¿Qué hacen estos extraños coches autónomos circulando por Madrid?
  1. Tecnología
"Acabo de ver un coche olla express en la gran vía"

¿Qué hacen estos extraños coches autónomos circulando por Madrid?

Puede que desde mayor hayas visto coches con un extraño artilugio en el techo y un letrero de Zenuity. Tranquilo, no funcionan sin conductor, de momento

placeholder Foto:

Es posible que estos días te hayas topado con un extraño vehículo por las calles de Madrid, un Volvo que lleva encima una instalación rematada por un cilindro que da vueltas. En Twitter, un usuario lo calificaba con mucho ingenio como “una olla exprés”. Todo apunta a que es un coche autónomo, y se asemeja a otros de la competencia, pero la realidad es algo distinta.

La empresa a la que pertenece es Zenuity, una marca que surge de la unión de Volvo y de Autoliv, compañía que desarrolla sistemas de seguridad para automóviles, como cinturones, airbags y sistemas electrónicos. Zenuity se centra en el software y se ha aliado con Ericsson (todo muy sueco) con la idea de avanzar en el campo de la conducción autónoma.

[Persona o máquina: ¿quién tiene la culpa del primer atropello del Uber autónomo?]

Entonces, ¿ya están circulando coches sin conductor por las carreteras españolas? La respuesta es que no. Desde Suecia, los responsables de comunicación de Zenuity han explicado a Teknautas que por el momento no están realizando pruebas reales de conducción autónoma.

Sin embargo, sí están recogiendo datos en Europa, Estados Unidos y Malasia. “Son automóviles que llevan un conductor profesional. El propósito de estas pruebas de campo es recopilar información para ayudarnos a desarrollar y verificar futuras funciones de seguridad activa”, explican. Como compañía de desarrollo de software, “simplemente estamos trabajando con datos para hacer que el futuro de un automóvil sea seguro y así poder salvar vidas”.

En redes sociales hay testimonios de su presencia en Madrid, pero según la compañía podrían estar circulando por cualquier lugar de cualquier país europeo. Tan solo hay unos 10 vehículos de este tipo en todo el mundo (aunque el número es variable, advierten) y su misión tiene una duración prevista aproximada de 25 semanas, es decir, que estarán medio año dando vueltas por ahí para recopilar información.

Aunque no nos ofrecen muchos datos sobre el tipo de tecnología que utilizan, el objetivo es que su sistema aprenda a reconocer elementos imprescindibles para andar por calles y carreteras. Por ejemplo, “las marcas de carril son diferentes según los países”, explican. Asimismo, necesitan estudiar cualquier elemento que se pueda encontrar en la carretera el futuro coche autónomo: “otros vehículos, personas, bicicletas y camiones pesados; así como las posiciones geográficas”, explican.

No son los únicos

Algo parecido están haciendo otras empresas. De hecho, Mobileye –compañía de Israel que ha sido adquirida hace poco por Intel para poder posicionarse en el mercado del coche autónomo– tiene acuerdos con la propia DGT para trabajar tanto en materia de seguridad como en el desarrollo de la regulación que será necesaria.

“Trabajamos con un sistema de inteligencia artificial basada en imágenes, que es lo que permite mantener el vehículo en el carril o guardar las distancias de seguridad”, explica Elías Izquierdo Lázaro, representante de la empresa en España. Por el momento, este tipo de desarrollos, denominados Sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS, por sus siglas en inglés), suponen una ayuda a la conducción, pero también son un paso previo para llegar a automatizarla por completo, basándose en el mapeado, los sensores y la comunicación con otros vehículos.

placeholder Los sistemas de Mobileye (Foto: Mobileye)
Los sistemas de Mobileye (Foto: Mobileye)

¿Tiene sentido este modelo?

En general, los fabricantes de coches trabajan con Mobileye, mientras que las tecnológicas como Uber y Google van por su cuenta. La compañía israelí desconoce si las pruebas que está realizando Zenuity pueden indicar que Volvo también trata de desmarcarse. No obstante, considera que debería existir un sistema único y aspira a que se adopte su modelo Responsibility Sensitive Safety (RSS) como estándar. “Igual que las carreteras son comunes, los mapas que nos guíen por ellas también deben serlo”, señala el representante.

En Barcelona, gracias a un acuerdo entre el Ayuntamiento y la DGT, Mobileye va a realizar ese trabajo que aspira a trasladar después a toda España. Entre 2019 y 2021 un total de 5.000 vehículos van a mapear el entorno metropolitano gracias a los sistemas inteligentes y con la colaboración de empresas como Correos, RACC, IDIADA y Leche Pascual, que los van a incorporar a sus flotas.

El interés de la DGT por estas iniciativas se explica porque “hay que conocer la tecnología para poder regularla”, opina el representante de Mobileye, “de hecho, la tecnología siempre va por delante de la legislación y hay que estar cerca para influir en el desarrollo de la seguridad”.

La ventaja legal de España

Al margen de este tipo de iniciativas, en España ya se han desarrollado pruebas reales con vehículos autónomos a nivel experimental, siempre en el marco de proyectos de investigación concretos. De hecho, en el CSIC fueron pioneros ya hace años y más recientemente Indra ha realizado tests en el bus-VAO de la A-6.

Hasta ahora España se ha visto favorecida por un curioso resquicio legal. La Convención de Viena sobre Seguridad Vial de 1968 mencionaba que los vehículos tienen un conductor, lo cual impedía en la práctica la existencia de coches autónomos. Aunque España había suscrito ese convenio nunca llegó a ratificarlo, lo cual casi dejaba vía libre a este tipo de pruebas y suponía una ventaja competitiva en este campo de la tecnología.

placeholder Coche autónomo utilizado por Indra
Coche autónomo utilizado por Indra

“En nuestro país simplemente había que informar a la DGT sobre la realización de la prueba y el tipo de tecnología que se iba a emplear, mientras que en otros países europeos, recuerdo el caso de Hungría, sólo se podía llevar a cabo en un circuito aislado”, señala Elías Izquierdo Lázaro. Esta circunstancia “ha servido de acicate para posicionarse” en años pasados, cuando se daban los primeros pasos. Ahora la convención ya ha sido actualizada, eliminando esa ventaja competitiva, pero aún así se mantiene cierta inercia por lo avanzado anteriormente y Mobileye sigue apostando por España de forma preferente frente a otros países europeos.

En Estados Unidos, más de 30 estados han establecido ya algún tipo de regulación sobre licencias, pruebas y seguros relacionados con los coches autónomos, pero aún no existen normas federales. California, Arizona y Florida están a la vanguardia, mientras que otras administraciones han visto la oportunidad de intentar atraer inversiones de empresas automovilísticas y tecnológicas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Coche Autónomo Inteligencia Artificial Coches Intel Autónomos Dirección General de Tráfico (DGT) Uber Malasia Google RACC
El redactor recomienda