de panapop a boatjump

Estas son las cinco 'startups' de Juan Roig que están haciéndose de oro en internet

Lanzadera, la aceleradora del dueño de Mercadona, afina su selección de proyectos y lanza a los inversores emprendedores con ventas de más de un millón de euros con apenas dos años de vida

Foto: Boatjump prevé facturar siete millones el año que viene. Sus fundadores son Alfonso Pastrana, Jaime Vara y Pablo Ruibal.
Boatjump prevé facturar siete millones el año que viene. Sus fundadores son Alfonso Pastrana, Jaime Vara y Pablo Ruibal.

¿Es posible facturar más de un millón de euros en poco más 18 meses vendiendo relojes por Internet? ¿Puede un intermediario virtual de alquiler de yates generar siete millones de euros en ingresos con dos años de vida? ¿Se puede ganar dinero el primer ejercicio montando viajes para familias sin ni siquiera tener una oficina física?

Lanzadera, la aceleradora de 'startups' financiada por el dueño de Mercadona, Juan Roig, nació en 2013 con la vocación de sumarse al carro de la fiebre de la 'startups' y el 'venture capital' y tratar de convertirse en referente como fábrica de empresas y proyectos innovadores de nuevo cuño en España. Desde su nacimiento en unos locales de la calle Serpis hasta su convocatoria más reciente, ya en las flamantes instalaciones de Marina de Empresas en la dársena interior del Puerto de Valencia, la plataforma de asesoramiento y lanzamiento de iniciativas emprendedoras ha visto pasar a más de 150 sueños en forma de emprendedor convencido de que tenía un nuevo Facebook entre manos.

No todas han funcionado y muchas se han quedado por el camino, con no pocas frustraciones. Es una de las frases recurrentes de su director general, Javier Jiménez Marco, la confesión de los muchos errores cometidos desde que comenzaron a andar y las equivocaciones tanto en la selección de ideas como en el enfoque del asesoramiento, más allá de la incertidumbre que siempre envuelve cualquier negocio.

La aceleradora ha ido ajustando y afinando su maquinaria a lo largo del tiempo, ha ampliado su radio de acción sumando a su propuesta de mentorización de proyectos la firma de acuerdos con compañías como Play Station o Bosch para convertirse en un proveedor externo de innovación o ha incorporado a jóvenes graduados del título de ADE y Emprendimiento de EDEM, la escuela de negocios hermana, para aprovechar ideas en fase muy embrionaria.

Javier Moliner, CEO de Howlanders, explica sus proyecto a los inversores reunidos por Lanzadera en Valencia.
Javier Moliner, CEO de Howlanders, explica sus proyecto a los inversores reunidos por Lanzadera en Valencia.

Todo ese proceso de aprendizaje, con sus éxitos y sus fracasos, comienza a cuajar en nuevas propuestas emprendedoras no solamente innovadoras en su planteamiento de producto, sino también aparentemente jugosas para los especialistas del 'venture capital', siempre a la caza de 'startups' con perspectivas de alta rentabilidad. El pasado martes, cerca de 200 inversores del universo emprendedor se dieron cita en Valencia en el Investor Day convocado por Lanzadera para arrancar rondas de financiación para una selección de sus proyectos. La jornada, diseñada bajo el paraguas de un concurso con un jurado compuesto por los expertos en inversión Victoria Majadas (Big Ban Angels), Elisabeth Martínez (Conector), François Derbaix (Indexa Capital), Javier Megias (Startupxplore) y Emilio Fernández-Martos (Fellow Funders), reunió a muchos de los clásicos del sector.

Algunos de estos proyectos sorprenden de entrada por su capacidad de generación de caja y por haber alcanzado umbrales de rentabilidad y cuentas de explotación positivas pese a su corta vida, según datos proporcionados por los propios emprendedores a El Confidencial y las fichas entregadas a los inversores por la aceleradora.

Boatjump

Apenas 3.000 euros de capital sirvieron a los fundadores de Boatjump para poner en marcha el primer año su plataforma digital que pone en contacto a propietarios de barcos de recreo y personas interesadas en alquilarlos temporalmente. Según explica a El Confidencial su CEO, Jaime Vara, la cifra de negocio de 2018 será de 3,2 millones pero la previsión de facturación para 2019 alcanza los siete millones de euros, de los que el 20% son comisiones por la labor de intermediación. Con una cuenta de explotación en números verdes, 100.000 yates en su portal y un 30% del negocio en Estados Unidos, Boatjump busca cerrar una ronda de un millón de euros (300.000 con Enisa y el resto con capital privado) para ir más allá del mercado español y estadounidense y completar el asalto a nuevos pantalanes del Mediterráneo Oriental, principalmente en Grecia y Croacia.

"Somos rentables, pero todo lo que ganamos lo reinvertimos para seguir creciendo. Empezamos con un capital mínimo pero fuimos autosuficientes", dice Vara. Bautizada por los medios de comunicación como el Airbnb de los barcos, con casi veinte personas en plantilla y un público objetivo de poder adquisitivo medio-alto, Boatjump tiene un 'ticket' medio de entre 3.000 y 8.000 dólares y más de 7.000 clientes emplean sus servicios. La propuesta convenció al propio Juan Roig, que no dudó en inyectar capital y convertirse en socio minoritario a través de su patrimonial de capital riesgo, Angels Capital.

A Lanzadera le han salido más 'hijos' rebautizados con los nombres de algunos de los 'e-commerce' o 'marketplaces' más potentes y disruptivos del mercado si bien todavía no ha logrado dar a luz lo que se conoce como "unicornios", empresas de corte tecnológico y nueva creación con facturaciones multimillonarias: Booking, Uber, BlaBlaCar… Su portfolio es más de "cucarachas", compañías más modestas, con modelos de negocio que pivotan en función de sus necesidades, como ocurre con la joyera Singularu o Vivood, el hotel de lujo en las montañas de Benimantell creado por Daniel Mayo, un arquitecto que llegó a Lanzadera con una propuesta de casas de madera de montaje rápido para situaciones de emergencia.

El equipo actual de Panapop, el 'e-commerce' de relojes que sigue el modelo de Hawkers.
El equipo actual de Panapop, el 'e-commerce' de relojes que sigue el modelo de Hawkers.

Panapop

Otra de las 'startups' con muchas probabilidades de tener cola de inversores a la puerta ya es conocida como el Hawkers de los relojes. Panapop, la microempresa creada hace poco más de un año por una estudiante de arquitectura, Cristina Vidal, y un fisioterapeuta, Jaime Hernández, espera rozar el año que viene los tres millones en ventas por Internet de relojes 'fast fashion' diseñados en Valencia y fabricados en China. De momento cerrarán este año con 1,2 millones de facturación y 39.000 ejemplares vendidos a un precio medio de 35 euros por unidad.

Sus métricas marean si se tiene en cuenta que comenzaron a andar con lo mínimo y apenas han consumido 70.000 euros del préstamo participativo de hasta 200.000 euros que pone a su disposición Lanzadera. Con márgenes brutos del 70% y un modelo comercial similar al de Hawkers, basado en la promoción a través de redes sociales como Facebook, Panapop confía en cerrar una ronda de financiación para invertir en su expansión internacional, con la vista puesta en los mercados italiano o portugués.

Las fundadoras de Fabulist Travel, Ana y Estefanía Olmos.
Las fundadoras de Fabulist Travel, Ana y Estefanía Olmos.

Fabulist Travel y Airhopping

La visión internacional, aunque en este caso a la hora de diseñar su oferta de producto, también está en el ADN de Fabulist Travel o Airhopping. La primera está especializada en ofrecer paquetes de viajes temáticos de familias con niños, nació en 2016 y ya lleva facturados 800.000 euros. Su plan es levantar 500.000 euros para internacionalizarse y elevar sus ingresos por encima de los 3,5 millones el año que viene. Sigue los pasos de Airhopping, el Interrrail de los viajes en avión, una plataforma-aplicación con desarrollo propio que aprovecha las ofertas de última hora de las compañías aéreas y permite organizar viajes con varios vuelos al precio de uno solo. Añade también alojamientos a su oferta y en su primer año de vida (2017) facturó un millón de euros. Su flujo de caja les permite no necesitar financiación ajena. Actualmente, están en fase de presentación de su modelo de negocio como paso previo a la apertura de una ronda el año que viene destinada a lanzarse más allá del mercado europeo con salidas desde España, que es lo que trabajan hasta ahora.

WiTrack

Lanzadera también tiene soluciones de corte tecnológico-industrial con ventas por encima del millón de euros pese a ser recién nacidos. WiTrack, la compañía especializada en vigilar la trazabilidad de productos en cadenas de producción o distribución a través de tecnología inalámbrica, ha convencido a Ford, Wolkswagen, Nissan, Carrefour, Porcelanosa o Gestcamp. Busca una inyección de dos millones de euros para alcanzar los 100 clientes y disparar sus ventas por encima de los cinco millones en los próximos 18 meses.

Estos son las otras 'startups' que participaron en el Investor Day de Lanzadera y la descripción que hacen de su propio negocio:

Aiudo: Asistencia a domicilio y personal doméstico. Proporcionan cuidadores de confianza para las personas mayores o con dependencia.

Appear: Su objetivo es que el usuario acierte siempre a la hora de realizar actividades de ocio. Tiene un alto componente social y permite la gestión de entradas de discotecas y festivales.

Converfit: Herramienta SaaS que permite adaptar automáticamente una página web, e-commerce o landing page a los gustos y preferencias de sus visitantes consiguiendo aumentar un 20% su tasa de conversión.

Datary: Plataforma para que, de manera rápida y sencilla, los departamentos de consultoría estratégica mantengan los datos de sus análisis de mercado actualizados.

DotGIS: Soluciones para los sistemas de información geográfica, análisis de los datos ya disponibles, ayudando a sus clientes a la integración de la inteligencia geoespacial de su negocio.

Howlanders: Portal de reserva de tours operado por agencias locales de América Latina, sin intermediarios y con asistencia gratuita a los viajeros 24/7, mejorando así la experiencia del viajero durante todo el proceso.

Melbot Studios: Estudio de desarrollo de videojuegos enfocados al diseño y desarrollo de productos con una rica narrativa, calidad y versatilidad.

Monkingme: Plataforma que permite la escucha y la descarga de canciones de forma gratuita en la que los artistas también se benefician.

Play&Go: Aplicación móvil que mejora la experiencia del usuario mediante la gamificación, la geolocalización y la realidad aumentada.

Quibim: Realizan 'Biopsias Virtuales' sobre el cuerpo humano y aprovechan la información contenida en las imágenes médicas digitales de rayos X, resonancia magnética, TAC y otras modalidades para detectar enfermedades.

Sepiia: Desarrolla y produce prendas de vestir para el día a día que no se manchan, no acumulan olores, no se arrugan y son transpirables; hechas 100% en España de manera sostenible.

UrbanFisio: Nueva forma de experimentar y reservar un servicio de fisioterapia a domicilio personalizado y de calidad.

Zeleros: Desarrolla tecnología para medios de transporte de alta velocidad. El equipo está especializado en las tecnologías de levitación y establece colaboraciones clave para cubrir el resto de líneas de desarrollo de este revolucionario método de transporte.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios