HE AÑADIDO UNO DE ESTOS PUNTOS EN CASA

He instalado Google Wifi en casa: este es el 'router' que siempre debía haber existido

Independientemente de la mejora de señal y la comodidad de configuración, lo más interesante es la aplicación que te permite controlar y distribuir la señal a tu gusto

Foto: Google Wifi. (E. Villarino)
Google Wifi. (E. Villarino)

En otras ocasiones, ya lo hemos dicho: el 'router' en muchos hogares españoles es algo inviolable. Se recibe cuando uno suscribe el contrato de turno con la operadora, se configura y se abandona en la esquina de turno. Ahí permanece hasta el fin de los tiempos, algo que suele venir propiciado por un cambio de domicilio o una portabilidad fruto de un cabreo o de una oferta de esas que abren los ojos. Pero cada vez son más los usuarios que ponen en cuestión el 'aparatito' y lo acaban mandando a paseo o añadiéndole un amplificador para mejorar el wifi en casa.

Yo lo hice hace un tiempo. Había retrasado la historia con argumentos 'prefabricados' como que mi apartamento era demasiado pequeño. Probé un par de modelos. Sin embargo, en un viaje a Londres cayó en mis manos uno que no se vendía en España. Era un Google Wifi. Decidí darle una oportunidad. Y la verdad que fue una decisión bastante acertada. No solo por lo que ha mejorado mi conexión en casa, sino por otros valores añadidos de la 'app' que gobierna este dispositivo y que me ha dado unas posibilidades que nunca imaginé.

Google Wifi ya está en España

Google Wifi. (E. Villarino)
Google Wifi. (E. Villarino)

Ahora Google Wifi ha llegado a nuestro país. El lanzamiento quedó silenciado por la puesta de largo de Google Home en español, el altavoz inteligente con Assistant. Pero la cuestión es que ya está a la venta. Se comercializa en dos paquetes diferentes: el primero, con un solo punto de acceso, destinado a pisos pequeños. Y otro con tres puntos de acceso, para configurar una red en malla en una casa de mayor tamaño.

Un solo punto de Google Wifi puede manejar un piso de hasta 85 metros cuadrados

¿Por cuál decantarse entonces? Un solo Google Wifi puede manejar solventemente un piso de 85 metros cuadrados, según sus creadores. El 'pack' de tres daría para crear una infraestructura capaz de dar cobertura a una superficie de 255 metros cuadrados. A partir de ahí, si necesitas ampliar, la historia sería ir adquiriendo más puntos y ampliando en base a tus necesidades hasta un máximo de seis.

Especificaciones de Google Wifi

WiFi 2x2 Wave 2 AC1200

WiFi en malla ampliable

WiFi de doble banda simultánea (2.4 Ghz/5 Ghz)

Soporte a IEEE 802.11a/b/g/n/ac.

2 puertos ethernet gigabit (en cada dispositivo). Configurables como WLAN, VLAN o LAN.

Protocolo: WAP2-PSKAC1200 2x2 Wave 2 Wifi

Configurar y cantar

Google Wifi. (M. Mcloughlin)
Google Wifi. (M. Mcloughlin)

Para los menos puestos en la materia, lo de cambiar estos aparatos puede dar un poco de vértigo. O mucho. Pero no es el caso. Aquí no hay que andar con una interfaz web. Simplemente, no existe. Lo único que necesitas es una cuenta de Gmail y un teléfono Android o iOS donde descargar la 'app' de turno.

Si lo quieres como punto principal de tu conexión de banda ancha, lo que debes hacer es desconectar el que ya tienes enchufado al módem y sustituirlo. Si tienes un dispositivo que tenga ambas piezas, deberás hacerte con un módem individual para poder utilizarlo. También puedes conectarlo al 'router' que ya tienes como si fuese un apéndice más. Pero aquí tienes que tener en cuenta que convivirá la red existente con la de Google Wifi y eso puede hacer que los dispositivos conectados a cada una de ellas no se puedan comunicar entre sí. Fue un despiste, pero me pasó al principio. Me encontré con que mi móvil no encontraba el sistema de audio 'multi room', configurado mucho antes. Si te ocurre esto el cambio es sencillísimo: solo tienes que cambiar la red como haces cuando quieres conectarte a una nueva.

Cuando enchufas a la corriente eléctrica (tiene puerto USB Tipo C) el dispositivo y lo conectas al módem, el 'smartphone' lo detecta y te guía en un proceso sencillísimo para nombrar la red y ponerle clave. Si quieres añadir más puntos de Google Wifi, es todo muy fácil: toma de corriente eléctrica y escanear el código QR, asignándole un nombre de habitación. Segundos después, ya lo tienes listo.

Google Wifi… "¿no te da cosa?"

Cuando instalé el 'router' de Google Wifi se lo comenté a un amigo. La conversación tornó en una dirección que jamás esperaría.

- “Joder... Google manejando internet en tu casa… ¿no te da cosa?”, me soltó.

No supe qué responder en aquel momento. Me asaltó cierta inquietud. Como si hubiese dado carta blanca a Google para que husmease en mis conexiones, controlase las 'apps' que utilizo, lo que veo, cómo navego, etc. Al final no hay que olvidar que tu cuenta de Gmail es la que está ahí todo el rato en comunicación con el aparato, algo que no te piden otros 'routers'. Cuando llegué a casa empecé a revisar la configuración de privacidad.

La empresa asegura que no recopila datos sobre tu actividad en internet. Solo información sobre la aplicación, el 'hardware' y la red. Como la historia no terminaba de convencerme, preferí no darle el voto de confianza. Eché un vistazo a la configuración y vi que se podía desactivar el envío de esta información.

El valor añadido: su 'app'

Cpautras de la 'app' de Google Wifi. (EC)
Cpautras de la 'app' de Google Wifi. (EC)

Aquí, y en la facilidad de instalación, es donde se aprecia el mayor valor diferencial de Google Wifi. Es cierto que habrá otros modelos en el mercado que ofrecerán un rendimiento mayor y unas especificaciones que atraigan más al público especializado. Sin embargo, no he conocido 'router' que me dé tantas posibilidades con menos trabajo, nunca. La 'app' de control es su gran valor añadido.

Te permite ver fácilmente de un vistazo cuántos dispositivos tienes conectados a la red en cada momento y el uso de ancho de banda que está haciendo cada uno. Otra de las cosas más interesantes es que podrás hacer test de velocidad en cada uno de los aparatos. Yo, la verdad, es que es algo de lo que nunca me había preocupado.

Google Wifi te permite escoger un dispositivo prioritario al que darle mayor ancho de bando

Personalmente, hay una función que me ha llamado especialmente la atención. 'Dispositivo prioritario'. No es lo mismo hacer 'streaming' de una película de 4K, jugar 'online' que consultar Twitter. Por eso puedes fijar que una de las máquinas conectadas a la red tenga acceso a un mayor ancho de banda durante un tiempo determinado. Si tienes varios dispositivos Google Wifi, la red (gracias a la funcionalidad Network Assist) analizará automáticamente la carga de 'trabajo' de cada uno de ellos y discriminará en base a ello. El objetivo, que internet siempre se sienta lo más fluido posible.

Capturas de la aplicación de Google Wifi. (EC)
Capturas de la aplicación de Google Wifi. (EC)

Desde la aplicación también te permite abrir una wifi para invitados sin que tengas que andar buscando la clave y perdiendo el tiempo con estas historias. Te permite configurar duración, número de invitados, etc... Por último, también te permite 'tumbar' internet en tu casa de forma selectiva. Crear grupos de dispositivos (por ejemplo los que utilizan tus hijos) y cortarles la conexión cuando toca ponerse a estudiar.

¿Merece la pena?

Google Wifi. (M. Mcloughlin)
Google Wifi. (M. Mcloughlin)

Es importante puntualizar dos cosas. La primera, nunca se puede prescindir del módem, que al fin y al cabo es lo que nos facilita el acceso a la red. La segunda, que al final Google Wifi te da más control y mejora la señal, pero que todo depende, al fin y al cabo, de lo que tengas contratado. Cabe también mencionar, que si creas la red con varios puntos de acceso tendrás unas ventajas adicionales como negociar el canal de 2,4 Ghz versus el de 5 Ghz, seleccionar el canal menos ruidoso o construir una red 'ad hoc', entre otras cosas.

Google Wifi destaca, entre otras cosas, por ser una opción relativamente asequible (139 euros el 'pack' simple; 359 euros por el 'pack' de tres unidades), fácil de configurar, que te permite un control nunca visto sin apenas conocimientos y que mejorará exponencialmente la calidad de la señal de tu casa si eres de esos que todavía no has dado la patada al 'router' de tu operadora. También, por supuesto, te permitirá crear fácilmente una malla con la que llevar la cobertura a cualquier rincón en caso de que tengas un 'casoplón'.

Google Wifi tiene limitaciones, sí. Pero solo las notarás si eres un usuario bastante avanzado

Sin embargo, si tienes una conexión superior a 200 o 250 megas por segundo y quieres exprimirla al máximo (sin perder calidad en las zonas más alejadas) o quieres crear una red local de alta velocidad (por ejemplo, en la oficina) quizás es mejor que busques otra opción u optes por conectar el cable. También cabe decir, que si eres un usuario muy avanzado, encontrarás algunas limitaciones. La principal es su escaso margen de personalización. Aunque no nos enredaremos demasiado en los pormenores, no hay, por ejemplo, soporte para DNS Dinámico.

Esto es algo esencial a la hora de crear, por ejemplo, un escritorio remoto o servidor VPN. Aquí puedes sortear algunos de estos inconvenientes conectando Google Wifi al 'router' tradicional y utilizando cada uno de los aparatos para cada cosa. Pero es un engorro que seguramente pueda solucionar comprando un 'router' que te sirva para lo que realmente quieras si estás en uno de estos supuestos.

Esos son algunos motivos técnicos que te pueden echar para atrás. El otro es que, directamente, no te fíes de Google. Pero si es tu caso ya habrás descartado esta opción antes de leer hasta aquí.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios