negocia con grandes corporaciones ofrecer a sus emprendedores

Juan Roig va ahora a por los 'millennials': así ha reinventado su Lanzadera de empresas

Una escuela de profesionales de videojuegos, una plataforma para compartir apuntes universitarios con 300.000 usuarios… La nueva aceleradora quiere seducir a los menores de 30 años

Foto: Javier Jiménez, director de Lanzadera, con los emprendedores seleccionados para la edición 2017-2018.
Javier Jiménez, director de Lanzadera, con los emprendedores seleccionados para la edición 2017-2018.

Más de 24 millones en inversión directa e indirecta, 70 proyectos iniciados, una de cada tres 'startups' en el cementerio y cuatro años después de su primera edición, la aceleradora de empresa que Juan Roig financia en la Marina de Valencia ha decidido dar otra vuelta de tuerca a su modelo de captación y apoyo a emprendedores. Al sistema clásico de apertura de plazos para la recepción de negocios emergentes y selección en convocatorias anuales, Lanzadera sumó el año pasado dos nuevos programas: Garaje, que escoge ideas empresariales en fase muy embrionaria para tratar de transformarlas en productos o negocios reales, y Campus, un canal para dar salida a los estudiantes con vocación empresarial de la selectiva escuela privada de negocios EDEM, ligada a la Asociación Valenciana de Empresarios, que imparte grados de ADE Emprendedores, en Ingeniería y Gestión Empresarial y un máster en Emprendimiento, todo en ello en el mismo edificio junto al mar en el que tiene su sede Lanzadera.

Roig ha ideado un sistema de formación universitaria y posgrados, con capacidad de continuidad en su aceleradora, al que pretende sumar ahora acuerdos con grandes corporaciones para proporcionar emprendedores a aquellas compañías que deseen encontrar soluciones innovadoras fuera de sus paredes, al estilo de lo que Bankia ha hecho también en la Marina con Innsomnia, la consultora que se encarga de seleccionar proyectos y aplicaciones 'fintech' útiles para el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri o con recorrido en el mercado de las finanzas electrónicas.

El edificio que alberga Marina de Empresas, en la dársena interior del puerto de Valencia.
El edificio que alberga Marina de Empresas, en la dársena interior del puerto de Valencia.

En esta línea, Lanzadera ha firmado un primer acuerdo con Sony para respaldar el desarrollo de videojuegos para su consola Play Station, y ahora prevé abrir en octubre una escuela de jugadores profesionales de videojuegos en colaboración con Encom Games, 'partner' exclusivo para España, América Latina y Marruecos de Dreamhack, el mayor festival de ocio y cultura digital, creado en Suecia en 1994 y que circula por capitales de todo el mundo. El pasado mes de julio, reunió en Valencia a más de 30.000 jóvenes aficionados a los' e-sports' y otro tipo de videojuegos.

Para lanzar la escuela de profesionales de los juegos, un mercado que mueve cientos de millones de euros, Lanzadera ha seleccionado la 'startup' Elevat, una firma creada por Héctor Alemany, un apasionado de los videojuegos que acaba de terminar el grado de Emprendedores de EDEM. Elevat forma parte de la lista de 80 proyectos o 'startups' (vea aquí la relación) que recibirán asesoramiento y financiación de la aceleradora en la edición 2017-2018, presentada a los medios de comunicación este martes. Hay de todo, desde Industria 4.0, hasta moda o una cadena de hamburgueserías (LaMburguesa).

Lanzadera prevé anunciar pronto nuevos acuerdos de externalización de proyectos de innovación con grandes empresas, según ha explicado su director, Javier Jiménez Marco, pero su vocación sigue siendo la de respaldar iniciativas empresariales emergentes de distintos tipos. La novedad este año es que la convocatoria será continua, con tres ventanas de entrada, lo que permitirá poner en marcha proyectos durante todo el año y no en una única llamada.

Lanzadera ha recibido casi 2.000 propuestas desde su nacimiento y ha impulsado más de 70. Para la edición 2017-2018, la cifra crece un 30%, tanto en proyectos como en presupuesto (unos nueve millones de euros). Y al repasar las distintas iniciativas, llaman la atención las numerosas 'startups' no solamente creadas por 'millennials', sino dirigidas a satisfacer deseos de este colectivo de población, nacido a partir de la última década del siglo pasado, compuesta de nativos digitales y con la tecnología en la palma de la mano.

Ya no se trata solo de MonkingMe, una plataforma que quiere ir más allá que Spotify, ofreciendo música gratuita y garantizando a las bandas el cobro por las escuchas de su música a través de inserciones publicitarias, en clave colaborativa. Roig también financiará Wuolah, otra plataforma que genera comunidades de estudiantes para compartir apuntes a cambio de recompensas económicas. Esta suerte de Rincón del Vago en versión 3.0 ha captado ya más de 1,3 millones de euros en rondas de financiación, tiene un modelo de negocio basado en volumen de usuarios e ingresos por publicidad en la web, y cuenta hasta la fecha con 300.000 estudiantes registrados, 500.000 documentos en la nube y más de siete millones de descargas.

"El 95% de los alumnos de la Universidad de Sevilla está registrado en la plataforma, y ahora queremos trabajar otras universidades, como la Politécnica de Valencia, para alcanzar porcentajes similares", explica a El Confidencial Enrique Ruiz, confundador de la empresa.

'App', ocio, economía colaborativa…

El listado de iniciativas, más o menos maduras, dirigidas a público joven es amplio. Abarca desde una red social para forofos de las series (Respop) hasta una aplicación para gestionar entradas de conciertos y festivales, como Appear Social Nightlife. Carlos Montesinos y Gonzalo Ortega están convencidos de haber inventado el "Interrail del avión" con su web Airhopping, mientras que Play&Go eXperience es una aplicación para localizar visitas turísticas y "mejorar el tiempo de ocio con gamificación y realidad aumentada", algo así como el 'Pokémon' del turismo.

El recorrido de todas esas iniciativas lo decidirán el tiempo, el acierto de sus impulsores y, sobre todo, el mercado. En Lanzadera son conscientes de que no todos sus patrocinados han sobrevivido al "mar abierto", pero su intención es seguir financiado y tutorizando ('mentorizando', en el argot 'estartapero' no reconocido por la Real Academia Española). "Toda empresa lleva innato el componente del riesgo; hay veces que funcionan más y otras que menos. El fracaso sirve para mejorar y abrir mucho los ojos", dice Javier Jiménez.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios