Fundada en 2013, billy ha facturado 12 millones

Sospechosos reconvertidos: la nueva vida de los 'amos' de SeriesYonkis

David Martínez y Jordi Tamargo, exlíderes de SeriesYonkis, han explotado un filón con la publicidad en el móvil. Puede sonar aburrido, pero pretenden facturar 36 millones en 2016

Foto: Los cuatro socios fundadores de Billy, de izquierda a derecha: Jordi Cid, David Martínez, Vicens Martí y Jordi Tamargo. Martínez y Tamargo fueron exlíderes de SeriesYonkis
Los cuatro socios fundadores de Billy, de izquierda a derecha: Jordi Cid, David Martínez, Vicens Martí y Jordi Tamargo. Martínez y Tamargo fueron exlíderes de SeriesYonkis

Son nativos digitales, llevan vinculados a este mundo desde muy temprana edad y su actividad profesional se ha desarrollado en este sector. El currículo de David Martínez y Jordi Tamargo, de 27 años, destaca por una cosa: olfato para los negocios en internet. A la edad a la que algunos jóvenes todavía buscan empleo después de finalizar una carrera y cursar un máster, esta pareja lidera una compañía que ha facturado 12 millones de euros en 2015. Pero lo interesante es cómo han llegado hasta aquí.

A principios de enero de 2012, se anunció que David Martínez y Jordi Tamargo habían abandonado Burn Media SL, compañía propietaria de SeriesYonkis y PeliculasYonkis, páginas que ambos impulsaron y que entretuvieron a un buen porcentaje de internautas españoles a base de descargas ilegales. Martínez y Tamargo tomaron las riendas del proyecto del fundador de SeriesYonkis, Alberto García Sola. Se conviertieron en los 'amos' de las descargas. Bajo su mando, SeriesYonkis pasó a ser una de las webs de descargas más populares de España. Pocos años después de desvincularse del portal, el cierre fue inevitable. Ocurrió en marzo de 2014, ante la inminente llegada de la Ley Sinde. El dúo, que después recaló en Fever, se ha reorientado ahora a un sector que no teme por la justicia y que acapara titulares en medios económicos: la publicidad en dispositivos móviles.

David Martínez y Jordi Tamargo abandonaron SeriesYonkis a principios de la década. Han reorientado su trabajo a la publicidad en móviles

Esa es, a grandes rasgos, la hoja de ruta que ha llevado a Martínez y a Tamargo a crear Billy. Una empresa que se fundó con un capital inicial de 50.000 euros junto a Vicens Martí, que tenía experiencia en empresas tan dispares como Akamon o Vueling, y Jordi Cid. "El activo de Billy es el logro tecnológico. El algoritmo que tenemos es como la Capilla Sixtina: nos permite conocer datos sobre la oferta y la demanda y optimizarlos", explica Vicens Martí a Teknautas.

La bombilla que posibilitó ese algoritmo se les encendió a Tamargo y Martínez en San Francisco, lugar al que viajaron en 2013 para despejar sus ideas y reorientar sus planes de futuro. "Fuimos seis meses, aunque también teníamos Singapur en mente. Alquilamos un piso, que nos costó mucho, y trabajamos en un 'coworking' de una empresa española, Opinno, que se dedica a la consultoría", explica Martínez. "Allí tuvimos la idea de Billy y de crear una tecnología propia que permitiera la intermediación en la publicidad móvil que posibilitara conectar a webs con anunciantes mientras nosotros nos llevábamos una comisión", explica.

Con esa idea en mente, el dúo buscó un perfil empresarial que les permitiera dar un nuevo cariz al proyecto. Vicens Martí, con el que habían trabajado en Fever, respondía a ese perfil. "Me explicaron la idea de manera 'sui generis' -razona Martí cuando recuerda el primer contacto-. Me lo contaron sin saber si había un mercado o cuáles eran los competidores". En septiembre de 2013, las tres partes se reunieron para decidir cuál era el siguiente paso. Y Martí fue claro: "No me necesitaban para ganarse la vida en internet, podían hacer de 'hackers' desde casa. Pero podíamos ganar dinero si hacíamos una compañía a lo grande".

El actual presidente de Billy les dio 48 horas -"de manera amistosa", aclara-. y Martínez y Tamargo no dudaron en soñar a lo grande: "Pactamos el reparto de la empresa ese mismo día". Preguntado por esa extraña mezcla que representa un hombre de negocios de 47 años junto a dos chicos de 27, Martí argumenta que la "química personal" jugó un papel esencial en esa unión.

David y Jordi son desarrolladores y yo aporto la capacidad de montar infraestructura: la marca, la visión o la relación con los inversores

"David y Jordi son desarrolladores y emprendedores -opina Martí-. Ellos se complementan y yo aporto la capacidad de montar infraestructura: la marca, la visión, la relación con los inversores, la generación de valor en ventas o el reclutamiento de personal. Nos solapamos cero y el respeto es total. No me había pasado nunca, que montara una compañía con unos amigos a los que veo fuera de la oficina. Cuando hay una discusión, porque las hay, la resuelves tomándote un gintónic".

A esa Arcadia que han construido entre todos ayuda el hecho de no contar con inversores externos. "Tomamos decisiones más rápido. No pasamos ninguna decisión clave por un consejo de administración que pueda tardar 30, 60, 90 o 120 días. En esos casos, al final ya no me apetece seguir adelante con un proyecto, pero aquí tenemos el mismo rigor que con un inversor. A veces nos equivocamos, pero no tenemos que pedir permiso a nadie", opina Martí.

Una nueva mina de oro

El sector de la publicidad 'online' ha descubierto en la telefonía móvil y las tabletas un nuevo nicho para seguir creciendo. Según la consultora eMarketer, las previsiones para este 2016 auguran unas cifras de negocio de más de 100.000 millones de dólares en el negocio de la publicidad en mercados móviles. Y, por primera vez, 2016 será el año en el que los ingresos derivados de ese mercado superen a los de la publicidad 'convencional' en ordenadores de sobremesa en una relación de 51-49%.

Estados Unidos y China, siempre según el estudio de eMarketer, serán responsables de un 62% de esos 100.000 millones de dólares. El crecimiento del mercado ha sido fulgurante. Desde 2013, la inversión ha aumentado en un 430% y se estima que, de cara a 2019, el volumen de negocio ascienda hasta los 195.000 millones.

"Las reglas de internet se han redefinido por el paso brutal del tráfico del ordenador al móvil. En la primera oleada de internet, se crearon gigantes de la publicidad 'online' que se especializaron en monetizar el tráfico que se generaba en el ordenador: así se crearon las primeras métricas y se aprendió a vender esa propaganda", declara Martí. 

El actual presidente de Billy sabía que el cambio de paradigma tecnológico iba a abrir una nueva oportunidad de negocio: "Nuestra reflexión, en 2013, fue que aquello volvería a ocurrir con el móvil. Tampoco fue muy original, ¿eh? Ahí pensamos en montar Billy, una compañía que intermediara entre el 'publisher', las webs móviles que tienen un tráfico, y el anunciante, el que quiere salir en esta web. Sabíamos que ese proceso tenía que ser 100% automatizado. Que fuera algorítmitico, que funcionara de manera ininterrumpida y que minimizara el componente humano".

Billy intermedia entre el 'publisher' y el anunciante. Sabíamos que ese proceso tenía que ser 100% automatizado

Una de las causas que explican este auge está relacionada con el aumento del número de 'smartphones' que se venden en países emergentes, mercados en los que el teléfono móvil se ha convertido en el dispositivo que millones de personas utilizan para conectarse a la red. Esos millones de personas que no se pueden permitir un ordenador personal pero que sí pueden comprar un 'smartphone' de gama baja. En el tercer trimestre de 2015 se vendieron casi 260 millones de unidades en esos mercados, un aumento del 18,4% respecto al mismo periodo de 2014.

En ese entorno existen grandes posibilidades de negocio todavía por explorar. Martí no esconde que su objetivo es hacerse fuertes en la publicidad en vídeo, una tendencia confirmada por diferentes consultoras. LoopMe, una 'startup' del Reino Unido, se ha especializado en ofrecer contenidos altamente personalizados gracias a una inteligencia artificial capaz de mostrar contenido "apropiado, efectivo y eficiente", en palabras del CEO de la firma, Stephen Upstone, a 'Forbes'.

El intermediario es invisible

El algoritmo desarrollado por Tamargo y Martínez es el que hace posible que Billy cuente con más de 60 empleados y que pretenda facturar 36 millones de euros en 2016, una cifra que triplica los 12 millones facturados el año pasado. Esos números también se quieren trasladar a la plantilla, de la que se espera que crezca un 80% a lo largo de los próximos meses.

"La versión de una web para móviles necesita monetizar su tráfico -apunta Martí-. Los espacios que tiene para la publicidad se intermedian varias veces a través de una conexión, que somos nosotros. El anunciante busca la mejor conversión que tendrá respecto a su audiencia. Con los datos del tráfico en tiempo real, ese tráfico casi se subasta. Sabemos si navegas en wifi o con 3G o 4G y optimizamos el tráfico que mejor funciona en esas conexiones. Y también contamos con la geolocalización: si tenemos un cliente de videojuegos que quiere 10.000 descargas en la India y nosotros tenemos un cliente allí, los cruzamos".

Que Martínez y Tamargo supieran que existía una gran oportunidad de negocio en el sector móvil fue fruto de su experiencia. Ambos montaron durante años pequeños portales -juegosdechicas, juegosdeanimales- que captaban mucho tráfico gracias a búsquedas de tendencias en Google. "Siempre hemos estado un poco ligados a la publicidad. Viviamos de la que nos entraba en esas webs y teníamos trato con las agencias que la gestionaban. Investigamos el modelo de negocio e hicimos una versión para nuestros dominios. Así comenzamos a construir Billy", recuerda Martínez.

Después de 10 años, Martínez y Tamargo han levantado un pequeño emporio con la ayuda de Martí y de Cid, en el que ya no tienen que preocuparse de que una legislación pueda tumbar su modelo de negocio, como sucedió con la extinta SeriesYonkis. "Estamos tranquilos. Este es un negocio normal, con empresas grandes y en el que competimos a un buen nivel", zanja Martínez. El secreto del éxito no estaba en el contenido, estaba en la publicidad. Al menos para ellos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios