investiga en google sobre inteligencia artificial

El ingeniero español elegido por el MIT entre los innovadores jóvenes del año

Ayuda a las máquinas a aprender como aprendemos los humanos, a base de ejemplos, de forma que para nosotros sean más fáciles de utilizar y mucho más útiles

Foto: Oriol Vinyals, investigador de inteligencia artificial en Google DeepMind. (Foto: MIT Technology Review)
Oriol Vinyals, investigador de inteligencia artificial en Google DeepMind. (Foto: MIT Technology Review)

Tiene 33 años, es de Sabadell y ha sido elegido por la revista del MIT como uno de los innovadores menores de 35 a los que seguir la pista en los próximos años. Se llama Oriol Vinyals y es investigador en Google DeepMind, donde estudia cómo ayudar a nuestros móviles y ordenadores a aprender cómo aprenden los humanos, de forma que nos resulten más fáciles de utilizar y más útiles. 

"Estudiamos cómo crear modelos que, a partir de ejemplos, puedan aprender a actuar como los humanos". Para explicarlo, recurre al aprendizaje de un niño: "A un niño pequeño le dices que algo es una silla, que otra cosa es una mesa, y así con todo. Lo que nosotros hacemos es decirle a un algoritmo: 'Mira, lo que se ve en esta imagen es una silla, esto es otra silla, esto es otra silla...' y así muchas veces usando una enorme base de datos, hasta que el modelo encuentra una foto nueva y sabe que lo que se ve en ella es una silla". Esto, que para un ser humano es muy sencillo, no lo es tanto para una máquina, que tiene que interpretar la información que hay en cada píxel.

Esta investigación, que Vinyals y su equipo llevaron a cabo en 2014, se incorporó después a las aplicaciones de imágenes de Google, mejorando los resultados de las búsquedas que lanzan sus usuarios. Encontrar una foto de una silla, o de cualquier otra cosa, se convirtió en algo mucho más sencillo gracias a su trabajo, sin necesidad de describir a mano cada imagen, algo que habría requerido mucho más tiempo y recursos. 

La inteligencia artificial de DeepMind

DeepMind era una pequeña 'startup' británica, fundada por Demis Hassabis, un hijo de inmigrantes, anteriormente profesor de ajedrez y diseñador de videojuegos, que Google compró en 2014 por una cifra estimada de 625 millones de dólares. En vez de enfocar sus desarrollos a tareas concretas (un ordenador que ganaría a los mejores jugadores de ajedrez del mundo, pero no sabría ganar a un niño al tres en raya), DeepMind se inspira en el cerebro humano para tratar de construir "la primera máquina de aprendizaje general", un conjunto de algoritmos flexibles y adaptables que puede aprender a realizar cualquier tarea utilizando datos en bruto, algo que hacen los sistemas biológicos de forma natural. 

El ingeniero español elegido por el MIT entre los innovadores jóvenes del año

El objetivo es que esa inteligencia artificial general pueda ayudar al ser humano a resolver cualquier problema: el cáncer, el cambio climático, los sistemas financieros, la física de partículas... "Hay tanta sobrecarga de información que es difícil incluso para los seres humanos más inteligentes dominar por completo una materia a lo largo de sus vidas. ¿Cómo navegamos por estos océanos de datos hasta hallar los que necesitamos? Una forma de entender la inteligencia artificial general es verla como un proceso que convertirá los datos desestructurados en conocimiento accesible. Lo que hacemos es trabajar en una potencial 'metasolución' para cualquier problema", explicaba Hassabis a 'The Guardian'. 

Un algoritmo que responde por ti a los 'e-mails' 

Como parte de ese equipo, el trabajo de Vinyals no está relacionado con un solo proyecto de Google, sino que investiga pensando en dos pasos más allá. Este otoño, se celebrará un importante congreso en Barcelona sobre 'machine learning', y su equipo presentará varios artículos publicados en los últimos meses. Entre otras, explicarán una investigación en la que trabajan para conseguir que los algoritmos reconozcan imágenes a partir de un solo ejemplo, y no varios, como ocurre ahora.

Vinyals también está detrás de una función algo inquietante de Gmail, que trata de aprender cómo nos comunicamos con nuestros contactos para ofrecernos respuestas automáticas personalizadas. "Intentamos que la tecnología aprenda a responder como lo hacen los humanos a partir de ejemplos de conversación reales". 

Sin embargo, en su opinión, la distancia entre la inteligencia artificial y la humana aún es grande y seguirá siéndolo durante muchos años. "Estos algoritmos pueden ser útiles en circunstancias donde hay muchos datos y no es fácil interpretarlos, como por ejemplo para avisar de terremotos, para gestionar el tráfico, para analizar el estado del campo... Pero la comprensión de textos, incluso los que nos parecen más sencillos, siguen siendo complejos para una máquina". 

Eso no quiere decir que la IA no esté ya inmersa en nuestro día a día: cada vez que le preguntas algo a Siri, Cortana o asistentes similares, son pequeñas muestras de esa tecnología las que se ponen a funcionar. "Ya somos bastante buenos en eso". 

El único español de la lista

Por su trabajo y sus logros, la MIT Technology Review le incluye en la sección de pioneros, los que "impulsan los límites de la ciencia creando nuevos enfoques para afrontar los desafíos de la tecnología. Junto a él, aparecen otros jóvenes investigadores empeñados en cambiar la industria tecnológica, ya sea sustituyendo los transistores de silicio por otros de nanotubos de carbonomejorando las actuales células solares, o creando catalizadores con menor impacto ambiental. En los 35 nombres que forman la lista, él es el único español.

Un logro que asume sin darle mucha importancia. Licenciado en la Universidad Politécnica de Cataluña, hace ya 10 años que empezó a investigar en el extranjero, cuando se fue a Estados Unidos para realizar su trabajo de fin de carrera, una doble licenciatura en Ingeniería de Telecomunicaciones y Matemáticas.

Tras varias becas en Microsoft y Google, decidió quedarse allí, algo que Google aceptó encantado. Hace unos meses, se trasladó a Londres, donde se encuentra la división Google DeepMind. "Si vas haciendo lo que te gusta, y aprendes de gente que sabe, no es imposible hacerse un hueco en esto". ¿Volvería a España? "Creo que sí, pero dentro un tiempo. Bastante tiempo", zanja con una leve risa. 

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios