Es noticia
Un estadounidense alojado en Madrid con Airbnb, atacado sexualmente
  1. Tecnología
la plataforma revisa su política de emergencias

Un estadounidense alojado en Madrid con Airbnb, atacado sexualmente

El pasado 4 de julio, un joven de Massachusetts de 19 años fue violado presuntamente en la capital española por su anfitriona de la red. La compañía se negó a proporcionar la dirección a su madre

Foto: (Airbnb)
(Airbnb)

Tras su paso por Madrid el pasado mes, el estadounidense Jacob Lopez tiene que recibir terapia postraumática.

El pasado 4 de julio, el joven de Massachusetts de 19 años fue violado presuntamente en la capital española por su anfitriona de Airbnb, una red global que conecta a viajeros con personas que quieren alquilar habitaciones.

Sospechoso de las intenciones de su anfitriona -que nació varón pero vive como mujer-, Lopez escribió a su madre pidiendo ayuda, conforme narra The New York Times. En sus mensajes, el chico contaba que estaba encerrado y que oía ruido de cuchillos en la cocina. Su madre llamó entonces a la compañía de ‘economía colaborativa’ para conseguir la dirección del apartamento madrileño en que se hospedaba su hijo. Sin embargo, los empleados no le dieron la dirección y sólo le proporcionaron un número de la policía municipal madrileña que, según cuenta, sólo llevaba a una grabación en español que no entendía antes de desconectarla. Cuando volvió a llamar repetidamente a Airbnb, se encontró con el buzón de voz.

La compañía creyó que el asalto ya se había producido en el momento de la llamada, según el portavoz Nick Papas, citado por The New York Times.

Este viernes, Airbnb decía que estaba clarificando su política de incidentes para asegurarse de que su plantilla siempre llame a las fuerzas de seguridad en caso de emergencia.

Lopez escogió esta forma de alojamiento para conocer Madrid porque había tenido una experiencia muy positiva el año pasado en Brasil.

Tras conocer a su anfitriona en persona a la salida del metro, esta le llevó a su piso, le encerró desde el interior y le ordenó que se quitase los pantalones si no quería verse en la calle sin sus pertenencias. Luego cortó la conexión a internet y comenzó a revolver en los cajones de la cocina, haciendo sospechar a Lopez de que tenía un arma. "Empecé a pensar que iba a tener que matarla o me mataría a mí", dijo el joven.

La presunta agresora niega la acusación y asegura que el acto sexual fue consentido.

The New York Times Sucesos
El redactor recomienda