un videojuego diabólicamente sencillo

Estrategia, puzles y Mario: una mezcla peligrosamente adictiva

Puzzle & Dragons es una muy exitosa saga de juegos para móviles que ha arrasado en Asia. Ahora llega a Europa para Nintendo 3DS de la mano de un doble combo para iniciarse en el mundillo

Foto: Estrategia, puzles y Mario: una mezcla peligrosamente adictiva

Aunque en Europa y España ha pasado algo desapercibida, Puzzle & Dragons es un auténtico éxito en Asia: ha alcanzado 40 millones de descargas en Japón e incluso el mismísimo padre de Mario se ha declarado fan. No cuesta entender por qué. Se trata de un free-to-play que, en pocas palabras, combina la magia de Pokémon con la de Candy Crush. O si lo prefieren: combina elementos de estrategia o RPG con los puzles más adictivos, como ya hiciera el inolvidable Puzzle Quest.

Esta franquicia se estrena en Nintendo 3DS con un dos por uno. Puzzle & Dragons Z + Super Mario Bros. Edition incluye la última edición del juego original junto a una versión muy similar ambientada en el universo de Mario. Al introducir el cartucho en la consola se nos da a elegir entre ambos títulos, completamente independientes. Una jugada muy acertada, ya que la franquicia es desconocida para buena parte de los jugadores occidentales y sería una pena dejarla pasar por ignorancia. También es importante señalar que el videojuego, a diferencia de la versión móvil, no incluye los pagos adicionales tan odiados en el modelo freemium: se trata de un producto completo.

La mecánica es sencilla y atractiva pero, como suele ocurrir, también difícil de dominar a la perfección. El núcleo del título consiste en atravesar mazmorras con un equipo mientras libra breves combates contra grupos rivales. Sólo que los ataques se hacen combinando piezas de diferente color, como en el histórico Tetris. Aquí las dos pantallas de la Nintendo 3DS vienen como anillo al dedo para separar las peleas de los puzles de forma muy visual.

Esta premisa es suficiente para enganchar durante horas y horas por sus posibilidades y dificultad creciente. Durante los primeros momentos, el juego puede parecer una tontería simplona, pero antes de que nos demos cuenta llevaremos veinte horas invertidas en combates de pocos minutos, mientras nuestra cabeza bulle de tácticas y piezas de colores. Una adicción que no extrañará a ningún profesional del Candy Crush.

Los combates breves encajan a la perfección en la portátil: se trata de un juego idóneo para viajes y trayectos de metro

Pero no todo se limita a juntar grupos de bolitas de colores. Existen cinco elementos que se trasladan a las piezas: si juntamos cinco rojas, sólo atacarán los miembros del equipo de ese color (sea uno, cuatro o ninguno). Esto obliga a pensar con cuidado cómo formamos nuestro grupo.

Además, cada personaje tiene sus propias habilidades. Algunas son pasivas, como curarnos más rápido. Otras, como los ataques especiales, requieren alcanzar un número determinado de combos.

Todavía hay más: los monstruos (o personajes de Mario, según el juego en el que estemos) suben de nivel, mejoran sus habilidades y hasta evolucionan cual Pokémon. Tampoco falta la exploración en las mazmorras, que no son todo lo lineales que podría esperarse.

Dos por el precio de uno

La mecánica de Puzzle & Dragons Z y su versión de Super Mario es idéntica a todos los efectos, aunque cada jugador preferirá una de las dos. El título original tiene más sabor de RPG, con un mundo que explorar, personajes con los que hablar y un (mínimo) argumento.

La saga, alabada por el padre de Mario, ha logrado más de 40 millones de descargas sólo en Japón

Super Mario Bros. Edition se ahorra conversaciones superfluas y exploración y por eso puede ser la mejor opción para los novatos que quieran catar el sistema de juego. No hay más argumento que el enésimo secuestro de la Princesa Peach, así que todo se limita a juntar piezas. Se trata de una versión que va más al grano: los combates. Además tiene un toque surrealista de lo más gracioso: ver a Mario y Luigi hacer equipo con champiñones y demás enemigos tradicionales ni tiene desperdicio. Esto sin olvidar que los personajes de Nintendo son mucho más carismáticos que unos monstruos desconocidos.

Tanto Puzzle & Dragons Z como la Super Mario Bros. Edition funcionan especialmente bien en una consola portátil (o un móvil). Son juegos excelentes para pasar (o perder) el tiempo en el metro, en un viaje, o para desconectar un poco, ya que no hay por qué dedicar mucho a cada sesión. El abrumador éxito del a saga en Asia no es casualidad, y aquellos que nunca hemos jugado al Candy Crush por considerarlo un producto menor hemos caído en las redes de su pasmosa sencillez. Nota: 8.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios