marta aguiar, ceo de bijoux indiscrets

Esta española factura 3 millones vendiendo productos eróticos femeninos con su 'startup'

Ni sale en los medios, ni da charlas de éxito emprendedor ni levanta rondas millonarias, pero, sin hacer ruido, Marta Aguiar ha conseguido que su 'startup' facture millones en todo el mundo

Foto: Marta Aguiar, cofundadora y CEO de Bijoux Indiscrets.
Marta Aguiar, cofundadora y CEO de Bijoux Indiscrets.
Autor
Tiempo de lectura5 min

España está llena de empresas interesantes, y lo más curioso es que seguramente nunca hayas oído hablar de la mayoría. Porque en el mundo de las 'startups', las compañías más destacadas son las que suelen levantar grandes rondas de financiación, conseguir 'exits' millonarios o acaparar la atención mediática. Sin embargo, tras ese telón se esconden muchas empresas que, sin grandes alardes, consiguen ser más innovadoras que nadie, adelantarse a sus tiempo y ganar bastante más dinero del que nos imaginamos.

Porque a día de hoy el comercio electrónico es un nicho consolidado y la venta de artículos sexuales ya no es (casi) tabú, pero, ¿te imaginas haber montado un 'ecommerce' de productos eróticos en pleno 2006, cuando ninguna de las dos cosas estaban asentadas en España? Pues eso fue precisamente lo que hicieron Marta Aguiar y Elsa Viegas, cofundadoras de Bijoux Indiscrets.

"¿Montar esto en 2006? Fue una temeridad"

Todo empezó en 2006, cuando ambas trabajaban en el sector de la publicidad (Marta trabajaba en relación con el cliente y Elsa era diseñadora gráfica): "Nos pareció curioso que no existieran productos eróticos destinados a mujeres, así que investigamos el mercado y vimos había mucho crecimiento a nivel de pequeñas tiendas llevadas por mujeres y que estaban dando un giro al canal, ya que hasta entonces eran siempre los típicos sex shops cerrados y oscuros de toda la vida", cuenta Aguiar a Teknautas.

Y así nació la idea de montar Bijoux Indiscrets, una empresa de productos eróticos para mujeres con un catálogo que va de la lencería a los cosméticos eróticos pasando por los juguetes sexuales y uno de sus productos estrella: un diamante vibrador externo para estimular el clítoris.

Nuestro primer producto no se vendía: si hubiésemos hecho 5.000, habríamos quebrado. ¡Por suerte no teníamos dinero!

Sin embargo, los comienzos fueron difíciles: "El Excel lo aguanta todo, pero nunca habíamos hecho algo así, no teníamos ni idea de logística, de aduanas... Viéndolo ahora, montar aquello en 2006 fue una temeridad", recuerda Marta riéndose.

"Cuando lanzamos nuestros primeros productos a las tiendas les encantaban, nos los compraban... pero luego no conseguían venderlos porque eran muy caros. Por suerte era una colección muy pequeña, así que aprendimos del error y ya mejoramos. Ahí la limitación del dinero nos vino bien: si en vez de hacer 500 productos hubiésemos hecho 5.000, nos habríamos arruinado. ¡Menos mal que no teníamos dinero para hacer más!", asegura.

Además, "la empresa empezó sin financiación. Lo único que tuvimos es que, como empezamos en Barcelona Activa, nos dieron un préstamo de 28.000 euros que teníamos que devolverlo un año y medio después, así que tuvimos que centrarnos en hacer un buen producto y venderlo para ser rentables, que lo conseguimos en un par de años, cuando ya vendíamos con normalidad. También se debe a que al principio no nos volvimos locas y tuvimos una estructura diminuta".

40 países y 3 millones de euros

Doce años después de su nacimiento, Bijoux Indiscrets es un éxito indiscutible. La empresa da trabajo a 22 personas, tiene 1.500 puntos de venta (el 90% de su catálogo se vende en tiendas físicas y el 10% 'online') y distribuye sus productos en más de 40 países en todo el mundo.

A nivel financiero, las cifras tampoco mienten. Según las cuentas del Registro Mercantil, la compañía facturó 2,3 millones de euros en 2016 y obtuvo un beneficio de 96.789 euros. Según nos cuenta Marta Aguiar, la facturación aumentó un 22% el año pasado, con lo que actualmente hablaríamos de casi 3 millones, en concreto 2,8 millones de euros facturados en 2017.

Nunca nos interesó crecer rápidamente ni escalar, lo que queríamos era tener un crecimiento sostenible y ser rentables

Eso sí, no se han cometido locuras por el camino: "Nunca nos ha interesado crecer rápidamente ni escalar, lo que nos interesaba era tener un crecimiento lento y sostenible y ser rentables. De todos modos, en 2006 no podía imaginarme para nada estas cifras, ni nuestro mejor Excel las reflejaba".

En cualquier caso, el balance no puede ser más positivo: "Estamos muy orgullosas, sobre todo de lo sólido que hemos hecho este negocio. Nuestra primera empleada sigue con nosotras y tenemos un equipo muy potente. Somos una empresa muy sana en todos los aspectos".

Elsa Viegas es la socia de Marta Aguiar en Bijoux Indiscrets.
Elsa Viegas es la socia de Marta Aguiar en Bijoux Indiscrets.

"¿Vibradores? ¡Con lo normal que eres!"

Marta Aguiar siempre ha vivido su trabajo con total normalidad, pero en parte de su entorno no pasó lo mismo: "Ahora la gente ya ha visto productos eróticos, reuniones de tupper-sex, los vibradores ya salen en la tele... pero imagínate cuando montamos esto en 2006, te levantaban las dos cejas. Incluso ahora, ¿eh? Yo tengo dos niñas y cuando en el colegio me preguntan a qué me dedico y lo cuento, me responden: '¡Con lo normal que pareces!'".

Y es que "a partir de 2009 hubo un cambio de mentalidad, más tarde en 2011 apareció el fenómeno de '50 sombras de Grey', que te puede gustar más o menos, pero fue un revulsivo... y con los sex shops ocurrió lo que yo llamo el 'efecto japo-chino', cuando los restaurantes chinos se 'vistieron' de japoneses para atraer a más gente. Pues con los sex shops pasó igual: muchos de ellos cambiaron su forma de vender y presentarse al público, y esto abrió mucho el mercado".

La gente ya ve productos eróticos, los vibradores salen en TV... pero en 2006 lo contabas y te levantaban las dos cejas

En cualquier caso, "sigue siendo un tema tabú y un estigma social. Una de las mayores brechas entre hombres y mujeres está en el placer sexual: si él disfruta es un machote, y si lo hace ella es una guarra. Y esa es nuestra lucha ahora: acabar con ese tabú y que se puede hablar con normalidad de sexualidad femenina, de masturbación, de autoconocimiento, de consentimiento sexual entre gente joven, etc. Esta es una parte importante de nuestra empresa, ya no solo es una cosa de fabricar y vender, sino de que la empresa tenga alma propia, divulgando y dando apoyo a causas feministas y de sexualidad femenina".

El futuro de Bijoux Indiscrets, por tanto, parece más que prometedor. Así que la próxima vez que veas un producto erótico en una tienda, no lo olvides: puede que detrás de él se encuentre una 'startup' española que ha innovado, ha facturado y ha sido mucho más disruptiva de lo que tú te crees.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios