NO TE DESESPERES, CASI TODO SE ARREGLA

Los problemas más habituales de tu Windows o Mac (y cómo solucionarlos)

Da igual de qué gigante sea tu sistema operativo: tanto los equipos de Apple como los que cuentan con ‘software’ de Microsoft fallan, y así es como puedes arreglar los errores más habituales

Foto: No te desperes muchos errores de Windows y Mac tienen solución. Reuters
No te desperes muchos errores de Windows y Mac tienen solución. Reuters

Darle al botón de encendido puede ser tan solo el comienzo de un mal día delante del ordenador. Ya sea un Mac o un equipo con alguna versión de Windows como sistema operativo, existe cierta probabilidad de que, en algún momento, algo salga mal y tu productividad se diluya como un azucarillo por culpa de un problema informático. Un pantallazo azul, una interrogación parpadeante o un inusual y repentino reinicio pueden darnos dolores de cabeza. Por suerte, tú mismo puedes hacer algo al respecto y tratar de solucionar los principales problemas de Windows y Mac.

Antes de lanzarte a la búsqueda del problema que te atormenta es necesario que intentes recordar (o descubras) si descargaste e instalaste la última actualización de tu sistema operativo. No en vano, la mayoría de los problemas más frecuentes son solventados de forma relativamente rápida tanto por Apple como por Microsoft, con actualizaciones de sus respectivos ‘softwares’ que incluyen los parches necesarios para que todo funcione como debe. Por desgracia, no siempre es suficiente.

Los problemas de tu Mac

Si bien la fama de los Mac es la de equipos estables que no dan mucho problema y que, por no sufrir, no sufren siquiera los efectos de los temidos virus, ninguna de las dos cosas es cierta: los ordenadores de la manzana mordida también se cuelgan (y también hay ‘malware’ para ellos). Para empezar, uno de los problemas más frecuentes que ha dado la más reciente versión de macOS, High Sierra, ha sido precisamente la descarga de la que ha sido su primera actualización, que ya incluía algunas correcciones necesarias. Varias pueden ser las causas de este fallo.

Foto: Windows.
Foto: Windows.

Por una parte, puede deberse a una demanda masiva: si muchos usuarios están tratando de llevar a cabo la descarga en los primeros compases de la vida de un sistema operativo, sea el que sea, puede que la descarga falle. En ese caso, bastará con esperar unos minutos hasta volver a intentarlo. Siempre es recomendable hacerlo conectados a internet a través de cable y no vía wifi. De esta forma, nos aseguraremos de que nuestra conexión es lo más fiable posible.

La última versión de macOS está dando varios problemas tanto en la descarga como en la instalación

Si aun así sigues teniendo problemas, toca bucear en el propio Mac. El objetivo es encontrar los archivos que se hayan podido bajar parcialmente y puedan estar bloqueando la descarga correcta de la actualización. Busca el archivo “Install macOs 10.13” y elimínalo. Reinicia el Mac y vuelve a comenzar con la descarga para solventar el problema.

Por su parte, la instalación también está dando problemas a muchos usuarios. Uno de los más frecuentes viene acompañado del mensaje de error “osinstall.mpkg parece no estar” y, si te sucede, la solución es realizar la instalación desde un USB: guardando el instalador del sistema operativo en un ‘pendrive’ con 8 gigas de espacio disponible y utilizando la aplicación Install Disk Creator, solo hay que elegir “Seleccione el volumen para convertirse en el instalador” y señalar que será el USB el dispositivo desde el que instalemos el sistema operativo. Reiniciando el Mac a la vez que pulsamos la tecla Opción accederemos al administrador, con el que llevaremos a cabo la instalación desde nuestro ‘pendrive’.

 Las teclas del Mac, tu mejor aliado a la hora de solventar los problemas que pueda darte el equipo (Iliescu Victor)
Las teclas del Mac, tu mejor aliado a la hora de solventar los problemas que pueda darte el equipo (Iliescu Victor)

El temido balón de playa

Por otra parte, ciertos problemas no son más que un indicio de que en cualquier momento podría suceder algo peor: si al encender el equipo te aparece durante unos segundos una pantalla gris o una azul con un balón de playa girando, algo no va bien en el arranque de tu disco.

En ese caso, lo mejor es recurrir a las propias herramientas que ofrece Apple para reparar el disco de tu equipo y, así, evitar perder toda la información o que un día el Mac directamente no arranque. Reinícialo y pulsa las teclas Comando y R. De esta forma, podrás acceder al menú donde se activa el modo de recuperación que te permitirá reparar el disco del Mac. Haz clic en “Utilidad de Discos” y, en el menú que aparece en el lateral, selecciona el disco que necesitas reparar.

Si quieres activar el modo de recuperación en Mac, pulsa las teclas 'Comando' y 'R' tras reiniciarlo

La herramienta encargada de arreglar nuestros problemas de inicio es “Primera Ayuda”. Ejecútala desde “Utilidad de Discos” y, si no hay mayor problema, debería quedar reparado en ese mismo instante, algo que podrás comprobar abriendo “Mostrar detalles”. No obstante, puede que no sea tan sencillo y que tengas que hacer aún algo más: si Utilidad de Discos te indica que ha habido “solapamiento en la asignación de extensiones”, quiere decir que varios archivos están en el mismo espacio del disco y al menos uno está dañado. En cualquier caso, aparecerá en la lista de archivos afectados, por lo que podrás proceder a eliminarlo.

Si ni aun así se soluciona el problema, desde la propia compañía recomiendan proceder a hacer una copia de seguridad de todos nuestros archivos para formatear el disco, volver a instalar macOS y hacer que la vida siga su curso con un disco a estrenar (en lo que a ‘software’ se refiere, claro).

Los Mac también se reinician solos (e indican que algo no va bien). (Apple)
Los Mac también se reinician solos (e indican que algo no va bien). (Apple)

Además, si eres usuario de la manzana habrás notado que los Mac se reinician ellos solitos cuando el sistema operativo determina que puede haberse producido un error grave. “Para continuar con el arranque, pulse cualquier tecla o espere unos segundos”, puede leerse en pantalla después de que suceda esto, que se conoce como ‘kernel panic’ y es un fallo detectado por el sistema operativo del cual no se puede recuperar, por lo que procede a reiniciarse automáticamente.

Desde Apple explican que en la mayoría de los casos es ‘software’ de terceros o incluso algún periférico el que provoca el error. Así, cuando esto suceda, lo ideal es no volver a abrir automáticamente todas las aplicaciones que teníamos en funcionamiento cuando se produjo el fallo: en lugar de esto, ábrelas una en una para comprobar cuál podría haberlo provocado. Una vez encontrada, una desinstalación (y posterior reinstalación) te puede ahorrar un futuro susto.

Sí, Apple también tiene un 'Modo seguro'

No obstante, para esos casos en los que una o varias aplicaciones nos dan problemas, Apple incluye un Modo seguro en sus equipos. Recurriendo a él, solo los procesos elementales de macOS continúan funcionando, lo que permite detectar en qué programa podría estar el problema. Para activarlo, tan solo habría que apagar el Mac y volver a encenderlo mientras pulsamos a la vez la tecla Mayúsculas hasta que aparezca el archiconocido logotipo de la manzana.

En ese punto, solo deberíamos intentar usar las aplicaciones que estaban dando inconvenientes hasta ahora. Si aún así el fallo persistiera, convendría probar a restablecer la caché del Mac por si alguno de sus archivos está dañado y es la fuente de los problemas. Para hacerlo, basta con hacer clic en “Biblioteca” dentro del menú “Ir” y llevar la carpeta “Caché” hasta nuestro escritorio. Es entonces cuando habría que volver a probar las aplicaciones problemáticas. Si todo se ha resuelto, elimina la carpeta y pelillos a la mar.

¿Y Windows?

Si bien no es un fallo como tal, lo cierto es que una de las características más problemáticas (e irritantes) de Windows 10 tiene también que ver con sus actualizaciones. Cuando estas se llevan a cabo de forma automática podemos llegar a perder horas de trabajo (sin exagerar) mientras vemos como, en una pantalla azul, un porcentaje avanza lentamente lentamente para instalar y activar las últimas mejoras, parches de seguridad incluidos.

Para evitar este engorro proceso, los usuarios pueden acudir a la Configuración del sistema operativo para, en el apartado “Actualización y seguridad”, programar el reinicio. ¿A una hora concreta? ¿Justo ahora que tienes tiempo? En cualquier caso, esta es la forma de quitarle a Windows 10 ese poder de decisión por el que instala las actualizaciones y reinicia, supuestamente, a una hora de poca actividad (y que en realidad suele coincidir con ese momento en el que necesitas el ordenador con más urgencia o tienes más prisa por dejarlo apagado).

Elige tú mismo cuándo debe actualizarse tu Windows 10.
Elige tú mismo cuándo debe actualizarse tu Windows 10.

En cuanto a la instalación de una versión posterior del sistema operativo, Microsoft también provoca un curioso fallo. ¿Has perdido de pronto mucha capacidad de almacenamiento? No solo se debe a que el nuevo sistema operativo ocupa más espacio que el anterior, sino también con el hecho de que la vieja versión se ha quedado en un segundo plano, ocupando espacio útil. Se trata de la forma con la que Microsoft ofrece la oportunidad de volver atrás si lo nuevo no nos gusta (o si no es del todo compatible con nuestro ‘hardware’), pero una vez comprobado, estorba.

Para eliminar esa versión anterior, abre desde el buscador del menú Inicio el Liberador de espacio en disco. Acepta una vez seleccionada la unidad C: / y espera a que Windows repase qué tiene ahí para eliminar. Uno de esos archivos será “Instalación anterior de Windows”. En caso de no aparecer esa opción, no quiere decir que no esté, sino que se encuentra algo más escondida: selecciona la opción “Limpiar archivos de sistema” y Windows te mostrará una ventana en la que, ahora sí, aparecerán las instalaciones previas del sistema operativo.

Activar el 'Modo seguro' en Windows

 La Configuración de Windows 10 ahorra unos cuantos quebraderos de cabeza. (Windows)
La Configuración de Windows 10 ahorra unos cuantos quebraderos de cabeza. (Windows)

Además, es necesario que retoques otro aspecto de Windows para evitar males mayores el día que el sistema operativo decida no arrancar. El “Modo seguro” ya no está donde solía. Si antes se accedía a él presionando F8 mientras se encendía el ordenador, en Windows 10 debes pulsar a la vez el botón de apagado y la tecla Mayúsculas. Una forma de acceder al Modo seguro poco útil si el problema es, precisamente, que Windows no arranca.

Para poner el 'Modo segur'o donde nos interesa, escribimos CMD en el buscador del menú de Inicio y accedemos a Símbolo del sistema haciendo clic con el botón derecho para seleccionar “Ejecutar como administrador”. En la pantalla que se abrirá, escribimos el siguiente comando: bcdedit /copy {current} /d “Modo Seguro”. Y pulsamos Enter.

Puedes abordar la mayor parte de los problemas

Por último, desde el menú de Inicio accedemos a Configuración del sistema y nos vamos a la pestaña Arranque. Seleccionamos “Modo Seguro”, que es el que acabamos de crear, y marcamos abajo las casillas “Arranque a prueba de errores” y “Mínimo”. Aplicamos, aceptamos, reiniciamos el ordenador y ya está: a partir de ahora, tendrás la opción de arrancar en el viejo modo a prueba de fallos si algo marcha mal en tu ordenador.

En definitiva, muchos de los problemas que pueden plantearnos en el día a día nuestros amados ordenadores los puedes abordar por ti mismo. No solo ahorrarás un buen puñado de euros evitando llevar el equipo al servicio técnico, sino que ganarás algo de tiempo y podrás volver a estar manos a la obra en un periquete.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios