknautas. Para el primero de ellos el fallo es claro y es que "es una política de privacidad antigua ligeramente adaptada. Basta ver la mención a ficheros en el punto 2 o la mención a los antiguos derechos en el punto 8. Si estuviera al día, debería especificar algo mejor el responsable en el punto 1 y mencionar cosas que olvida, como la base de legitimación, el periodo de conservación de los datos, los verdaderos derechos a ejercer o la posibilidad de reclamar ante la AEPD. Incluso podría decir si hay decisiones individuales automatizadas o se hacen transferencias internacionales".

En cuanto a las normativa que incumple, Morell menciona dos artículos de leyes diferentes, el 13 de RGPD y el 74 de la nueva LOPD. El primero habla del deber de información y transparencia mientras que el segundo es la adaptación de esta norma a la legislación española y establece estos fallos como infracciones leves. "Claro que hay incumplimiento, la cosa es que como este hay muchos casos", apunta. Eso sí, en este caso es mucho más delicado: un partido político que recopila tus datos pero no te dice cómo justo antes de una elecciones y tras aprobarse una nueva y polémica LOPD que permite el 'spam electoral'.

Por su parte, Parra apunta a que el problema está en que es una política de privacidad genérica y que en realidad el aviso legal es el genérico de la web del PP. "En ese aviso faltan un montón de cosas. Habría que crear un apartado dedicado a especialmente a este servicio, donde se diga qué van a hacer con los datos de los usuarios, quién los va a tratar, hasta cuándo, etc.".

Contactados por El Confidencial, desde el Partido Popular se limitan a decir que "la política de protección de datos de la herramienta se adecua a las prescripciones establecidas y cumple con la normativa vigente". Algo que no cuadra para nada con lo que dicen los letrados.

La sospecha del 'spam' electoral

Como explican los abogados, no se tratan de fallos graves en su política de privacidad, pero la cosa se complica de cara al 28-A y, sobre todo, por la polémica generada con la aprobación de la nueva Ley de Protección de Datos también conocida como 'ley espía'. La legislación fue muy protestada por su artículo 58 Bis en el cual se blindaba a los partidos políticos para crear bases de datos ideológicas recabando todo tipo de información de los usuarios de cualquier servicio o página web en la que dejes datos de forma pública.

La ley está recurrida en el Tribunal Constitucional gracias a una petición de varios abogados al Defensor del Pueblo, pero el 'spam' ya ha empezado a llegar a algunos ciudadanos a través de servicios como WhatsApp usando números de teléfono que los votantes dejan en diferentes webs o redes sociales. Precisamente hace algo más de un mes, salió a la luz la historia de un joven que a sus 17 años ya estaba recibiendo 'whatsapps' de PP, Podemos y Ciudadanos. De momento no se sabe para qué podría llegar a utilizar el Partido Popular los datos personales que recaban de su servicio de WhatsApp, pero con estas sospechas es normal que se mire con lupa cada detalle.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios