los gallegos que quieren cambiar la seguridad vial

De guardias civiles arruinados a jubilar los triángulos de emergencia con este invento

Dos empresarios gallegos, Jorge Costas y Jorge Torre, son los creadores de Help Flash, una baliza reflectante que la DGT está a punto de establecer como obligatoria para todos los coches

Foto: (Montaje: E. Villarino)
(Montaje: E. Villarino)

En junio de 2016, el vigués Jorge Costas estaba “literalmente arruinado”. Guardia civil de profesión, había dejado el cuerpo para perseguir su sueño emprendedor montando un parque acuático en México. Pero todo se quedó en una pesadilla, con las mafias hundiéndole el negocio y su mujer empeñando sus joyas para poder comprar un billete de vuelta a Vigo. Hoy, tres años después, tiene una empresa que factura más de un millón de euros y que está a punto de jubilar los triángulos de emergencia que llevas en tu coche.

Costas, con su socio Jorge Torre (también ex guardia civil), es el dueño de Netun Solution SL, una compañía de 16 empleados ubicada en Nigrán (Vigo) y cuyo producto estrella es el Help Flash. Este pequeño dispositivo de seguridad vial, inventado y patentado por Torre, permite avisar de un incidente en una vía con una luz luminosa que llega a un kilómetro de distancia a la redonda y cuyo objetivo es evitar todos los atropellos que suceden cuando el pasajero se baja del vehículo. Ambos empezaron esta aventura con solo 200 euros en el bolsillo para pasar el mes, y lo han convertido en el producto de moda en el sector automovilístico español después de que hasta la DGT y el Ministerio del Interior lo hayan incluido como la baliza que podría sustituir en 2025 al típico triángulo que llevan todos los coches de serie.

El invento aparece por todos lados y sus ventas no paran de subir, pero su historia es pura superación y persistencia, con muchos golpetazos contra el fondo incluidos, hasta dar con algo que funcionara. “Torre es un inventor nato, lleva desde los 2000 creando todo tipo de inventos para mejorar la vida de los usuarios, siempre dentro de lo que es la Guardia Civil. Yo era su socio, centrándome algo más en el lado del negocio. Ahora dicen que estábamos haciendo ‘intraemprendimiento’, pero en esa época esto no tenía nombre”, explica Jorge Costas en conversación con Teknautas.

“Desde el principio, la idea era emprender, pero el problema es que nunca hemos tenido ni un duro. Creábamos los inventos como podíamos, eran totalmente artesanales. Una vez quisimos llevar uno de ellos a una feria en Madrid para intentar darle algo de bombo, pero nos pilló la Guardia Civil y nos multó por no llevar la ITV al día. Daba igual que fuésemos compañeros”, recuerda, ahora entre risas, el empresario.

Los dos guardias civiles encargados del proyecto.
Los dos guardias civiles encargados del proyecto.

No fue hasta 2013 cuando empezaron a pensar en su gran invento, y al principio hasta esta idea fue un fracaso. “Queríamos hacer algo para el ámbito profesional, para ayudar a nuestros compañeros del cuerpo que iban en coches camuflados y se peleaban con las luces con cableado y demás, pero no nos lo compró nadie”. En los años siguientes, ambos dejan el cuerpo en excedencia y se separan para seguir sus propios negocios, pero en 2016 vuelven a juntarse en una cafetería viguesa para hablar de lo mal que les va todo y de una última apuesta, el Help Flash.

“Torre estaba ya para volver a la Guardia Civil y me quería dejar la patente para ver si yo podía hacer algo con ello. Los dos estábamos en la ruina y teníamos familias que mantener, pero, bueno, le convencí de que siguiese conmigo un mes más a cambio de que yo le prestase 200 euros para pasar el mes”. Dos semanas después, encontraron su primer cliente, una fundación de ayuda al accidentado de León llamada Avata.

Un ascenso meteórico

Esta fundación les compra unos 2.000 aparatos por valor de unos 12.000 euros y les da tres meses para entregárselos. En ese momento, ellos solo tienen un prototipo en 3D del producto y, para agravar la situación, no consiguen entregar lo prometido hasta octubre de 2016. Eso sí, de ahí en adelante, su suerte cambia por completo.

En 2017 continúan creciendo y otras asociaciones y aseguradoras se interesan por el invento. Cierran el año con 201.000 aparatos vendidos y con apoyos cada vez más importantes y que entienden a la perfección su idea. Es el caso del RACE o de la Asociación Nacional de Amputados de España (Andade), cuyo presidente, Carlos Díez, es víctima de uno de esos accidentes que podría salvar el invento.

El Help Flash, colocado en la parte superior de un coche. (Imagen cedida)
El Help Flash, colocado en la parte superior de un coche. (Imagen cedida)

“A mí un conductor me arrolló cuando salí de mi vehículo para auxiliar a otro en plena A-8”, explica Díez a este periódico. “Un invento como este nos parece vital para la seguridad vial. Mucha gente ni siquiera sabe cómo usar los triángulos ni dónde ponerlos, y eso empeora en una situación de estrés. Esta baliza es algo mucho más simple y puede salvar numerosas vidas solo por el mero hecho de cambiar los protocolos de actuación. Ya no tendrás que salir del vehículo en el momento del incidente sino que la DGT te recomendará esperar dentro hasta que llegue la asistencia. Es un cambio clave, por no hablar de lo que supone, por ejemplo, para conductores adaptados”.

El camino continúa, la Dirección General de Tráfico (DGT), aún con Gregorio Serrano al frente, se interesa, y lo mismo hace, tras la moción de censura, Pere Navarro. En otros países como Reino Unido ya llevan años debatiendo sobre el uso del triángulo y la idea de 'los Jorges' gusta en la DGT, según Costas, y en agosto de 2018 autorizan su uso. Pero el ‘boom’ definitivo llega a principios de 2019.

En enero, al presentar los resultados sobre lo acontecido en 2018 en las carreteras españolas, Navarro y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, hablan de que la única cifra que ha empeorado es la de víctimas por atropellos en carreteras convencionales, y mencionan por primera vez la posibilidad de incluir en la normativa un dispositivo como el Help Flash. La bomba estalla en Netun Solutions sin que nadie supiese nada, y el ritmo no baja hasta que el 10 de marzo la DGT presenta un borrador del real decreto que contiene el Reglamento de Auxilio en Vías Públicas en el que incluye esta baliza dentro de las señales V-16 que engloban todos los dispositivos de preseñalización de peligro y deja claro que será la sustituta de los triángulos a partir del 1 de enero de 2025.

Primer momento en el que Fernando Grande-Marlaska y Pere Navarro hablan de una solución como la de Help Flash. (EFE)
Primer momento en el que Fernando Grande-Marlaska y Pere Navarro hablan de una solución como la de Help Flash. (EFE)

Aún se tiene que aprobar dicho borrador (todo apunta a que se hará ya con el nuevo Gobierno salido de las urnas), pero si no hay grandes cambios, la institución sustituirá los triángulos por estos objetos definitivamente. “Ahora mismo, ya se puede usar nuestro producto, u otro similar que cumpla con los requisitos de la homologación, como complemento a los triángulos, pero la idea es que dentro de seis años ya solo tengas que llevar este aparato”, explica Costas.

Además, la DGT también cambiará sus recomendaciones y pedirá a los conductores que en caso de incidente coloquen esta luz y "permanezcan en el habitáculo con el cinturón abrochado. Excepcionalmente, podrán abandonar el vehículo, siempre que exista un lugar seguro fuera de la plataforma de circulación".

¿El secreto del éxito? La sencillez

En cuanto a la explicación sobre este éxito y el ascenso meteórico del producto, Costas y su socio no tienen un motivo definitivo, pero sí creen que una de las grandes claves es la sencillez y utilidad del dispositivo. “En una situación de avería, los nervios están a flor de piel y, por eso, cuanto más intuitivo y sencillo sea todo, mejor”. El Help Flash no tiene botones ni cables, es del tamaño aproximado de una mano para evitar que se quede encajado en un posavasos o algo similar, se pega de forma magnética al coche y solo se puede colocar en una posición para evitar dudas o fallos. En ocho segundos, tienes el vehículo señalizado.

La luz llega a un kilómetro de distancia, la batería es una pila alcalina comercial de 9V 6LR61 con garantía de uso de cinco años y tiene una autonomía de 2,5 horas de uso continuo. ¿Su precio? 30 euros, aunque la idea de los fundadores es que en unos años el usuario no tenga sin pagar un euro gracias a aseguradoras y fabricantes de coches. “Seguridad, sencillez, utilidad y rapidez, esas son las claves de nuestro sistema”.

Por último, en los próximos meses también van a incluir un producto digital. Están preparando una ‘app’ que se conecte al dispositivo a través de Bluetooth y lo convierta en algo todavía más útil. “Lo primero que hacemos todos al tener una avería o un accidente es coger el móvil y comunicarnos con alguien, ya sea llamando a la aseguradora o a emergencias. La idea es que el Help Flash también haga esto por ti. El sistema que estamos preparando será capaz de avisar a tu seguro y a las autoridades en cuanto lo coloques. Y todo sin cobrarte nada extra, como sí hacen ahora marcas como Opel con herramientas similares”, explica Costas.

¿Cómo sabrá el dispositivo si es un accidente o una avería? Según el guardia civil en excedencia, la ‘app’ contará con una IA que se comunicará contigo por voz y que sabrá así en qué situación concreta te encuentras.

¿Qué pasa con mis triángulos?

Después de leer esto, seguramente te preguntes cómo va a afectar la irrupción del Help Flash y de otros productos similares a tu día a día como conductor. La idea de estos empresarios gallegos es que solo te ayude a conducir aún más seguro y que no suponga nada negativo, ni siquiera que tengas que pagar su coste. “Nuestro objetivo es que su coste lo financien aseguradoras y marcas de coche y sean ellas quienes se los den a los usuarios. AXA ya lo hace y tenemos acuerdos con algunas marcas”, apunta Costas.

En cuanto a si finalmente jubilará los triángulos, Costas y asociaciones como Andade lo tienen muy claro, aunque otros actores como RACE son más precavidos en este caso. “Creemos que es una gran iniciativa y la apoyamos, pero para nosotros debe ser un complemento de los triángulos pues hay casos, como cambios de rasante o curvas cerradas, en que es esencial colocar el triángulo lejos del vehículo”, apuntan desde esta institución. A esto responden los creadores de Help Flash explicando que su objeto es movible y que en situaciones extremas también se puede colocar lejos. "Cuenta con un modo de luz fija o linterna para guiarte en estas situaciones hasta el punto en el que colocar la señal".

Modo linterna del Help Flash. (Imagen cedida)
Modo linterna del Help Flash. (Imagen cedida)

Sea sustitutivo o complementario, lo que tienen claro desde Netun Solutions es que esto no acaba aquí. No han caminado tanto para pararse en un solo 'boom'. "Queremos seguir ayudando a la gente y dando soluciones. Venimos de tan abajo que ahora solo queremos darlo todo para ayudar a los que nos rodean".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios