microsoft presenta el nuevo nokia 215

Pero, ¿realmente necesitamos móviles tan avanzados? Los 'dumbphones' resurgen

En Japón se registran crecimientos interanuales en ventas de este tipo de terminales cercanos al 6%. Pero no es un hecho aislado. Los teléfonos tontos cada vez son más demandados por los usuarios

Foto: El Nokia 215 presentado recientemente por Microsoft (Fotografía: Microsoft).
El Nokia 215 presentado recientemente por Microsoft (Fotografía: Microsoft).

Sensor de luz y movimiento, sistema de seguimiento del rostro o identificación por huella. Los móviles son cada vez más sofisticados y parece que el segmento de los smartphones avanzados ha entrado en una carrera por dotar a sus dispositivos de nuevos avances que realmente no parece necesitar el usuario.

Sabíamos ya que los conocidos como dumbphones, o móviles tontos, lejos de hundirse en las ventas, estaban disfrutando de una notable salud, pero parece que el asunto no se queda en la anécdota. Japón es un mercado que va a la vanguardia mundial en lo que a telefonía móvil se refiere y atentos porque el retorno de este tipo de móviles, si es que alguna vez se fueron, está siendo por la puerta grande.

En el país asiático se registran ya crecimientos interanuales en ventas cercanos al 6%. No es un hecho aislado: un cada vez mayor número de usuarios está abandonando los sofisticados smartphones por móviles que llaman y poco más.

En el país asiático se registran ya crecimientos interanuales en ventas de este tipo de teléfonos cercanos al 6%

Pero, ¿qué se entiende exactamente por dumbphone? Se trata de un tipo de móvil que cuenta con un chasis en el que se comparte pantalla y teclado físico. Sí, se trata del formato que empleaba la generación anterior de móviles y que ahora miraríamos a caballo entre la nostalgia y la lástima. Sin embargo, estos pequeños irreductibles se han mantenido vivos con el paso de los años gracias a un fiel número de usuarios que ha sabido apreciar sus puntos fuertes.

Un teléfono tonto cuenta con básicamente tres argumentos de peso que los hacen insuperables: una batería que puede durar una semana entera, un precio de risa, y si se cae, aunque se parta en mil pedazos, se ensambla y vuelve a funcionar como si no hubiera pasado nada.

Nokia se apunta a la fiesta con el 215

Hablábamos antes de la lástima o condescendencia que sentían los ufanos propietarios del último grito de iPhone o Samsung al ver a un pobre diablo con un móvil, a sus ojos, antediluviano. Pero bien pensado, el dueño de un smartphone moderno se ha podido dejar 800 euros en un equipo que tiene que cargar a diario (si es que esto realmente basta), y si se le cae pierde un 40% de lo invertido.

El dueño de un teléfono tonto habrá pagado poco menos de 50 euros, la batería le dura varios días con una sola carga y si por accidente se nos cae de las manos, un rasguño puede ser lo máximo que podamos lamentar. Y sí, uno puede pensar que un móvil avanzado hace mucho más que uno sencillo pero, ¿realmente esto es así? Al final, el grueso de los usuarios simplemente quiere llamar por teléfono y estar localizado, actualizar las redes sociales y pare de contar.

Microsoft ha sido uno de los gigantes que ha entendido este inesperado viraje del mercado y no ha perdido mucho tiempo en lanzar un terminal específico para este tipo de usuarios: el Nokia 215. Este pequeño móvil cuenta con un formato que casi podríamos calificar como vintage, pero en sus características técnicas se encuentra precisamente su encanto.

Las prestaciones del 215 suenan a broma si las comparamos con los primeros espada que hemos visto en el reciente Mobile World Congress, pero lejos de ocultarlas, la firma ha hecho buena gala de ellas en la web del móvil: cámara de 0,3 megapíxels, pantalla de 2,4 pulgadas y conectividad 2,5G (ni siquiera es 3G). ¿Un paso atrás? Desde el punto de vista meramente tecnológico diríamos que se trata más bien de varias zancadas hacia el pasado.

Pese a lo que podrían parecer unas prestaciones insultantes, el 215 recompensa a sus compradores con unas ventajas que ningún iPhone ni Galaxy son capaces de ofrecer: batería que dura varios días con una carga, inmutable a las caídas y que permite estar conectado a las redes sociales. También cuenta con bluetooth y de regalo, un LED frontal que hace las veces de linterna. Todo ello por 29 dólares y, claro, libre. ¿Quién es realmente el tonto en toda esta historia?

'La gente cada vez más se ve obligada a buscar precio en la compra de un teléfono móvil'

Solange Cummings, responsable de comunicación de Microsoft en nuestro país, confiesa a Teknautas que la firma ha optado por revivir este formado debido a que “la gente cada vez más se ve obligada a buscar precio” en la compra de un móvil, y por otro lado, para atender a un grupo de usuarios que “realmente no necesitan nada mucho más avanzado”. Pero además de las razones prácticas y de sentido común, hay un innegable encanto en la vuelta a lo básico. El Sydney Morning Herald firma un artículo en el que se retrata la creciente tendencia de los jóvenes australianos que dejan sus iPhones para volver a este tipo de móviles y recuperan de esta manera parte de la libertad.

“Me veía atrapado haciendo scroll todo el día" en el iPhone, explica uno de los adolescentes que ha vuelto a un Nokia básico. “Ahora, a veces, hasta me olvido el móvil en casa”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios