Así vivió el auge y la caída de la empresa

El español que dibujó a los Angry Birds: "creció en falso, creció demasiado"

Miguel Francisco emigró a Finlandia al comienzo de la crisis para trabajar en Rovio, un pequeño estudio de videojuegos que aún habría de desarrollar su mayor éxito.

Foto: Bocetos de Miguel Francisco para el desarrollo de personajes (Fuente: Miguel Francisco)
Bocetos de Miguel Francisco para el desarrollo de personajes (Fuente: Miguel Francisco)

Llegaron a nuestras vidas en el ya lejano 2009 para hacer historia: una singular cuadrilla de pájaros de toda clase y condición y unos cerdos amigos de los huevos ajenos se enfrentaban en batallas nunca antes vistas en las que un tirachinas tenía tanta importancia como para los chicos de ‘Stranger Things’. Angry Birds conquistó el mundo móvil desde las frías tierras de Finlandia y, casi una década después, no solo viven para contarlo, sino que se pasean incluso por el parqué bursátil. Todo ello, con una pizca de ADN español. En concreto, el de uno de sus padres, el ilustrador catalán Miguel Francisco.

“Vine a Finlandia con una oferta suya cuando estaba todavía viviendo en Barcelona”, cuenta a Teknautas. “Yo tenía un estudio, pero lo tuve que cerrar porque fue justo cuando empezó la crisis y comenzaron a caer clientes. Empecé a buscar en Alemania, Holanda, Finlandia… Y Rovio era una empresa pequeñita, todavía no habían tenido el éxito de Angry Birds y me ofrecieron contrato y me vine para acá”, rememora.

No obstante, el de Rovio no ha sido un camino fácil. Ni aún a día de hoy lo es. De hecho, su aventura en la bolsa ha comenzado con ciertas turbulencias: tras salir con un precio que superaba los 10 euros por acción, el valor bursátil de Rovio se desplomaba cerca de un 20 %. Y Francisco vivió los problemas de la compañía en primera fila, incluso antes de que los afamados pajaritos nacieran. “Éramos solamente 30 trabajando allí y empezaron a hacer suspensión de pagos porque no vendían nada… Al final estábamos 12 y yo me fui al año de empezar a trabajar allí”, cuenta el ilustrador español.

Sin embargo, el milagro llegó. Cuando Francisco, aún en Finlandia, se ganaba la vida como ‘freelance’, Rovio lanzó su primera aplicación del universo Angry Birds (hoy son más de una quincena). El juego comenzaba a funcionar bien a nivel de descargas, lo que permitió que la compañía volviera a llamar al hombre que habría de dar vida a la gran mayoría de los personajes de la saga móvil más popular de todos los tiempos.

Gestos y animaciones fueron creadas por el ilustrador español (Fuente: Miguel Francisco)
Gestos y animaciones fueron creadas por el ilustrador español (Fuente: Miguel Francisco)

“Excepto los primeros (el pajarito rojo y el amarillo), el resto de personajes son míos”, explica Francisco como si tal cosa. “De los cerdos también tuve que hacer la adaptación, porque ellos tenían unos dibujos muy simples de esos personajes y tuve que adaptarlos para su animación, haciéndolos mucho más complejos”, comenta.

Durante cuatro años, Francisco trabajó directamente con los propietarios de la empresa, que eran quienes controlaban el proceso de creación de aquellos polluelos que amenazaban con hacerles de oro. A partir de una idea básica de lo que tenía que hacer el personaje en la partida, el ilustrador realizaba distintos bocetos para decidir posteriormente cuáles eran los más válidos y qué cambios había que hacer hasta llegar al personaje definitivo.

La versión de 'Star Wars' de Angry Birds también es obra suya (Miguel Francisco)
La versión de 'Star Wars' de Angry Birds también es obra suya (Miguel Francisco)

Sin embargo, el éxito no llega solo y el de Angry Birds se construyó, en parte, a base de trabajo duro. “Tenía que estar todo el día, un mínimo de 10 horas, trabajando para poder supervisar, dibujar y hacer mil cosas más”, asegura Francisco, con tono que aún refleja el cansancio que sentía entonces.

No en vano, el ilustrador no solo se encargaba del nacimiento de los nuevos personajes del universo de Angry Birds, sino que, cuando Rovio se encontraba en la cresta de la ola, el español trabajaba también supervisando la calidad final de todos los personajes, reuniéndose con el departamento de Marketing para el diseño de los innumerables muñecos que salieron a la venta, coordinando el departamento de personajes para animación… “Un trabajo inmenso que no me llenaba ni económicamente ni a nivel profesional, me veía muy estancado”, sentencia el ilustrador.

Además, todo ese trabajo no se quedaba en la sede de Rovio, precisamente. Si por aquel entonces los personajes de Angry Birds llegaron a estar presentes en nuestras jugueterías, colegios e incluso en las paradas de los autobuses, en Finlandia el ‘boom’ fue mucho mayor. “Llegué a agobiarme, estaban por todas partes”, confiesa Francisco.

En Finlandia incluso crearon un parque temático del juego en 2012. (Foto: EFE)
En Finlandia incluso crearon un parque temático del juego en 2012. (Foto: EFE)

El bache de Rovio

Poco después de que Francisco dejara la empresa tras un período de cuatro años (“tanto tiempo haciendo el mismo trabajo quema, quema mucho”), Rovio vivió el peor momento de su historia: para garantizar el futuro de la compañía, 260 empleados fueron despedidos. “Crecieron muy rápido”, analiza Francisco. “Cuando yo volví a la empresa estábamos trabajando 12 y en solo un año éramos 800. Es una locura”, describe el ilustrador, que reconoce haberse enterado de la salida a bolsa de su antigua empresa hace tan solo unos días.

“Creció en falso hace unos años, creció demasiado; por eso lo corrigieron, porque las ventas bajaron”, cuenta Francisco en relación con los despidos. “El juego no iba tan bien como al principio y mantener esa plantilla era una locura”, sentencia el ilustrador, que también explica que “ahora están mucho más con los pies en la tierra, después de hacer equipos más pequeños”.

En 2016 incluso llegaron al cine con una película de animación centrada en el videojuego. (Foto: Reuters)
En 2016 incluso llegaron al cine con una película de animación centrada en el videojuego. (Foto: Reuters)

En cualquier caso, el que fuera responsable de la creación de los nuevos personajes de Angry Birds advierte que sigue tratándose de una gran compañía: aquel proyecto que comenzó en un pequeño piso, hoy da empleo directamente y solo en su sede de Helsinki a más de 300 personas.

No obstante, los caminos de Francisco y Rovio se separaron hace ya un par de años. Hoy, el ilustrador confiesa sentir cariño al ver a esos personajes que salieron de su imaginación, o incluso reconocer detalles en ellos aunque él ya no sea responsable de sus animaciones. Eso sí, él no se ha desvinculado de la industria de los videojuegos móviles: si bien presentó hace unos meses su novela gráfica ‘Espacios en blanco’, el ilustrador sigue trabajando en Finlandia. “Cuando dejé la compañía, me llamaron dos directivos de Rovio que se habían ido y montaron una empresa”, narra.

Esa empresa es Seriously Digital Entertainment, la creadora del superventas Best Fiends, que cuenta ya con más de 10 millones de descargas en la Play Store de Android. Esta suerte de Candy Crush está protagonizado por unas criaturas cuyo objetivo es derrotar a las babosas y a las que también ha dado vida el padre de la mayoría de los Angry Birds.

Además, los personajes de Best Fiends también parecen tocados por la varita mágica del éxito. De hecho, tal y como cuenta su diseñador, en Seriously Digital comenzaron siendo solo cuatro personas y a día de hoy ya cuenta con más de 60 empleados y un estudio en Los Ángeles. Solo queda comprobar si el vuelo de estas nuevas criaturas es más sosegado que el de los pajaritos de Angry Birds y hasta dónde son capaces de llegar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios