delitos contra la seguridad vial

Dos casos seguidos en Navarra: da positivo por drogas y también el amigo al que recurre

La Policía Foral ha sido testigo de esta situación por partida doble esta semana: en ambos casos una tercera persona ha tenido que acudir al lugar para hacerse cargo de los coches inmovilizados

Foto: Un Policía Foral inspecciona un vehículo tras un accidente. (EFE)
Un Policía Foral inspecciona un vehículo tras un accidente. (EFE)

A nadie pilla por sorpresa que la Policía cace a un conductor drogado al volante. Es algo habitual en las carreteras españolas. Pero ya no es tan usual que la persona que acuda al control para hacerse cargo del coche a instancias del denunciado también dé positivo en el consumo de sustancias estupefacientes, y sea necesario llamar a un tercer conductor. Y más extraño es aún todavía que la historia se repita en una misma semana.

Ha sucedido en Navarra, donde la Policía Foral ha sido testigo de esta situación por partida doble en apenas cinco días. El caso más reciente, según ha informado este cuerpo, ha tenido lugar en un control de velocidad en la localidad de Cortes, cuando los agentes han sorprendido a una furgoneta de reparto circulando a 111 kilómetros por hora en una vía cuyo límite de velocidad es de 70. El conductor de este vehículo industrial dedicado al reparto de paquetería ha sido sometido al test de drogas, en el que ha dado positivo por anfetamina/metanfetamina y cannabis, por lo que ha tenido que afrontar una doble multa: la primera por exceso de velocidad y la segunda por infringir la normativa de tráfico y seguridad vial, lo que implica una sanción de 1.000 euros y la pérdida de seis puntos del carné de conducir.

Para que el vehículo no fuera inmovilizado, el conductor se ha puesto en contacto con un conocido, que ha acudido al lugar como copiloto en un coche para hacerse cargo de la furgoneta. Sin embargo, esta persona ha dado positivo en consumo de cannabis en la prueba de drogas a la que ha sido sometido por los agentes de la Policía Foral, de modo que no ha podido hacerse cargo del vehículo, que ha permanecido inmovilizado hasta que una tercera persona que se encontraba ‘limpia’ se ha personado en el control.

Se da la circunstancia de que una situación similar ya se había vivido el pasado lunes en Tudela, cuando la Policía Foral detuvo a un conductor en el aparcamiento de una estación de servicio de la A-68 tras constatar que el vehículo circulaba de forma irregular. El conductor, un vecino de esta localidad navarra de 41 años, dio positivo en anfetamina/metanfetamina, cocaína y cannabis en el control de drogas. El denunciado también avisó a un amigo para hacerse cargo del vehículo, si bien en esta ocasión, a diferencia del caso antes citado, éste acudió al lugar conduciendo un coche para hacerse cargo del otro vehículo.

Este hombre, de 37 años y también vecino de Tudela, arrojó un resultado positivo en cocaína, por lo que fue igualmente denunciado, con la imposición también de una multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carné. Finalmente, acudió al lugar de los hechos una tercera persona, que dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas, para tratar de solventar la situación. Ante sí tenía dos vehículos inmovilizados.

Casi tantos positivos como en 2017

En la actualidad, la Policía Foral asegura que está intensificando el control del consumo de sustancias estupefacientes en conductores, actuación que está derivando en un mayor número de positivos en las pruebas realizadas. Así, en lo que va de año los agentes de las distintas comisarías de la Policía Foral han denunciado a 939 personas, lo que supone prácticamente la cifra de todo 2017, cuando se registraron 945 positivos por drogas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios