Móviles: Sí, existen: una semana con el móvil low cost que te da tres días de batería. Noticias de Tecnología
ALGO MÁS PROPIO DE UNA TABLET

Sí, existen: una semana con el móvil 'low cost' que te da tres días de batería

5.000 mAh. Una autonomía monstruosa por solo 199 euros. Esa es la principal virtud de un teléfono que llega con doble cámara y un diseño y software un tanto anticuados

Foto: El Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)
El Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)

Cada noche rebusco en la mesilla, saco el cargador y conecto mi móvil. Un ritual que repito cada día. El peaje a pagar por ser un usuario intenso. De los que da caña al móvil, para entendernos. No sufro de estrecheces pero tampoco llego sobrado. Sin embargo, durante una semana se ha producido lo más parecido a un milagro. He conseguido estar desde primera hora del lunes hasta el miércoles, bien entrada la noche, sin enchufar el teléfono. Tres días. Dos noches. Este prodigio es obra de un terminal con... ¡5.000 mAh de batería! Una cantidad más propia de un tablet. Y no, no cuesta una talegada. Es más, se puede encontrar por apenas 200 euros.

Se trata del Asus Zenfone 4 Max. La marca taiwanesa, que tiene mucho más peso en mercados como el de la informática, sigue silenciosamente renovando sus diferentes gamas con el fin de tratar de romper el ostracismo comercial que le acompaña en países como España. No está nada fácil pero por lo menos ha conseguido ofrecer algo ligeramente diferente a lo que estamos acostumbrados por estas latitudes y apelando al bolsillo, una de las cosas que más nos mueve a la hora de hacernos con un terminal.

La batería: su gran baza

Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)
Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)

Es raro empezar hablando de la batería. Los análisis suelen comenzar por el exterior del terminal hablando de materiales, diseño, formas ... Pero en esta ocasión hay que hablar de la autonomía. Es el 'leitmotiv' del Zenfone 4 Max. Como digo, cuidando el brillo (manteniéndolo bastante bajo, en torno al 25%-30%), datos en segundo plano, ubicación y las aplicaciones que más consumen, he pasado tres jornadas sin tener que cargarlo, como mencionaba anteriormente. Hay que recordar que tenemos 5.000 mAh a nuestra disposición.

Si vigilas brillo, activas el modo avión a las noches y controlas las 'apps' de alto consumo puedes llegar a los tres días de autonomía sin problema

¿Eres de los que te olvidas enchufar el móvil muchos días antes de irte a dormir y a la mañana siguiente te encuentras en serios problemas? Aquí no hay problema. Con un uso medio-alto del terminal llegarás al día y medio de sobra. Aunque podría estar mejor organizada y con una navegación más sencilla, la aplicación 'PowerMaster' te ayudará a aprovechar bastante bien las posibilidades en el aspecto energético.

Además del magnifico comportamiento en este apartado, hay un detalle con el que Asus ha puesto la guinda al pastel. Incluye un modo por el que podrás utilizar el Zenfone 4 Max para cargar otros dispositivos. Y todo eso sin USB tipo C. Aunque no he recurrido mucho a ello, las pruebas que he hecho ha funcionado bastante bien. Eso sí, acostumbrado a la carga rápida en mi día a día, el cuerpo pide que esta función vaya algo más rápido.

Un diseño anticuado y muy condicionado

Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)
Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)

Es una de las grandes debilidades de este terminal. No entra por los ojos. Vale que haya que darle un indulto por el tema del grosor (8,9 milímetros) y el peso (181 gramos) por aquello de tener una batería formidable. Pero hay cosas que nos retrotraen a los cánones de diseño de años atrás, enterrados por cualquier fabricante que aspire a tener cierta visibilidad. No entraremos a valorar los marcos, que al final estamos hablando de apenas 200 euros de inversión, pero hay otros detalles que deberían ser cosa del pasado. El lector de huellas está integrado en un tosco rectángulo en la parte frontal y los botones de navegación están impresos en el cristal. No están retroiluminados algo que los hace inútiles, por ejemplo, por la noche.

Aunque hablamos de un diseño metálico, el acabado que se le da a la parte trasera desluce mucho, al menos en el color oscuro del modelo que hemos tenido para la prueba. Da la sensación que se va a 'picar' y tener roces del uso muy fácilmente. Además, la extraña composición de la 'cara B' de este Asus Zenfone 4 Max -dos franjas, una arriba y otra abajo- no ayuda en exceso a mejorar la estética general.

Cuenta con laterales bastante redondeandos, con dos altavoces en la parte inferior del terminal. Cuenta con tres botones (encender, subir y baja volumen) en el lateral derecho, mientras que el izquierdo queda reservado para la ranura de la SIM y la microSD. Por la parte inferior nos encontramos con un...¡microUSB!. Un error, en mi opinión, que ya en 2017 los nuevos modelos que salgan no opten por el USB Tipo C.

Pantalla y rendimiento

Sobre la pantalla cabe decir que estamos ante un panel FullHD de 5,5 pulgadas. Hablamos de una densidad de 401 píxeles por pulgada. En líneas generales, siempre sin perder el foco que estamos ante un terminal 'low cost', el desempeño es correcto. Se le podría pedir algo más de viveza en los colores, pero en lo que se refiere al brillo (450 nits) y su uso en exteriores y con condiciones de luz adversas la sensación que deja es que no hay grandes reproches que hacer en este sentido.

La pantalla Full HD cumple. Sin embargo, no podemos decir lo mismo del rendimiento del móvil

Mucho más diferente es el sabor de boca que te deja el rendimiento. A pesar de sus 3 gigas de RAM, el procesador escogido -un Snapdragon 430- sufre para manejar un software pesado (que ya desgranaremos más adelante) y la navegación se nota con cierta recurrencia poco fluída en aplicaciones pesadas pero también en acciones como abrir la cámara. Decir en este punto, que el teléfono cuenta con 32 gigas de memoria interna de serie, ampliables por microSD. Cuenta también con doble SIM.

Cámara doble sin alardes

Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)
Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)

La cámara doble parece haberse convertido en un estándar, con magníficos representantes en todas las categorías de precio. En este caso nos encontramos con un terminal que llega equipado con un sensor de 13 megapíxeles (f 2.0, 12 milímetros) y otro de 13 megapíxeles (f/2.0, 25 mm), siendo una de las lentes una gran angular de 120 grados. Esto permite disparar desde un mismo punto con un encuadre mucho más abierto.

Sobre la aplicación y los modos de cámara (cuenta con HDR pero no con estabilizador de imagen), cabe destacar la opción de crear GIF´s. Dispara hasta 30 fotos seguidas y te permite editarlo posteriormente en base a valores como velocidad, sentido de la reproducción o bucle.

En buenas condiciones de luz realiza su trabajo sin excesivos grandes alardes. Sin embargo, cuando le toca lidiar con escenarios nocturnos y bastante oscuros sufre hasta el punto de parecer que está pintndo una acuarela si no tiramos de 'flash'.

Aquí os dejamos unos ejemplos de la cámara del Zenfone 4 Max:

Software: necesitas un lavado de cara

Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)
Asus Zenfone 4 Max. (E. Torrico)

Zenfone UI 4.0. Esa es la denominación de capa de personalización bajo la que trabaja este terminal. Se trata de su otra gran losa. El diseño y el software. Si llegan a cuidar un poco más estos aspectos, seguramente estaríamos ante un dispositivo mucho más atractivo, con un gancho tan 'sexy' como el de la autonomía y el vistoso reclamo, aún lo sigue siendo, de una cámara doble.

Se trata de un diseño y una concepción mas propia de tiempos pasados. Un aspecto poco uniforme, con animaciones y transiciones completamente prescindibles, un airecillo ciertamente viejuno y un puñado de opciones y aplicaciones propias destinadas a optimizar la memoria o el rendimiento que resultan bastante inútiles finalmente. La que más sentido tendría sería 'Powermaster', una que aglutina todo lo relacionado con la autonomía y la batería del teléfono. Sin embargo, lo han acabado convirtiendo en un complicado cajón de sastre que añade pasos intermedios y complica el acceso a puntos como el 'ahorro de energía' o la gráfica de consumo.

Aspecto viejuno, menús complicados... esta capa de personalización necesita un cambio radical

Si deslizamos hacia arriba nos encontraremos con un menú que nos deja administrar la pantalla de inicio. Nos da varias opciones como acceder a configuración, los fondos de pantalla, acceder a la tienda de temas... Aunque la intención de crear múltiples accesos directos puede sostenerse bastante bien sobre el papel, acaba resultando, una vez más, un apartado bastante inútil ya que tampoco es algo que necesites constamente y para eso ya tienes el menú de configuración. Aquí se cumple la norma del 'más es menos'.

La única buena noticia es que este terminal cuenta, al menos, con Nougat 7.1.1. Sin embargo, el envoltorio de esta versión de Android le resta muchos puntos. Asus, aquí hace falta un lavado de cara.

¿Es un móvil para tí?

Zenfone 4 Max (E. Torrico)
Zenfone 4 Max (E. Torrico)

La eterna pregunta. Su gran virtud es la autonomía, por si no había quedado claro. Así que si buscas un teléfono para tener la convicción de que nunca te vaya a dejar tirado por apenas 200 euros, este es un serio candidato si esa es tu máxima preocupación. Aunque seas un usuario intenso como yo. Además, cuenta con una pantalla más que aceptable y si simplemente sacas fotos de manera ocasional, su cámara cumplirá tus expectativas. Si no están demasiado altas, claro.

Una cosa tan brillante como la batería de este móvil no es suficiente como para tapar otras carencias

Otra historia es el rendimiento o el software. Y también la estética. Lo cierto es que esta franja de precios -la de los 200/300 euros- cada vez está más competida. Terminales como el Xiaomi MiA1 o la serie Lite de Huawei dinamitan las opciones de Asus para competir con el Zenfone 4 Max. Simplemente, a día de hoy, hay opciones mejores.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios