llega a nuestro país con el 'smartphone' speed 7

Zopo, la marca china que usa España como trampolín mundial

El motorista Jorge Lorenzo es su imagen de marca, y ve en nuestro país la oportunidad perfecta porque a los españoles nos gusta “probar cosas nuevas”

Foto: Speed 7 y Speed 7 Plus, los móviles presentación de Zopo en España (Foto: Zigor Aldama)
Speed 7 y Speed 7 Plus, los móviles presentación de Zopo en España (Foto: Zigor Aldama)

Basta con buscar "móviles chinos" en una página como la de Aliexpress, la plataforma internacional del gigante del comercio electrónico Alibaba, para darse de bruces con una interminable lista de marcas completamente desconocidas. Desde Doogee hasta Elephone, pasando por Jiayu, son empresas chinas que explotan el interés existente en nuestro país por los smartphones del gigante asiático, y que se valen de la dificultad para adquirir por canales oficiales los mejores aparatos de otras marcas para ofrecer un espectacular abanico de terminales insípidos a precios que rozan el absurdo. Un ejemplo al azar: el Elephone G9 cuesta sólo 70 euros.

Pero lo cierto es que muchas de estas marcas son desconocidas incluso en la propia China, y que la calidad de sus productos es más que dudosa. Algunas se dedican -o se dedicaban- a producir las copias ilegales de terminales como el iPhone, y se han visto obligadas a reinventarse debido a la llegada de competidores como Xiaomi o Meizu, que ofrecen móviles de grandes prestaciones a precios muy ajustados y con un servicio al cliente satisfactorio. No obstante, la lentitud en la internacionalización de estas últimas le ha abierto al resto la puerta a un mercado interesante -el nuestro- en el que el Made in China cada vez está menos denostado.

"Europa demanda mejor calidad-precio"

Y en este escenario aparece Zopo, una empresa de la ciudad manufacturera de Shenzhen que apuesta por llegar a España con la artillería propia de un grande. De hecho, ha abierto oficina en Barcelona y ha contratado al bicampeón del mundo de MotoGP, Jorge Lorenzo, para que sea el abanderado de la marca

“Nos hemos dado cuenta de que muchos españoles han encontrado todo tipo de formas -quizá poco legales- para comprar nuestros teléfonos, y que son gente abierta dispuesta a probar cosas nuevas”, explica a Teknautas el fundador y director de Zopo, Kevin Xu. “Creo que ha llegado el momento de que las marcas chinas acometan su internacionalización, y nosotros vamos a poner el énfasis más en el mercado internacional que en el chino, porque estamos convencidos de que los europeos demandan mejor relación calidad-precio. Por todo ello, España nos parece una buena base de operaciones”, reconoce.

Kevin Xu, director de Zopo (Foto: Zigor Aldama)
Kevin Xu, director de Zopo (Foto: Zigor Aldama)

Es un gran salto para una empresa que nació en 2007 y que estuvo fabricando móviles para otras marcas de Sudamérica, Rusia, e India hasta 2012. En marzo de aquel año presentaron Zopo. “Decidimos dar ese paso porque teníamos mucha experiencia en producción. Fuimos de los primeros fabricantes chinos del sector, y tenemos tanto la capacidad tecnológica como el departamento de diseño adecuados para competir con cualquier otra marca”, afirma.

Por eso, en el desarrollo de las empresas chinas de tecnología, Xu prevé la gradual desaparición del shanzhai, como se denomina a las que se limitan a copiar a los líderes del mercado, y el crecimiento a nivel mundial de las que mejor se bandeen a escala global. Por su parte, el objetivo de Zopo es vender nada menos que 3 millones de terminales este año.

Speed 7, su carta de presentación

Su ambición se extiende a Europa -donde ya tiene otros establecimientos- y a Latinoamérica, pero España es su principal baza. Y su arma principal para darle un bocado a nuestro mercado es el Speed 7, que se comercializa en dos versiones cuya diferencia radica en el tamaño de la pantalla FHD: la básica es de 5 pulgadas y cuesta 200 euros, y la Plus aumenta hasta las 5,5 pulgadas y tiene un precio de 230 euros. “Los europeos se inclinan sobre todo por las 5 pulgadas, pero creemos que también hay mercado para aparatos más grandes”, explica el ejecutivo.

Ambos teléfonos cuentan con ‘dual SIM’ 4G -incluida la banda 800-, 3GB de memoria RAM -más que muchos de las marcas nobles- y 16 GB de memoria interna ampliable con una tarjeta MicroSD. El cerebro es un procesador octacore Mediatek a 1,5 Ghz. con arquitectura de 64 bits que da gran fluidez a la capa Android 5.1 de Zopo, muy similar al sistema original de Google. Y tanto la cámara posterior de 13 megapíxeles como la de los selfies de 5 megapíxeles ofrecen una calidad aceptable. Las baterías -intercambiables- de 2.500 mAh. y 3.000 mAh. respectivamente también permiten utilizar el móvil durante un día y medio en el caso de que no se haga un uso excesivamente intensivo del terminal.

(Foto: Zigor Aldama)
(Foto: Zigor Aldama)

Pero, lógicamente, con el bajo precio de los terminales de Zopo no se pueden esperar maravillas ni en el diseño ni en los acabados. Así, el cuerpo de plástico, aunque tiene un curioso estriado que trata de imitar el pulido del metal, queda muy lejos de la robustez que se espera de un buque insignia. Y se echa de menos poder sacar de la pantalla los tres botones característicos de Android, que restan píxeles en el cristal. Además, sorprende el gol que han conseguido marcar con el bisel: en la publicidad el borde parece casi inexistente, pero se debe a que es del mismo negro que la pantalla y que se camufla a la perfección. No obstante, comparado con otros terminales, resulta incluso más grueso. Eso sí, hay que reconocer que la calidad de la pantalla es muy buena, y que se agradecen detalles como el reloj que aparece en la ventana circular de la carcasa oficial tipo libro cuando se cierra la solapa.

En definitiva, se trata de un par de terminales decentes para quienes se preocupan más por lo que llevan dentro que por su apariencia. Y, en cualquier caso, Zopo tiene su gran ventaja en la posibilidad de dar una atención al cliente de calidad por su implantación en el mercado español. Al fin y al cabo, entre las principales quejas de los usuarios de marcas chinas desconocidas está el que la mayoría no responde cuando hay un problema. Zopo, sin embargo, tiene un distribuidor -Zopo Iberia- al que se puede acudir con la espada en alto para exigir responsabilidades.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios