AHORA LLEGA CON CÁMARA TRIPLE

Probamos el Mi 9 de Xiaomi: este móvil se puede hacer mejor, pero no por 450 euros

Diseño, pantalla, potencia y carga 'ultrarrápida' son sus bazas. Xiaomi vuelve a cumplir el mantra de grandes prestaciones a precios populares. Sin embargo, falla en dos puntos destacables

Foto: Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)
Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)

Xiaomi tiene alma de funambulista. Pocos se mantienen como ella en el alambre cuando se trata de caminar firme y lograr el equilibrio entre el coste y las especificaciones de sus terminales sin darse un trompicón mayúsculo. Es cierto que en sus móviles más baratos, como la gama Redmi, sus movimientos son más bruscos pero nadie (o casi nadie) es capaz de hacer un ejercicio de contención de precio similar. Sin embargo, hoy toca hablar de una de sus grandes funciones programadas para esta temporada: el Xiaomi Mi 9. Es uno de esos móviles, que apelando al poderoso caballero del bolsillo, pretende eclipsar a modelos de 700, 800 o 900 euros. Al menos cuando se habla de lo esencial.

En esta ocasión ha subido el listón de su número incluyendo, entre otras cosas, una triple cámara (inédita en sus modelos) o un lector de huellas bajo la pantalla que ya vimos en el Mi 8 Pro. Hay en muchos aspectos que rinde a un altísimo nivel impropio de un 'smartphone' de ese precio. Pantalla o procesador son algunos de estos aspectos que hacen olvidar de la inversión que realmente hablamos. Sin embargo, hay otros puntos que te devolverán a la realidad como es el desempeño fotográfico en algunos escenarios o la autonomía. Hemos pasado los últimos diez días con él y el resumen es el siguiente: este móvil, faltaría más, se puede hacer mejor. Pero a 450 euros, que es lo que cuesta la versión más básica, es harto complicado.

Diseño: siguiendo los cánones

La trasera del Mi 9. (C. Castellón)
La trasera del Mi 9. (C. Castellón)

Si obviamos los teléfonos plegables (y mejor obviarlos mientras sigan a ese precio) y los mecanismos deslizables que ocultan que las cámaras para ganar mas espacio de pantalla, los alta gama se han instalado en una monotonía bastante dura. Cristal templado como piel y aluminio para los bordes. Esa fórmula es casi universal a día de hoy. Hay quien intenta diferenciarse con una trasera con dos acabados, como el del Pixel 3XL; o una superficie pulida para evitar las huellas. Por eso se está poniendo el acento en los colores para marcar distancia.

Aquí tenemos un acabado 'glossy' con efecto espejo, en nuestro caso un gris metalizado que recuerda al de algunos coches. Los mayores reproches que se pueden hacer es que un imán para las marcas de los dedazos y que la cámara es un tanto prominente. Incluso se eleva ligeramente cuando se le pone la funda de plástico traslúcida que viene de serie.

El Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)
El Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)

Sus esquinas son redondeadas y la espalda tiene un ligera curvatura que hace fácil agarrarlo. Pesa 173 gramos, tiene 74 milímetros de ancho y 7,8 de grosor. En resumen, relativamente fácil manejarlo con una mano. En su parte inferior, cuenta con los altavoces estéreo (cuenta con bastante buen sonido) pero no dispone de conector 'jack' para auriculares. También tiene puerto de carga USB tipo C.

Pantalla: ahora con 'gota'

Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)
Xiaomi Mi 9. (C. Castellón)

Aunque el 'notch' fue rápidamente imitado por muchos cuando el iPhone X lo adoptó para aumentar la superficie de pantalla, ahora da la sensación que es un lunar de esos que ha criado pelo y que es tremendamente molesto a la vista. Toca reducirlo tanto como sea posible. Samsung ha optado por un agujero en la pantalla y otros como OnePlus o el Mate 20 (el normal, no el Pro) por una gota que contenga la cámara delantera.

Xiaomi ha decidido seguir de momento este último camino. El resultado es de un 90,7% del frontal ocupado por el panel Súper AMOLED de 6,39 pulgadas. La verdad que los bordes, bastante apurados, se podrían haber 'afinado' un poco más. Eso hubiese contribuido a restar aspecto juvenil y haber ganado algo más para un diseño que ya tiene muchos enteros.

El 'notch' del Mi 9. (M. Mcloughlin)
El 'notch' del Mi 9. (M. Mcloughlin)

La pantalla (de 2340 x 1080 píxeles de resolución) está fabricada por Samsung y es una pieza que después de tantos años está fuera de toda duda. Los colores están bien calibrados, los ángulos de visión son más que correctos (como en todas las OLED aparece un pequeño color azulado cuando se inclina más allá de lo habitual) y el brillo, con picos de 600 nits, es suficiente para todo tipo de circunstancias. La respuesta y sensibilidad, también.

Motores, bien; autonomía, no tanto

El Mi 9 de Xiaomi. (C. Castellón)
El Mi 9 de Xiaomi. (C. Castellón)

Aquí es donde Xiaomi no quiere pillarse los dedos y no salir perdiendo en comparativas. No ahorra en las tripas. En este caso, el Snapdragon 855 (no viene con el módem X50, que es el que le habilita para funcionar con 5G) que es el procesador estrella de este curso de Qualcomm. Se complementa con 6GB u 8GB de RAM. Sin pegas en este aspecto.

Si eres de los que pasas de la nube, 64GB de memoria se te quedarán cortos

La memoria oscila entre los 64 del modelo básico y los 128GB del modelo superior. Ojo, que si eres de los que pasas de la nube quizás te tengas que inclinar por la versión de mayor almacenamiento, ya que este buque insignia no tiene soporte para tarjetas microSD. Una pena. Lo que tienes es NFC, una pieza que Xiaomi no incorpora en sus terminales más asequibles.

Xiaomi Mi 9. (M. Mcloughlin)
Xiaomi Mi 9. (M. Mcloughlin)

Su otro pero, quizás donde más he notado diferencias con otros gama alta, es la batería. Tiene una capacidad, digamos, bastante corriente. 3.300 mAh. Lejos de los 4.000 o los 4.200 que ofrecen otros terminales.

Me ha sabido a poco y la mayoría de veces he tenido que pegarle un chute a media tarde para evitar acabar la jornada a cero, cosa que nunca ha ocurrido. Si un día le metes bastante caña no te dará para pasar toda la jornada. Personalmente, me he tenido que cortar bastante con el brillo para no quedarme tostado antes de tiempo.

El dulce de la carga rápida

Para arreglar el sabor de esta amarga cucharadita de ricino, los chinos se han sacado un dulce de la manga. Hablamos de la carga rápida (4.0, de Qualcomm). Y no penséis que es un bocadito, es un polvorón en toda regla. Más que rápida, es ultrarrápida. Ofrece compatibilidad con cargadores de hasta 27W. Si lo quieres, eso sí, tienes que comprarlo aparte. El que viene en la caja es de 18W.

El Mi 9. (C. Castellón)
El Mi 9. (C. Castellón)

Personalmente, es una adquisición que recomendaría a todo el mundo. En apenas 20 minutos he llegado a tener siempre entre el 43% y el 48% de energía, mientras que el 'repostaje' completo se ha demorado siempre en torno a una hora. La guinda a estas cifras la pone, la carga inalámbrica. Este Mi9 es el primero del mercado en ofrecer la nueva carga inalámbrica de Qualcomm de 20W (el accesorio, que se asemeja a un disco de 'hockey' blanco, se vende por separado). Esto no es tan atractivo como lo anterior (lo de recargar sin cables no ha conseguido ser la gran revolución que muchos preconizaban) pero lo cierto es que si lo valoras, te agradará notablemente.

La carga rápida más que un dulce para olvidar el tema de la autonomía es un auténtico polvorón

Sobre el software, decir que este Mi 9 funciona con Android Pie, 'oculto' bajo MIUI 10. Esta es una de las capas más populares del mercado, por su sencillez, no es intrusiva y es bastante ligera. Ahora mejora, entre otras cosas, con la posibilidad de fijar un modo noche, utilizar la biometría también para acceder a aplicaciones...

El reconocimiento facial, no se si será por lo de condensar todo en un 'notch' en forma de gota, no utiliza el mismo sistema que el Mi 8 y, por tanto, es menos seguro. Ellos mismos te lo avisan al configurarlo, informándote de que es más infranqueable un buen PIN o un patrón. La otra opción, mi preferida, es el sensor de huellas bajo la pantalla. Es bastante fiable y rápido. Si lo mantienes un segundo presionado y deslizas hacia un lado podrás acceder directamente a búsquedas o añadir una cita en el calendario directamente.

Cámara: más versátil

La cámara del Mi 9. (C. Castellón)
La cámara del Mi 9. (C. Castellón)

Xiaomi ha subido a su gama alta a la pelea de las triples cámaras. Una tendencia que inició Huawei con su P20 y al que ahora se han subido Samsung, Sony, LG... Luego ya, por encima, está Nokia, que en el pasado MWC se marcó una bilbaínada con cinco sensores traseros. Pero como el Pixel 3 de Google (que cuenta con un único sensor y es probablemente la mejor cámara del momento) ha demostrado que hay dos varas de medir: versatilidad y calidad.

En el caso de Xiaomi ha apostado, como podéis ver en la foto superior, por la fórmula más extendida de todas: un sensor angular (decorado con un arete plateado reflectante que llama bastante la atención), un gran angular (que ofrece hasta 117 grados de ángulo) y un telefoto, que facilita usar dos aumentos ópticos. Aquí tenéis tres disparos del mismo punto con cada una de las lentes. Es la cámara más versátil de Xiaomi, pero no la mejor: veo por delante la del Mi Mix 3.

Dispone de un sensor principal que puede disparar fotos hasta a 48 megapíxeles de resolución. Hay que seleccionarlo expresamente. Es algo similar a lo que vimos en el Honor View 20. A simple vista cuesta diferenciar, especialmente en la pantalla de un móvil, grandes diferencias entre uno y otro, pero sacar una foto empleando los 48mpx del sensor principal ayuda a capturar más detalles.

Foto con el Mi 9. (M.Mc)
Foto con el Mi 9. (M.Mc)

Sobre su desempeño, hay que hacer observaciones. Es buena cámara, funciona bastante bien en un gran abanico de situaciones (solo faltaba que no fuese así, teniendo en cuenta que aspira a ser un peso pesado del año), aunque sería deseable que tuviese un mejpr resultado con poca luz, donde se pierden detalles y nitidez. La siguiente serie está disparada con la cámara principal, la que mejor desempeño de las tres tiene en situaciones de poca luminosidad.

En el caso del modo retrato, hay dos novedades. Ahora incluye la posibilidad de regular el 'bokeh' a posteriori, así como modificar los efectos de iluminación o cambiar el fondo con horteradas tan grandes como que las luces adopten forma de corazón. Para gustos los colores (y estas funcionalidades). Aquí tenéis un ejemplo con el fondo distorsionado al máximo y al mínimo.

La periodista Amparo Babiloni se ofrece para mostrar la mayor distorsión y la menor del modo retrato.
La periodista Amparo Babiloni se ofrece para mostrar la mayor distorsión y la menor del modo retrato.

Personalmente creo que el fondo queda ligeramente artificial, como ocurre con otros fabricantes chinos, que podrían mejorar este apartado del procesado. Aquí tenéis más retratos con el Mi 9, con el nivel de desenfoque medio.

El vídeo ha sido ampliamente destacado. Sus principales virtudes son grabar en 4K hasta 60 frames por segundo y tener un 'super slow motion' de 960 fps en Full HD. La cámara delantera cuenta con 16 megapíxeles de resolución y graba en 1080p.

A ese precio, difícil algo mejor

La cámara es prominente. (C. Castellón)
La cámara es prominente. (C. Castellón)

Lo decíamos al principio. Por apenas 450 euros puedes hacerte con el Mi 9 con 64 GB de almacenamiento y 6GB de RAM. A pesar de lo que podría mejorar la cámara en situaciones nocturnas y la autonomía, a día de hoy (sin ofertas mediante) es casi imposible encontrar algo que ofrezca, a nivel global, tanto como este Mi9. La mayor pega de este modelo es que no puede ampliarse el almacenamiento por microSD.

Por eso, si necesitas más memoria, el próximo viernes, día 8 de marzo, sale a la venta la versión de 6GB con 128GB de memoria. Por 499 euros. Más caro, pero también sigue siendo un buen chollo. El Mi9 con 8GB de RAM , de momento, no aparecerá por España hasta que no llegue la 'Transparent Edition', que llegará con esa cubierta transparente.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios