SEGÚN UNA ENTREVISTA A 'SCIENTIFIC AMERICAN'

El español que convenció al papa Francisco para obtener animales con células humanas

El bioquímico Juan Carlos Izpisua busca crear animales con células humanas que puedan utilizarse en el futuro para obtener órganos humanos a partir de, por ejemplo, un cerdo

Foto: Papa Francisco
Papa Francisco

Introducir células humanas en un animal es una línea de investigación con tanto potencial como dilemas éticos. Estos embriones, llamados quimeras, podrían solucionar el problema de los trasplantes, cultivando por ejemplo un corazón humano en un cerdo. El bioquímico español Juan Carlos Izpisua trabaja en el Instituto Salk de Estudios Biológicos (EEUU) para convertir en realidad esta idea. Consciente de lo sensible de la investigación, relata en una entrevista a 'Scientific American' cómo logró la 'bendición' del papa Francisco para continuar con su investigación.

"Algunas personas piensan que no deberíamos mezclar células humanas con animales y a otras no les importa", comenta acerca de esta cuestión ética. El investigador explica cómo en California se les permite que el embrión de cerdo se desarrolle durante un mes —un tercio de su gestación—, suficiente para apreciar un boceto de los órganos principales.

España es un país muy católico, así que tuvimos que pedir permiso al Papa. Muy amablemente dijo que sí

Izpisua explica cómo otros lugares, como España, son mucho más permisivos con este tipo de investigación: "Mi país ha sido bastante abierto con la investigación con células madre, y nos permiten llegar hasta el nacimiento del animal, por lo que podríamos en teoría obtener un cerdo con órganos humanos". El bioquímico comenta que, a pesar de eso, decidieron preguntar a la máxima autoridad en la materia, ya que una parte de su equipo trabaja desde Murcia.

"España es un país muy católico, así que tuvimos que pedir permiso al Papa. Muy amablemente dijo que sí", asegura Izpisua, antes de señalar que su investigación es para ayudar a la gente. "El Vaticano está detrás de esta investigación y no tiene problema porque la idea es ayudar a la Humanidad".

Bioética y células madre

La anécdota sirve como ejemplo de cómo la investigación con células madre, pese a su potencial, encuentra barreras en algunos países por motivos religiosos y éticos. El propio Izpisua comenta la problemática de que las células colonizaran el cerebro del animal, dando lugar a un cerdo con neuronas humanas. O que llegaran a las gónadas y su esperma fuera humano. Por eso el gobierno español obliga a sacrificar a estos seres vivos justo después de nacer.

"Creo que esto generará controversia [...] y que será imposible llegar a un consenso", concluye el bioquímico, aunque el permiso papal puede jugar a favor de la aceptación de este tipo de investigaciones. En cualquier caso, todavía está lejos la meta de obtener órganos humanos de un animal: de momento sólo se ha logrado integrar células humanas en condiciones de laboratorio en ratones.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios