los expertos alertan: llegará a nuestro país

Siete días fumando con Juul, el 'USB' que arrasa entre adolescentes: esto es un peligro

Se presenta a sí mismo como una alternativa para fumadores, pero lo cierto es que sus mayores consumidores son adolescentes. Aún no está presente en España

Foto:

Parece un pendrive sin más misterio pero lo cierto es que es un cigarro. Como lo lees. Es el nuevo inventazo salido de Silicon Valley y en Estados Unidos ya se ha convertido en el cigarrillo electrónico que triunfa entre los adolescentes. Antes o después llegará a España, así que hemos sacado los dólares y comprado uno al otro lado del charcho para fumar este extrañísimo cigarro electrónico con forma... ¡de USB!

Durante los últimos siete días he estado fumando Juul, el bautizado como 'tabaco de Silicon Valley', un invento que, por primera vez, no ha sido ideado por las grandes tabacaleras mundiales, sino por dos físicos que han aplicado la filosofía de Apple al tabaco, diseñando un cigarrillo electrónico elegante, de buen diseño y sofisticado que cabe dentro de un disimulado dispositivo USB.

Tras una semana fumándolo, lo tengo claro: Juul es un auténtico peligro y en cuanto llegue a España (que lo hará más pronto que tarde) tendremos un serio problema de salud pública. Pero vayamos por partes: así han sido los siete días de mi experiencia.

Día 1: ¿cómo funciona esto?

Nos hemos comprado el starter kit de Juul, algo así como el paquete de iniciación a este tabaco. El kit tiene los siguientes elementos:

  1. Juul. El dispositivo USB en el que se meten las cápsulas del líquido de tabaco. Por ahí es por donde fumaré. Su tamaño es verdaderamente asombroso: parece un pendrive normal y corriente, nadie diría que por ahí se puede fumar.
  2. Cápsulas de sabor. Juul tiene varios sabores distintos. El starter kit viene con cuatro: mango, 'cool mint' (menta), 'crème brûlée' (parecido a la vainilla) y Virginia (fabricado por la marca de tabaco homónima). Son totalmente intercambiables entre sí en cualquier momento, no hace falta acabar un sabor para empezar otro.
  3. Conexión USB. Será la encargada de conectar el dispositivo Juul para cargarlo cuando, tras 150-200 caladas, se quede sin batería.

Para empezar, cargo el dispositivo y veo su mayor ventaja: no hace falta conectarlo directamente a la luz, basta con engancharlo al ordenador, como si fuese un pendrive. No tarda ni 30 minutos en cargarse. Una vez hecho, saco la cápsula sabor menta, la meto dentro de Juul y hala, a fumar por la ciencia. Basta con dar dos ligeros toques con el dedo (como si hicieras doble click) para que Juul empiece a funcionar.

El sabor recuerda bastante al de cualquier cigarrillo mentolado o incluso a los cigarros electrónicos con ese sabor. Con una diferencia: echa muy poco humo (aunque a su paso por la garganta tengo una sensación similar a la del tabaco tradicional) y deja muy poco olor, algo parecido a lo que ocurre con el iQOS de Philip Morris, del que ya dimos cuenta por aquí. Sin embargo, mientras en iQOS estás fumando tabaco sin combustión, Juul es un cigarro electrónico al uso, aunque por su disimulado diseño nadie lo diría.

El sabor recuerda al del cigarro electrónico, pero con menos humo y dejando muy poco olor

Dejo la menta y pruebo otros sabores. Santo Dios, ¿a quién demonios se le ha ocurrido diseñar un líquido fumable con sabor a mango? Pues a un tipo que sabía lo que se hacía: si nos ponemos estrictos, el sabor es bastante bueno y, de nuevo, no deja casi olor ni humo. El de 'vainilla' también da lo que promete, así que a los que les gusten los sabores empalagosos suaves les gustará.

La diferencia llega con la cápsula de tabaco Virginia. Es el sabor más parecido al de los cigarros de toda la vida. Yo soy fumador de tabaco tradicional, así que no me disgusta, pero, por lo que leo en foros, a los consumidores de vapeadores este sabor les resulta demasiado fuerte.

Día 2: ¿qué sustancias lleva esto?

Ya hemos probado los sabores de Juul y, en líneas generales, la cosa es bastante similar a la de otros cigarrillos electrónicos. Ahora bien, ¿qué es exactamente lo que estamos fumando? ¿Qué sustancias nos estamos metiendo en el cuerpo entre calada y calada?

Las cápsulas se componen, en líneas generales, de los líquidos de sabores, diversos compuestos químicos (que analizaremos después) y ojo, que aquí llega la novedad más significativa: Juul tiene nicotina. De hecho, Juul tiene mucha nicotina. Mucha más de la que cabría esperar de un dispositivo de este tipo.

Juul tiene casi tanta nicotina como el tabaco de toda la vida y el doble que un cigarro electrónico

Cada una de las cápsulas tiene 0,7ml de líquido de tabaco y un 5% de nicotina. Si tenemos en cuenta que muchos cigarros electrónicos no llevan nicotina, que otros llevan la que decide ponerle cada usuario y que, por norma general, el nivel de nicotina suele estar en torno al 2 - 2,5%, resulta que Juul duplica esos niveles.

De hecho, la nicotina de Juul se asemeja, y mucho, a la de un cigarro tradicional. Según los datos difundidos por la propia compañía, este cigarrillo electrónico tiene casi tanta nicotina como el tabaco de toda la vida.

Fuente: Pax Labs.
Fuente: Pax Labs.

Día 3: ¿quién está detrás de esto?

Lo de Juul es curioso: fabricas un cigarrillo electrónico (que es el producto favorito de los fumadores con cierto remordimiento de conciencia), pero le pones prácticamente la misma cantidad de nicotina que a un cigarro normal y corriente. ¿A quién se le habrá ocurrido algo así?

Juul es un invento de Pax Labs, una empresa de San Francisco que ha conseguido lo imposible: llevar el desarrollo de tabaco a Silicon Valley. Y tiene cierto sentido, ya que el tabaco no es un producto demasiado tecnificado y los dos cofundadores de Juul, Adam Bowen y James Monsees, arrastran una larga experiencia trabajando en el epicentro de las 'startups' tecnológicas.

Juul nació en Silicon Valley, ha levantado más de 760 millones de dólares de financiación y vale 16.000 millones de dólares

Los dos emprendedores son físicos y tienen un posgrado en Diseño de Producto. Adam trabajó durante un año en Apple, y eso se nota, ya que el diseño minimalista (y disimulado, para qué engañarnos) de Juul recuerda mucho a la excelencia de diseño que siempre ha caracterizado a Apple.

A Juul no le va mal, pero que nada mal. Desde su fundación, la compañía ha levantado más de 760 millones de dólares de financiación y se ha convertido en mucho más que un unicornio empresarial: a día de hoy, Juul está valorada en nada menos que 16.000 millones de dólares. Fabricantes de tabaco volviéndose ultramillonarios, quién lo iba a pensar, ¿verdad? Mientras sigo fumando, pienso cuánto dinero le he dado durante años a Philip Morris... y cuánto les estoy dando ahora a Adam y a James.

James Monsees, cofundador de Juul.
James Monsees, cofundador de Juul.

Día 4: ¿quién fuma Juul?

Mientras sigo acostumbrándome al sabor de Juul, entramos en el terreno verdaderamente pantanoso. Cuando nos enfrentamos a iQOS, Juul o cualquier otro producto más o menos diferente del tabaco de toda la vida, hay diversos mensajes que se suelen deslizar:

  • El mensaje oficial: "Estos productos son buenos para los que no quieren dejar de fumar, pero prefieren una alternativa menos perjudicial". Estos discursos te los encontrarás tanto en iQOS (su propio director general en España me lo dijo) como en cualquier cigarrillo electrónico.
  • El mensaje coloquial: "Estos productos son buenos para los que quieren fumar un tabaco más saludable". Ojo, que la semántica es importante: no es lo mismo un tabaco "menos perjudicial" que un tabaco "más saludable". Cualquiera de estas compañías te hablará de "tabaco menos perjudicial" cuando entona el discurso oficial, pero no dudará en mencionar lo del "tabaco más saludable" en términos coloquiales.
  • El mensaje engañoso: "Estos productos son buenos para los que quieren dejar de fumar". Cualquier médico o periodista sabe que, cuando habla con un directivo o comercial de una compañía de este tipo, el discurso cambia por completo cuando la conversación se relaja: "¿Eres fumador? Pues mira, hay gente que nos está usando para dejar de fumar". Buen intento: como quien no quiere la cosa, intentan venderte que su producto te librará del tabaco para siempre.

Quienes verdaderamente usan Juul no son fumadores ni exfumadores, sino estudiantes de secundaria e incluso de primaria

Si esto te ha parecido pernicioso, espérate, que queda lo peor. Todo este tipo de compañías, incluida Juul, aseguran que sus consumidores son fumadores adultos con experiencia de sobra con el tabaco. Sin embargo, las investigaciones pintan una realidad radicalmente distinta: unos investigadores de la Universidad del Sur de California decidieron comprobar qué tipo de usuarios recurrían a Juul... y el resultado fue muy distinto al vendido por la compañía.

Su estudio, publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence, dejó claro que quienes verdaderamente usan Juul no son fumadores ni exfumadores, sino estudiantes de secundaria e incluso de primaria. "Encontramos a gente joven usándolo en los recreos, en clase, en los baños, en la biblioteca, en los descansos y en clase de gimnasia. Los vapores se disipan rápido, no como las delatoras humaredas de los otros cigarrillos electrónicos, por tanto es una forma de que los chavales puedan usar nicotina sin ser detectados".

Día 5: ¿qué opinan los médicos?

Ya sabemos lo que vende Juul y las certezas que tienen los científicos, pero, ¿qué piensan los médicos? Mientras sigo fumando (en serio, ¿tabaco sabor a mango?) contacto con Andrés Zamorano, doctor y vicepresidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) para conocer su opinión sobre todo esto.

Además de que los líquidos de cigarrillos electrónicos están expuestos a carcirógenos, Zamorano lo tiene claro: "Juul libera más nicotina que otros cigarrillos electrónicos y la nicotina en forma de sales hace que disminuya el impacto de la calada en la garganta, lo que hace que sea relativamente fácil para un nuevo fumador, como un adolescente, iniciarse con este dispositivo. La clave está en la nicotina en forma de sales, que contiene glicerina vegetal, propilenglicol y saborizantes, unas sustancias inocuas por vía oral... que dejan de serlo cuando se calientan y se inhalan".

El perjuicio, por tanto, es más que evidente: "En abril de 2018 el comisionado de la FDA Scott Gottlieb declaró que la nicotina que contiene Juul es suficiente para producir adicción. En algunos casos los adolescentes prueban estos productos y les gustan, pero desconocen que cada cartucho contiene tanta nicotina como un paquete de cigarrillos, y eso es un problema porque la nicotina estimula los receptores cerebrales y puede llevar a años de adicción".

"Es una puerta de entrada para adolescentes: ahora que baja el consumo de tabaco, parece destinado a que los jóvenes se enganchen"

El doctor señala los factores que han hecho que Juul triunfe entre los adolescentes de Estados Unidos: "El diseño y el tamaño, muy parecidos a los de un pendrive, le hace pasar inadvertido incluso para los propios profesores del instituto, mientras que el poco vapor que se exhala hace que los estudiantes puedan dar una calada y exhalar el vapor en la manga o fumar en los servicios sin levantar sospechas". Por otro lado, "el precio es relativamente bajo y el marketing que se hizo cuando salió a la venta fue claramente dirigido a través de redes sociales".

Zamorano, por tanto, no duda un segundo: "Aunque la compañía lo niegue, Juul es una puerta de entrada a la nicotina a edades muy tempranas. Ya lo dijo la fiscal general de Massachusetss, Maura Haealy. "Justo cuando el consumo de cigarrillos ha alcanzado un mínimo histórico, Juul y Vaping se han convertido en una epidemia en nuestras escuelas, con productos que parecen destinados a que los jóvenes se enganchen a la nicotina".

Día 6: ¿llegará Juul a España?

Está claro que, tras su disfraz de diseño, elegancia, disimulo y sofisticación, el tabaco de Juul es altamente nocivo, y más aún si su perfil de consumidor predominante es el de un dolescente que nunca antes había fumado. La pregunta ahora es otra: ¿acabará llegando esto a España?

La lógica dice que, antes o después, Juul tocará a España dentro de los países que conformen su extenso plan de expansión. Además, aunque el producto aún no se venda de manera oficial, basta un poco de perspicacia para adquirirlo en tiendas 'online' como Aliexpress o SmokeToLive. Andrés Zamorano lo tiene claro: "Tarde o temprano llegará a España. Las modas de Estados Unidos tardan muy poco en instaurarse en nuestro país".

"Llegará a España y lo denunciaremos: no es eficaz ni seguro para dejar de fumar, es la vía de entrada a la adicción"

El doctor, eso sí, recuerda que nuestro país aún tiene cierto margen. "De momento contamos con la ventaja de que la concentración de nicotina de Juul (59 mg/ml) no está permitida en España (la máxima, según la legislación vigente, es de 20 mg/dl), lo cual nos daría cierto tiempo, pero también sabemos de la gran capacidad de maniobra y artimañas de las grandes compañías para intentar salirse con la suya".

En el CNPT aseguran que no se quedarán de brazos cruzados: "Denunciamos y denunciaremos estos dispositivos. En el momento actual, no son ni eficaces ni seguros para dejar de fumar, pero es que además son la vía de entrada a la adicción a la nicotina para los más jóvenes".

Día 7: Conclusiones

A favor de Juul

1.- Nada. Si esperabas ver un reportaje en el que se alabe un producto que lleva nicotina, te has equivocado de sitio.

Intermedio

1.- Sabor. El sabor de los líquidos de Juul es medianamente similar al de otros cigarrillos electrónicos. Salvo con el sabor Virginia, si estás acostumbrado a estos productos no notarás mucho la diferencia.
2.- Humo. Juul crea mucho menos humo que un cigarro de tabaco tradicional. En ese sentido, de nuevo, vuelve a parecerse al resto de cigarrillos electrónicos.
3.- Experiencia. En general, mi experiencia con Juul, como fumador que soy, no ha sido mala. Es un dispositivo del tamaño de un pendrive, tremendamente fácil de cargar y tremendamente sencillo de usar y llevar encima.

En contra de Juul

1.- Nicotina. Juul tiene casi tanta nicotina como un cigarro tradicional y, desde luego, muchísima más que un cigarrillo electrónico. Si te habías pasado al electrónico para meterte menos nicotina en el cuerpo, olvídate de Juul.
2.- Adolescentes. Dejémonos de medias tintas: Juul no es un producto para fumadores que quieren fumar algo 'menos perjudicial' ni para personas que quieren dejar de fumar. Juul es un producto perfecto para los adolescentes que quieren empezar gracias a un dispositivo que hace muy difícil que sus padres o profesores les pillen fumando.
3.- Fumar es perjudicial para la salud. Fumar es perjudicial para la salud. Fumar es perjudicial para la salud.

En definitiva, si no eres fumador, ni te acerques a Juul (o hazlo sabiendo que te hemos avisado). Si eres fumador de cigarrillos electrónicos, el sabor y la experiencia de Juul te serán muy similares, pero estarás consumiendo mucha más nicotina. Si eres fumador y quieres optar por una alternativa menos perjudicial, craso error, para eso vete a otros cigarrillos electrónicos. Y si eres fumador pero quieres dejarlo, Juul no te va a servir absolutamente de nada.

¿Sabes lo que sí puedes hacer si eres fumador y realmente te preocupa tu salud? Dejar de fumar. Si necesitas ayuda, puedes acudir a tu médico de cabecera, buscar programas concretos de tu comunidad autónoma, acudir al CNPT o a la AECC o bajarte esta guía, entre muchísimas otras cosas.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios