el ceo de uber es el último de una larga lista

El CEO de Uber no está solo: los escándalos que tumbaron a otros gurús de la tecnología

Travis Kalanick, CEO de Uber, ha dimitido hoy tras destaparse numerosos escándalos internos, entre ellos acoso sexual a empleados. Pero no es el único gurú tecnológico caído en desgracia

Foto: Kalanick es el último de una larga lista de CEOs afectados por escándalos personales. (Reuters)
Kalanick es el último de una larga lista de CEOs afectados por escándalos personales. (Reuters)

Se acabó lo que se daba para Travis Kalanick. A pesar de que el CEO de Uber había abandonado su puesto de manera voluntaria a indefinida la semana pasada, el creador de la plataforma de transporte privado se ha visto forzado a dimitir tras los últimos escándalos que han sacudido a la compañía. El de Uber ha sido un caso muy particular, donde tanto la cultura de la empresa como las polémicas en las que se vio envuelto Kalanick, minaron su imagen día a día durante los últimos meses. Pero no es la única caída en desgracia en Silicon Valley por motivos que van más allá de lo profesional.

La reputación de Kalanick había ido a la baja después de incontables salidas de tono. Desde el día en que discutió con uno de sus conductores por la rebaja en las tarifas hasta las declaraciones en las que presumía de una vida sexual muy activa. Lo que sigue es una pequeña lista de otros CEOs que se vieron forzados a abandonar su puesto después de que sus comportamiento complicara al normal desempeño de sus funciones profesionales.

Sean Parker

Quizá uno de los más conocidos de esta lista sea el creador de Napster. Pasados los años, Parker se convirtió en el primer presidente de Facebook y un tipo capital en la red social, tanto que hasta apareció en la película filmada por David Fincher. Fue Parker quien convenció a Peter Thiel para que invirtiera en la compañía y el resto de la historia ya la conocemos todos.

Pero Parker no duró mucho en Facebook. Entró en la compañía en 2004 pero se vio forzado a abandonar en 2005 por las presiones recibidas por los inversores de la red social. ¿El motivo? Una fiesta en un piso que Parker había alquilado y en la que se encontró cocaína. A pesar de que Parker nunca fue acusado formalmente, el mal ya estaba hecho.

Fuera verdad o no, la junta de Facebook llegó a poner en marcha una investigación para comprobar la certeza de algunos rumores, como el que decía que Parker se dedicaba al trapicheo dentro de la compañía. Parker la calificó en su momento como "una campaña de desprestigio", aunque suficiente para alejarle de una de klas firmas más importantes del globo.

Mark Hurd

El CEO de HP tuvo que abandonar su puesto de manera abrupta en 2010 cuando la junta directiva se enteró de que les había engañado de manera sistemática durante los últimos años. Hurd estuvo cinco años en la firma en los que mantuvo una relación con una consultora de marketing a la que reveló incluso información privilegiada.

(Reuters)
(Reuters)

Jodie Fisher, actriz que había participado en cine para adultos y que más tarde participó en un reality de la televisión estadounidense, mantuvo una relación con Hurd durante sus años en la firma. Fisher trabajó para HP como consultora de marketing entre 2007 y 2009, tiempo en el que se utilizó su figura como reclamo en eventos de la compañía. También durante esa época, Hurd y Fisher mantuvieron una relación aunque ella le denunció por acoso sexual.

Una vez que la junta apartó a Hurd de su puesto se supo que el CEO había utilizado dinero de la compañía para pagar hoteles en los que mantenía encuentros con Fisher e incluso le informó de la compra de EDS, una consultora tecnológica, antes de que esa maniobra se hiciera pública.

Brendan Eich

Donar dinero a campañas en contra del matrimonio homosexual supuso el final de la carrera de Brendan Eich como CEO de Mozilla. Eich fue uno de los fundadores de Mozilla en 1998 aunque no fue hasta 2014 cuando ascendió hasta la posición de CEO después de haber sido el responsable tecnológico durante varios años.

Un año antes de su ascenso al poder, Eich donó mil dólares a la campaña que apoyaba el referéndum para eliminar el derecho a casarse a parejas del mismo sexo. No contento con ello, mantuvo que había sido una decisión acertada cuando la noticia saltó a la luz. Pero la campaña que se organizó en su contra le obligó a dimitir en abril de 2014, cuando en su carta de despedida escribió que no podía ser "un líder" dadas las circunstancias en las que se había visto implicado.

Isaac Choi

No es uno de los nombres más conocidos de la industria pero no le costó hacerse con un lugar en la lista de la infamia. ¿Su crimen? Estafar a sus empleados. Lo hizo a través de WrkRiot, una startup en la que incluso llegó a convencer a algunos de sus empleados para que invirtieran en la firma. Dos picaron el anzuelo y pusieron 65.000 dólares de su bolsillo para que el proyecto saliera adelante. Nunca lo hizo.

Choi llegó a falsificar recibos de transferencias bancarias para que sus empleados creyeran que sus salarios se habían ingresado

Incapaz de pagar a sus trabajadores, Choi fue un paso más allá. En lugar de tirar del típico muestrario de excusas, el CEO de la firma llegó a falsificar recibos de transferencias bancarias para asegurar a su plantilla que les había pagado y conseguir así que siguieran trabajando a su lado. Obviamente, no llegó muy lejos.

Keith Rabois

Este miembro de la llamada mafia de Paypal, en la que también se encuentran Peter Thiel o Elon Musk, tuvo que dimitir en 2013 después de que se hiciera público que había mantenido relaciones con un compañero de trabajo y que éste le acusara de acoso sexual.

Rabois, que en aquel momento era el COO de Square, compañía encargada de gestionar pagos en comercios, se vio obligado a dimitir. Todo llegó después de que la pareja de Rabois hubiera superado un proceso de selección, entrara en Square y ni siquiera tuviera relación directa con el COO. "Sólo un acuerdo de millones de dólares acabará con este problema", fue la amenaza que recibió Rabois en su momento.

Al final, el COO no recibió denuncia alguna y un mes después de su dimisión encontró trabajo en Khosla Ventures, un fondo inversor situado, cómo no, en Silicon Valley.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios