Huawei: Probamos el Huawei Mate 10 Lite: este móvil de 300 euros está listo para barrer a Xiaomi
la guerra de los precios

Probamos el Huawei Mate 10 Lite: este móvil de 300 euros está listo para barrer a Xiaomi

La familia asequible del fabricante chino suma un nuevo miembro: este terminal de 5,9 pulgadas, diseño metálico, batería de 3.340 mAh... ¡y cuatro cámaras!

Voy a repetir mucho la palabra Lite en este análisis. Lo siento de corazón, pero no me queda otro remedio. Este apellido, en el caso de Huawei, es sinónimo de éxito, a pesar de ser, en resumen, una versión desnatada de sus buques insignia. En 2015, por ejemplo, el P8 Lite llegó a la cumbre: vendió más que su hermano mayor y su popularidad le valió ser el terminal más vendido del ahora tercer fabricante mundial. Tan orgullosos están de aquello que lanzaron una versión P8 Lite 2017 el pasado verano con el P10 Lite y el P10 en el mercado. Ahora toca seguir la serie con el Mate 10 Lite (una vez más) que llega a España semanas después de que hiciese lo propio el terminal homónimo.

Se podría llamar Mate 10 Lite como haberlo bautizado de cualquier otra manera. Son primos lejanos. Muy lejanos. Solo la disposición de la cámara y algún detalle puntual les acerca. Ponerlos frente a frente es como comparar una carpa con una sardina. Son peces pero cada a su rollo. Faltaría más. No hay que olvidar que uno está concebido para competir entre los mejores y el Lite está hecho para moverse en ese zafarrancho que ha venido a definirse en los mentideros especializados como 'gama media'. Vamos, esos teléfonos de unos trescientos euros que es más que probable que te encuentres en los catálogos y ofertas de los operadores y grandes superficies como 'chollazo'

5,9 pulgadas, pocos marcos y metal

El Mate 10 y el Mate 10 Lite son primos lejanos. Muy lejanos. (E. Villarino)
El Mate 10 y el Mate 10 Lite son primos lejanos. Muy lejanos. (E. Villarino)

El Mate 10 Lite estará ahí. En ese cajón de sastre en el que sus compatriotas de Xiaomi se han hecho fuertes. Y lo hará como una pieza destacada. 5,9 pulgadas. Una pantalla, con más marcos que su hermano mayor, pero también bastante reducidos en comparación con otros modelos de esa franja de precio. En el mismo tamaño que el Xiaomi Mi A1 ofrece 0,4 pulgadas más de cristal.

La resolución es de 1080 por 2160 píxeles, lo que sale a 409 píxeles por pulgada. Full HD. Una calidad más que aceptable. En exteriores y situación de poca luz, también.

El Mate 10 y el Mate 10 Lite son primos lejos. Sólo hay que verlos por fuera

El ingrediente básico del armazón es el aluminio. Hay una ventaja clara: no es un imán de dedazos como el cristal templado -y es menos resbaladizo- pero confiere un aspecto exterior más convencional y habitual. Pero oigan, para gustos los colores. El formato escogido (18:9) facilita el agarre frente al 16:9 del Mate 10 al tener como resultado un móvil más estrecho.

Los laterales del teléfono son calcados a los de Apple. Sus bordes redondeados hacen que este sea el enésimo terminal chino que copia las curvas del iPhone 7, aunque la disposición de botones sea diferente. La espalda está bastante despejada, excepto en la zona superior donde se coloca el flash, la doble cámara y el sensor de huellas, que sería de agradecer si estuviese ligeramente más bajo.

La pantalla del Mate Lite 10 es una de las mejores de este rango de precio. (E. Villarino)
La pantalla del Mate Lite 10 es una de las mejores de este rango de precio. (E. Villarino)


Obviamente, no es el más potente

Obviamente no estamos ante el teléfono más potente del mercado. Tiene un motor típico del rango de precios que hablamos. Un procesador de fabricación propia, el Kirin 659, completado con 4GB de RAM. Cumple. Sin grandes alardes y hay veces, a la hora de ejecutar alguna tarea puntual y muy pesada, que le falta algo de frescura. Lo he notado al editar vídeos en el terminal o usar algunos juegos pesados, que requieren gran potencia. Pero no es nada que el usuarios de a pie, el público objetivo de este móvil, vaya a sentir como una losa. Ni mucho menos.

El sensor del Mate 10 Lite está colocado en la espalda del terminal. (E. Villarino)
El sensor del Mate 10 Lite está colocado en la espalda del terminal. (E. Villarino)

Pero está lejos de los topes de gama y por supuesto del Mate 10, equipado con una suerte de Inteligencia Artificial gracias al módulo de procesamiento neuronal (NPU) de su procesador Kirin 970. Si no saben lo que quiere decir esto, en resumen, significa es que este chip cuenta con un espacio dedicado a millones de cálculos para el reconocimiento de imágenes o aprender de tus usos para ahorrar batería.

Obviamente no es ni la mejor cámara ni el mejor procesador. Pero dentro de la gama media cumple

Sobre la memoria interna decir que está en línea con lo que ofrece el mercado, 64 GB de serie (32 empiezan a parecer poco) y la posibilidad de ampliarlo mediante tarjeta externa. Sorprende, sin embargo, la utilización de un puerto microUSB 2.0 en lugar de un tipo C, a la altura del año en la que estamos. Así que todavía hay esperanza para todos esos cables viejos que algunos acumulamos por casa.

¿Dónde está Android Oreo?

Otro de los peajes, aunque parezca menor, es el del software. No llega con Android 8.0 de fabrica. Llega con la versión 7.0, Nougat. Todo ello bajo la tradicional capa de personalización de EMUI, en este caso la entrega 5.1. No voy a entrar en los aspectos estéticos, pero en líneas generales funciona bien. Además, ofrece comandos como el uso del nudillo para tomar capturas. El lector de huellas, en línea del buen hacer que ha mostrado Huawei con estas piezas. Responde rápido y con fiabilidad casi total.

Mate 10 Lite, exterior de aluminio. (E. Villarino)
Mate 10 Lite, exterior de aluminio. (E. Villarino)

Respecto a la autonomía tenemos un terminal de 3.340 mAh. Es algo menor a la del Mate 10, pero aguanta de sobra el día sin notar demasiadas estrecheces. Sin críticas notables en este aspecto más allá de la ausencia de carga rápida, lo que teniendo en cuenta el rango de precios es comprensible. Aunque ahora entraremos a valorar el aspecto fotográfico, hay que hablar de otras de las renuncias de este terminal. Además de no tener carga rápida, no tiene tampoco NFC ni soporte para Wifi 5.0 Ghz.

Cuatro cámaras: ¿qué hacemos con esto?

Cámaras dobles. Por delante y por detrás. Valoraremos, en primer lugar, la cámara trasera. Cuenta con dos lentes. Uno de los sensores tiene 16 megapíxeles y el otro 2 megapíxeles. Tiene una apertura de f/2.2. Básicamente esta conjunción permite hacer el efecto 'bokeh' y habilitar un encuadre más amplio. Es una cámara correcta dentro del coste que tiene y punto. No se le puede pedir grandes resultados, entre otras cosas, por la ausencia de estabilizador de imagen.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Captura con el Mate 10 Lite.
Captura con el Mate 10 Lite.

Por ejemplo, en el efecto retrato sufre mucho en el recorte y a la hora de distinguir la profundidad. En situaciones de poca luz cumple, aunque sufre bastante a la hora de dar definición a los elementos. La mayor crítica que se le puede hacer es que el disparo resulta lento en modo automático.

En la parte frontal nos topamos también con dos lentes: una de 13 megapíxeles y la otra de 2. La apertura es de f/2.0 El efecto retrato sufre exactamente igual que en el caso de la cámara principal en los recortes y el resultado del 'bokeh' es bastante exagerado.

Sobre el video, comentar permite grabar en 1080p hasta 30 frames por segundo.

¿Es un teléfono para mí?

Conector tradicional y no USB tipo C. Esa es la apuesta del Mate 10 Lite. (E. Villarino)
Conector tradicional y no USB tipo C. Esa es la apuesta del Mate 10 Lite. (E. Villarino)

Si tu presupuesto es de unos 300 euros, probablemente sea uno de los mejores teléfonos que puedes tener. La diferencia con el Xiaomi Mi A1, el llamado a convertirse en el rey del 'low cost', entre otras cosas, el ofrecer una pantalla mayor en prácticamente el mismo tamaño. Si necesitas y utilizas mucho el NFC (no es mi caso) lo echarás de menos.

Sobre la cámara principal, hay que recordar que da un resultado aceptable con los puntos débiles que adolecen la gran parte de los dispositivos de ese rango de precio. Es probable, si vayas a renovar o irte a otro operador, te lo ofrezcan a un precio asequible o, incluso gratis, dependiendo el contrato escogido. En ese caso, es una opción a tener muy en cuenta para los que tengan un presupuesto muy ajustado. En conclusión hay que decir que este terminal está listo para competir con Xiaomi, mano a mano, en su terreno: el 'low cost'. ¿Quién ganará? Cualquier podría hacerlo.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios