UNA GUÍA BÁSICA

Internet lento, mala cobertura wifi... Por qué ha llegado la hora de cambiar tu router

La mayoría nos solemos conformar con el aparato que nos envía nuestra operadora. Aquí va una pequeña guía para escoger un nuevo router para tener un mejor rendimiento

Foto: Cambiar el router de tu casa te puede dar una experiencia mucho mejor.
Cambiar el router de tu casa te puede dar una experiencia mucho mejor.

En muchos hogares españoles, probablemente en la mayoría de ellos, el 'router' es algo casi inviolable. Se recibe cuando se suscribe el contrato de la fibra o el ADSL, se desempaqueta, los más prevenidos guardan la caja, se enchufa si no lo ha hecho el técnico y se deja abandonado a su suerte en la esquina de turno. Sólo tiene su dosis de atención cuando alguien necesita la clave –qué agradable momento- o cuando da problemas. El resto del tiempo permanece ahí como una vaca sagrada. En la mayoría de casas también tienen, por defecto, el aparato que les envía su operadora, que hay devolver al finalizar la relación para no pagar la multa.

Pero si eres de los que la velocidad que experimentas te deja un amargo sabor y te llevan los demonios pensando en lo que tienes contratado o si la cobertura que sufres en casa es bastante corta, igual deberías mandar al garete el router oficial y pensar en reemplazarlo por uno que compres tú. Hay multitud de opciones. Para no perderte te dejamos aquí unos puntos que te ayudarán a cambiar el aparatito y dejarlo en su caja acumulando polvo para siempre.

Foto: Tetra
Foto: Tetra

¿Cambiar el 'router' de casa? Ten en cuenta...

Casa con cinco miembros. Padres y tres hijos. O cinco compañeros de piso. Cada uno con sus móviles, sus portátiles, sus tablets... además de la conexión a la 'smart TV' y otros aparatos. Netflix, Spotify, HBO, YouTube... son servicios cada vez más recurridos. Y que también exigen un gran número de recursos.

Esto puede hacer que, si varios de ellos se conectan al mismo tiempo, se genere un cuello de botella y el router que tenemos no despache el asunto correctamente. Si somos este tipo de usuario podríamos valorar hacernos con un router nuevo. Especialmente si somos más de tres en casa. Si no, el de la operadora, a excepción de que seamos una caníbales del ancho de banda, debería ser suficiente.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Obviamente también hay que calcular los aparatos que van a estar conectados al mismo tiempo. No es lo mismo una familia en la que los padres apenas utilizan el móvil para WhatsApp y Facebook y los hijos se conectan a internet y ya, que un hogar completamente conectado con televisión inteligente, equipos de música también chupando conexión, consolas, ordenadores...

Igual es el tocino, no la velocidad

Tetra.
Tetra.

Quien dice tocino dice distancia. Igual no estamos hablando de que la velocidad sea el problema. Quizás el mayor problema de tu router es que estás demasiado lejos o tienes demasiados 'obstáculos' que evitan que la señal llegue alta y clara. Para ello también tienes una solución.

Lo primero que deberías hacer es hacer un experimento conectando tu ordenador con el cable al router y hacer los correspondientes 'test' de velocidad.

Esto nos dará una imagen más real del rendimiento ya que por wifi no vamos a poder exprimir nunca el potencial real de lo que estemos recibiendo. Es interesante cambiar la configuración e incluso cambiar las claves. Colócalo en mejor posición. Si el problema persiste, vayamos a la solución.

Igual lo que necesitas, en casa o en la oficina, es poner un repetidor. Si tienes un router viejo o de segunda mano y te lo permite el principal (consulta en el manual), puedes utilizar este aparato. Si no en Amazon, encontrarás una buena selección.

Vale, voy a comprarme un router nuevo

Lo has decidido. Quieres un nuevo router. Y bien...¿cuál me compro? ¿En qué narices me fijo? Me he comprado un móvil muchas veces pero... ¡¿UN ROUTER?!

Pues bien, aquí van cincos puntos para que rápidamente te sepas mover como pez en el agua a la hora de hacerte con uno de estos aparatos.

Para evitar 'cuellos' de botella. Lo que se mencionaba de soportar múltiples conexiones al mismo tiempo. Tienes que fijarte en el 'hardware'. Si tiene un procesador de doble núcleo y 256 GB de RAM, será más que suficiente para poder exigirle.

Para conectarlo todo. Depende de lo que quieras hacer con tu router. Si vas a utilizarlo solo para dar conexión a internet y wifi, fíjate en los puertos LAN. Esto te permitirán conectar mediante el cable de ethernet tus equipos y disfrutar de una mayor velocidad que si lo haces por conexión inalámbrica.

Uno o dos 'carriles'. Fíjate en la bandas que es capaz de emitir la señal. Lo más probable es que te encuentres con un dispositivo capaz de emitir en 2.4 Ghz y en 5Ghz. Más que suficiente. A excepción de que vayas a tener una decena larga de conexiones al mismo tiempo, entre 12 y 15, no merece la pena que compres un aparato con más posibilidades.

¿Y este qué wifi es? Es probable que si no tienes un router relativamente nuevo, el estándar que soporte sea wifi N. Es importante que si te gastas el dinero soporte wifi AC, que casi triplica las bondades y las capacidades del anterior estándar. Un apunte extra: la compatibilidad con MU-MIMO y Beamforming es esencial para disfrutar de una mejor conexión.

Antenas. Fíjate en el número de antenas disponible. Si tienes varias, podrá emitir una señal mucho más clara cuando tenga que alimentar varias conexiones al mismo tiempo.

Para darle otros usos. Un router puede ser un router simplemente pero también mucho más. Sobre todo si estás en la oficina puede ser que lo quieras utilizar más como una suerte de ordenador, en el que poder almacenar documentos gracias a un disco externo o compartir una impresora. Fíjate entonces en los puertos USB y otras conexiones como lectores de tarjeta.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios