Islandia brilla con la tecnología ambiental que España deja morir por causa políticas
  1. Tecnología
PARÁLISIS EN LA CIUDAD DE LA ENERGÍA DE LEÓN

Islandia brilla con la tecnología ambiental que España deja morir por causa políticas

Un proyecto a pequeña escala en Islandia obtiene el clamor internacional por sus logros en la captura de CO2 mientras España entierra el mejor centro de investigación de Europa

Foto: Montaje: Enrique Villarino.
Montaje: Enrique Villarino.

El planeta necesita bajar dos grados su temperatura para evitar el desastre y la clave está en reducir cuanto antes la emisión de gases de efecto invernadero. Así lo indica el Acuerdo de París firmado en 2015 y así lo ratificaron días atrás más de 200 países en la Cumbre del Clima de Bonn (COP23). Buena parte de las esperanzas pasan por capturar y almacenar a gran escala el CO2 que emiten las industrias pesadas, desde centrales de carbón a cementeras pasando por las siderurgias y petroleras. Una investigación vital en la que España podría ser la referencia europea (quizá mundial) ya que dispone de la mejor instalación para ello, la Ciudad de la Energía en Cubillos del Sil (León). Sin embargo, nadie cuenta con nuestro país. Hoy es Islandia, con instalaciones y recursos más modestos, quien se lleva los aplausos globales y la financiación para velar por el futuro del planeta. ¿El motivo? La apuesta de sus políticos.

Foto: Instalaciones de captura de CO2 de Ciuden, en Cubillos del Sil (León).

Este diario informó meses atrás del sorprendente abandono de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden), que posee una instalación de captura de CO2 calificada como "pionera a nivel internacional" por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), y que fue puntal tecnológico en la lucha contra el cambio climático hasta el año 2014. La Unión Europea invirtió 96 millones y grandes esperanzas en ella. Su gran valedor, el entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero, quiso dar herramientas a León para sobrevivir al fin de la era del carbón (la planta se encuentra junto a la central de Compostilla) y de paso dejar su sello en su tierra natal. Pero en cuanto el Partido Popular tomó posesión del Gobierno, Ciuden dejó de recibir inversión progresivamente hasta caer en el actual estado de coma.

Hace ya dos años que sus 90 científicos y técnicos de alto nivel (llegaron a ser 208 en el año 2011) apenas reciben proyectos. Y ahora ha llegado la humillación tecnológica definitiva: España renuncia a liderar la lucha contra el cambio climático justo cuando más se la necesita. Lo denuncia el comité de empresa de Ciuden en una última llamada de auxilio este pasado mes de noviembre. "Las instalaciones se encuentran desde agosto pasado sin proyectos por la incapacidad de su actual director general y su incomprensible rechazo a proyectos financiados 100% con ayudas europeas, que España pierde para que sean desarrollados por otros países. El pretexto es que la captura de CO2 no tiene futuro. Sin embargo, y por aquello de que la realidad es tozuda, la Agencia Internacional de la Energía [AIE] publicó el pasado mes de febrero un informe que sigue insistiendo en que, sin los procesos de captura y almacenamiento de CO2, el coste de la transición energética será más elevado".

placeholder Planta de captura de CO2 de Ciuden junto a la central térmica de Compostilla. (EFE)
Planta de captura de CO2 de Ciuden junto a la central térmica de Compostilla. (EFE)

Ahí reside la gran novedad respecto a Ciuden. Hasta hace apenas unos meses, el Ministerio de Energía y la dirección de la fundación se basaban para dejar morir la planta del Bierzo en que la UE había dejado de financiar proyectos de captura de CO2 por falta de viabilidad comercial. Un argumento en parte cierto. Se esperaba que la transición hacia energías limpias sería mucho más rápida y cuando Bruselas vio que no iba a ser así cortó el grifo de las ayudas.

Sin embargo, tanto Europa como la AIE admiten que, puesto que el fin de la era del carbón y por extensión la de los combustibles fósiles deberá posponerse, es necesario volver a inyectar fondos en soluciones intermedias. Y ahí es donde resurge el desarrollo de técnicas de captura y almacenamiento de CO2 a escala industrial para estas décadas de transición. Hasta el año 2020 por lo menos, Europa no va a financiar grandes infraestructuras como hizo en su día en León. Así que el panorama, si el ministerio lo considera, estaría despejado de competencia.

La transición hacia las energías renovables llevará entre 20 y 30 años y hasta entonces solo se puede mitigar los efectos del dióxido de carbono

"La transición hacia las energías renovables llevará entre 20 y 30 años y hasta entonces solo se puede mitigar los efectos del CO2. Como no es posible cerrar todos los procesos emisores, ahora Europa vuelve a marcarse objetivos de captura y almacenamiento de gases. Es evidente que hay que parar de emitir CO2 para bajar los dos grados del Acuerdo de París. Eso en principio es una buena noticia para el futuro de Ciuden", explica José Miguel González Crespo, asesor técnico de la fundación.

placeholder Una técnico de laboratorio utilizando el equipamiento. Hoy se encuentra cerrado.
Una técnico de laboratorio utilizando el equipamiento. Hoy se encuentra cerrado.


CO2 convertido en piedra

Ese renovado interés en conseguir que el CO2 de las industrias pueda ser capturado y almacenado, para lo cual se investiga sobre distintas técnicas, ha hecho que el éxito de Islandia haya sido tan celebrado. Se trata de una pequeña planta experimental desarrollada por un consorcio formado por Reikjavik Energy y la empresa suiza Climeworks, que ha conseguido mineralizar el dióxido de carbono y almacenarlo en roca volcánica de basalto, un mineral relativamente abundante en la superficie terrestre y presente en todo el lecho marino, evitando así que se propague por la atmósfera. El objetivo de Climeworks es capturar el 1% de las emisiones globales en 2025.

Desde Ciuden inciden en que ambas plantas usan técnicas de captura distintas (en León se toman los gases de la central de carbón y en Islandia directamente del aire), pero suspiran al ver cómo otros países con medios mucho más modestos avanzan rápidamente en la carrera por las energías verdes y se adjudican las ayudas europeas y la inversión privada. "Ese proyecto es muy embrionario y se realiza a muy pequeña escala. No es comparable al potencial de Ciuden porque aquí tenemos una planta semindustrial con mucha más capacidad. Además de capturar, también podemos almacenar CO2 en la planta de Hontomín (Burgos). Este sigue siendo el lugar idóneo en Europa para desarrollar captura y almacenamiento de CO2 a escala casi industrial. Es un sinsentido que tras el Acuerdo de París, España tenga enterrada una instalación puntera", indica González Crespo.

placeholder Ciuden se encuentra junto a la central térmica de Compostilla, en la Avenida Presidente Rodríguez Zapatero de Cubillos del Sil. (D.B.)
Ciuden se encuentra junto a la central térmica de Compostilla, en la Avenida Presidente Rodríguez Zapatero de Cubillos del Sil. (D.B.)

La carta de socorro del Comité de Empresa de Ciuden va en el mismo sentido: "Una de las inversiones más importantes realizadas en nuestro país en el marco de las investigaciones sobre cambio climático languidece y camina hacia una muerte que parece inevitable, precisamente por esa falta de interés del gobierno de la nación", denuncia. "Desaprovechar su potencial supondrá la pérdida de la oportunidad para nuestro país de convertirse en la punta de lanza de una tecnología que resultará absolutamente necesaria en el futuro inmediato. No podemos esperar a que las fuentes de energía renovable, y/o no emisoras de gases de efecto invernadero, puedan cubrir el 100% de la demanda energética de nuestro país, por lo que en el medio plazo la inversión en la investigación y desarrollo tecnológico de los procesos de captura de CO2, resulta un deber ineludible. Debemos actuar ya".

Desaprovechar Ciuden es dejar de "convertirse en la punta de lanza de una tecnología necesaria en el futuro inmediato", aseguran los científicos

Así, mientras la planta de Islandia llama la atención de Bruselas (que ha puesto dinero mediante su programa Horizon 2020) y de la AIE, en Cubillos del Sil se dedican a desempeñar tareas menores de apoyo al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Pero el nuevo contexto ha levantado un pizca los ánimos. "Diría que estamos menos muertos que hace un año. La prueba es que el Ministerio de Energía se ha dado cuenta de que no va a ser posible suprimir el carbón a corto plazo y así lo acaba de reflejar en el BOE. Se mantiene la Fundación Ciuden en lugar de integrarla en el IDAE y despojarla de contenido como se especuló meses atrás", adelanta el asesor técnico.

En este nuevo escenario, la planta de León tiene el viento a favor a poco que el ministerio apueste por ella. Lo primero es empezar a aspirar a ayudas europeas y dotar a Ciuden de una partida presupuestaria suficiente. Actualmente cuenta con una partida de 150.000 euros anuales que contrastan con los 40 millones de la era Zapatero. El siguiente paso sería abrir las puertas al I+D+i español para que los científicos puedan escalar a nivel semindustrial los avances que ya están obteniendo centros como el Instituto de Carboquímica de Zaragoza o el Instituto Nacional del Carbón de Oviedo (Incar), ambos pertenecientes al CSIC.

placeholder Sala de control de la planta de captura de CO2 en Cubillos del Sil cuando estaba operativa.
Sala de control de la planta de captura de CO2 en Cubillos del Sil cuando estaba operativa.

Otra muestra del cambio de actitud político hacia Ciuden, motivado por la renovada apuesta europea, es que el propio presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, pidió días atrás al Gobierno que retome los proyectos de captura de CO2 en Cubillos del Sil. Herrera reconoció que estos proyectos de investigación deben garantizar que España se dote de un 'mix energético' moderno que procure estabilidad y garantía de suministro. España ocupa un poco decoroso lugar 36 de un total de 57 países analizados en el cumplimiento de los acuerdos de París, según el Índice de Actuación Climática que elaboran Climate Action Network (CAN) y GermanWatch.

Ahora la duda es ver hasta qué punto el Gobierno español, con el ministro Álvaro Nadal a la cabeza, impulsa la mejor planta de investigación en energías verdes de Europa por mucho que esta se encuentre en la Avenida Presidente Rodríguez Zapatero de Cubillos del Sil. Desde Ciuden suplican que de una vez por todas se despolitice este centro tecnológico. "Tenemos que intentar que entiendan de una vez que somos una planta de desarrollo de tecnologias de captura del CO2 en gases de combustión de cualquier industria emisora, más alla del carbón, y que este lugar debe ser un puntal del I+D de nuestro país en lugar de ser una víctima de guerras entre políticos".

Cambio climático I+D+I Castilla y León Efecto invernadero Contaminación
El redactor recomienda