El CEO de Uber también se ha interesado

Cabify negocia una venta estratosférica por 3.000 M al gigante Lyft (y rival de Uber)

Directivos de Cabify y Lyft, el gran rival de Uber en EEUU, llevan meses de negociaciones para cerrar una posible adquisición del 'unicornio' español. Y ya hay un precio sobre la mesa

Foto: Lyft, el gran rival de Uber en EEUU.
Lyft, el gran rival de Uber en EEUU.

Llegó el momento de la verdad para Cabify, ese en el que tiene que decidir qué quiere ser de mayor. La feroz competencia de Uber y la china Didi a nivel internacional, sobre todo en Latinoamérica, pone en un serio aprieto a la ‘startup’. Tiene dos opciones: seguir levantando rondas millonarias de financiación para intentar hacer sombra a sus rivales, una ruta larga y extremadamente compleja, u optar por la vía rápida y vender a alguien con mayor músculo financiero. Según ha podido confirmar Teknautas, Cabify ha comenzado ya a estudiar muy en serio la segunda opción.

La compañía lleva varios meses manteniendo conversaciones con la cúpula directiva de Lyft, el rival estadounidense de Uber, para analizar la viabilidad de una venta completa, según confirman tres fuentes con conocimiento directo de las negociaciones. Los ejecutivos de Lyft, con sede en San Francisco, han llegado incluso a visitar Madrid para reunirse con al menos uno de los principales jefes de Cabify, Juan de Antonio, fundador y consejero delegado, y con Juan Ignacio García, director financiero.

De momento no se ha llegado a un acuerdo y la decisión final de vender o permanecer independiente podría tardar todavía meses en materializarse. Pero la opción de Lyft sigue abierta y las cifras que se están barajando marean. Tras su última ronda de financiación, Cabify ha alcanzado una valoración de 1.400 millones de dólares. Es el primer 'unicornio' español, como se denomina a las deseadas 'startups' que superan los 1.000 millones en valor, y en las conversaciones con Lyft ya hay un precio sobre la mesa para la posible adquisición: hasta 3.000 millones de dólares.

Un coche que trabaja con Uber y Lyft, en San Diego, California. (Reuters)
Un coche que trabaja con Uber y Lyft, en San Diego, California. (Reuters)

"Se baraja un precio de entre 2.500 y 3.000 millones, pero se está más cerca de los 3.000 millones que otra cosa. Es cierto que Cabify lo tiene complicado para competir por sí misma contra Uber o Didi, pero para sus rivales ahora mismo es un caramelo. Está creciendo una barbaridad, tiene la llave de España y parte de Latinoamérica. Y Lyft no es el único interesado, Uber también ha llamado a la puerta", explica una de las fuentes conocedoras de las conversaciones.

El resto de fuentes consultadas lo corroboran: el equipo del nuevo CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, se puso en contacto directamente con directivos de Cabify para iniciar conversaciones sobre una posible compra de la española. Sin embargo, los contactos no fructificaron. El motivo: Lyft y Cabify comparten un accionista de referencia, el gigante japonés del 'e-commerce' Rakuten, que posee el 20% de la primera y el 40% de la segunda y que está más interesado que nadie en unir ambos negocios.

"Rakuten está intermediando entre ambas. Lyft solo opera en EEUU y Canadá. Para ellos, Cabify sería el complemento perfecto para colarse en Latinoamérica y España, para convertirse en algo realmente global. El caso es cómo articular esa operación y cuándo hacerlo", señalan las fuentes consultadas. Respecto al cómo, una opción va tomando forma: establecer una fusión entre ambos negocios que, en realidad, sería una venta.

"Se está planteando una fusión, pero sería una falsa fusión, Lyft es mucho más grande que Cabify. Aunque lo vendan como fusión, en realidad sería una adquisición de Cabify en toda regla. Una de las opciones sobre la mesa es cerrar la operación por entre 2.500 y 3.000 millones en participaciones de Lyft si esta finalmente sale a bolsa. Las conversaciones están avanzadas, pero no se va a cerrar nada de forma inminente, y puede que todo se vaya al traste. Si no se cae, sería algo que podría ocurrir entre finales de este año y la primera mitad de 2019", explican.

El fundador y CEO de Cabify, Juan de Antonio (i).
El fundador y CEO de Cabify, Juan de Antonio (i).

Consultada por este diario, Cabify no confirma ni desmiente las conversaciones con Lyft. "Lo único que vamos a decir es que seguimos comprometidos con nuestra hoja de ruta de salir a bolsa en los próximos 12 o 24 meses", asegura a Teknautas Juan de Antonio, fundador y consejero delegado de Cabify. “Las negociaciones se están llevando a cabo en el más alto secreto, no lo sabe ni dios, solo dos o tres personas en Cabify, pero Juan ha confirmado a algunos accionistas que sí se han producido y que la puerta sigue abierta”, explican las fuentes consultadas.

¿Por qué Lyft?

A nadie se le escapa que Lyft sería el mejor socio de Cabify para dar el siguiente paso, por tener un accionista de referencia en común, por la ausencia de solapamiento en sus mercados y por otro factor importante: también planea salir a bolsa. La unión con Cabify antes de hacerlo sería una operación redonda para todos: Lyft se convierte en un ‘player’ global de verdad para hacer frente a Uber y Didi con garantías, y Cabify sale de esa tierra de nadie en la que se encuentra atrapada, incapaz de competir por sí sola contra sus gigantescos rivales.

Antes de salir a bolsa es probable que venga uno de estos monstruos y diga: '¿Sabes qué? Déjate de bolsas y de historias. Te compro'

Sus cifras, pese a ser las más potentes jamás conseguidas por una 'startup' española y tener el apoyo de Rakuten o Seaya Ventures (el fondo de Beatriz González, la hija del presidente del BBVA), no son suficientes. Ha levantado un total de 407 millones de dólares de financiación desde 2012, un dato que palidece frente al pulmón financiero de Uber (ha cerrado 20 rondas con casi 22.000 millones de dólares) y Didi (con 15 rondas y 20.000 millones en los bolsillos). Lyft, el pretendiente de Cabify, está también lejos de estas cifras, pero al menos puede convertirse en un contendiente creíble. La compañía acaba de cerrar una nueva ronda de inversión de 600 millones de dólares, lo que ha disparado su valoración a los 15.000 millones (10 veces más que Cabify).

Todo ese dinero se está quemando principalmente en un lugar: Latinoamérica. La competencia allí entre Uber, Didi y, en menor medida, Cabify es a muerte. En España y EEUU, el pastel está ya casi repartido, pero en muchos países hispanohablantes todo está aún por decidir.

Uber domina Brasil, el mayor mercado, y Didi compró allí recientemente la compañía 99 Taxi. Cabify, que también se asoció a la local Easy Taxi (una versión de MyTaxi), sigue muy de lejos el ritmo de inversión de sus dos grandes rivales. Algo parecido ocurre en México y Colombia. El juego es sencillo: quien más dinero tiene para ofrecer cupones descuento en viajes o, directamente, regalarlos en promociones, gana. Y Uber y Didi tienen mucha más caja que Cabify para invertir en esa sangría de precios. Por eso, la idea de ponerse en manos de otro gigante en discordia como Lyft coge fuerza en los planes de la 'startup' española.

John Zimmer, cofundador y presidente de Lyft.
John Zimmer, cofundador y presidente de Lyft.

"Estamos en una situación en la que el coste de adquirir un cliente es muy inferior a su valor. Si adquirirlo me cuesta, digamos, 15 euros, y su valor es 100, ahora todos están reinvirtiendo esos 85 euros en adquirir clientes antes que su competidor. Eso solo te lo puedes permitir durante mucho tiempo si tienes un poderío financiero enorme como Uber o Didi", explica otra fuente del sector. La ventaja de Cabify es que, a diferencia de Brasil, México o Colombia, donde Uber domina, en Argentina, Chile o Perú no hay aún un claro líder y Cabify puede salirse con la suya.

Si algo está claro es que los próximos meses serán fundamentales para el futuro inmediato de Cabify. La compañía, que facturó 73 millones en 2017, con unas pérdidas de 3,6 millones, espera multiplicar por cuatro su negocio este año y dejar atrás los números rojos. "Lo lógico sería cerrar una nueva ronda de financiación, en octubre, una gorda, y de ahí comenzar a preparar la salida a bolsa en 2019. Pero antes de eso es muy probable que venga uno de estos monstruos y le diga: '¿Sabes qué? Déjate de bolsas y de historias. Te compro'. Para eso debería haber una oferta descabellada sobre la mesa", dice una fuente conocedora de las conversaciones entre Cabify y Lyft. "Y sí, vale, 3.000 millones es una cifra jodidamente brutal".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios